miércoles, 6 de febrero de 2013

Jeeves & Wooster














Tras haber releído en los últimos dos meses varios de los libros de Wodehouse, concretamente varios de los protagonizados por Jeeves, no sabía cual de ellos comentar. Asi que pensé hacer una entrada conjunta sobre ellos titulada "Jeeves". Y solo entonces me di cuenta de la tremenda injusticia que iba a cometer.


La entrada tenía que ser, obligatoriamente "Jeeves & Wooster", tal como se llamó a la maravillosa serie que la BBC hizo basada en estos relatos. Obviamente no son tontos en la BBC (Al menos no todos). Así que ahi va, para quien no lo conozca o tenga que refrescarlo. Estos dos señores de la foto de arriba son Jeeves y Bertie Wooster, dos de los personajes más divertidos y entrañables paridos las islas británicas (y mira que hay unos pocos que cumplen esos requisitos).

En contra de mi costumbre habitual, voy a comenzar recomendando no los libros (eso vendrá después) sino la serie de televisión. En realidad desconozco si se tradujo al español, pero ver a esos dos colosos que son Stephen Fry (¿Alguien podría ya poner otra cara a Jeeves?) y Hugh Laurie (Parece que Bertie Wooster fue modelado sobre un patrón suyo). Ambos admiradores incansables de la obra de Wodehouse desde mucho antes de protagonizar la serie. Ambos amigos desde la universidad (junto con otro grupo estupendo de amigos que incluía a Emma Thompson y más tarde Kenneth Branagh) 

Stephen Fry (el más cercano), Hugh Laurie (al fondo) y Emma Thompson
con su deslumbrante sonrisa.
Stephen Fry posee una de las voces más fascinantes que conozco en inglés. Cuando comencé a estudiar inglés me aficioné a los Audiobooks, inicialmente literatura juvenil que oía mientras hacía deporte. De los primeros fueron los audiobooks de las siete novelas de Harry Potter. Stephen Fry hacía todas las voces de todos los personajes de los siete libros. Y cada una era perfectamente diferenciable, doy fe. Aun me asombro de esa versatilidad vocal. Camaleónico y encantador como pocos, la cámara lo ama, sea narrando sus viajes por Estados Unidos, explorando los intríngulis del idioma de los irlandeses o haciendo un programa-confesión acerca de su enfermedad (padece un trastorno bipolar).

El joven Fry
Hugh Laurie existía (aunque parezca mentira) ya mucho antes de comenzar a encarnar al Dr. House (no muy querido por mi, la verdad). Era un universitario en Oxford enamorado del remo, queriendo emular a su padre que formó parte del equipo olímpico británico de remo, un buen estudiante y, porque no decirlo, un cachondo mental. Por cierto, Laurie escribió una novela titulada The Gun Seller, que no pasará al Olimpo de los libros, pero es divertida, divertida.

Laurie, en el centro, remero en Oxford.

Laurie y Fry se hicieron amigos (junto a Thompson) en el club de teatro universitario en que participaban en Oxford. Y lo suyo fue amor a primera vista. Se hicieron grandes amigos, lo cual siguen siendo (merece la pena ver el discurso de Laurie en un homenaje a Fry o las jocosas opiniones de Fry acerca del idioma inglés americanizado que Laurie tortura en Dr. House). Ambos amigos habían tenido un sonoro éxito en su participación en la estupenda serie The Black Adder (La víbora negra) y, sobre todo, con una desternillante serie de humor absurdo llamada A bit of Fry and Laurie (para los fanáticos, entre los que me cuento, conocida como ABOFAL) que barrió audiencias durante seis años en la BBC y que recomiendo encarecidamente.



Ambos eran cultos académicos (y lo siguen siendo) amantes de la buena literatura. Y ambos eran my aficionados a las historias de Wodehouse, asi que cuando les ofrecieron hacer de los personajes del gran  escritor inglés, algo hizo "click" en alguna parte y nació, para goce y disfrute de los Wodehousianos, una de las adaptaciones más perfectas de una obra literaria que he visto. 



Y quien no crea que una buena amistad puede sobrevivir al tiempo y la distancia, que eche un vistazo: El 50 cumpleaños de Fry...



Dicho lo cual, vamos a lo que vamos y pasamos a la obra literaria. 



P.G. Wodehouse es, como pocos, sinónimo del humor inglés. Una cantidad ingente de relatos, novelas y artículos lo prueban. Con su inseparable pipa (a veces creo que se le había fusionado con la mano) no hay más que ver sus fotos para ver que este hombre era un divertido nato. Creó varios personajes memorables y series de relatos (el Castillo de Blandings es uno de mis lugares literarios preferidos), pero Jeeves y Wooster son la culminación de su obra.

Se enorgulleció de dedicarse a lo que solía llamar con frecuencia "escritura ligera" y a tolerar que otros escritores le miraran por encima del hombro. De manera similar a lo que ocurría con Vivaldi en el mundo de la música (se le acusaba de no haber compuesto en realidad 1500 obras sino 1500 veces la misma obra), más de uno veía en las obras de Wodehouse siempre los mismos personajes, aunque cambiaran sus nombres, y las mismas situaciones. Indudablemente los relatos siguen un cierto esquema que a veces se repite más de una vez, pero para quien disfruta con los personajes eso es solo secundario. 

Este escritor, conocido por sus amigos y admiradores con el mote de "Plum" (deformación de su  nombre, Pelham), fue siempre, según refiere su biografía (muy amena por cierto), un buen amigo de sus amigos y escritor de literatura que es idiosincráticamente británica, aunque tanto el autor como sus personajes , Jeeves y Wooster, se trasladaron en periodos de su vida a vivir a Estados Unidos. Má´s tarde se fue con su esposa a Francia y allí al llegar la segunda guerra mundial fueron internados en un campo belga de refugiados enemigos del Reich (a ratos recuerda el campo japonés donde estuvo Ballard, cuya experiencia relata en "El Imperio del Sol").


Jeeves y Bertie Wooster

¿Quienes son estos dos?. "Bertie" Wooster (Bertram Wilbeforce Wooster en la pila bautismal) es el prototipo del gentleman inglés. Rico, ocioso, amigo de las fiestas, de su club social (The Drones) y de la buena vida en cualquiera de sus manifestaciones. Continúa la tradición familiar, especialmente de su padre, que eligió Wilbeforce como segundo nombre de Bertram porque un caballo así llamado le había hecho ganar una fortuna el día antes de nacer Bertie. 

Pero por si no fuera suficiente con este caballerete que se emborracha cada vez que puede, que es buen amigo de sus amigos (lo cual lleva a la mayoría de las situaciones cómicas de sus historias), un buen día le da por contratar como Valet a un tal Jeeves ("enviado por la agencia"). Recurrir a estereotipos puede estar bien o mal, pero muchas veces funciona. Y si hay un estereotipo del mayordomo inglés, ese es Jeeves. Cara impávida que con solo un movimiento de cejas o incluso del ala nasal es capaz de hacernos ver un error garrafal que Bertie va a cometer, exquisitos modales, agudísima audición que le permite oír casi a través de las  paredes, contactos en todos lados y sobre, todo, infinitos recursos. Esos recursos son los que hacen que Jeeves sea la joya más preciada de la casa de Bertie Wooster. Cada vez que él mismo o uno de sus amigos se mete en un lío, su frase es "Leave it to Jeeves" (Déjaselo a Jeeves). Hasta tal punto que sus amigos vienen a casa de Bertie solo a consultar a Jeeves (como un moderno oráculo de Delfos) acerca de la forma de que su tío no se entere de la vida disoluta que han llevado con la asignación mensual que le pasa o de la forma de conquistar a esa bella cantante del espectáculo de variedades y lo que es más difícil, que su padre lo apruebe...



Jeeves lo sabe todo, Jeeves lo resuelve todo, siempre tiene una solución para cualquier problema que se le plantee. No hay que contarle nada, el ya lo sabía antes, tenía sus fuentes de información y todo estaba prediseñado. A veces incluso aparece súbitamente al lado de Bertie antes de que este haya tenido oportunidad de llamarlo, casi como si mágicamente supiera que eso iba a ocurrir. En más de una ocasión Jeeves se equivoca en su solución y genera una situación aun más descabellada, pero siempre sale airoso finalmente, como es de esperar. Jeeves tiene, no obstante su punto de cabezonería. Basta que Bertie insista en ponerse un traje que a Jeeves no le parece adecuado, lucir un bigote o un sombrero que el Valet considera que no le favorecen para que sus cejas se eleven y sin decir nada, nos lo diga todo. Pobre Wooster, que tiene en Jeeves a su principal controlador y a su eterno salvador (la mezcla que hace Jeeves para solucionar la resaca es increíblemente eficaz.)


A partir de ahi todo es simplemente humor. No mucho más (ni mucho menos) hay en estos relatos. Un humor blando, de risa tonta casi, pero tremendamente amable y revigorizante para retomarlo de vez en cuando, cada vez que nos va estallar la cabeza por esa novela con la que hemos tenido literalmente que pelear. Muchas de sus frases ("I say!", "Leave it to Jeeves", "Right-ho, Jeeves"...) forman parte de mi vocabulario a ratos.

La elección del lenguaje (en inglés) de ambos personajes es simplemente ejemplar. La forma de hablar culta, desenfadada, propia de un club de Pall Mall de Bertie y las frases secas, gramaticalmente impolutas y a veces cortantes como hoja de cuchillo de Jeeves, son el principal aliciente de esta lectura. Como suele ocurrir, desde que puedo leerlas en su idioma original, las disfruto mucho más. Ambos son incapaces de maldad, a ratos ingenuos (Bertie más, obviamente) y amigables. Dos tíos geniales, vamos. Me encantaría que fueran reales y amigos míos.



En inglés: Muy recomendable la serie de la Editorial Arrow Books en encuadernación rústica:
http://www.wodehouse.co.uk/titles.asp?t=Jeeves-And-Wooster. 
Dentro de estos volúmenes, mis preferidos: "Jeeves, My man", "The inimitable Jeeves", "Carry on, Jeeves" y "The code of the Woosters"
Si preferimos tapa dura, magnífica y muy bonita la serie de la Editorial Everyman´s Library. 
http://www.everymanslibrary.co.uk/wodehouse-jeeves.aspx

En español: gran parte de la obra de Wodehouse está publicada en volúmenes sueltos en la Editorial Anagrama a un precio bastante atractivo para cualquier bolsillo (http://www.anagrama-ed.es/index.php?ati=wodehouse&bsc.x=0&bsc.y=0&autact=on) Quizá lo más sencillo (aunque no lo más manejable) sería acceder a los dos volúmenes del "Omnibus Jeeves". Si optamos por volúmenes sueltos, mis preferidos son: "El inimitable Jeeves", "Jeeves y el espíritu feudal" y "De acuerdo, Jeeves". Si nos vamos a otra serie que no sea la de Jeeves, "Una dama en apuros" u "Ola de crímenes en el Castillo de Blandings" son imprescindibles.

23 comentarios:

  1. Bueno, bueno, estoy emocionada. Soy gran aficionada a Wodehouse y la serie me gustó muchísimo. Yo querría vivir como Bertie en un apartamenteo en Londres y tener muchos amigos ricos que me invitasen a sus mansiones en el campo, aunque preferiría no tener a sus tías Dhalia y Agatha.

    Yo también hice una entrada titulada "Jeeves y Wooster":

    http://esnobismoanglofrancofilo.blogspot.com.es/2009/12/jeeves-y-wooster.html


    Saludos

    ResponderEliminar
  2. No me sorprende, Maribel. Ninguna buena anglófila podría dejar de estar enamorada de escritor, personajes, serie y actores. Desde luego no se dan mala vida estos dos. Y si tiene uno un problema pues nos pasamos a ver a Jeeves. Me alegro mucho de que compartamos (también) esta admiración.

    He leído ahora tu entrada. Que curioso lo de Agatha Christie....
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Lamentablemente para mi salud mental solo he leido "El Inimitable Jeeves" (sí, lo sé, no empecé por orden), pero aun así considero a Woodehouse, en efecto, inimitable. A mi me gusta también esa repetición de esquemas porque al fin y al cabo tiene mucho de la literatura popular que P.G. reivindicaba; y leer los relatos de Jeeves, en el orden que sea, te hace sentirte automáticamente en casa debido a esa estructura cerrada y genial.

    Me has recordado un detalle de los cuentos que me encantó. Ese Jeeves que cuando no está de acuerdo en algo con Bertie (por ejemplo, el color de corbata que lleva ese día) se lo hace pagar con una servil indiferencia que consigue poner a Wooster de los nervios y es parte fundamental de ese tira y afloja maestro que Woodehouse consiguió con sus personajes. Sin duda una obra siempre disfrutable, y por tanto atemporal.

    Un saludo!!

    P.D: Ojalá alguien se decida alguna vez a publicar en españa los "deuvedeses" de la serie de Laurie y Fry.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huy, si, en uno d elos últimos que he leído, Bertie se deja un ridículo bigote que Jeeves no sabe ni como calificar. Cuando Jeeves le saca del aprieto correspondiente, Bertie se sienta y dice "Jeeves, trae la navaja", con voz casi casi trémula, Jeeves dice "El señor quiere decir....", y Bertie "Si, vamos a deshacernos de este bigote". Al final, Jeeves siempre impone su cirterio, Jeeves está al mando, como dice el título de una de las historias. Bertie está hecho para disfrutar y dejar que le dirijan. Podría haer sido una esposa, podría haber sido un amigo manipulador, pero le ha tocado a su Valet.

      Aun estás perfectamente a tiempo de recuperar algun otro volumen. Lo magnifico es que puedes (yo lohago) coger el volumen, leer solo dos relatos e interrumpirlo. Yo ahora estoy con Cormac McCarthy y no veas como alivia una risa de vez en cuando entre tanta sangre....

      Saludos.

      Eliminar
  4. Si se tratara de series americanas estaríamos seguros de que reflejan fielmente la realidad, tratándose de ingleses, que por principio se consideran por encima del resto de planeta, no lo tengo tan claro, aún así debió ser "interesante" participar, o en nuestro caso visualizar como debieron desenvolverse estas altas sociedades de vida campestre, con tantos imprescindibles protocolos, con tanta estructuración entre los distintos escalafones, incluidos los del servicio, por lo estricto del encorsetamiento, pero, por supuesto, también por lo escandaloso de las salidas de tono. No conozco la serie " Jeeves & Wooster" que comentas, aunque si a muchos de sus consagrados personajes y si además fue producida por la BBC sin duda sería sobresaliente, que pena que aquí las series no reflejen una sociedad regida por principios (aunque todo sea mejorable) y si por la picaresca, o por otras motivaciones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevo un rato releyendo tu frase: "Si se tratara de series americanas estaríamos seguros de que reflejan fielmente la realidad, tratándose de ingleses, que por principio se consideran por encima del resto de planeta, no lo tengo tan claro". Hmmmmmm
      Pues yo creo que las series inglesas reflejan la realidad igual o mejor que las americanas. Especialmente si hablamos de series de hace 20-25 años.
      A fin de cuentas los americanos (que sabes que cuentan con toda mi simpatía) también tenían su casta de vida ociosa, si bien esta no era hereditaria (en general) sino hecha a base de dinero.
      Y aqui las series reflejan una sociedad de picaresca porque es lo que hay. Bueno, eso y porque en este país somos incapaces (espero que solo por ahora) de hacer series en base a su calidad más que a su potencial "share" de espectadores. Así que series sobre Isabel Pantoja, Cayetana o el eterno "cachondeo español" se imponen a series como "Sherlock", por no hablar de series como "Downtown Abbey", impensables por aquí en mi modesta opinión.
      Desde luego traducir los DVDs tendría su dificultad porque doblar las voces de Fry y Laurie sería tan difícil como en su día lo fue doblar las voces de los Monty Python, pero aun así espero que ocurra porque su humor es tan universal como el de las mejores series americanas.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Gracias Oscar por confirmármelo, pues si vas a USA la gente se comporta tal cual ves en las películas, las películas franceses, por ejemplo, son un poco más parecidas a las nuestras, un reflejo exagerado, algo chabacano y no digamos las italianas, pero no estaba seguro de ese humor tan ingles como Mariuca dice "tan distante y con soluciones tan rocambolescas" yo añadiría y esas cenas tan envidiablemente cultas...eran producto de la realidad o del exagerando sentido de superioridad. Cambiaré de opinión y comenzaré a admirarlos, aunque poco a poco, sus defectos aún me parecen demasiados desproporcionados.

      Eliminar
    3. Jajajaj. ¿Y eso significa que en Washington o Chicago cada vez que un tipo es asaltado por una hermosa mujer en un bar da las maravillosas respuestas, graciosas a la vez que acertadas y seductoras que Tom Cruise acaba de demostrarme en ese engendro llamado "Jack Reacher" que acabo de ver?.
      Todos tenemos ratos de conversación ociosa y días pocos iluminados, pero si los pusieran en una película no sería muy interesante, saldría una película (perdona por la maldad) española.
      Las series como Downtown Abbey no me parece que muestren una cultura especial en sus protagonistas. Otras si, pero porque las protagonizan personajes cultivados. Podemos traer como ejemplo "Sherlock" o "Retorno a Brideshead". ¿que hay más culto que un doctorazo como Watson o Universitarios de Oxbridge?.
      Bueno, no se si me he perdido un poco en la discusión, querido Aprendiz (con mayúscula grande). Pero vamos, que no se porque le tienes esa desconfianza a los anglos.
      Y ciñéndome a la entrada, Bertie no es especialmente culto. No me consta que haya leído mas de dos libros en su vida y sus opiniones no son especialmente cultas. Las de Jeeves son acertadas, ácidas, graciosas, pero tampoco rezuman el canon cultural británico.
      Cuando quieras te vienes, lo vemos junto y te lo traduzco, que seguro que te partes de la risa.
      Un abrazo.

      Eliminar
    4. Por mi encantado, pon fecha que yo me encargo de las palomitas, jaja. Como ya te he comentado de esta serie no tengo referencias, salvo las tuyas, por lo que me refería más bien a los ejemplos que acabas de poner u otros como Retorno a Brideshead. Los ingleses no me han hecho nada personal mente, simplemente es por ser unos hijos de la Gran Bretaña... y lo demuestran allá donde van, pero como ya he dicho "comenzaré a admirarlos" o algo así.

      Eliminar
  5. Fry and Laurie, palabras mayores. Yo también soy un fanático de estos dos actores, y si grande es Fry, el talento de Laurie me parece inmenso, y además en tantas facetas (actor, guionista, músico, escritor). Debes haber sudado titna china para seleccionar los vídeos, porque el material que se puede encontrar de A bit of Fry and Laurie es enorme y no tiene desperdicio. El de America lo habré visto decenas de veces, y todavía me hace reír.
    Lo poco que he leído de Jeeves and Wooster me ha encantado Como muy bien dices, al cabo de un rato la trama de las historias se hace un poco repetitiva, pero sólo por el ingenio, el lenguaje y las réplicas de Jeeves, vale su peso en oro.
    Y cómo estoy disfrutando con su reencuentro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la verdad es que como se dice ninguno "le echa la pata" al otro Ambos son magistrales. Es solo oirlos hablar y ya empieza uno a sonreír, aunque los vea haciendo de comentarista de una partida de dardos o hablando del idioma americano (Hay una genial entrevista de Laurie con Desgeneres por ahi por YouTube). Los vídeos de Fry & Laurie los habré visto casi tantas veces como los de los Monty Python. Cuando los compre´(igual que los de Jeeves los tuve que buscar entonces fuera de España) los consideré un tesoro y así sigue siendo hoy.
      Efectivamente Wodehouse no es para mi, autor para leerse del tirón 7 de sus libros seguidos, puede cansar un poco lo similar de algunas historias, pero a dosis adecuadas es más eficaz que cualquier homeopatía.
      Saludos,

      Eliminar
  6. Me he leído muchos de los libros de Jeeves, con los que he pasado ratos estupendos. Me encanta ese humor tan inglés, tan distante y con soluciones tan rocambolescas. Jeeves no es nadie sin Bertie y este no es nada sin él. La serie sinceramente no la he visto aunque la buscaré ahora. Fry y Laurie son dos actores ingleses que admiro muchísimo sobre todo de la época en que hacían buen cine inglés. Mucho antes de dejarse deslumbrar por el brillo americano.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Si Jeeves hubiera caído con otro "Sir" o Bertie hubiera tenido desgracia de que la agencia le enviara otro Valet, nunca habría podido ocurrir nada de esto. Muchas veces me sorprendo pensando este tipo de cosas como si hablara de personas reales que se han encontrado en la realidad. Es como un Sherlock sin Watson o u n Watson sin Sherlock. Sus individualidades no serían casi nada. Nadie los seguiría mucho porque no llegarían a la eclosión completa.
      Si te gustaron tanto los libros y te gustan Fry y Laurie ya puedes correr a buscar la serie. Diversión garantizada. Además de los actores, la ambientación es magnífica.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Como Wodehousiana devota (creo que, menos su autobiografía, he leído casi todas sus obras), he disfrutado mucho con tu entrada y con los videos. No sabía de la entrañable amistad de Fry, Laurie y la Thompson en Oxford. Vaya grupo, ¡quién hubiera podido pertenecer a él! Tengo pendiente de ver esa serie, me temo que tengo cada vez menos tiempo para dedicarle a lo audiovisual. Pero sé que cuando llegue el momento, será un verdadero regalo.

    ResponderEliminar
  8. Si, tienen una amistad estupenda y envidiable los tres, y cuando han podido siempre han actuado juntos.
    Mira:
    http://www.youtube.com/watch?v=W9crgpsKj70
    y mira
    http://www.youtube.com/watch?v=8vwbYVbdzaQ
    y mira
    http://www.youtube.com/watch?v=Qg1ofLM9sGA

    (no decías que no tenías tiempo para lo audiovisual, jajajaj)

    ResponderEliminar
  9. Fan INMENSA de Fry y Laurie los conozco desde bien pequeñita pues las autonómicas pasaron 3000 veces la serie de BlackAdder, de adolescente lo guay era ver Peter's Friends y... vamos, que me parecen geniales. Incluso las primeras temporadas de House.
    Desconozco el mundo de Woodhouse, *se* que debería de entrar, que me reiría un montón, pero tengo taaaantos pendientes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ponlo en cola, todo llegará. La verdad es que de adolescente también me encantó ver "Los amigos de Peter", que descubrí más a través de Branagh y Thompson que de Fry y Laurie. No obstante hace poco volví a verla y me pareció pelín cursi... O envejece mal la peli´cula o envejezco mal yo.

      Eliminar
  10. Confieso que a pesar de disponer de varios de sus libros y ¡de la serie subtitulada! no le he incado todavía el diente a este par. Asumidas mis vergüenzas, hare lo posible por entrar en el selecto club de sus lectores hispanos. Tengo una selección en Anagrama de Wodehouse con una introducción amplia de Fry, un estudio en toda regla que demuestra todo lo que nos cuentas del gran actor. Por supuesto, yo también me considero fiel de ese par y por dar una nota de color, creo que una de las primeras películas que ví de Hugh Laurie era "Un ratoncito duro de roer" (ja, ja, ja, ), cuestiones de ver de todo con los niños.
    Siempre aprendiendo contigo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Sin olvidar que en su carrera americana hizo de sicario malo malísimo de Glenn Close (Cruella de Vil) en "101 Dálmatas". Que yo también lo veo todo con mis niñas ;-)
    Esa selección de anagrama está muy bien, yo también la tengo por ahi, en algún montón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://www.youtube.com/watch?v=mK56I1SDPc8

      Eliminar
    2. Otro dato de la carrera americana de Laurie: hizo de Mr. Little (en las películas de Stuart Little) es decir el padre de un chico y un ratón...
      Comparto la apreciación de los Peter's Friends pero en su momento me encantó y también llegué a ella por Keneth Branagh, infatuada por su Henry V, pero a quienes terminé siguiendo después fue a Stephen Fry, Hugh Laurie y por supuesto la fabulosa Emma Thompsom.
      Creo que me está subiendo demasiado mi anglofilia en sangre...

      Eliminar
  12. No había visto antes "Fry & Laurie Reunited" Tuve épocas de fanática furiosa de estos dos, pero los últimos años me había distraído un poco y abandonado la búsqueda en la red. Así que no sabés cuánto te agradezco por haber compartido la primera parte de ese programa! Puro placer ...y un poco de remordimientos por no saber tanto inglés como para entender absolutamente toso lo que dicen (bueno, lo mismo me pasa con "Jeeves & Wooster" tendría que conseguir los capítulos al menos con English captions).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Laurie y sobre todo a Fry se les entiende maravillosamente bien el inglés CUANDO HABLAN A RITMO NORMAL. De hecho, la de Fry me parece una de las voces mas maravillosas del panorama anglosajón (además de los audiolibros de Harry Potter le he escuchado en audiolibros con los cuentos de Chejov y otro con cuentos de Oscar Wilde (al que también interpretó en una película que aun no le he perdonado del todo). Pero cuando hacen chistes rápidos o cuando Fry está en fase hipomaniaca (él mismo las llama así en Twitter, son periodos en los que comienza a "over-twittering" y manda cincuenta tweets al día), el mando a distancia echa humo pasando el video hacia delante y detrás. Así que no te preocupes, que no eres la única.
      Fry and Laurie Reunited es relativamente facil de encontrar.... y como decía la presentadora de un concurso en nuestro país: "hasta ahí puedo leer la tarjeta...".
      Un saludo.

      Eliminar