domingo, 20 de octubre de 2013

Los años de peregrinación del chico sin color, de Haruki Murakami











Podría comenzar el post con la canción aquella de "no estaba muerto, que estaba de parranda", para explicar el tiempo que llevo sin pasar a saludar ni por aquí ni por los muchos blogs amigos que siempre disfruto visitando. 

Superado o casi el periodo de hiperactividad en otros campos que me ha tenido retirado, vuelvo a caer, casi por casualidad, en brazos de mi amigo Murakami. 

Ya alguna vez he contado lo que me gusta la obra de Murakami, que sin que llegue a ser un autor esencial para mi, es como ese amigo al que uno siempre se alegra de volver a ver aunque lleve tiempo sin acordarse de él.

De todos los escritores asiáticos, solo varios japoneses han logrado hacerse sitio en mis estanterías. Pasé una época "Mishima" bastante fuerte y luego vinieron Kawabata y Kobo Abe (por cierto, que tengo una gana loca de releer "La mujer de la arena"). Desde hace unos años la antorcha literaria nipona en mi biblioteca la porta Murakami. Creo haber leído todo lo que se le ha publicado en castellano (lo cual es mucho) y alguno he releído en inglés. Unos más y otros menos, los he disfrutado todos. 

Si yo no tuviera esta boca tan grande y opinara tanto sobre cosas que no siempre puedo explicar, diría que Murakami es un escritor muy "japonés". Al menos lo que un español que no ha estado en Japón en su vida y no ha tenido más trato con japoneses que con Shin-Chan por imposición de sus hijas podría llamar "muy japonés". Me explico: hay ciertos elementos que pueden seguirse trazando una línea entre los cuatro escritores japoneses que he mencionado antes. Algunos de ellos están en el extremo de lo "muy japonés", probablemente el Nobel Kawabata y el tradicionalista Mishima. Murakami está para muchos en el extremo opuesto, el extremo de los más occidentalizados entre los escritores japoneses. Pero en todos ellos me parece encontrar una sencillez que inicialmente puede llamarnos la atención por excesiva. Los personajes parecen casi infantiles en su forma de razonar algunas veces, se tragan explicaciones que ningún occidental admitiría sin alzar la ceja, perdonan auténticas canalladas que les han amargado la vida durante dieciséis años sin protestar ante una explicación que no lo explica todo, están tranquilos en situaciones en que un occidental treparía por el Empire State más rápido que King-Kong... Pero finalmente yo he llegado a la conclusión (que puede ser totalmente errónea, ojo) de que esa es la forma de ser y pensar japonesa, tan difícil a veces de conciliar con la nuestra. Creo que un japonés entiende perfectamente esta forma de desarrollarse la acción en la vida del personaje. Nosotros también, pero de manera algo más retrasada. 




El libro, la verdad, se bebe más que se lee, Las páginas vuelan y la historia desfila rápidamente ante nuestros ojos.  La historia de Tsukuru, un muchacho que forma parte de un envidiable grupo de amigos de adolescencia - tres chicos y dos chicas - que lo hacen todo juntos, que disfrutan de una comunión de ideas y apetencias de esas que tanta envidia nos dan cuando las leemos. De los cinco amigos Tsukuru es el único que no tiene color. Los otros cuatro tienen incluida en la primera parte de su nombre propio una partícula del idioma japonés que significa un color (aka, ao, shiro y kuro: rojo, azul, blanco y negro respectivamente). El no tiene mote "de color". Solo es Tsukuru "el que construye". Un muchacho que cuando empieza el libro no está en un buen momento que digamos: 
Desde el mes de julio del segundo curso de carrera hasta enero del año siguiente, Tsukuru Tazaki vivió pensando en morir. Entretanto, cumplió veinte años, pero esa muesca en el tiempo no significó nada para él. Durante esos meses, la idea de acabar con su vida le parecía de lo más natural y legítima. Todavía ahora, mucho tiempo después, ignoraba la razón por la que no había dado ese último paso, a pesar de que, en aquel entonces, franquear el umbral que separaba la vida de la muerte le habría resultado más fácil que tragarse un huevo crudo.
Es estado deriva de que un día cualquiera, al volver a su casa en unas vacaciones, Tsukuru encuentra que sus amigos le exigen que nunca vuelva  a contactar con ellos. No quieren saber nada de él. Y lo más sorprendente es que el no sabe porqué es separado (amputado más bien) del grupo. Y siente tanta vergüenza que no se atreve a preguntar el porqué de esta ruptura. Sus amigos del alma lo echan del grupo para siempre y el siente vergüenza de preguntar el motivo (lo veis, ¿que occidental no pondría el grito en el cielo, clamando por sus derechos y exigiendo explicación y en su caso rectificación?). Pues no, Tsukuru se vuelve a Japón y decide quedarse allí al borde del suicidio. 

A partir de ahi, Murakami construye una historia en mi opinión extraordinaria. Una novela que mezcla un cierto nivel de intriga, una sensibilidad emotiva estupenda y una calidad técnica muy destacable. En los últimos dieciséis años Tsukuru ha buscado dentro de si la respuesta al enigma. Respuesta a la que obviamente no puede llegar porque no tiene idea de cual es el origen del problema. Será cuestión de comenzar a buscar fuera de si... Pero Tsukuru, obviamente no es el mismo, ha cambiado. Los dieciséis años más, la experiencia traumática de la ruptura, otras amistades que ha hecho por el camino... han dejado su obvia impronta. 

En realidad Murakami, como tantos otros escritores, sigue su propia estela. Ni de lejos es esta la primera vez que un protagonista masculino y tranquilo de sus novelas llega a un punto de su vida en el que se ve forzado por un impacto súbito en la misma, por un acontecimiento traumático, a replantearse o tratar de explicar las relaciones con otro de los personajes (en este caso varios de ellos). Nada nuevo en literatura, por otra parte, pero Murakami, de tanto practicarlo esta alcanzando el cinturón negro de la técnica. Buena prueba de esto es el nombre de Tsukuru, que como he mencionado significa "el que construye". En este caso se las tendrá que ingeniar para construir una explicación al problema y un nuevo sentido para su vida.

El título juega con el doble sentido de la evidente evolución del protagonista y una pieza musical interpretada por una de las protagonistas que llega a obsesionar a Tsukuru y que forma parte de los Años de peregrinación de Liszt. Concretamente esta.

Además, ya es cosa rara ver en el mundo editorial ("Harry Potters" aparte) que al anunciarse la salida de un libro (concretamente la salida de este libro en Japón), los devotos del autor hacen cola toda la noche ante los establecimientos para tener en sus manos uno de los primeros ejemplares del libro, como si de un iPhone 12 se tratase. No es que el fenómeno fan me levante mucho la moral en el mundo editorial (ni en casi ninguno), pero a veces, resulta curioso ¿no?. Mucho más si es en Japón. Mecachis, algún día tendré que cumplir mi sueño de visitar ese país. 

Además, por una vez les hemos ganado a los americanos. En USA no se publica su traducción hasta 2014, así que ¡corred, insensatos!.

¡La locura invade las librerías japonesas!.
La vendedora muestra el libro como preciado trofeo. 



En mi opinión una estupenda lectura, muy recomendable. Como casi todo Murakami. Desde la épica "Kafka on the Shore" hasta la creadora principal de la adoración de Murakami en Japón "Norwegian Wood".

En español: Haruki Murakami. Los años de peregrinación del chico sin color. Editorial Tusquets. 2013.  320 pps.

32 comentarios:

  1. Confieso que he leído poco a Murakami, pero es que, aunque nunca me ha desagradado, tampoco ha conseguido generar en mí el entusiasmo que veo en otros lectores. Lo que dices sobre la simplicidad de sus personajes y de algunas situaciones me parece interesante, no había caído en ello, pero creo que puede explicar que este escritor tenga tanto tirón entre los jóvenes. Muchos de ellos son lectores poco sofisticados que agradecen que el autor no plantee excesivas complicaciones psicológicas o morales. Bueno, no sé si es una explicación válida, pero lo que sí es indiscutible es que algo debe tener para provocar ese fenómeno fan entre sus lectores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, bueno, todos somos conscientes de que hay escritores que generan este fenómeno de masas y no tienen nada o casi nada guardado en la pluma. Ya digo que Murakami no será alguien que marque hito alguno en la historia de la literatura, pero es una lectura agradecida, relajante en muchos aspectos y con aristas interesantes. Me parece un buen escritor. Además se vuelve loco por el running, con lo cual ya tieen toda mi simpatía...

      Eliminar
  2. Como nunca opino de lo que no conozco, solo aparezco por aquí para felicitarme por tu regreso. Bienvenido, de nuevo a esta malla enredada de lectores, libros, tebeos, películas, ideas, gangas y disparates.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienhallado, Ricardo, Es un auténtico placer volver a encontrarme entre vosotros. A ver si mantengo la claridad de pensamiento necesaria para poder seguir aprendiendo de vosotros y con vosotros.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  3. Murakami es uno de esos autores que busco cuando mis últimas lecturas han sido un poco decepcionantes y quiero una novela que consiga sorprenderme. Que además me haga seguir dando vuelta a las situaciones que plantea mucho después de terminar su lectura es uno de esos puntos positivos que encuentro en el autor y que me hacen volver una y otra vez a él.
    Murakami repite ciertos temas en todas sus historias, o al menos las que yo he leído hasta ahora (por suerte aún me quedan unas cuantas que disfrutar), pero los interrogantes que me plantea en esos mundos "reales" y "paralelos o ficticios", son de los que quedan en mi recuerdo durante mucho tiempo.
    Además me he acostumbrado a leer sus novelas buscando la música que escuchan sus protagonistas algo que me las hace apreciar mucho más.
    Este nuevo título caerá como espero ir haciendo poco a poco con los que me quedan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy curioso, pero también yo recaigo con frecuencia en sus libros tras algún "desengaño amoroso literario" previo (en este momento tengo medio abandonados tres de los cuatro últimos volúmenes que he cogido). Y en cualquier caso casi siempre es casual, salvo al principio de mis lecturas de este autor. La primera que leí fue una elección casual tras leer la contraportada en una librería una tarde ociosa. Luego leí 4-5 del tirón y luego han sido hallazgos casuales en ferias del libro, referencias en los medios de comunicación o como en este caso, el comentario de un amigo ("Oye ¿sabes que Murakami ha sacado una nueva novela?","No, ni idea") lo que me llevan a él. Siempre es una lectura más o menos rápida y muy agradecida.
      También suelo buscar la música que escuchan los protagonistas (en este volumen se centra exclusivamente en la pieza de Liszt que pongo más arriba) y también me encantan las vetas de (como lo queramos llamar) fantasía o ciencia ficción o realidad alternativa que se entreveran en muchas de sus novelas.
      Un placer compartir gustos.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Yo tampoco soy un gran "connoiseur" dado que ahora mismo solo he catado "De qué hablo cuando hablo de correr" -estupendo libro, pero un ensayo- y de sus novelas solo he leido "La Caza del Carnero Salvaje" que fue su primera obra en llamar la atención pero que dudo que sea la más famosa a día de hoy. Y un par de relatos que tampoco creo que sean muy significativos.

    De todas formas contiene cierto toque "romántico" que a veces me resulta sensiblero, pero a pesar de eso las sinopsis de sus libros siempre me pican a querer leer más, y lo mismo me pasa con este nuevo. Y lo de "japonesismo"... en fin, me encanta ese toque. Ahora mismo estoy escribiendo un artículo sobre Akutagawa (el autor de "Rashomon") para el próximo número de "La Caja de Pandora", y si no has leido a este clásico -algo improbable- debes hacerlo ¡YA! Conociendo más o menos tus gustos gracias a tu blog seguro que te encanta.

    Y hablando del blog... ¡Rebienvenido y albricias por el retorno! Yo también tiendo a perderme durante meses pero siempre retorno.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues "La caza del carnero salvaje" fue la primera obra de Murakami que leí y le guardo un cariño especial. Me sorprendió mucho y me obligóa a leer progresivamente el resto de su obra. A día de hoy sigue entre mis preferidas, no se si por motivos más emocionales o literarios (inmediatamente después vino el impacto de "Kafka en la Orilla" que creo una novela superior), pero que harían que estuviera entre mis 2-3 preferidas de este autor.
      Y además como fanático del running (concretamente del trail, pero bueno) también disfruté enormemente con sus experiencias como corredor. El libro me parece extraordinario y puedo garantizar que es totalmente sincero y fiel en los detalles a lo que más de uno pensamos acerca del running y de como nos "arrimamos" a este mundo. De hecho en un viaje a Londres (cuando aun no estaba traducido a nuestro idioma) uno de mis grandes objetivos fue localizar este libro.
      Te doy la razón en que puede resultar un poco sensiblero con facilidad, aunque detrás tiene algo más, afortunadamente.
      Espero con ganas tu crítica de Akutagawa porque (no se si atreverme a confesártelo), tengo aquí un volumen de Rashomon que me regalaron y está esperado lectura. El mundo japonés siempre me ha atraído mucho en todos sus aceptos, y el manga no se escapa a ese gusto.
      Muchas gracias por la bienvenida. Le hacéis sentirse a uno como en casa.

      Eliminar
  5. Yo soy de las fans acérrimas que solo tienen un par de libros atrasados de él pero que por lo demás se lo ha leído casi todo (qué frase tan larga). Este aún no lo he atacado pero ya solo con tu descripción creo que estoy salivando. Aunque en esencia a mi no me parecen simples, si no silenciosos... pero esa es mi impresión.

    Es para mi también, ese autor amigo al que vuelvo cuando quiero leer algo que se que me gustará y, contrario a muchos otros de sus fans, mi serie preferida de él son La caza del Carnero Salvaje y Baila Baila Baila, que me parecen geniales libros sobre el viaje humano de aceptación.

    No se ese cambio de valores que mencionas es algo japonés en general, o algo inherente a Murakami y su patológica tendencia a la soledad y sus derivados. No me considero experta, pero la literatura de Murakami me parece una representación de esa clase de solitarios que solo Japón produce... en ocasiones pienso que podría ser un autor de manga (tienen curros casi esclavos) o un hikkikomori, excepto que sus personajes, en gran medida, son socialmente funcionales. Y que le gusta demasiado la literatura americana moderna.

    Qué bien volver a leerte! Buenas de nuevo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le decía a Wolfville, también yo tengo debilidad por "La caza del Carnero Salvaje".
      Pensando dobre ello, "silenciosos", desde luego podría ser una definición perfecta para gran parte de los personajes protagonistas de Murakami. Pasan desapercibidos. De hecho, en esta novela el protagonista, cuando pasa un periodo de reclusión tras el momento de frustración, nos especifica que el no es un Hikkikomori, aunque desde luego tiene menos dotes de socialización que un jarrón de alabastro.
      Es curioso (y difícil de entender) el tema de la soledad y las barreras interpersonales en Japón. Pero suele ser de las primeras cosas que te refieren los que allí han pasado un tiempo.
      Muchas gracias. Un placer de reencuentro también para mi.

      Eliminar
  6. Puesto que Murakami no despierta ningún tipo de interés en mí, el comentario es sólo para darte la rebienvenida, como la llama Wolfville.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que esta claro que nos van las medias tintas, por ahora las opiniones se dividen en los que no tienen el mínimo interés en el autor y los que lo devoramos con fruición (salvo Wolfville que ha "picado" algo). Es curioso.
      Gracias por la rebienvenida. Estoy mas contento que un peque con zapatos nuevos (nunca he entendido my bien esta comparación, yo de pequeño odiaba cuando me hacían estrenar zapatos, siempre me molestaban. Salvo que fueran zapatillas de deporte, claro). Pero bueno, que me alegro mucho de reeencontraros.

      Eliminar
  7. Se te echaba de menos, Óscar.
    Yo no siento devoción por Murakami, pero, al igual que tú, volver a él es garantía de pasar un muy buen rato. Eso sí, me inclino más por su lado fantástico (Kafka, Crónica del pájaro...) que por el "realista" (Norwegian wood, Al oeste del sol...). La lectura de Crónica del pájaro... me deslumbró, mientras que con Kafka en la orilla me dio la impresión de que, bajo ese alarde de imaginación, no había mucha sustancia.
    Me pregunto si las japonesas serán tan enigmáticas y depresivas como las retrata.
    Por cierto, ¿has visto esta ilustración? Se trata de todos los elementos que componen una novela de Murakami. La verdad es que razón no le falta.

    http://www.nytimes.com/interactive/2012/06/01/books/review/03snider.html?_r=0

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. ¡¡¡¡Madre mía, que bueno es el diagrama!!!!. Con eso se resumen perfectamente al menos el 75% de sus novelas. Cuento al menos 8 elementos de ese esquema en esta novela.

    En general prefiero, igual que tu el lado fantástico de Murakami. En este bando, Kafka, "La crónica del pájaro..." y "El fin del mundo y el país de las maravillas" (que títulos más largos) son mis preferidos. De las realistas siento debilidad por Norwegian Wood, pero es algo más personal.
    La referencia que haces a las japonesas es totalmente cierta. el protagonista es un japonés y las que lo lían todo las japonesas. No aparece una que sea "corriente", todas son sorprendentes para bien o para mal. De hecho también en este es una chica la que lo lia todo y otra la que le empuja a Tsukuru para tratar de resolverlo. Siempre que se lee a Murakami uno tiene la sensación como bien dices de que las mujeres de su país son misteriosas y fascinantes, todas inteligentes y con habilidades en las que destacan sobremanera. Todas algo tristes y a la vez capaces de transmitir toda la vitalidad que necesita al hombre al que quiere o admira...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hay que ver!!! Ya era hora!! yo preocupada pensando que ya habías dejado forever la actividad bloguera. Ni se te ocurra hacernos esto de nuevo...
    Una vez echada la bronca te cuento que solo he leído unas pocas páginas de Tokyo Blues y no fue que lo quisiera dejar si no porque enía que devolver el libro. Me causaron esas páginas una buena impresión por el estilo y porque además uno de los personajes era terriblemente fan de El gran gastby, igual que yo.
    Más tarde la compré al igual que una colección de cuentos del japonés y tb me rehgalaron crónica del Pájaro...Aún no lo he vuelto a leer porque tanto se hablaba de él por todas partes que sufrí un empacho mediático del que no logro salir pero si a tí te gusta tanto, atacaré cuando haya hecho la digestión. Welcome home!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es fácil empacharse cuando uno ve lo que arrastra la presentación de un libro de Murakami. Uno está a costumbrada a estas colas, estos nervios y llantos y a que la gente se pida días libres del trabajo para la presentación de un disco de Lady Gaga y One Direction (que se note las edades que tienen mis hijas) , pero no para la presentación de una novela. Así que es fácil torcer el gesto y a mi mismo he de reconocer que es un hecho que fluctúa entre mi desprecio y mi sonrisa sardónica. Si no fuera porque lo lei antes de saber nada de toda esta fiebre, es probable que yo también tuviera reservas. Pero como no fue así, lo llegué a apreciar (insisto, no es ni será un clásico. De hecho no es ni siquiera el más memorable de los japoneses que he mencionado, pero a fin de cuentas leemos tantos "no clásicos" por puro gusto...
      A los protagonistas de HM le gustan El gran Gastby (te ha gustado la peli nueva?), les gusta el Jazz (no en vano el propio HM regentó mucho tiempo un club de jazz en Japón) y todo lo americano (me hace gracia que más de una vez, incluida esta obra, los protagonistas quedan para "almorzar" en un Starbucks (de los cuales también yo soy fan, por cierto).
      No te preocupes que no me voy (bicho malo...) y que desde luego no me iría sin contaroslo a todos los que aprecio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Bienvenido (te lo dice otro que anda también un poco out). Apúntame entre los que no se han sentido atraídos por Murakami, pero no lo descarto. Supongo que ante tanto bombo sentimos un poquito de alergia, para que no nos cuelen un gol. Pero no puedo decir mucho más, aunque tus escritos animan.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, Carlos: como decía antes es fácil pensar al ver esta nube "tóxica" alrededor de HM nos repela más que si se tratase de Plutonio enriquecido, haciéndonos pensar en otro Dan Brown u otro Ken Follet. Pero no, este tiene algo más de chicha que aquellos. Lectura suave en todo caso, pero grata para mi.
      Ahora tengo que empezar a recuperar los post de vuestros blogs que no he leído en estos meses. Nos vemos pronto por allí.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  11. Me sumo a Ricardo Signes encantada, y me felicito al poder leerte de nuevo. Mira, yo estoy por estrenarme con Murakami; tengo "La caza del carnero salvaje" dormida en mi estanteria desde hace cinco años. Ya que lo has traido de la mano, quizá sea el momento de conocerlo. Ah! y me alegra tu regreso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marcela:

      Un placer saludarte. "La caza..." es un buen ejemplar para comenzar, menos extenso que otros como "Kafka en la orilla" y más típico de Murakami que, por ejemplo, este que comento aquí. Ya nos contarás que te parece si te decides a darle una oportunidad.
      Yo me alegro también mucho de haber regresado y estar entre vosotros.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. Otro que se suma, Oscar, a las felicitaciones por tu regreso, echaba de menos tus acertados comentarios, el otro día no encontrando nada nuevo me entretuve en releer la entrada de Alice Munro, que en estos días redobla su valor.

    El sábado, precisamente, me regalaron por sorpresa y mucho misterio este libro; el amigo que tubo tal acierto sabe de mi atracción por Murakami, aunque he de reconocer que 1Q84 me dejó algo saturado, como se ha comentado esos personajes femeninos o a veces también masculinos, con importantes taras psicológicas, parece que absorben parte de mi alma al intentar entenderlos y tampoco me resulta muy comprensible esos personajes masculinos, a veces femeninos, de ordenada vida solitaria, menos aún me atraen los cuentos fantásticos, aunque alguno sea autobiográfico, pero por otra parte su historias nunca defraudan, siempre aportan algo que sabes no encontrarás en otro autor, quizás sea, simplemente (que no simplista), ese velo oriental que nos embauca, al menos a sus seguidores, lo que hace que volvamos a recaer en su lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, Aprendiz, lo de la Munro es lo más aprecido a un orgasmo literario que he tenido ultimamente. En el fondo, aunque siempre presumo de no importarme los premios que tengan o no los escritores que me gustan, en el fondo es que se trata de una cuestión de justicia natural. Es que la señora tiene 82 años y es que ella si que ha alcanzado el nivel de "Golden Master" en su campo literario. Asi que aun estoy paladeándolo. Lo que me alegro de haberle dedicado la entrad del blog antes de que le hayan dado el Nobel (estoy deseando escuchar su discurso de aceptación). Si no, me habría quedado un regusto amargo.

      Si, otro que acierta, muchos personajes de Murakami son "tarados", o excluidos (por si mismos o por los demás) o semi-sociópatas. 1Q84 es un poco una exageración. Libros de esa extensión tienen que tener mucho calado para ser soportados a lo largo de miles de páginas. Que poquitas trilogías de ese grosor me he decidido yo a tragarme. Y para colmo tampoco es de lo mejor de Murakami (aunque en Japón, para variar, también arrasó).
      De los cuentos fantásticos me gustó mucho "Tras el terremoto". Y ese si que contiene historias auténticamente delirantes....

      Amigos de esos que regalan libros nos hacen falta a todos. A mi em regalaron otro que tengo ahi para devorar, "Canadá" de Ford.

      Saludos.

      Eliminar
  13. No he visto la nueva versión de El Gran Gastby. Mi pregunta al aire es ¿Hacía falta? se me ocurre otra...¿Por qué? te lo dice una que en pasillo de su casa cuelga un poster de la de Redford .
    El aprecio es mutuo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que yo la vi (a trozos) y pasó lo que tenía que pasar. Y mira que creo que Di Caprio es un buen actor que está ganando con los años, pero es que creo que ciertas cosas quedan fijadas per secula seculorum. Asi, no habrá otro Indiana Jones que Harrison Ford, otro Stanley de "Un tranvía..." que Brando u otra Sugar Kane que Marilyn Monroe.
      Como bien dices, no hacía falta. Hay cosas que hay que dajarlas estar.
      Y eso que la vi a trozos. De manera similar a mi negativa a ver películas basadas en grandes novelas que me han emocionado mucho, para bien o para mal creo que los personajes quedan irremisiblemente ligados al aspecto de los actores/actrices que los interpretan en estas obras maestras del cine.
      Si es que no tenía que haberla visto. Pero bueno, lo mejor es que se olvida pronto. Conserva tu cartel.

      Eliminar
  14. Yo sólo he leído 'Tokio Blues' / 'Norwegian Wood' porque en mi entorno había varias personas que la encontraban maravillosa y tengo que decir que me decepcionó un poco. No es que me pareciese mala, ni mucho menos, pero no me deslumbró.

    Creo que una parte de su éxito planetario se debe a que es un texto "fácil" para lectores digamos de "gama media" que buscan algo más profundo que el best seller facilón de turno y que, al mismo tiempo, no suponga un reto excesivo. Lo digo basándome en mi entorno, claro. Mirando atrás me doy cuenta de que las recomendaciones me llegaban de gente a la que le gusta leer pero se mueve en la órbita de libros como "El niño del pijama a rayas", "Los ojos amarillos de los cocodrilos", etc.

    ResponderEliminar
  15. Pues tras pensarlo un poco, creo que puede que hayas acertado completamente, No se puede resumir mejor, probablemente. A mi la mayoría de estas lecturas "a medio camino" no me llegan nada (odio "el niño del pijama a rayas" o "la increíble elegancia del erizo" o "Firmin"), que son Bestsellers encubiertos y con un nivel, como bien dices, algo por encima de otra ingente mayoría. Quizá guiado por mis gustos colocaría a Murakami en otro escalón, mas alto que estos, pero sin llegar a otro nivel literario "para nota".
    Desde luego son textos fáciles en general, y probablemente por esa sencillez entran casi sin pensar. Y a lo mejor por eso nos resultan tan relajantes a algunos.
    Muy interesante, de verdad.
    Gracias, gon.

    ResponderEliminar
  16. A mí de Murakami me convencen algunos, cmo Kafka en la orilla y tengo pendientes 1q84 entera, a ver si me pongo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, antes de meterse con una "saga" como 1Q84 hay que hacer ejercicios de respiración abdominal. Esos ciclos de libros largos siempre me ponente muy, muy nervioso.

      Eliminar
  17. después de leer todos los comentarios me da la sensación que leí otro libro. Reconozco que al autor no lo conocía, por ende este es el primero que leo de él. Me dejo con un sabor amargo, me sentí estafada, digo más, termine, y me dio la sensación de que me perdí de algo, y volví a leer todo el último capitulo, me parecía que algo no estaba bien, y cuando termine confirme todo lo que sentía. Para colmo fui a comprar un libro especial para un viaje, y la vendedora me lo super recomendó, por suerte me compre dos, y mañana en el viaje de regreso a casa me leo el otro que es más corto. soy la única que piensa asi?
    veo tanto fanatismo por este autor que me sorprende.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo tu sensación porque me ha ocurrido exactamente igual que a ti en más de una sensación y como bien dices uno se siente estafado en su dinero y lo que es casi peor, en su tiempo y su esfuerzo intelectual. Hay autores acerca de los cuales las críticas tanto de lectores como de críticos "profesionales" son unánimes. Pero otro, y Murakami es un buen ejemplo, desencadenan reacciones extremas. Casi nadie queda con sensación tibia. O te gusta o no puedes ni verlo. Y como ya he dicho, el fenómeno fan que acompaña a este autor no es plato de mi agrado, me inspira mucha desconfianza y es algo a lo que no estamos acostumbrados en el mundo de la literatura.
      En resumen, que lamento tu experiencia pero te agradezco mucho que la hayas compartido con nosotros.
      Un saludo.

      Eliminar
  18. Soy un seguidor de Murakami de vieja escuela, y esta no me pareció una de sus mejores obras. Creo que la colocaría en el fondo del cajón, debajo de "Pinball, 1973" (esta ovela se puede conseguir en inglés, si quieren leerla). Tiene muchísimos tiempos muertos, cuestiones y actitudes que carecen de lógica, personajes planos, y un desenlace bastante flojo. Quisiera compartir los detalles que me cayeron mal, o que quiebran el ritmo y hasta el sentido de la obra, pero no voy a arruinarla para quienes no la hayan leído aún.
    En fin, es un libro que repite viejas fórmulas, carente de emoción y con uno de los protagonistas más intrascendentes que Haruki haya ideado. No es mal libro, pero es un "mal Murakami".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que he de reconocer que el poso que ha dejado la novela ha sido prácticamente nulo. Me cuesta trabajo recordar algo de ella más allá del nudo principal de la trama. Y la leí hace poco más de dos meses. Eso tiene que querer decir algo. Algo muy en la onda de lo que tu expresas, probablemente.
      Gracias y saludos.

      Eliminar