domingo, 14 de octubre de 2012

NW,de Zadie Smith









Hysterical Realism (Realismo histérico). Es un movimiento literario. ¿Soy el único al que le sorprende ese nombre?. Bien, Pues fue creado expresamente pensando en la superrecomendable obra White Teeth ("Dientes blancos") de Zadie Smith. Luego fue aplicada a autores anteriores como Pynchon o De Lillo. La propia Smith aceptó el término como la referencia a una prosa exageradamente elaborada, a veces hasta lo absurdo, encaminada principalmente a estudiar o exponer detalladamente ciertos fenómenos sociales.


La mezcla racial de Londres no tiene parangón, hasta donde llega mi conocimiento, en ningún otro lugar. Hay zonas de Estados Unidos (Manhattan es el prototipo) donde conviven todas las razas a diario, pero es muy diferente. Fuera del roce en el seno de la relación escolar o laboral, las razas están muy delimitadas en general. Los chinos están con los chinos, los negros con los negros, etc. Indudablemente hay cruces, pero no es como Londres. En Londres uno puede sentarse a tomar un café en una terraza y solo con dedicarse a tratar de averiguar de donde vienen los ancestros de un niño o una muchacha (o muchacho, según gustos). ¿De donde puede ser esa mezcla de piel aceitunada, ojos azules  almendrados, pelo pajizo...?. Seguro que tiene sangre hindú, o algo de sangre negra... Me sorprendo jugando a eso más de una vez. No obstante, ciertas zonas de la ciudad, como toda gran ciudad, está acaparada por poblaciones de determinadas características raciales (y económicas y laborales).

Distribución de los grupos étnicos en Londres. En un orden aproximado:
Blancos británicos - Indios - Otros blancos - Negro africano - Negro caribeño -
Mezclas - Irlandés - Pakistaní - Bangladesí....

NW es North West (Noroeste), la zona de Londres donde nació la autora y la zona de Londres donde se desarrolla la acción de la novela. Concretamente Smith nació en 1975 en el Borough de Brent, una zona de clase media-baja, esencialmente trabajadora y que no suele estar en las guías que nos llevamos de viaje a Londres. Su padre, inglés, le aportó el más soso de los apellidos, pero su madre, jamaicana, decidió que su nombre sería Sadie (que luego cambió a Zadie, que suena menos triste). Esa es la magia de Londres.

Zadie Smith. Interesante mezcla.


Smith es conocida además de por sus libros, por sus opiniones, lo cual viene a ser (afortunadamente) casi lo mismo. A más de uno en el gobierno británico le han picado sus opiniones acerca del cierre de bibliotecas con que en su país se ha comenzado a "atajar la crisis" (Dios mío). La biblioteca de Kensal Rise en West London, en la que ella se crió intelectualmente fue marcada para ser cerrada, lo que llevó a una "declaración" de Smith en la BBC en la que la autora calificó de "vergonzosa" la política cultural de su gobierno.  A lo mejor por eso Smith ha comentado recientemente que escribió casi entera esta, su última novela sentada en una biblioteca de Manhattan (Es broma mía. O eso espero).

La biblioteca de Kensal Rise
Zadie Smith en un acto en defensa
de la bilioteca.

No se si es mi sesgo, espero que no, pero el estilo de la novela huele en muchos momentos a "Woolfiano". Igual que pasa con la señora Dalloway, hay que estar atento a quien está hablando (al menos si se lee en inglés o al menos si se lee con mi nivel de inglés), lo cual no es difícil, pero requiere cierto nivel de esfuerzo a veces y, también a veces, puede llegar a producir leve dolor de cabeza. Los párrafos no dialogados a veces frenan un poco la soltura con la que avanzaba por la novela. De hecho, estoy convencido de que el personaje de Leah le debe mucho a Clarissa Dalloway, no puede ser casual. Esa mezcla de inocencia (casi de "pardillismo") y determinación tiene que venir de algún sitio. ¿Y de cual mejor?.

Nada más abrirse el libro, tras leer un párrafo reclinado en el sofá, me senté y pensé "voy a leerlo otra vez más", "esto, esto... es flujo de conciencia". Y así es. No obstante, igual que con la obra de Woolf, la experiencia es tremendamente gratificante. Uno lee cada párrafo, cada página y piensa en lo bien, bien escrito que está. El efecto directo es como una bofetada en la cara. Seguida de una mano que nos tiende un dulce. Primero sorpresa. Luego... hmmm.

Además del stream of conciousness, alternado con párrafos convencionales, la autora recurre a otros medios que no dejan de sorprender. Los párrafos son erráticos en su duración, al igual que los capítulos (Pueden durar un solo párrafo o diez páginas). Recurre al uso de la escritura "no convencional" en ocasiones, lo cual me ha parecido muy divertido. Os pongo algún ejemplo:

Unconventional Writing 1
Unconventional Writing 2

Frases cortas que a veces no aportan absolutamente nada al sentido del libro y otras no lo aportan solo en apariencia (hay que estar atento). También la transcripción literal del "sub-idioma" de los habitantes del barrio, similar al que podríamos ver en una novela del Bronx: "You nah listen'¡ Me nah got all the day to tell you da same damn thing over and over¡". La verdad es que para los que disfrutamos aprendiendo los giros del inglés es una gozada. Me encanta la plasticidad que confiere a su idioma esta mujer, sin duda una gran escritora.

Pero por favor, que nadie se llame a engaños. Estas "rarezas" son un juego con el lector. Y si uno entra en el juego se lo pasará bomba. No es un libro tan difícil. La capacidad magistral de Smith para englobar no solo explicaciones de las relaciones de los estratos y mareas de la sociedad, sino para transmitir por boca de los integrantes de esta una serie de reflexiones filosóficas agudas como cuchillos es impresionante.

En este video podemos ver a la autora leyendo un fragmento de la obra (concretamente el inicio):


Y en este otro (que forma parte de una serie) también la voz de la autora leyendo sobre fotos de las calles en que se desarrolla la obra, su barrio:


Respecto del argumento diré que es la parte más fácil y más difícil de explicar. Es la historia de un puñado de personas, cuatro o cinco, que entrecruzan sus vidas. Todas ellas viven y (casi todos) se han criado en este distrito de Londres, el noroeste.
Leah is as faithful in her allegiance to this two-mile square of the city as other people are to their families or their countries. She knows the way people speak around here, that fuckin, around here is only a rhytm in a sentence.
Leah es la única blanca del grupo, su marido es medio argelino, su mejor amiga caribeña y el marido de esta mitad italiano mitad de Trinidad. Leah cree que la sociedad le pide tener un hijo (al igual que se lo pide su madre), pero ella no está segura. El tiempo no transcurre igual para todos. El tiempo pasa, el reloj no se para. ¿Que puede deparar este tiempo a las vidas de estos seres absolutamente sin importancia?. Leah se siente atraída hacia una mujer que tras timarle 30 libras aparece repetidamente en su camino en el barrio.

"My writing desk is covered in open novels"
(Mi escritorio está cubierto de novelas abiertas)

El volumen lo traje de Londres y tuve la suerte de que al estar recién salido, en la Waterstones (siguiendo su costumbre habitual), pude pillarme un ejemplar autografiado por la autora. Yo, que no soy muy fetichista con estas cosas (ni con otras, que soso) me alegro. Porque el libro me ha gustado mucho, mucho. Lo diré bien claro, que luego me dicen por ahí que no queda claro en el blog si alguno de los libros me ha gustado o no. ESTE ME HA GUSTADO MUCHÍSIMO.

Un libro muy, muy recomendable para aquel que pueda verse interesado en una de las escritoras más interesantes de la literatura británica actual y toleren un cierto nivel de variación de la escritura "tradicional".

Rubricado queda

En inglés: NW. Zadie Smith. Edit. Hamish Hamilton 2012. 295 pps.
En español: aun sin traducir (octubre 2012)

27 comentarios:

  1. Me encantó Dientes blancos, así que es posible que lea este, pero no en inglés. Sé que se pierde mucho en la traducción en un libro como este, pero creo que me va a costar muchísimoooo.
    Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te gustó dientes blancos seguro que este te gusta. Y efectivamente. dentro de que mi nivel de inglés no es de Cambridge, en inglés resulta a ratos lento de traducir (insisto, con mi nivel). Que lo disfrutes.
      Un saludo y gracias a ti por opinar.

      Eliminar
  2. Por mi casa han rodado dos ediciones de White teeth y nunca le he hincado el diente (geddit?), y no por falta de ganas, sino por esas cosas que pasan (¿dónde está? ahora lo estás leyendo tú, ahora yo he empezado otro...). El que reseñas en esta entrada tan interesante tiene muy buena pinta. Pero creo que primero intentaré de una vez por todas ir a por el otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque hace cierto tiempo que lo leí, de "White teeth" guardo aun mejor recuerdo que de este. Estoy casi seguro de que te gustará. En su época además me resultó muy sorprendente el estilo de la autora. Lo cual he confirmado con este. No es que sea 100% original, pero esta muy, muy bien desarrollado.
      Por cierto, es un gustazo eso de tener los libros en inglés tan disputados en casa. Puede parecer una desventaja, pero es auténticamente envidiable....

      Eliminar
  3. Me encantaron tanto Dientes Blancos como Sobre la belleza...Me encantaría leerla en inglés, pero creo que me perdería muchas cosas, por eso no me arriesgo. En cualquier caso creo que está bien traducida no noté nada raro al leer esas dos novelas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respecto de la edición en español de la obra de Zadie Smith solo he leído una pequeña parte de la versión española de "Dientes blancos" (Ya la había leído en inglés y me pillo una tarde en casa de un amigo que la tenía allí y comencé a repasarla. Por lo que leí, coincidido contigo, la traducción es fiel e indudablemente también hay que tener en cuenta el número de páginas del libro y el esfuerzo mantenido que supone. Asi que me parece perfectamente lógico esperar a leerla traducida. Seguro que dada la fama que la autora está consiguiendo no tardará en aparecer la traducción, probablemente en Ed Salamandra también (que por cierto es una editorial que cada vez me gusta más).
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Como siempre que descubro un autor interesante por aqui, mi reacción es agradecertelo porque "es de bien nacidos..." blah blah. A pesar de lo que parece leyendo algunos de mis post me gustan estos experimentos literarios siempre que se usen con un sentido y sin perder de vista la historia, como parece que es el caso leyendo tu comentario. Otra cosa que siempre me ha encantado es la escritura "no convencional" como tú la llamas, desde que descubrí los caligramas de Apollinaire. Así que le hincaremos el diente (el "diente blanco") a esta autora.

    En otro orden de cosas, pienso ir en breve a Londres y me llevaré como oro en paño tu ruta "sherlockiana". Me ha descubierto lugares que desconocía y que no se me pueden escapar!!

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la "innovación excesiva" también a veces se me indigesta un poco a mi. Pero para cualquiera que haya leido a Virginia Woolf o algunos Faulkner, esto es pan comido.

      Lo de Londres, fenomenal, envidiable, maravilloso. Es de las pocas ciudades de las que siempre digo que tal como me bajaba del avión en Madrid (en este caso fue Málaga), me montaría en otro y me volvería allí. Lugares de Londres asociados a Sherlock y Doyle ya sabes (me consta que eres holmesiano "advanced") los hay a cientos. Y hay muchos libros especificamente dedicados a esa relación (ciudad-autor-personaje). De hecho uno de los que me traje de allí ("The Sherlock Holmes Miscellany") tiene un buen capítulo dedicado a ello (como para prepararme otra excursión).

      Me alegro mucho de que te gustara y espero de verdad que disfrutes el viaje, tanto la parte que compete al detective como el resto.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Por cierto, repasando la bibliografia del detective de Baker Street disponible, me acordé de ti al encontrarme este volumen:

      http://www.bookdepository.co.uk/Sherlock-Holmes-Affair-Transylvania-Gerry-Ohara/9781780920368

      :-)
      Saludos.

      Eliminar
    3. Jajaja, que bueno!! Normalmente es en el viaje turístico de Drácula por Londres cuando se ha encontrado con nuestro detective, por esos mundos pasticheros de dios, pero creo que es la primera vez que veo a Sherlock haciendo las maletas para irse a Transilvania XD

      Eliminar
    4. Si, no se cuál de los dos andará más perdido en casa del otro. Probablemente Holmes.
      :)

      Eliminar
    5. ¡¡Sin duda!! Drácula se hizo un master antes de ir a Londres, y Holmes ya sabemos que no era de viajar mucho -quitando aquel famoso "hiatus" de tres años-, a pesar de lo que pueda decir algún graciosete como Garci.

      Eliminar
    6. Pues ya ves tu que el otro día me encontre en editorial Acantilado un "pastiche" holmesiano que explica que en ese hiatus, holmes estuvo resolviendo casos detectivescos en China nada menos. ¿Te lo imaginas allí?.

      Eliminar
  5. Ya sé que eres (o eras) poco amigo de exotismos, pero la experimentación es bastante habitual en la literatura postcolonial inglesa, desde Caryl Phillips a Jamaica Kincaid, de Jean Rhys a Patricia Grace o Murray Bail. Zadie, aunque inglesa, creo que tiene las influencias suficientes para meterla en ese saco, como Monica Ali o Kureishi. Eso sí, cada uno experimenta a su aire, nada de etiquetas.
    A ver si así miras con mejores ojos a los exóticos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Jaja. Para una vez que maté a un gato...
    Pues la verdad es que leyéndola de nuevo, Smith me parece poco exótica. De hecho me pace muy Britsh en muchos aspectos (ya te digo que a ratos me recuerda a Virginia Woof). Lo más exótico parecen sus orígenes y sus rasgos (muy atractivos en mi opinión). Pero por lo demás parece mimetizarse bien con el entorno.
    Rhys me fascina. Los otros los tengo pendientes. Trato de ponerme al día....
    Por cierto, te parece exótico el Nobel de literatura???
    Exótico, mediático, político, no se. La literatura China no es mi fuerte

    ResponderEliminar
  7. Bueno, los exóticos postcoloniales británicos también resultan muy british en muchos aspectos (el mejor ejemplo puede ser Rhys, exotica en muchos aspectos pero british en muchos otros), por eso meto a Zadie entre los exóticos.
    Con respecto al Nobel, tuvimos una conversación en mi blog hace exactamente un año en la que te predije un exótico para este año, lo único que yo me iba a África (Thiong'o o Achebe), acerté en el exotismo pero me equivoqué mucho en la latitud. Yo como tú, la literatura china no es mi fuerte, bueno, en realidad ni fuerte ni débil, no está dentro de mis intereses y mi ignorancia sobre ella es prácticamente absoluta.
    Ya que de todas formas en cierto modo algo intuí para este año voy a intentar una predicción para el próximo: será un autor teatral, quien sabe si William Trevor, quien sabe si incluso Sam Shepard. En un año la respuesta.

    ResponderEliminar
  8. Voto por Sam Shepard. Y a Achebe, que no lo conocía de nada, desde que lo mencionaste me lo encuentro hasta en al sopa.
    Debería leerlo. Mea culpa.

    ResponderEliminar
  9. Vale, van dos votos por Shepard, aunque no creo que nos tengan muy en cuenta.
    Sí, últimamente se está sacando mucho de Achebe en español, de momento sólo sus novelas, pero espero que también acaben editando sus cuentos y su poesía. Con Thiong'o, aunque son muy distintos entre sí, está considerado el padre de la novela moderna africana, así que sí, aunque sólo sea para satisfacer tu infinita curiosidad, deberías de leerlo. Me temo que a alguien le van a decir que la nueva compra de BDP es culpa mía, estoy mejor callada.

    ResponderEliminar
  10. Me apunto autor y el título de Dientes Blancos. Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Yo fallo con Zadie Smith... no hay manera que le "hinque el diente", como dicen un poco más arriba, y eso que solo oigo maravillas de ella. Pero es que no sé que hago que no entra nunca en mi radar. Este libro, pero, tiene que ser *muy* divertido, mi filóloga interna se regodea con los experimentos de lenguaje, y me encantan los acentos de manera patológica (te puedes creer que en Berlín oí a un escocés hablar y casi me pongo a seguirle solo para poder seguir oyéndole? estoy un poco mal XP) así que me lo apunto SIN DUDA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huy, pues si eso fue en Berlin, imagínate en Edimburgo. Entre la guía que nos llevó de ruta por las Highlands, que entre el acento y la poca gana que tenía (ella), no me enteré del 30% de lo que dijo y el gustazo de tratar de descifrar lo que les oía hablar, creo que me tiré un mes respondiendo "Aye" cuando quería decir que si a algo. La verdad es que esos acentos "extraños" son entretenidísimos. En una ocasion, en una cafetería, sentado al lado de dos muchachos, me dieron ganas de grabarlos con el iPhone para luego volver a oirlos, pero ya me pareció demasiado indiscreto (no hablaban de nada personal, era algo casi hipnótico, como dices.)
      Saludos.

      Eliminar
  12. Una pregunta.
    Dices que este libro te recuerda mucho a Virginia Woolf y a Faulkner.
    ¿No crees que llamar experimentación a utilizar las herramientas del modernismo que llevan noventa años usándose es un poco exagerado? Salvo que haya muchas más cosas, claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien observado. Desde luego, tampoco llamaría yo innovador al estilo de Zadie Smith. Nada de lo que hay en el libro es algo que no se haya visto ya. Realmente es muy difícil romper las normas literarias con algo totalmente diferente, claro, aunque el conjunto es original. Quizá es también que los libros que he leído inmediatamente antes de este eran casi todos decimonónicos y la sorpresa al cambiar a este ha sido mayor.

      Porque por otra parte reconoceré que tanto Woolf como Faulkner en sus momentos más extremos son más sorprendentes o difíciles que Smith.

      O sea que si, que he exagerado (una vez más la hipérbole me pierde).

      Gracias y saludos.

      Eliminar
  13. Bueno, se puede mirar de otra forma, las aportaciones del modernismo siguen estando vigentes.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a Dios.
      Bueno, gracias a Dios solo cuando quien las recoge sabe utilizarlas como corresponde, claro.

      Eliminar
  14. Yo de Zadie Smith sólo he leído “Sobre la belleza” porque es un homenaje a “Regreso a Howard´s End”. Y no es que suela leer clásicos modernizados pero la novela de Forster es una de mis favoritas. De todas formas, me recordó más a David Lodge que a Forster porque sin ser humorística tiene similitudes con “Intercambios” al desarrollarse en una universidad y hacer una crítica de cierto tipo de profesor. Tendré en cuenta NW en el futuro.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Zadie Smith es una admiradora de Forster entre otros muchos escritores ingleses. Precisamente dentro de poco voy a colocar otro post que trata, entre otras cosas, de esa opinión de Smith acerca de Forster. Espero que te guste.
    Acerca de "Sobre la belleza", lo tengo comprado desde hace mucho tiempo, pero se me quedó atascado en la lista de lecturas pendientes. Lo iba a rescatar ahora tras "NW", pero precisamente ese otro que estoy leyendo de Smith lo retrasó.
    Yo también adoro a Forster, Howard´s End y a Cecil Vise.
    Un saludo.

    ResponderEliminar