lunes, 4 de noviembre de 2013

The Fourth Bear, de Jasper Fforde





¿Preparados para un poco de lectura delirante? Bueno, vamos allá...

Desde luego, a Jasper Fforde hay que reconocerle una capacidad de inventiva y de creación de un submundo literario propio difícil de encontrar fuera de la obra de este autor. La serie más conocida de novelas de Fforde son las de la estupenda Thursday Next. Quien quiera conocer mejora a esta adictiva detective literaria puede ampliar conocimientos en el blog de Cristina, donde puede encontrar crítica de varios de sus libros, de los que ella es acérrima seguidora. Yo, por un motivo u otro nunca he sacado tiempo para comentar los que he leído de ella (me falta el último).


A mi me gusta bastante (quizá sería más exacto decir que me entretiene, lo cual cada vez es más sinónimo de lo primero) lo que he leído de la serie de novelas de Thursday Next, todo un ejemplo de guiños continuos hacia los amantes de la literatura. Especialmente los dos primeros libros de la serie (luego me han seguido gustando, aunque he de reconocer que se me han hecho algo repetitivos) y algo menos me gustó Shades of Grey.

Pero hasta ahora no había contactado con la otra gran serie de novelas de Fforde. Esta serie suele ser agrupada como "Nursery Crimes" (otro guiño literario derivado de Nursery Rhymes). Y solo después de leerlo me entero que este es el segundo volumen de esta (por así llamarla) serie. Pero doy fe de que se pueden leer de manera independiente. Los he leído al revés. Primero el segundo y luego el otro, The Big Over Easy.  Estos libros aun no están traducidos al español, pero tengo la esperanza de que lo estén pronto (Thursday Next está traducida casi completa, creo). Entre ambas, me quedo con la que aquí comento. Voy a hacer una introducción a este mundo que no revela la trama de la novela pero me parece imprescindible para saber a que tipo de libro nos enfrentamos.

Jasper Fforde (Foto de The Guardian.com)


Y ahora viene lo difícil, hacer un introducción al mundo en que se desarrolla esta novela. Bien, imaginad un mundo en el que además de las personas "normales" (si así nos atrevemos a autoclasificarnos) hay un segundo tipo de seres. Son los llamados PDR (personas de realidad dudosa). Son personas que provienen del mundo de los cuentos tradicionales y particularmente de ese fenómeno educativo conocido como Nursery Rhymes. Estas PDR, no muy bien vistas en general por los humanos de a pie incluyen a personajes como Humpty Dumpty, Caperucita Roja, Los tres ositos... De hecho hay toda una población de osos antropomorfizados que viven caminando a dos patas, hablando el lenguaje humano, vistiéndose con chaleco y sombrero y defendiendo su derecho a portar armas para defenderse de los "Ursistas" que se dedican a cazarlos. Se encuentran concentrados fundamental y casi exclusivamente en un área concreta de Inglaterra.


Jack Spratt en ilustraciones de las Nursery Rhymes


Bien, pues resulta que la policía tiene un departamento especial para resolver los crímenes que implican a estos PDR. Este departamento es conocido como NCD (Nursery Crimes Department o Division). Al frente de la misma está el inspector jefe Jack Spratt (aunque ahora ha cambiado su apellido a Sprat, con una sola "t"), acompañado de otros dos detectives, su mano derecha, la estupenda Mary, Mary (nombre completo: Mary, Mary, quite contrary) y un detective de origen alienígena (concretamente de Rambosia), conocido como Ashley, de memoria eterna y que se expresa normalmente en código binario (¿1011000000010000? ¡101110111100000!) y de hecho su auténtico nombre es 10111001000100111-11. ¿Alucinante? Pues no ha hecho más que empezar.

Mary, Mary, Quite Contrary


Jack Spratt y Mary Mary son en si mismos personajes de Nursery Rhymes, y por tanto PDR. El origen de sus personajes está en estas rimas:


Jack Sprat could eat no fat.
His wife could eat no lean.
And so between them both, you see,
They licked the platter clean.
(año 1639)

Mary, Mary, quite contrary,
How does your garden grow?
With silver bells, and cockle shells,
And pretty maids all in a row.
(año 1744)

Spratt se hizo famoso años atrás por sus grandes éxitos como inspector en el mundo delictivo de los PDR, alcanzando el cúlmen cuando descubrió quien motivo la caída y muerte de Humpty Dumpty desde lo alto del muro y, sobre todo, cuando detuvo al peor criminal de la historia de los PDR: The Gingerbreadman (El hombre de Jengibre), esa galleta tan amigable que cocinan los anglos en sus hornos son en realidad la reproducción de un personaje de las Rhymes de maldad reconocida que se dedicaba (en estas novelas) a matar a sus víctimas arrancándoles los miembros uno a uno (como nosotros hacemos con esas galletas que le representan). Pero el declive de Spratt comenzó cuando tuvo algunos fallos tras usar niños como cebos para capturar a los malvados. Bien sonado fue su fracaso cuando Caperucita Roja (a la que Spratt uso de cebo) acabó engullida por el lobo, junto a la abuelita (menos mal que el cazador lo resolvió) o cuando The scissor-man que corta los pulgares de los niños que se chupan el dedo, casi caza a Conrad, al que habían puesto como reclamo haciéndole chuparse el pulgar, balancear su silla hacia atrás, negarse a comer la comida de su plato y a obedecer a sus padres.

The Gingerbreadman. Ahi donde lo veis, uno de los peores
criminale de la historia.


Pero ahora Spratt se enfrenta a otro gran misterio. Ha desaparecido una periodista de apellido Hatchett, usualmente conocida como Goldilocks  (ricitos de oro).

Y esa es la labor detectivesca que ocupa este volumen. En resumen es una novela detectivesca que nos engancha por las múltiples referencias literarias que lo pueblan (cuidado si os pasa como a Spratt y os vende un coche un vendedor llamado Dorian Gray, no os podéis imaginar en lo que os metéis). 

Conclusión:
Se que toda esta historia puede hace prensar que he estado fumando algo que no es precisamente tabaco, pero garantizo que no. Es un libro en mi opinión muy divertido, que cumple bastante bien con su vertiente de relato detectivesco (al menos igual que muchos otros más "serios") y a la vez es divertido, sorprendente y a veces impactante. Los personajes son estupendos (Jack, Mary Mary, y especialmente me he vuelto fan de los osos...) y, siendo un libro, si queremos decirlo así, trivial, me ha hecho pasar un muy buen rato. Para recomendar a quien puedan gustar este tipo de obras. Muy recomendable para los que hayan disfrutado con Thursday Next. En mi opinión no queda por debajo de aquella serie. Lectura más o menos ligera y aun así recomendable.

Desde hace una eternidad hay promesa de Fforde de un tercer volumen de esta serie, titulado The last great tortoise race que no se sabe cuando verá la luz.

Quien quiera visitar la página oficial que Fforde (o sus editores) ha montado sobre los Nursery Crymes, solo tiene que hacer click.

En inglés: Jasper Fforde. The Fourth Bear. Edt Penguin. 2007. 378 pps.
En español: no traducido por el momento. 

8 comentarios:

  1. Había oido hablar de esta otra serie de Fforde pero no sabía mucho al respecto. La verdad es que la premisa es muy similar a su serie de Thursday Next, pero mezclado con gotas del cómic "Fábulas" (que te recomiendo, aunque sé que tienes que ponerte muy al día en el tema gráfico), seguro que es divertida como la de Next. Debo confesar que tras encantarme el primer libro de Thursday, los dos siguientes no acabaron de convencerme pero un 10 a la inventiva y las ideas del señor Fforde. No siempre lo bizarro triunfa en el mundillo literario, así que solo por eso no hay que quitarle un ápice de mérito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, las novelas podrían pasar por otras de la serie Thursday Next con muy poca necesidad de maquillaje.
      Hmmmm ¿"Fábulas?" Me lo apunto, no te quepa duda de que tengo que ponerme muy, pero que muy al día. Pero persevero en el intento.
      Y pienso igual que tu, la originalidad de los libros de Fforde hace que tengan interés por si mismos, independientemente de la calidad que se les reconozca. A mi me resultan muy divertidos (Con Thurday me gustaron también más los dos primeros)
      Saludos.

      Eliminar
  2. No sabía nada de este autor, pero este mundo tan imaginativo me llama bastante la imaginación. Voy a probar con uno de los libros a ver si realmente despierta en mi lo que parece por tu reseña.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es en inglés te recomiendo este o (también estupendo) el primero de la serie de Thursday Next: "The Eyre Affair". Si es en español, sin duda, este último que está traducido: "El caso Jane Eyre". Desde luego imaginación no le falta. Espero que te guste.
      Saludos

      Eliminar
  3. Vaya, vaya...Este lo han escrito pensando en mí...Soy una friky de las nursery rhymes. Me sé cantidad , tengo libros sobre ellas y además no pienso que hayas fumado nada. Me gusta el planteamiento (me recuerda a los constantes gu´ños a los cláscicos en cosas como Shrek y en otras reescrituras de cuentos clásicos. Ya tengo las de Thursday next pero a´´un sin leer
    El Gingerbread man siempre me pareció que ocultaba algo oscuro;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, cuando lo conté en mi círculo me decían "Pero... eso es el argumento de la serie `Erase una vez´". Pero claro, la serie es de hace 2-3 años y este libro de 2004. También como dices Shreck se suma a este mundo (la escena de la primera de las películas en que los soldados hacen una redada de personajes de cuentos es estupenda, especialmente ese lobo con el disfraz de caperucita.
      Respecto del Gingerbread man, es verdad, es malo, malo de necesidad. Recuerda también a una escena de Shreck en que se hace gigante y pone cara de muy malo y lo destroza todo a golpes.

      Eliminar
  4. Desgraciadamente, las traducciones de Next sólo llegan hasta Algo huele a podrido...a ver si se lanzan con el resto.
    Yo tengo los dos volúmenes de las Rhymes esperándome con cara tristona desde hace mucho tiempo, pero es que Fforde es muy difícil de seguir con tantísima referencia y si ya me cuesta seguir las de literatura "en general", las de estas rimas...Me sentaré a leer con el libro en una mano y el ordenador en la otra, para ir consultando...porque lo cierto es que me has abierto el apetito: ahora mismo me comería un hombrecito de jengibre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si claro, arrancándole los bracitos y las piernas y luego decapitándolo... ¿No va a ser malo el pobrecito?. Bueno, yo la semana pasada me hinché de ellos, para que te voy a decir otra cosa.
      En realidad no son tantísimas las Rhymes a las que se hace referencia en el volumen, se manejan bastante bien...
      Saludos

      Eliminar