jueves, 20 de diciembre de 2012

The Hobbit, de J.R.R Tolkien















Esta entrada va a resultar un tanto diferente de las habituales. En este caso no voy a dar introducción a una obra y un autor que, en general, son bastante conocidos y en los próximos meses, tras el estreno del film, lo será aun más. Solo se trata de compartir algunas opiniones sobre la novela. 

Comenzaré diciendo que soy admirador incondicional y propagandista irreductible de “El señor de los anillos” y de JRR Tolkien. Lo era desde bastante antes del boom cinematográfico y aun lo soy más desde entonces. Creo que “El señor de los anillos” es una de las mejores novelas que he leído nunca, en muchos aspectos. Primero el encuentro entre la novela y yo, su lector, acaeció justo en el momento adecuado, ya ni me acuerdo de cuantos años hace, en ese momento en que aun parece mucho más factible gran parte de lo que allí se narra. Segundo su estilo literario me parece inigualable en su campo. En el campo de la Fantasía leo solo a contados autores si lo reduzco al sentido más estricto de este género literario (si nos vamos a sus raíces con autores como Carroll, etc, se amplía bastante más mi afición). Pero ninguna de las mejores obras de Fantasía que he leído (ni siquiera las mejores de Ursula K Le Guin) se aproximan a esta. Sus personajes campan por mi memoria y es de las pocas obras con tantos personajes en que recuerdo los nombres de casi todos y los pasajes en que aparecen. La labor que Tolkien realizó para dar culmen a esta novela me parece titánica, la obra de toda una vida.

Tolkien
Dicho lo cual voy a explicar porqué, en general, NO me gusta “The Hobbit”. O por decirlo de otra forma, me parece una obertura tremendamente floja para la tremenda sinfonía que vino después. Acabo de concluir la cuarta lectura de esta obra en mi vida (dos veces en español, dos veces en inglés). Y la verdad es que como el hombre es el único animal que tropieza en la misma piedra no dos, sino veintidós veces, lo que me ha llevado a leerla tantas veces ha sido siempre exactamente el mismo motivo: “!Venga ya, una obra con personajes comunes con “El señor de los anillos” y con tanta fama tiene que tener algo¡”. Y ahi que me voy de cabeza. Y ahí que vuelvo a pegármela. 

Mas enanos que en Blancanieves

Si de algo adolece en mi opinión el Hobbit es de la mala definición de los personajes. Esta  es una novela en la que uno no se puede enamorar de los personajes. Ni de los buenos ni de los malos, que de ambos se puede uno enamorar en la obra que le siguió. Personajes tan interesantes en “El señor de los anillos” como los Elfos aquí parecen simplemente tontorrones (el inglés “silly” les viene al pelo), Bilbo no acaba de despegar, uno siempre anda comparándolo con Frodo y el tío siempre pierde frente al sobrino. Aunque según evoluciona Bilbo dentro de su proceso de maduración va adquiriendo más matices, no llega, en mi opinión, a eclosionar completamente. También los personajes "paralelos" que aparecen transitoriamente en la trilogía, maravillosos en muchos casos (Tom Bombadil, Treebeard o Bárbol en español...) brillan por su ausencia aqui. Es cierto que algún personaje de “El Hobbit” como Beorn (el hombre salvaje gigantesco que se transmuta en oso) puede llegar a evocar un sentimiento casi mágico, pero Tolkien no se aprovecha de esa chispa inicial como debiera.

Gandalf engaña a Beorn para ir presentando a los enanos.
Una de las escenas más divertidas de la novela. (©Ted Nasmith)

Los Wargs, los lobos salvajes que en su película Jackson reflejó de una manera extraña (parecían más hienas hiperdesarrolladas que lobos, que es lo que en realidad son y que servían de montura a los orcos además de realizar incursiones mortales por su cuenta entre los hombres) también son personajes oscuros que siempre me han atraido bastante más que los Goblins. Y no digamos ya los Trolls del Hobbit, que son algo casi ridículo, reflejados con nombres humanos de obrero inglés (Bert, Tom y Bill) y que hablan como si de un cockney cualquiera de tratase ("'Ere, 'oo are you?"). Bebiendo cerveza y comiendo cordero, uno se acuerda de cuando Bárbol dice que los Trolls fueron hechos como una burla macabra a partir de los Ents (los pastores de árboles) a semejanza de como los Orcos son una mala parodia de los Elfos. Aquí esa parodia está llevaba más allá de lo razonable en el caso de estos Orcos.

Bert, Tom y Bill, los orcos, en versión Jackson.


Un Warg (Wargo en español) cabalgado por un Goblin (Orco).
Aqui son más fieles al original que en El señor de los anillos.

Aparte de Beorn, los Wargs y a ratos solo alguno de los enanos (Thorin Oakenshield), el personaje más real y el único que conserva su esencia en la transición entre el Hobbit y el Señor de los anillos es Gollum. Ni siquiera Gandalf es el mago sabio que conocemos, en algunos momentos es solo alguien con un bastón que se enciende y que provoca estallidos de luz (solo algunos detalles como su capacidad para hablar con las águilas le redimen). Ni siquiera Elrond, el elfo señor de Rivendell es capaz de levantarnos la moral. Gollum con su estupendo episodio del hallazgo del anillo y el juego de los acertijos (el pasaje más emocionante de todo el libro para mi) si que es un personaje maduro y meditado suficientemente como para no tener que rehacerlo parcial o totalmente en la obra posterior.

"What has it got in its pocketses? Oh we guess, we guess, my precious. He's found it, yes he must, yes have. My birthday-present."
Escuchar hablar a Gollum es una de las experiencias más bonitas del libro, de las que pueden resultar mesméricas si uno las lee varias veces. Esas "s" entremezcladas con el grito de atragantamiento que le da nombre ("Gollum¡¡") es estupendo, verdaderamente magnífico:

"Ssss, sss, gollum! Goblinses! Yes, but if it's got the present, our precious present, then goblinses will get it, gollum! They'll find it, they'll find out what it does. We shan't ever be safe again, never, gollum! One of the goblinses will put it on, and then no one will see him. He'll be there but not seen. Not even our clever eyeses will notice him; and he'llcome creepsy and tricksy and catch us, gollum, gollum!"

Dicho todo esto, por ser justo, no querría dejar traslucir la idea de que la novela no merece la pena en absoluto. Es una buena novela de aventuras, especialmente buena para leer con niños, que nos la explicarán mejor a nosotros que nosotros a ellos. Simplemente es que no resiste la comparación con lo que vino después y por eso siempre me deja un leve sinsabor en la boca y el cerebro cuando acabo de leerlo. Es simplemente la sensación de que si sólo hubiera escrito esta obra, Tolkien nunca habría ocupado el lugar que ocupa en mi panteón olímpico. Dicho lo cual, insisto en que todo esto es solo una opinión.

Mientras tanto tengo mucha curiosidad por ver la película de Jackson (cosa que no suelo hacer con novelas que me gustan, salvo con “El señor de los anillos” otra vez). Tras leer ciertos pasajes de la novela he estado viendo en internet las escenas que el director ha desarrollado para las mismas. La impresión a priori es la de que la película será más emocionante que la mayor parte de la novela (Jackson aprendió mucho con su trilogía). Así que a ver que me encuentro cuando vaya al cine.


El monograma de Tolkien con sus iniciales.

En inglés: J.R.R. Tolkien. The Hobbit (70th anniversary Edition). Houghton Mifflin Company. 2007. 320 pps
En español: J.R.R. Tolkien. El Hobbit (Edición 70 aniversario). Editorial Minotauro. 2007. 288 pps.

24 comentarios:

  1. Yo fuí el domingo a ver la película y aunque según ciertas críticas en general al personal le ha parecido lenta, yo la he disfrutado muchísimo.
    No sabría decirte ahora mismo si mi impresión sobre el libro es la misma que la tuya. Yo leí el libro hace al menos 8 años (no recuerdo bien) y ahora tengo intenciones de leerlo otra vez.
    Si recuerdo, que en su día no me pareció tan bueno como El señor de los anillos, ni tan cuidado, pero teniendo en cuenta que a parte de El Silmarillion que Tolkien consideraba su obra maestra las demás las escribió un poco como ejercicio de estilo, no creo que El Hobbit sea tan mala, solo una primera prueba de un hombre muy minucioso a la hora de escribir.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego es perfectamente posible que yo esté tan enamorado de "El señor de los anillos" que sea exigente en exceso con la obra. De hecho estoy casi convencido de que así es. Yo, a diferencia de mucha gente, disfruté mucho el Silmarillion, pero eso si, leyéndolo solo a ratos y por fragmentos. Me gustó mucho.
      En breve iré a ver la película, que en realidad ya se que me gustará mucho....

      Saludos.

      PD: creo que tu apreciación final (la primera prueba de un hombre muy minucioso al escribir) es simplemente perfecta para describir lo que es el libro.

      Eliminar
  2. Yo aún no he ido, por incompatibilidades horarias con algunos amigos pues la queremos ver en inglés, pero caerá en las próximas semanas ¡Cómo no!

    Creo que lo releeré una vez la haya visto. De todas formas, fan incondicional que también soy recuerdo lo que comentas del libro... noté también muchas diferencias en caracterización en muchos de los personajes al cambiar el Hobbit por TLR, sobre todo lo de los elfos, pero claro que teniendo en cuenta que es una compañía de enanos... (lo que por otra parte es puro genio, pues lo de la enemistad enanos-elfos ha creado escuela).

    La sensación que siempre he tenido pero es de un libro de aventuras para niños con el que disfruté un montón a los 12 años, una especie de prueba primera para sus críos... y los críos de los demás (TLR fue la maravilla de cuando tenía 15-16, con eso tuve mucha suerte pues me los leí a la edad que creo hay que leerlos).

    ¡Qué ganas tengo! Por cierto que tengo la versión en castellano pero me falta la inglesa, y me encanta la portada de la que has puesto, como me estoy comprando la reedición de 50 aniversario con las portadas originales, seguro que me compró esta también.

    ResponderEliminar
  3. Afortunada tu, que puedes verlo en inglés. En mi tierra esas "modernidades" no llegan hasta que sale el DVD (o la versión correspondiente en Internet). Así que la veré en este idioma nuestro.

    La portada es muy bonita y es un dibujo realizado por el propio Tolkien para la primera edición. En esta edición en tapa dura además se incluyen las restantes láminas que el autor hizo para aquella edición, que a mi me gustan mucho. Hace juego con la edición 50 aniversario de la misma editorial de "El señor de los anillos" en tres volúmenes que tiene también las portadas de los dibujos de Tolkien.

    Concretamente son estas >> http://www.mytolkienbooks.com/books-by-tolkien/middle-earth-related/lord-of-the-rings/complete-sets/the-lord-of-the-rings-50th-anniversary-edition/

    ¡Quedan de bien en las estanterías!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PS: Ayer, por fin conseguí verla y he de decir que a pesar de los cambios, la disfrute un *MONTÓN* y que Martin Freeman es absolutamente perfecto para el papel. Cuando puedas mírala en inglés pues gran parte de la gracia (eeeeh, si es que no la has visto ya!) son las voces (y no quiero decir más sin que sea spoiler XD) y que Martin Freeman tiene el perfecto tono de voz para humor!

      Eliminar
    2. Pues yo también la vi hace tres días. Precisamente acabo de poner unos comentarios. A mi también me encantó como película. Me lo pasé bomba. Lo del inglés es una pena (para mí), porque estoy seguro de que añade un plus a la película que nos perdemos con cualquier traducción.

      Eliminar
  4. Me ha parecido curioso que compares a Tolkisen con Ursula K. Le Guin porque siendo adolescente me prestaron a la vez “El Hobbit” y “Planeta de exilio”. Me gustó mucho más el de Le Guin, “El Hobbit” lo encontré pesado. Por eso no leí “El señor de los anillos” hasta años después tras el boom de las películas y es una pena porque pienso que son libros que hubiera disfrutado más a otra edad. Todo esto hace que aunque me guste Tolkien no sea una apasionada. En el lado positivo no soy tan crítica con las películas que se hacen sobre su obra como los buenos conocedores de Tolkien.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A fin de cuentas son los dos mejores autores de literatura fantástica. Adoro "La mano izquierda de la oscuridad" y "El nombre del mundo es bosque". Pero son estilos muy diferentes entre si.
      Efectivamente el leer "El señor de los anillos" a cierta edad es una gran experiencia, pero al menos te quitó el sabor de el Hobbit.
      Yo adoro las películas y las críticas de algunos me recuerdan a la de ciertos aficionados a la Opera en el Teatro Real cuando yo iba por allí, las reacciones un poco extremistas de aficionados "entendidos".
      Por otra parte te diré que Le Guin, que idolatraba a Tolkien, habló mal de las películas en más de una ocasión, por considerar que no eran fieles al espíritu del autor. PAra gustos, colores.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Si El Hobbit no te gusta y lo has leído cuatro veces, miedo me da pensar cuántas veces lees los libros que te gustan.
    Supongo que debería darme vergüenza decir que no he leído nada de Tolkien, y lo único que puedo alegar en mi defensa es que, quizá, se me ha pasado la edad. Quién sabe, a lo mejor me lo planteo como uno de mis objetivos lectores para 2013.
    En cualquier caso, una entrada muy interesante y útil para mí, ya que, si me lanzo con Tolkien, ya sé por dónde no empezar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Eso mismo me decía esta mañana mi hija mayor al comentarlo yo en el coche: "¿Cuatro veces?¿Y no te gusta?" Y me lanzaba una mirada entre incrédula y desconfiada.
      Imagino que la de Tolkien es uno de esos sutipos de literatura que o te gustan mucho o simplemente no te van. Conozco a varios amigos bastante lectores que no sienten la más mínima atracción por esta obra. Es una literatura bastante diferente del "mainstream".
      Saludos.

      Eliminar
    2. Vaya, yo que quería que me animaras y me dijeras "¡no hombre! ¡Todavía eres joven para este libro!"

      Eliminar
    3. Jajaja. Perdona, hombre, no he demostrado estar nada ágil en este quite. Nunca se es demasiado mayor para ningún buen libro. Antes hablabas de las veces que leo los libros que me gustan. Quizá "Alice in Wonderland" se lleve tal (dudoso) honor. Unas once o doce veces.
      Nunca es tarde si la dicha literaria es buena.

      Eliminar
  6. Como friki (siento utilizar esta palabra otra vez pero no encuentro otra que lo exprese mejor) de Tolkien, sabía que a pesar de que tengo una opinión muy similar a la tuya de El hobbit estaría en el cine el día del estreno. Y pese a lo que me cuesta en los últimos tiempos ir al cine, allí estuve. Y disfruté como una enana, nunca mejor dicho.
    Y ahora al libro: leí El hobbit por primera vez justo al acabar El señor de los anillos. Claro, no pude ni acabarlo, creo que me quedé en las Montañas Nubladas, después de El señor de los anillos, lo encontraba demasiado flojo, un cuento para niños y poco más. Ahora espero leerlo en condiciones y poder acabarlo.
    Eso sí, tengo que decir que mis favoritos de Tolkien son El señor de los anillos y El Silmarillion (tengo debilidad por él, algo así como preferir al hijo mediano).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta claro que Jackson sabe gustar a la mayoría de los "Tolkienianos". Solo unos pocos (Esos si que son frikis y no tu) tratan de lavarse la cabeza pensando "¿Que diría Tolkien si viviera y viera la película?". Es rizar el rizo demasiado. Me alegro mucho de que compartamos (también) esta adicción literaria. Se que me gustará la película.
      Por eso decía en parte que el Hobbit es una aventura para leer con niños. Se le escapa el sentido mágico y si se me permite, metafísico de la trilogía posterior.
      Igualmente me encanta que te encante el Silmarillion.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Curiosamente mi opinión es un poco la contraria. Quizás porque leí "El Hobbit" de niñato me parece una obra más redonda en el sentido de "obra completa", mientrás que "El Seños de los Anillos" a veces fluctúa entre un exceso de descripciones, infantilismo (lo siento, yo no aguanto a Tom Bombadil, seré raro XD) y batallas despachadas en dos páginas frente a kilómetros de páginas dedicadas a la descripción de árboles. Por eso quizás por falta de pretensiones, por ser una historia más cerrada y ser poco más que un divertimento casi cerrado en si mismo, solo he releido "El Hobbit" años después. Releer "El Señor de los Anillos" con su final interminable, apéndices, discursos de tres horas sobre los ancestros a los que perteneció tal o cual espada, joya o herramienta me da mucho pereza.

    Eso sí, ¿Una obra tan redonda y concentrada (200 páginitas) estirada mosntruosamente hasta las nueve horas de duración fílmica? Debo decir que eso me da casi más pereza que releer "El Señor de los Anillos". Opino que Jackson se ha plegado al vil metal para ofrecer más de lo mismo cuando no era necesario. Pero bueno, esto son los balbuceos de un gruñón navideño estilo Scrooge XDD

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues confirmas lo que me dijo el otro día un amigo y no me podía creer. De hecho no me lo creí. ¿Ha hecho una trilogía? ¿Sobre el Hobbit?. Increíbleeee. ¿Como lo ha hecho? Imagino que lo veré en el cine, pero entonces ha hecho una película de las primeras 70 páginas del libro?. Caramba, eso si que es imaginación.
      El Hobbit mi me parece más simple como historia y por tanto más fácil de cerrar como libro. El Señor de los anillos tiene una cosa curiosa que es lo que antes comentaba con El Niño Vampiro: Fijate que yo siempre he recordado y disfrutado del libro las descripciones de los árboles, los bosques y los ríos mucho más que las batallas. En realidad solo Jackson al hipertrofiar la importancia de las batallas me hizo fijarme mucho en estas. Antes me pasaban desapercibidas. A lo mejor por ese gusto por árboles y ríos también es por lo que me gusta Tom Bombadil.
      Por cierto, he de reconocer que los Apéndices no los he leído nunca (El libro en si tres veces).
      Amores de juventud.
      Saludos

      Eliminar
    2. Correcto, trilogía total. Se han cogido cosas de los apéndices, y personajes como "Radagast" acaparan horas de protagonismo. Además de inventarse personajes, como una elfa que interpreta Evangeline Lilly. Pero la cuestión es que, aparte de todo esto, la acción está por lo visto estirada hasta la nausea, con una verborrea que puede inducir facilmente al sopor. Solo la fiesta en casa de Bilbo dura, por lo visto, casi una hora de película!! :O

      Es una maniobra mercantilista por ofrecer algo lo más parecido posible a la trilogía anillera, y a mi esas cosas me dan mucho asco. Encima las dos últimas pelis de Jackson me parecieron basura, con lo que creo que explico bien mis pocas ganas de visitar de nuevo La Comarca XD

      Eliminar
    3. Madre mía, que cosa más rara. No tenía ni idea respecto de esa "variante". Creía que cuando fuera al cine la semana próxima iba a ver toda la historia. Eso si que es desviares de la obra escrita a lo grando.a ver que me encuentro en la sala de cine

      Eliminar
  8. Yo leí primero "el señor..." y después "el hobbit" más que nada porque ese fue el orden en que los publicó Minotauro. Creo que lo que leí fueron las primeras ediciones en castellano, entre el 79 y el 82 más o menos.
    Madre mía, hace más de 30 años. No debería haber leído la entrada, se me han caído todos esos años encima de golpe, qué horror. Con razón no tengo un recuerdo nítido de los libros.
    En aquella época estos libros se leían por el boca a boca: nadie sabía quién era Tolkien, el precio de estos libros estaba fuera de los posibles de los adolescentes de aquellos tiempos y las bibliotecas no eran una opción, así que una clase entera se nutría del volumen que tenía un privilegiado, y la presión para terminarlos era enorme dada la lista de espera.
    Tengo un buen recuerdo, borroso pero bueno, de los dos (y del Silmarilion que sacaron un poco más tarde).
    Me voy a llorar a una esquina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espera, que me voy contigo, que ese es el mismo tiempo que hace que lo leí yo. La verdad es que aún no me acostumbro a pensar automáticamente que cuando hablamos de los 80 hablamos de hace treinta años. Madre mía, ¿para qué me lo has recordado? :-)
      Por otra parte mi situación era idéntica a la tuya. Ambos libros fueron prestados y sólo quince años después tuve ejemplares propios de los mismos. Igualmente no tenía dinero para esos excesos y las bibliotecas públicas por aquí no tenían ese tipo de volümenesmodernos"

      Eliminar
  9. Lo cierto es que son lecturas que me quedan lejanas ya. Eso sí, tengo el recuerdo de que "El hobbit" me gusto tanto o más que "El señor de los anillos" y aunque la historia era más sencilla me pareció redonda. Pero como yo no lo he releído, mi opinión se pierde más allá de la tierra media.
    La versión cinematográfica de "El señor de los anillos" me sorprendió gratamente en su primera parte, para ir declinando poco a poco. Creo que en un principio se contuvo con los efectos especiales y al final se desbordó sobremanera. Pero es una película que no me importa visionar repetidamente porque es una fantasía atractiva. Imagino que "El hobbit" tendrá muchos puntos en común con las anteriores versiones y por tanto ya estoy avisado.
    Respecto a releer "El Hobbit", he pensado que hacerlo con mis hijos en voz alta podría ser un buen ejercicio. A ver si me animo a ello.
    Por lo demás, felicitarte de nuevo por tu buen trabajo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ahora le estoy contando y leyendo a ratos la historia de El Hobbit a la más pequeña. Le parece raro eso de alguien más pequeño que un enano, con los pies peludos y sin zapatos. La mayor no entra por el aro. Puestos a leer trilogías, ella prefiere los vampiros y hombres lobo de "Amanecer". Que le vamos a hacer. Así se hace uno su propio criterio. Para los niños la historia de "El Hobbit" es divertida (las escenas con los enanos lo son) y bastante emocionante, así que podría ser buena idea.
      Gracias por la felicitación. Viniendo de ti, vale doble.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. A mí, sin embargo, no me parece tan grave la falta de profundidad psicológica de los personajes. Hace muchos años que leí "El hobbit" y, desde los enanos al dragón, pasando por los wargos, tuve la sensación de que eran personajes conocidos. Ocurre con ellos lo mismo que en "Harry Potter", que tanto Tolkien como Rowling se sirven a discreción de mitologías varias, pero lejos de molestar al lector esto le da la sensación de reencontrarse con viejos amigos. Además en "El hobbit" está ya esa geografía maravillosa de Tolkien y la estructura de viaje con prueba iniciática que le da a la obra ese tono mítico tan cautivador del que espero encontrar algo en la película.
    Un saludo a ti y a tus lectores y feliz navidad a todos.
    Ricardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Ricardo, estoy de acuerdo en que son personajes arrancados de las entrañas de nuestra memoria ancestral (¿quien puede no conmoverse con un Elfo o un gigante o un mago, por no decir un dragón?) pero personalmente lo que me parece un poco vacío es como los trata. Los enanos son gruñones (en mal sentido), nada de fiar y pasan casi de puntillas por el libro siendo los supuestos protagonistas. Los elfos no tienen nada de la majestuosidad que exhiben en El señor de los anilllos y que uno espera en esta raza., etc. Pero ya digo que en parte es mi exagerada exigencia casi seguro.
      Muchas gracias por la felicitación e igualmente, que disfrutes las fiestas con salud, dinero, amor y libros.
      Un abrazo.

      Eliminar