sábado, 23 de junio de 2012

La Escuela de Wallace Stevens, recopilada por Harold Bloom












Este libro supone un evento mayor para cualquier persona amante de la literatura americana en general y la poesía en particular de los siglos XX-XXI y que no sepan inglés. La traducción de algunos de los poemas más importantes de la cultura american, muchos de ellos por vez primera hasta donde llega mi corto conocimiento. Su subtítulo: "Un perfil de la poesía estadounidense contemporánea".


En opinión de Harold Bloom , si hay que señalar un poema que represente épicamente el espíritu americano y haya sido escrito en el siglo XX, este sería "Las auroras del Otoño", de Wallace Stevens. En segundo lugar, a corta distancia, "El puente", de Hart Crane. Son los dos pilares fundamentales de la poesía americana del siglo casi recién extinto.

En esta colección se ha elegido un ramillete de poetas americanos contemporáneos y con un breve prólogo de Bloom antes de la sección de cada uno, se les da voz directamente a ellos. Sus poemas fundamentales, en edición bilingüe, con una cuidada traducción de Isabelle Clariond.

He de reconocer que uno de los efectos paralelos (que no "adversos") de aprender inglés a un nivel suficiente como para poder leer dignamente la literatura que desde siempre me ha acompañado y con la que siempre me he identificado, ha sido la de hacer renacer algo que hace tiempo creía muerto y enterrado para el resto de mi vida. Mi interés y limitada capacidad para la lectura de poesía. Al menos ciertos tipos de poesía.

Wallace Stevens

Este libro es difícil de comentar en cierta medida. Una breve introducción de la traductora y vamos al turrón. Es decir, comentarlo es comentar directamente a los poetas de cuya obra se compone. Harold Bloom en su pleno esplendor, seleccionando lo más florido de la poesía estadounidense contemporánea (uno de sus grandes amores). Dado quien emprende esta tarea el placer está garantizado. Bloom lleva toda su vida impartiendo clases acerca de estos poetas (entre muchos otros escritores) y tratando de introducirlo en las cabezas de sus estudiantes de Yale y las de todos los que le leemos o escuchamos en diversos cursos y audiolibros.

Cada escritor es homenajeado por Bloom con una introducción que explica su importancia y el porqué de la selección concreta de poemas que aporta. Algunas de ellas son simplemente para enmarcarlos. La de Hart Crane es el mejor ejemplo. Luego sigue la selección de sus poemas en una pulcra edición bilingüe.


Hart Crane, con el famoso puente al que dedicó su poema
más famoso, el de Brooklyn


Comenzando con los dos dioses del "Olimpo de Bloom", Wallace Stevenson y Hart Crane y siguiendo con otros entre los que yo (por puro gusto personal) destacaría a Elizabeth Bishop, John Ashbery y A.R. Ammons. También otros a los que solo conocía de refilón o de nada en absoluto (William Wadsworth, Mark Strand, Li-Young Lee y varios otros)

No voy a hacer comentarios individuales aquí de cada poeta por dos cosas. Por un lado, de mis preferidos (los cuatro primeros) prefiero hablar más adelante uno por uno, citando algunos de su mejores poemas y algo de su vida; por otro el objetivo de esta entrada es el de no dejar pasar la posibilidad que nos ofrece la editorial Vaso Roto de disfrutar estos Poemas que hasta ahora solo habíamos disfrutado en muchos casos en su idioma original (tengo los poemas completos de algunos de ellos en inglés y casi todos vienen prologados por Bloom). No en balde afirma Bloom que lleva más de cincuenta años explicando el Poema esencial de Wallace Stevens, "Las auroras del otoño" que es el que abre este volumen y que junto a "El puente" de Hart Crane son los dos mas importantes o que más identidad propia han logrado entre los poemas americanos contemporáneos. Y advierto que no es un poema fácil de entender en m o opinión, ni siquiera traducido. Al menos no para este que escribe. Y lee.

Asi pues, vaya por delante mi felictación a los señores de Vaso Roto y a Isabelle Clariond

En epañol: Harold Bloom. La escuela de Wallace Stevens: un perfil de la poesía estadounidense contemporánea. Edit Vaso Roto. 2012. 814 pps.

13 comentarios:

  1. No tengo ningún libro de Harold Bloom, pero lo tengo en mi lista desde hace ya un tiempo.
    Este libro que nos traes me parece muy interesante, porque personalmente no leo demasiada poesía y por ello no controlo demasiado el género.

    Me lo apunto sin duda alguna.

    Saludos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una poesía en general bastante simbolista. Especialmente en el caso e Wallace Stevens, cuyo poema creo que algún día comenzaré a entender algo más en profundidad. Si me lo explicara Harold Bloom en uno de sus cursos de Yale...

      Eliminar
  2. Es dificilísimo, no sé si imposible, traducir bien la poesía. Se pierde tanto en el proceso! Desde luego poder leer la versión original no tiene precio.

    Por cierto, te dejo un enlace en respuesta a tu pregunta sobre la exposición de Hopper en Madrid:

    http://elpais.com/especiales/2012/hopper/

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es verdad que muchas veces leyendo poesía en inglés y comparando con su traducción acabo pensando que o miro una o miro otra, que la traducción me sirve para ver que le doy el sentido correcto a la frase, pero pierdes (por motivo que obviamente no depende de la calidad del traductor sino de la naturaleza misma de la poesía) el ritmo del lenguaje. O sea que si, que pienso que traducir poesía no se si será plato de gusto para los profesionales del tema. Por otra parte piensa uno ¿como, si no, llegarían Emily Dickinson o Sylvia Plath o Baudelaire a aquellos que no saben otro idioma que el español?. Pero insisto: en la comparación, el texto traducido siempre pierde.

      Mil gracias por lo de Hopper. Me has dado un alegrón. Tengo sin duda que escaparme a verlo. He visto algunos de sus cuadros desperdigados por el mundo, pero un monográfico es muy apetecible. Gracias.

      Eliminar
  3. Quizás en prosa no sea imprescindible -según gustos, ¿eh?, lo dice uno que lee en inglés pero quizás prefiera el castellano según el caso-, pero lo que esta claro es que en poesía la edición bilingüe es casi obligatoria.

    Y vuelvo a romper una lanza -no me queda ni una en el arsenal ya, con la tontería- a favor de las editoriales actuales, grandes y pequeñas -especialmente las últimas- que tienen los huevos toreros de publicar libros tan anti-comerciales, interesantes e importantes como el que nos ocupa.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que hoy hablaba yo con un amigo precisamente de estas editoriales que publican libros de poesía, usualmente bilingües (Bartleby Editores es otro ejemplo). Que si difícil es abrirse camino con traducciones de prosa en este país, con la poesía ni digamos.
      Atreverse a publicar un libro de poesía de 800 y pico páginas de autores casi desconocidos por aquí demuestra su fe en su trabajo.

      Un saludo

      Eliminar
  4. No conozco nada de este autor pero me lo apunto. Suelo leer bastante poesía (aunque me da por rachas), pero siempre poetas de habla hispana ya que la poesía traducida deja bastante que desear, aunque soy una apasionada de la Dickinson.
    En cuanto a la exposición de Hooper, estuve el otro día visitándola y disfruté horrores, la recomiendo encarecidamente, yo también había visto cuadros sueltos por ahí (en el MOMA sólo tienen uno) pero esto de verlos todos juntos es una gozada. Lo que transmite la pintura de este hombre es también poesía, una poesía melancólica, solitaria e inquietante que a mí personalmente me conmueve y me entusiasma desde que vi por primera vez sus cuadros hace muchos años. La recomiendo a todo el mundo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Sobre lo de Hopper, hace tiempo que tengo los dientes largos con esa exposición. Que encima es paralela a la de Rafael en el Prado. Sería cuestión de organizar escapada a Madrid. Pero ¡ay! coincide en el tiempo con la de David Hockney (uno de mis asrtistas favoritos) en Bilbao. Si por algo lamento no disponer de dinero/tiempo ilimitado es por este tipo de cosas. Imposible, en las presentes circunstancias, verlo todo. Imposible también, o casi, elegir... Penoso dilema.

    ResponderEliminar
  6. ¿Rafael en el Prado?, ¿Hockney en Bilbao?
    Me estás poniendo malo, Elena. Que pena no poder ir a todo..

    PS: La de Hockney ¿incluirá una sección de iPads colgados en la pared?
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si hay iPads, pero me consta que están las obras creadas con esta nueva tecnología. Ignoro en qué soporte las muestran. Preciosas.

      Eliminar
    2. Seríaalgo curioso de ver, con los iPads por la pared... Comparto tu admiración por él.

      Eliminar
  7. Si y Kirchner en la Fundación MAPFRE, también fabuloso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, que envidia más mala y más insana nos invade de vez en cuando a los de provincias (al menos a este) cuando vemos lo que nos estamos perdiendo....

      Gracias por la información. Me encantaría hacer un tour madrileño...

      Eliminar