miércoles, 31 de octubre de 2012

Lord Peter, de Dorothy L. Sayers




La gran ventaja de decir la verdad es que nadie la cree nunca [Dorothy L. Sayers]

Imagino y casi deseo que muchos ya conoceréis a Lord Peter Wimsey. Al menos los amantes de la ficción detectivesca seguro que lo conocen. Es la obra principal y niño mimado de una gran escritora del género (una de las más grandes) llamada Dorothy L. Sayers. 

Aparte de para comentar un poco el libro, valga esta entrada a modo de presentación del personaje. Esta es la recopilación de los relatos cortos protagonizados por el Lord Detective. Más adelante comentaré alguna de las novelas en que hace también su aparición estelar.


Yo conocí a Lord Peter y descubrí a Sayers a través de la novela de 1935 "Gaudy Night", una de las experiencias más amenas en las lecturas del género detectivesco de mi vida. Además coincide en ella Lord Peter con Harriet Vane, otro estupendo personaje de Sayers, una escritora de novelas de misterio que acompaña en varias obras a Wimsey, con el que acabará casándose, licenciada en Oxford y con un nivel intelectual totalmente equiparable al de su marido.

Dorothy L. Sayers
Y ¿que decir de Lord Peter Wimsey?. Bueno, pues que es una de las muestras más depuradas del genero detectivesco. De todos los otros protagonistas de ese género, para mi, solo es superado por el imbatible Sherlock. Wimsey es un Sherlock sin sus manías y su lado antisocial. Es un padre Brown sin su simplicidad (a veces no totalmente fingida). Es un Hercules Poirot sin su complejo de superioridad. Un Gervase Fen sin su delirio. En resumen, un producto refinado en el arte de la deducción. Y además muy divertido y parido por una escritora muy amena. Wimsey es el arquetipo del detective "gentleman". Para el, resolver crímenes retorcidos es un hobby, más que una necesidad o alimento mental al estilo Sherlock Holmes. Por ello es frecuente que tenga que resolver estos misterios por motivos que implican la seguridad de los demás (su hermano es acusado de asesinato, Harriet Vane recibe también una falsa acusación...) más que por un puro sentido de justicia. Tambien Bunter, su criado (su doctor Watson, aunque menos protagonista), el mismo que le salvó la vida en la primera Guerra Mundial cuando cayó herido, le ayuda en sus pesquisas y también colabora con el inspector jefe de Scotland Yard, Charles Parker (que a su vez se casará con la hermana del detective). Y Bunter, el criado, es estupendo, una mezcla de Jeeves con el dr Watson, muy divertido:



El elegante Winsey de Ian Carmichael

Llevando por increíble nombre completo el de Peter Death Bredon Wimsey y siendo hijo del Duque de Denver, habiendo cursado estudios en Eton inicialmente y posteriormente en el Balliol College de Oxford donde se graduó en Historia Contemporánea, Lord Peter también tiene una dirección en Londres, como Sherlock. Pero ojo, el vive en la zona céntrica (aunque entonces no tan turística), en el 110A de Picadilly, una zona muy diferente a la de Baker Street donde habita Sherlock. Igual de diferente es su estudio, como en un intento de ratificar las diferencias de Wimsey con el gran detective canónico por parte de su autora. Leemos:
Tres días después Lord Peter Wimsey estaba sentado en su salita flanqueada de libros en el 110A de Picadilly. Los altos ramos de narcisos en la mesa sonreían en la soleada tarde primaveral y cabeceaban con la brisa que entraba de la ventana abierta. La puerta se abrió y su señoría levanto la vista de una hermosa edición de Les Contes de La Fontaine, cuyas preciosas ilustraciones coloreadas a mano, obra de Fragonard estaba examinando con ayuda de una lupa.
Wimsey es cortés y educado, gran conversador y anfitrión, enamorado de los libros, que pueblan su casa. Conocedor a partes iguales de temas históricos, literatura, música o enología. Un perfecto y ejemplar hijo de Oxbridge. Por supuesto tiene un Club social en Londres al que acude con regularidad como cualquier gentleman que se precie en su época. En este caso es ni más ni menos que The Egotist´s Club.



Su aspecto físico, por otra parte, parece a veces fundirse con el del sabueso de Baker Street. Asi lo define la autora en Whose Body?:
Lord Peter terminó una sonata de Scarlatti y luego se examinó pensativamente las manos. Sus dedos eran largos y musculosos, de robustas articulaciones y de anchas yemas. Mientras tocaba, sus ojos grises y duros se suavizaron, y su boca grande adquirió, en cambio, una expresión más firme. Nunca tuvo pretensiones de hombre guapo y siempre creyó que le desfiguraba mucho su barbilla estrecha y larga, y la frente alta y huidiza, acentuada por el cabello liso y de color claro. Los periódicos laboristas, suavizando la línea de la barbilla, lo caricaturizaban como un típico aristócrata.
Y de hecho a veces hacen un guiño en esa dirección, por ejemplo cuando su hermana dice a Peter:
"I´m riding with Freddy Arbuthnot," said her ladyship, "as you might see by my legs, if you were really as big a Sherlock as you make out." ("Estoy montando a caballo con Freddy Arbuthnot", dijo su señoría, "como podrías ver por mis piernas si fueran tan buen Sherlock como aparentas")
En muchos aspectos, Wimsey recuerda a algunos escritores reales de la Gran Bretaña de la época, los escritores cultivados que participaron como espías o soldados destacados en ambas guerras mundiales. Educado en Oxford o Cambridge, cosmopolita, caballeroso, con humor sarcástico e inteligente.

Autores y personajes de novelas de detectives. Lord Peter arriba izquierda.
Sherlock, Father Brown, Chesterton, Marple, Poirot, Poe, Charlie Chan... 

Por otra parte, Harriet Vane no es más que una máscara bajo la cual se acurruca la propia autora, Sayers, para meterse dentro de su obra y de una manera directa exponer su idea acerca del papel que la mujer debe desempeñar en la sociedad de la época, la igualdad intelectual entre hombres y mujeres con similar formación o las diferencias entre la visión del mundo por parte de las de Eva y los de Adán. Son muchos, muchos, los que piensa que Dorothy L. Sayers estuvo enamorada de su personaje masculino hasta más allá de lo platónico. Eso contribuye a la teoría de que Vane es solo una usurpación de identidad por parte de Sayers.

El detective es protagonista de once novelas de Sayers (más una incompleta) y cuatro colecciones de relatos (recopilados en este volumen). Entre las novelas recomendaría (de las que  yo he leído, que no son todas): Gaudy Night (Los secretos de Oxford, 1935), Strong Poison (Veneno Mortal, 1930), Busman´s Honeymoon (Luna de miel, 1937)  y Five Red Herrings (Cinco Pistas falsas, 1931). Todas ellas están traducidas al español en Editorial Lumen. En la Televisión británica ha habido al menos dos exitosas adaptaciones de la obra de Sayers. En una de ellas el protagonista es interpretado por Ian Carmichael (con traje gris en esta escena):


En la otra (posterior) el detective corre a cargo de Edward Petherbridge:



Edward Petherbridge fue Lord Peter Wimsey en una
exitosa adaptación en forma de serie de la BBC.

De la autora, nacida en Oxford, ciudad a la que siempre quedó ligada, tanto en su vida como en su obra se dice que creció solitaria, estudiando en casa con profesores e institutrices y que a los 4 años leía fluidamente, a los 5 hablaba francés y a los 7 latín. Estudió en el Somerville College de Oxford. En 1930 fue una de las patas del maravilloso trípode que creó el Detection club, junto a G.K. Chesterton y Agatha Christie, siendo su presidenta entre 1949 y 1957. Aunque creo algunos otros personajes, ninguno se aproximó al carisma de Wimsey.

Escultura de D. L . Sayers y su minino.

Los relatos del volumen son habitualmente cortos, divertidos pero mucho menos elaborados que las novelas, con frecuencia empiezan directamente poniendo toda la carne en el asador:
Se esperaba que el Zambesi llegara, según decían, a puerto a las seis de la mañana. La señora Ruyslaender reservó una habitación en el Magnifical con el corazón lleno de desesperación. Solo nueve horas y estaría saludando a su marido. Tras esto comenzaría el enfermizo periodo de espera -podían ser días, podían ser semanas, incluso puede que meses - hasta el inevitable descubrimiento. 
Asi se inicia The Unprincipled affair of the practical joker. A partir de ese párrafo nuestra cabeza ya empieza a trabajar: ¿Que es eso que se va a descubrir? ¿Porqué no quiere ver a su marido? ¿Ese barco con nombre exótico, de donde viene?. No tardamos mucho en descubrirlo. Caso expuesto, caso resuelto. Y al siguiente. Los títulos de los relatos son muchas veces muy buenos en si mismos: The entertaining episode of the article in question, The adventurous exploit of the cave of Ali Baba, The undignified melodrama of the Bone of Contention, The Bibulous Bussiness of a Matter of Taste... Una buena forma de abrir boca en cada caso.

En mi opinión merece mucho la pena dedicar algunos ratos a la lectura de estos relatos y novelas, porque además de ser muy, muy entretenidos y estar escritos en un estilo que, aunque encasillado por una serie de reglas propias del género, siempre resulta gratificante. Además, de manera semjenate  a la obra de Sherlock Holmes, nos da mucha información acerca de la sociedad inglesa de la época. Por tanto, todo son parabienes.

En inglés: Dorothy L. Sayers. Lord Peter: The Complete Lord Peter Wimsey Stories. Edit. Harper Row. 2001. 474 pps.

7 comentarios:

  1. Leí “Gaudy Night” en inglés porque en aquel entonces los libros de Sayers aún no estaban publicados en español. La experiencia aunque satisfactoria fue fatigosa, si hubiera esperado un poco a la editorial Lumen… pero ya caerá alguno de los otros que han publicado.

    Aunque me quedé anclada en Conan Doyle y Agatha Christie de vez en cuando experimento con otros escritores del género detectivesco. Me gustan esos detectives cultos y sibaritas como Lord Peter o Philo Vance, sin dejar de lado a personajes tan entrañables como el inspector Maigret.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lei "Gaudy Night" en realidad (al igual que me pasó con la priemra novela que leí del detective Gervase Fen) por estar ambientada en Oxford. Maigret también es uno de mis favoritos. En cuanto a Agatha Christie me gusta mucho Poirot, bastante Tommy y Tuppence y no mucho la señorita Marple. En cuanto a Chesterton, aunque lo adoro, reconozco que el padre Brown es de lo que menos me gusta de este autor. Y que decir de mi Sherlock del alma....

      Eliminar
    2. ¡Qué casualidad! yo también leí "Gaudy Night" porque estaba ambientada en Oxford, aunque en realidad me hubiera dado lo mismo que fuera Cambridge, Harvard, Vassar etc. Estaba interesada en novelas ambientadas en universidades en general.
      Me gusta Poirot y Miss Marple también, Tommy y Tuppence serían los terceros. Del padre Brown sólo relatos aislados como "Los pasos extraños".

      Eliminar
    3. Si, fue la primera vez que iba a ir a Oxford (Aquella vez finalmente no fui) y me documenté buscando novelas ambientadas allí. Descubrí esta,a demás de muchas más (es sorprendente la cantidad de ellas que se desarrollan en esta ciudad) como "Zuleika Dobson" de Beerbohm y "Jill", de Philip Larkin, ambas muy recomendables.

      Eliminar
  2. Coincido en lo entretenidas e ingeniosas que son estas novelas. Lo que más me gusta sin duda es esa ambientación tan de clase alta británica. A las novelas de Sayers siempre les he encontrado un regusto a Wodehouse. Y Wodehouse me encanta...

    ResponderEliminar
  3. ¿Por qué será que estas escritoras inglesas de novelas detectivescas todas tienen la misma pinta? Parecen encarnaciones de la abuelita de Piolín. La fotografía de su estatua es buenísima, solo le faltaría que la rociaran con aroma de té.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La abuela de piolín... que bueno. Jajajaja
      No se me había ocurrido, pero ahora que lo ha dicho no puedo dejar de mirarla y ver detrás la imagen. La verdad es que si, no se si es la combinación de la época y la edad en que empezaron a ser conocidas, pero las similitudes son llamativas.
      Saludos.

      Eliminar