viernes, 5 de octubre de 2012

El Londres de Sherlock








"Decíamos ayer...". Voy a comenzar al estilo Fray Luis de Leon, ya que últimamente ando un poco perdido, al menos en lo referente al blog (y lo que es peor, las visitas a los blogs amigos). Así que no hay forma más cómoda para mi de volver que tirando del que es uno de mis tres personajes literarios favoritos (otro es Alicia, el otro no lo se...). Así caliento motores para retomar la actividad con la venida del otoño. Vuelvo de mi Reichenbach particular.


Volviendo de un viaje a Londres donde, entre otros menesteres, me he dedicado a seguir los pasos de mi admirado detective a lo largo y ancho de ciertos puntos de la ciudad (algunos ya conocidos para mi, otros no) relacionados con la vida de Holmes. Y digo con su vida, como si de un detective de carne y hueso se tratara, porque pocos personajes de ficción han llevado a tantos fans a acariciar la idea de su existencia "en la vida real".  Desde los múltiples autores que se han dedicado a escribir biografías o detalles biográficos acerca del personaje y tratar de encajarlos dentro del Londres de su época hasta la presencia de una "Blue plaque" sobre la puerta de su falsa residencia (no se cuanto personajes de ficción han recibido esta distinción reservada a personajes reales, londinenses o ilustres visitantes). Ya dijo en su día T.S. Eliot que "es difícil no deslizarse en el mito de su existencia". Hace muchos años que caí en las redes de este maestro del arte de la vida misma, más que de la simple labor detectivesca y sigo como devoto fiel. Espero que se me note. Así que voy a poner por aquí referencia a algunos de los sitios que he visitado en este viaje, que no son más que una ínfima parte de los existentes, desperdigados por la ciudad. En otros viajes he ido a  algunos otros de los que trataré de buscar las fotos más adelante y acepto gustoso los que cualquiera conozca y quiera compartir (hay montones de libros y documentales sobre este tema). 

Comenzamos. "The game´s afoot" que dijo Sherlock (y antes que él lo dijo Shakespeare por boca de Enrique IV). Comenzamos, concretamente,  por el que menos me atrae. El "supuesto" 221b de Baker Street, donde está emplazado el museo de Sherlock. Evidentemente este lugar es una impostura. Cuando Doyle escribió su obra no había un 221 en Baker Street, de hecho este tramo de la calle ni siquiera existió hasta después de muerto Doyle. Para algunos el sitio era el 21b de Baker Street, en el que el escritor se inspiró. Esta casa está recreada siguiendo las indicaciones desperdigadas por la obra de Doyle (incluso hay justo diecisiete escalones en la escalera que lleva al primer piso). No obstante insisto en que este edificio ni siquiera existía en tiempos de ACD. Múltiples escenas de las obras del detective, así como una magnifica reconstrucción de su casa y particularmente del estudio (al César lo que es del César). Todo muy bonito, pero yo no dejo de pensar que esta casa va en contra de la existencia real del personaje (infantil, lo se, que le vamos a hacer, pero conocí a Sherlock de niño y aún no lo he superado). Además, ¿de donde narices viene eso de poner a un Bobby en la puerta para hacerse fotos con los japoneses (y españoles, que hay muchos)?. Y para rematarlo, la tienda de recuerdos (y sus precios) tampoco me atraen.



Esta tienda de recuerdos puebla mis pesadillas.



Prefiero irme un poco más abajo, a Marylebone, donde puedo rendir culto a su estatua. Pese sobre la conciencia de los londinenses que no haya existido en la ciudad una estatua oficial de Sherlock nada menos que hasta 1999 (en Edimburgo, ciudad natal de Arthur Conan Doyle existía desde mucho antes). Eso si lo han reproducido en todo el esplendor de su arquetipo, gorra de cazador de ciervos, abrigo Inverness, pipa curva de trompeta... Vamos, todo lo que Doyle nunca escribió. Pero aún así, me gusta más que su museo.



Un favorito para mi es el (no tan archivisitado) Pub Sherlock Holmes. Este pub tiene su historia. Antiguamente era conocido como el Northumberland Arms, pero ese nombre fue cambiado al actual cuando fue adquirido con la expresa finalidad de servir de sede de exposición permanente a una colección de objetos sobre el detective reunidos para el Festival of Britain, tras acabar su periodo itinerante.  Y es que además, en el pub se pueden hacer varias cosas. Además de disfrutar del ambiente de un tradicional pub londinense (lo cual ya es bastante de por sí), se puede comer cocina tradicional inglesa a la vez que se vista la exposición. Si, si, una sala-exposición acerca de Sherlock, que reproduce (una vez más) su sala de estar. Multitud de detalles interesantes incluidos la archifamosa zapatilla persa del tabaco, la correspondencia clavada en la chimenea con una navaja, una cabeza (falsa, afortunadamente) de un sabueso que bien podría pertenecer a las tierras del mismo Baskerville y una figura que unos pocos confunden con el propio Sherlock (añadiendo que "la figura no está muy bien conseguida"). !!! Insensatos !!!. Están entrando a formar parte de la historia de Sherlock, porque están reproduciendo el error cometido por uno de sus archienemigos, tomar a este muñeco por el propio Sherlock. Este en realidad es el muñeco que imitaba la forma de Holmes y que la señora Hudson movía todos los días ante la ventana para inducir al coronel Sebastian Moran a creer que se trataba del propio Sherlock. La prueba esta en su frente (la del muñeco), el disparo que el buen Sebastián le pegó.





Además como añadido, en este pub nos podemos tomar una pinta de una cerveza propia llamada "Sherlock's Ale". Y relajarnos un poco, claro.

Una buena pinta de "Sherlock´s" alivia los pies cansados.


Cerca del pub quedan fragmentos de un muro, con azulejos y arcos de aspecto árabe. Este muro perteneció a la antigua casa de baños turcos que había cerca de Strand y que también aparece en las obras del detective, siendo lugar de descanso, aseo y reflexión para Holmes y Watson.




Y otro favorito es el hotel. Mi hotel. El que elijo para hospedarme en Londres cada vez que puedo elegir (si no es por temas de trabajo). El Charing Cross Hotel. Este hotel, que ha ido cambiando de cadena hotelera propietaria sucesivamente (la última vez era un Thistle, ahora un Guoman) se ubica adyacente a la estación de tren de Charing Cross. Nadie que haya leído los relatos del detective (o cualquier cosa acerca del Londres de la segunda mitad del siglo XIX) dejara de reconocer este punto neurálgico de las comunicaciones londinenses. Bonita estación y de ubicación sin igual. Pero además de la estacion (en que el detective tomaba el tren), el propio hotel aparece mencionado en las obras del canon, concretamente no olvidemos que en "La aventura de los planos Bruce-Partington", el agente secreto y asesino Hugo Oberstein cae en la celada que Sherlock le tiende, siendo arrestado en el mismo hotel.



The Great Scotland Yard (la calle, no el edificio) era en realidad la sede del antiguo Scotland Yard. La central de la policía en la que Lestrade despotricaba (con la boca chica) contra Sherlock estaba en esta calle (luego se mudó, creo que al menos dos veces, hasta su localización actual). Bueno, en realidad estaba aquí su puerta trasera, la principal estaba en el 4 de Whitehall Place, pero con el tiempo Scotland Yard se ha convertido en una metonimia de la sede  central de la policía de Londres (creo que podría expresarse así, igual he soltado una barbaridad lingüística). Pero bueno, dado que la calle no tiene gran cosa, el sherlockiano pasa ante ella, hace una genuflexión y sigue su camino.




Y una de las veces que vayamos de Picadilly hacia Buckingham (o viceversa) no podemos dejar de atravesar Pall Mall. Esta señorial calle, sede tradicional de los clubs ingleses, donde los caballeros se refugiaban y se refugian, dicen los textos tradicionales que huyendo de sus esposas, digo yo que posiblemente dejando a estas bastante aliviadas. Ofrece un paseo sorprendente. La mayoría de clubs son edificios majestuosos, a través de cuyas ventanas vemos a los gentlemen leyendo el periódico conversando o (ay, si Arthur Conan Doyle levantara la cabeza) navegando por internet bajo el cuadro de un caballero del siglo XIX con su escopeta y su perro de aguas alrededor de los pies. O eso es lo poco que se ve desde la calle. Pero ninguno (o casi) esta identificado. Hay que saber el número para saber que este es tal club y aquel es ese otro. Por supuesto no se pueden visitar salvo que uno sea un invitado de un miembro. Resulta que entré ellos buscamos deseosamente la existencia de un Club Diógenes, aquel en el que se desarrollaba el 50% de la vida de Mycroft Holmes (el otro 50% se desarrollaba en edificios ministeriales y Buckingham... que entretenido). Ese club al que Sherlock llamó "the queerest club in London." ("el más extraño de los clubs de Londres"). Por desgracia, el Diógenes es un club totalmente ficticio (como aquel Drones Club de Wodehouse en Mayfair, en el que se refugiaba Bertie Wooster,  también lo era), pero podría haberse inspirado en muchos de los que vi (desde fuera, no tengo amigos importantes o que huyan de sus esposas) en Pall Mall. Además, hay uno que tiene un emblema que cada vez que paso por delante me da que pensar. ¿Serán estas letras relacionables con lo que creo?. Respuesta: No, pertenecen a una corporación llamada IOD, que le vamos a hacer (¿o es que eso nos quieren hacer creer?).

El club "sospechoso".

Echando la tarde en el Club. "Que me busquen allí, querida".
Foto un tanto indiscreta que tiré desde la calle.

“There are many men in London, you know, who, some from shyness, some from misanthropy, have no wish for the company of their fellows. Yet they are not averse to comfortable chairs and the latest periodicals. It is for the convenience of these that the Diogenes Club was started, and it now contains the most unsociable and unclubable men in town. No member is permitted to take the least notice of any other one. Save in the Stranger’s Room, no talking is, under any circumstances, allowed, and three offences, if brought to the notice of the committee, render the talker liable to expulsion. My brother was one of the founders, and I have myself found it a very soothing atmosphere.” (The greek interpreter)


Podemos ir al Criterion, en Picadilly Circus, en cuya recepción podemos encontrar una placa que conmemora que este fue el lugar (un lugar realmente muy "fashion" en el siglo XIX) donde el doctor Watson se encontró con su amigo Stamford, el cual a su vez le presentó a un tal Sherlock Holmes, llevándolo según reza la placa "a la inmortalidad".





De hecho tal presentación (la de Holmes y Watson) se llevó a cabo en el St Bartholomew's Hospital. Y allí también podemos encontrar una placa, en una de las salas, que conmemora donde se produjo dicho encuentro. 

"You have been in Afghanistan, I perceive." Efectivamente son palabras
inmortales para muchos, entre los que me cuento.

Aparte de todo esto el nombre del detective es imán publicitario para tiendas, hoteles, todo tipo de anuncios publicitarios, etc.





Finalmente ninguna visita a Londres y a Holmes es tal si no aprovecho para visitar su sección en cada librería que piso y comprar alguna (otra más) versión de sus obras, a veces una del Canon porque me guste la edición, a veces una acerca del detective, a veces ambas.

La sección de Sherlock en Foyles
Mis dos compras sherlockianas. Y otras. Esta vez iba comedido.


Y como guinda, una anécdota. Este verano estuve en Dublín con mi esposa e hijas. Al volver de Phoenix Park hacia el centro, nos montamos en un taxi. Yo me senté delante, justo ante la placa con el nombre y foto del conductor. Y este nombre (believe it or not) no era otro que James Moriarty. No me lo podía creer y cuando se lo referí al conductor me miro de lado, sonrió y me dijo "si, es mi nombre, pero a pesar de ello les llevare sanos y salvos a "The Spire"). Anécdota para la posteridad. Ahí queda.



27 comentarios:

  1. Para empezar te agradezco esta reseña tan completa en todos los sentidos. Curiosamente aunque viví hace tiempo en Londres y soy una gran admiradora del personaje nunca se me ocurrió visitar ningún lugar relacionándolo con el famoso detective, y muchos de esos sitios los visité por otras razones.
    En mi próxima visita intentaré hacer un poco de turismo "Sherlockiano" aprovechando tus indicaciones y antes me repasaré algunas de sus investigaciones más interesantes.
    un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mariuca:

      Pues resulta comprensible, la verdad. Londres es inagotable y es fácil tener otros 10.000 temas a los que dedicar la visita. Yo he ido muchas veces y solo esta me ha dado por hacer sistemáticamente lo que hasta ahora solo había hecho a ratos. Y esto es solo un inicio. Se pueden multiplicar las visitas sherlockianas hasta la extenuación. Todo depende del tiempo disponible.

      También se pueden (eso es lo grande de la ciudad) hacer muchas otras. Yo dedique casi un día a rastrear al grupo de Bloomsbury por dicho barrio y una mañana a visitar el Teatro del Globo de Shakespeare.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. ¡Bienvenido de vuelta! Excelente aperitivo sherlockiano para tu retorno al blog...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Elena.
      Uno de mis primeros deberes es hacer un escaneo de vuestros blogs y poneme al día, que me voy a quedar semianalfabeto.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Ya se te echaba de menos! Y de vuelta nos encontramos con un viaje (imaginario ahora para mi, maravilloso, supongo, para ti) por cierto Londres... y cuando tengo mas mono de salir de visita por estos mundos. Genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Londres siempre es maravilloso. No conozco una ciudad igual (y mira que muchas me fascinan). Muchas gracias por el recibimiento, da gusto. Yo también os echaba de menos. He venido cargado de algunos libros (solo 7 o algo así. Me he contenido.)
      Pronto comenzaré a comentar (tengo unas diez entradas a medio hacer. Dios mío, que desorden, con lo obsesivo que soy yo...

      Eliminar
  4. Qué bienvenida más buena...y que fotos tan estupendas!! He vuelto a Londres, a sus polvorientas calles, con un personaje ficticio, que como bien dices, parece que existió realmente.
    Y la anécdota de Dublín, es buenísima!! La vida es tan curiosa a veces...James Moriarty...jajaja!!
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo juro, mi mujer e hijas que no sabían de lo que iba la historia, que no conocían a Moriarty me preguntaban que de que charlaba tanto con el taxista y qué me decía con esa cara y esa sonrisa... Me dio vergüenza pedirle fotografiar su placa de taxista (que venía con foto y todo)

      Eliminar
  5. Me alegro de que estés de vuelta, yo también visité la casa museo de Sherlock Holmes, pero no hice un recorrido tan completo como el tuyo. A mí sí me gusta ver esas casas porque aunque sean una recreación dan una idea de cómo era la vida en aquellos tiempos; como era la distribución de las casas, los objetos victorianos, el baño etc.
    Moriarty debe ser un apellido relativamente frecuente. Yo me he tropezado con algún Kennedy, Moriarty, Moran (como el coronel) etc. trabajando en el aeropuerto.

    Soy más de Peter Pan que de Alicia y cuando estuve en Londres hice alguna foto a la estatua que hay en Hyde Park y al Serpentine.

    http://esnobismoanglofrancofilo.blogspot.com.es/2011/06/los-jardines-de-kensington.html

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la estatua de Peter la visito cada vez que voy, esta vez, volviendo del museo de Historia Natural hacia Oxford Street, atravesé por Hyde Park solo para ir a rendirle culto, como cada vez que voy por alli. Por primera vez lo encontré solo, sin niños trepando sobre la estatua, pero claro, era horario escolar de día entre semana. Cuando me iba apreció un niño y subió varias flores de colores que colocó sobre una de las hadas. Genial.

      Como contrapunto apareció un matrimonio mayor. El hombre preguntó "¿Quien es,?¿Un niño famoso?". La mujer se acercó, leyó la placa de delante de la estatua y respondió defraudada "No. Es solo Peter Pan", El corazón me dio un vuelco. Si las miradas fulminaran en el acto me se yo de una que no había vuelto a su casa.

      Muy chulas tus fotos. En esos postes del serpentine el otro día había curiosamente un pájaro blanco y negro alternando casi exactamente en cada palo. Me salió una foto curiosa. Que encanto tienen esos parques...

      Eliminar
  6. Celebro tu regreso, Óscar, y no me sorprende nada ese culto a Holmes, que recuerda tanto al que en la Edad Media se tributaba a los héroes ya a los santos. De hecho hay un punto extraordinario y milagroso en el personaje: sus capacidades deductivas y que -por la intercesión fervorosa de sus devotos- fuera resucitado por su autor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja, Ricardo. Mas de uno afirma haberlo resucitado. Y los de la Tv y el cine no lo dejan descansar en paz. Y tras una de sus inyecciones de cocaína (diluida al 7%) puede que incluso levitara más de una vez. Y además misógino perdido.
      Asi que igualito que los santos medievales.
      Gracias, Ricardo.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Bienretornado seas, vuelves con fuerza.
    Siempre me ha llamado mucho la atención la doble personalidad de Conan Doyle, absolutamente lúcido y racional al extremo con Sherlock y absolutamente estúpido, un papanatas completo, en su vida real. Tal vez por eso nunca he llegado a admirar a Holmes como se merece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienhallada seas tu. Esperemos que me dure la fuerza...
      ¿Sabes? En gran medida estoy de acuerdo contigo. Las opiniones de Doyle en casi todos los elementos extraliterarios que le he leído, casi cualquier otra de las obras que escribió (rescato "El mundo perdido" y solo algún relato), su vida misma... nunca me han interesado mucho, y cuando me han interesado me han defraudado. Pero Holmes se escindió en mi mente mucho tiempo atrás de la figura de su escritor. Yo también me sorprendo de que haya nacido este personaje de la mente del mismo autor que cayo tan burdamente en la faceta mas ramplona del espiritismo. Pero la lectura infantil/juvenil de Holmes fue tan emocionante, reforzada por las películas y la TV (Jeremy Brett especialmente) a pesar de tener yo poca propensión a ver en TV a mis personajes favoritos... que nunca he podido ni querido someterme a terapia de deshabituación holmesiana.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Se te echaba de menos. Pensé que habías dejado de leer.
    ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Pues no andabas muy desencaminado. No lo he dejado, pero han sido meses muy desordenados, leyendo cosas que me apetecían a ratos, a ratos no. Algo poco habitual en mi.
      Pero que conste que me he acordado de ti. Palabra de honor. En este viaje a Londres, cada vez que pasaba delante de una librería de segunda mano me acordaba de lo que comentamos acerca de las "Alicias" de segunda mano antiguas. Y me daban ganas de buscar también una edición antigua bonita de Sherlock. Al final solo pude entrar a una porque por motivo profesional corté antes de lo que tenía previsto.
      Así que lo dejé para el próximo viaje, que espero que se a pronto. Así me acuerdo otra vez de ti. Si no, aun queda eBay, que también sigo pasando por allí.

      Eliminar
  10. ¿Qué bien verte de nuevo por la blogosfera! Una entrada, pedazo de entrada en ambos sentidos...Me ha encantado la foto esa del club que hiciste en plan paparazzi, es tal y como me imaginaba yo los clubes, sí.
    Así que en Dublín...¿dejaste algún libro para los demás en Chapters o arrasaste con todos? ja, ja. Wellcome!!

    ResponderEliminar
  11. Hola, Miss W.
    No me recuerdes la Chapters. Que todavía me dan dolores de lo bien que me lo pase alli. Iba con la familia, asi que aprovechaba las siestas, en que ellas descansaban un poco (el hotel estaba en O´Connell, muy cercea de la librería. Durante el día pasaba por las librerías de nuevo y veía (y fotografiaba con el iPhone para acordarme) los libros que parecían más interesantes. Luego me iba a la Chapters con mi iPhone y compraba, en la sección de segunda mano todos, toditos los que había visto. No dejaba de alucinar. Me traje un pequeño cargamento (ya digo que ultimamente estoy muy comedido), de autores irlandeses especialmente, algunos no conocidos por mi: los relatos de John McGahern, Kevin Barry y otros que si eran conocidos por mi como Frank O´Connor y Liam O´Flaherty.
    De Londres ademas de los Sherlok me he traido el último de Zadie Smith (esta Smith también te gustaba ¿no?, ya te digo que aun a veces las confundo un poco a ella y a Ali), que además en Waterstones estaba descontado y autografiado por la autora. También uno de Dodie Smith, poemas de Ted Hughes, "Stardust" de Neil Gaiman y algunos más..

    De Dublín, a mi mujer y a mi nos volvió a encantar y a mis hijas que no la conocían también les encantó. Este año voy por las islas con frecuencia: Edimburgo, Dublín y Londres, que placer...

    Lo de los clubes es tal como parece. Un poco vetusto, me da la impresión.

    Un placer reencontrarte también.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. ¡Binvenido de nuevo! ¡Pedazo de entrada que te has marcado! Qué interesante paseo por Londres de la mano de SH. Muy chulo el pub-museo y los siempre curiosos clubs. Lo del James Moriarty taxista es genial. Por cierto espero entrada con tus compras libreras . Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pilar.
      La verdad es que de la mano de Sherlock se pasea Londres de otra manera, porque muchos personajes están asociados a la ciudad (Maribel citaba a Peter Pan), pero a lugares concretos. En cambio, Sherlock se mueve por toda la ciudad como pez en el agua, asi que las referencias se podrían multiplicar hasta la extenuación. hace unos años ya hice otro recorrido que igual pongo también.
      Pondré el post con las compras, porque algunas eran buscadas y son más conocidas, pero otras han sido auténticas sorpresas hasta para mi. Y algunos que buscaba no han sido hallados. Otra razón para volver a Londres.

      Saludos.

      Eliminar
  13. Yo repetí con Edimburgo este verano, no sé si te lo había contado y me traje , cómo no, un cargamento de libros , entre ellos The photograph de P. Lively, que me gustó mucho, mucho.
    Sí, creí adivinar en una de las fotos de este post el lomo del último de Z. smith. Cuando yo estuve en Edimburgo lo podías reservar pero aún no había salido a la venta. He leído últimamente On Beauty y tengo que hablar de él en mi blog...
    Yo tb me traje de Dublín a O'Connor y a O`Flaherty y en Edimburgh Books cayó uno de un irlandés del que ahora no recuerdo el nombre pero sé que en castellano publica en Asteroide.... Ya haré una entrada con las últimas adquisiciones y ah! Que sepas que te tengo mucha mucha envidia de la mala, malísima por eso de que vas por las islas con frecuencia! Eso no se dice, hombre!!!

    ResponderEliminar
  14. Entiendo que repitieras Edimburgo. Era mi primera opción para el verano (mi familia no la conoce), pero fue muy precipitado y no encontré buena combinación de vuelos, asi que tiramos para Dublín, que como era de esperar estuvo muy a la altura. Bueno, el año que viene esperamos que caiga Edimburgo.

    ResponderEliminar
  15. Gracias. Gracias por este post tan magnífico...si no hiciese este calor me ponía mi gorra de cazador para reverenciarlo.
    Por cierto, ¿son tus amigos menos importantes los que huyen de sus esposas? :D

    ResponderEliminar
  16. Jajaja.
    Dada mi reverencia por el genero femenino, todo amigo que huye de su esposa se cataloga automáticamente como amigo "menos importante". (¿Se nota que mi esposa pasa de vez en cuando por aquí, por el blog?)

    PD: Huy, calor... Estuve en Londres de lunes a jueves de esta semana, no me llovió nada pero hacia un fresquito estupendo. ME bajé del AVE en Córdoba y el calor me pegó un bofetón (un auténtico bofetón físico) en la cara. Hace dos semanas llovió bastante y pareció que nos íbamos a librar ya del calor sahariano este que nos visita casi siempre por estos lares. Si quieres saber lo que es calor, vente "pacá" (No se tu lugar de residencia, pero te gano el desafío casi seguro).
    :-)

    ResponderEliminar
  17. Buen trabajo de mitómano literario Oscar. Una diversión como otra cualquiera para visitar una ciudad de otra manera. Aunque lo cierto es que Londres debe de tener tantas maneras posibles que abruma.
    Por cierto, yo me sumo a los admiradores de.....Arthur Conan Doyle, escritor enorme que rebasa ese único personaje para quien desee descubrirlo.
    Un saludo y feliz regreso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el tema, Carlos. Londres la he visto desde muchos ángulos y cuando me puedo organizar yo el viaje, me busco planes a seguir en los 2-3 dias que suelo estar. Siempre aprovecho para revisitar algun museo (en esta ocasion la impresionante National Portrait Gallery y la Tate Britain) y otras veces me hago recorridos temáticos.
      Lo bueno es que tiene (la ciudad) tantas aristas que me quedan muchos trayectos por seguir.
      Saludos.

      Eliminar