domingo, 13 de mayo de 2012

Logicomix, de A. Doxiadis y C.H. Papadimitriou











Mi experiencia en el mundo del cómic es prácticamente nula, así que pido perdón por adelantado. Pero como eso de "a la vejez, viruelas", va conmigo, últimamente me estoy convirtiendo en devorador de esta variante literaria (con muchas recomendaciones guardadas de los blogs amigos que tenéis al lado). 


Este cómic, novela gráfica o como se le quiera llamar (estos términos son un poco confusos para mi, nunca sé si uno pretende ser mas "serio" que el otro). Este cómic ha sido escrito mano a mano por Apostolos Doxiadis (matemático que estudió en la Universidad de Columbia y se hizo famoso por una novela basada en la historia de las matemáticas, El tío Petros y la conjetura de Goldbach) y el científico especializado en computación Christos Papadimitriou (presuntamente griegos de origen). Los dibujos son de Alecos Papadatos y su esposa Annie di Donna.

En cuanto a la trama, el hilo fundamental es el desarrollo de la lógica y la ciencia matemática, especialmente desde final del siglo XIX hasta la actualidad. El narrador es ni más ni menos que Bertrand Russell, que además de darnos una introducción a su propia vida y pensamiento nos presenta a muchos otros matemáticos y filósofos de la ciencia de la época (Wittgenstein, Poincaré o Gödel entre otros.)




Todos se inicia justo tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial. En esa época en que Inglaterra lucha con Alemania, pero no asi los Estados Unidos, dentro de los cuales hay muchos grupos (pro-nazis, pacifistas, americanos que en justa defensa no quieren entrar en la guerra...) que se oponen activamente a la entrada de Estados Unidos en la guerra. 

Bertrand Russell


En esa época, Bertrand Russell va a impartir en una Universidad Americana una charla acerca de "El papel de la Lógica en la Sociedad Actual". Los activistas anti belicistas se manifiestan en la entrada de la Universidad, intentado que Russell, reconocido pacifista (lo cual demostró durante la otra guerra, la Primera) se una a ellos y no imparta la charla. Él solo les dice "¿Porqué no escuchais lo que tengo que decir?". Y así comienza a conferencia de Russell, a través de la cual se hila este texto. Básicamente una historia del desarrollo de las lógica matemático-filosófica, especialmente en su época (casi) más reciente, el siglo XX.


Largo desarrollo tienen las relaciones de Russell con su niño-monstruo: Ludwig Wittgenstein, desde el encuentro apasionado entre ambos, hasta las divergencias y la separación completa final.



Wittgenstein y Russell según un cuadro de B. Brungs


Y todo ello además como una especia de metaficción o de obra autorreferencial en la que los autores salen retratados en el trabajo de escribir este cómic a la vez que asistimos al desarrollo de la historia del mismo. Ellos aparecen en sus reuniones y discusiones acerca de la teoría de la lógica que tanto preocupa a Russell.


El desarrollo de la obra se da en una extensión poco usual para un cómic (más de 350 páginas) en la que la teoría en ocasiones se vuelve oscura para los no iniciados (tanto la matemática como la puramente filosófica), pero que es llevado con el suficiente savoir faire  para que no perdamos el interés.

Bertrand Russell en una marcha pacifista.

La verdad es que la historia de los lógicos es una delicia... desde Cantor que se vuelve loco, Gödel que muere de hambre dentro de un estado paranoico, Hilbert y Russell tuvieron que afrontar hijos que acabaron ingresados en instituciones mentales por paranoia, fracasos matrimoniales, incomprensión social... un panorama devastador.

Por no mencionar el destino (que ya conté en otro lugar) de otro de los implicados en esta historia, Alan Turing, el matemático que desarrolló en gran medida el método para "romper" el código de la máquina enigma y que fue uno de los padres de uno de los grandes hijos de esta evolución de la teoría de la lógica (el ordenador).

Alan Turing
En resumen, un cómic entretenido e instructivo, con dibujos excelentes y un contenido textual bien trabajado (hasta donde llegan mis conocimientos).


En español: Doxiadis y Papadimitrou. Logicomix. Editorial Sinsentido. 2011. 356 pps


24 comentarios:

  1. Hola Oscar! Yo omo tú, me he hecho "comiquera" de un tiempo a esta parte.Creo que lo que me hizo sumergirme en el mundo de la viñeta para adultos fue la lectura de Persépolis y desde entonces no he parado. Veo que este es de Sinsentido. Esta editorial tiene un catálogo muy bueno. Yo me he comprado "Una Historia Popular del imperio americano"(cómic tb).Igual ya lo has leído, no sé. Yo de este del que hablas no sabía nada aunque sí de Doxiadis. Acabará cayendo...!Ay, qué desgracia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, si, se que te estás metiendo porque leyendo tu crítica de "Las calles de arena" (y las de LittleEmily y el niño Vampiro, que mira que ese cómic ha sido difundido) empecé a retomar la costumbre del cómic. Ahora un oco diferente de lo que siempre lei. Mi infancia lectora se nutría de un 65% de cómics de los de entonces (que siguen siendo "de los de ahora" para los que los disfrutamos entonces , de todo tipo: Marvel (muchísimo Marvel en realidad), Conan, 13 Rue del Percebe, Anacleto, Mortadelo y F, etc.

      Este tipo de cómic o Novela gráfica, ya de otro cariz, lo he leido solo esporádicamente y gracais a recomendaciones directas ("Maus" me encantó, me lo recomendó mi hermano) pero muy poco.

      Por ello ahora los retomo y estoy disfrutando mucho con varios de los cómics que he ido descubriendo. Así que ya iremos compartiendo...

      Saludos.

      Eliminar
  2. En los últimos tiempos se está publicando mucho en ficción sobre divulgación matemática. La verdad es que con dos novelas casi puedes hacer una historia completa de las matemáticas. "El teorema del loro" de Denis Gedj que recorre la historia de las matemáticas hasta el siglo XX y la que mencionas de Doxiadis que completa el siglo XX (sin olvidar "El diablo de los números" de Enzensberger). Y resulta curioso porque vivimos en una sociedad analfabeta matemática (y así nos engañan desde los que mandan hasta los timadores más rancios).
    Tiene buena pinta el cómic, más teniendo en cuenta que los posiblemente dos teoremas matemáticos más importantes enunciados en el siglo XX (el de Gödel y el remate que Turing le hizo a ese) pertenecen al campo de la lógica.
    Y Russell por el medio. Así no hay manera de controlarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te gustó la novela de Doxiadis? Porque estoy pensando el leerla. Las matemáticas eran la disciplina científica que más me gustaba durante mi educación en colegio y bachillerato. Pero las tengo absolutamente olvidadas y de vez en cuando, leer acerca de ese tema y refrescar conceptos (elementales, no doy para más) me apetece mucho.

      Eliminar
  3. La novela carece de valor como novela, la verdad. Como en el caso de la novela de Guedj, la novela es un simple vehículo para contarnos la historia de las matemáticas (en la de Guedj se cuenta desde el origen hasta el XX y la de Doxiadis se centra en el XX. En realidad son obras de divulgación disfrazadas de novela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pues entonces es muy similar a lo que han hecho aquí con el mundo del cómic. Usarlo como medio de expresión para contar su visión del desarrollo de la teoría de la lógica.

      Eliminar
  4. Al contrario que el argumento, ese tipo de grafismo no me resulta especialmente atractivo, pero tomo buena nota en mi agenda en atención a lo acertadas que son siempre tus recomendaciones. Además, esa implicación de las matemáticas y la lógica en el devenir de la II Guerra Mundial me fascina. Ahora que ando releyendo "1984" para seguir con mi serie de "distopías" me viene a la memoria esa especie de ucase de la sociedad autoritaria que pinta Orwell: "dos y dos son cinco", que ilustra a la inversa el poder moral que encierra el sentido común y, por extensión, la lógica y las matemáticas. Sospecho que algo de esto debe de haber en el discurso de Russell en el cómic.
    Un saludo.
    Ah, y celebro tu incursión en el gratísimo mundo del tebeo.

    ResponderEliminar
  5. Huy, distopías, con lo que me gustan. Hace poco releí "Nosotros", que me volvió a gustar como la primera vez (no es mi novela preferida, desde luego, pero da que pensar...).
    En realidad abrir un cómic me parece algo rigurosamente diferente a abrir un libro. No se parecen en casi nada. El cómic tiene un componente visual al que no estamos acostumbrados los que nos nutrimos solo (o casi) de libros y que es igual o más importante que el texto.
    Los teoremas lógicos que aquí explican requerirían un estudio más detallado para que alguien como yo (y soy de ciencias) los entendiera bien. Pero son una buena introducción.
    Otra experiencia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Y por cierto, has usado la palabra tebeo, con la que nos hemos criado todos los de ciertas edades. Me hace pensar acerca de en que momento dejé esa palabra tan nuestra y comencé con "cómic" y si habrá diferencia estricta entre ellas o solo su procedencia geolingüistica.

    ResponderEliminar
  7. Al igual que a ti, el mundo del cómic es un gran desconocido para mí, exceptuando los míticos Mortadelo y Filemón, Astérix y Obélix y Tintín, y algún otro que es menos conocido.
    Este cómic que comentas me parece interesante, aunque si es cierto que es excepcionalmente extenso para ser un cómic, aunque quizás sea más común de lo que pienso.
    Me lo apunto para el verano, creo que será interesante leerlo.

    Un saludo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, ¿como puedo haber olvidado a a Tintin y Asterix? Que cabeza...
      Creo que es importante que te interese el tema (en este caso me refiero) para que el cómic resulte interesante.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Yo también soy de la generación que creció con tebeos y los cómics son un tanto terra incognita, en la que me voy adentrando via algunas recomendaciones muy seguras (Persépolis, Maus). Las matemáticas, me temo, no son lo mío, pero Russell es un personaje fascinante. Para más información, recomiendo su Autobiografía en 3 vols.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace poco estuve buscando esa autobiografía, precisamente. Pero no la encontré o dejé de buscarla por algo, no recuerdo. Debería intentar de nuevo...
      Maus es una maravilla.

      Eliminar
    2. Aquí la tienes, en un solo volumen:
      http://www.casadellibro.com/libro-bertrand-russell-autobiografia/9788435027243/1817226

      Un tocho, pero vale la pena.

      Un abrazo,
      Elena

      Eliminar
    3. Pues la buscaré, porque la verdad es que Russell es de esos personajes que se me aparece (en el sentido literario, no en el espectral) cada dos por tres. Con el tema de Bloomsbury lo tengo hasta en la sopa. Fue (Russell) uno de los primeros subscriptores de los volúmenes de la Hogarth Press.

      Gracias.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Tiene muy buena pinta este cómic. Biografía, Segunda Guerra, matemáticas (que me parecen fascinantes; si además las entendiera, ya ni te cuento) y la historia de éstas. Muy interesante.
    Yo sí conozco un poquito del mundo de la novela gráfica, pero la verdad es que no había oído hablar de este cómic ni de sus autores. Mañana mismo empiezo a investigar por mi biblioteca.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Pues yo ahora estoy leyendo, bajo tu influjo, ni más ni menos que "Too Cool To be Forgotten". Ya te contaré.

    ResponderEliminar
  11. ¡¡En los comics está todo, amigos!! :) Gracias a Dios que cada vez más se descubre el potencial del medio para contar todo tipo de historias, alejándonos de "clichés" superheróicos y otras yerbas (divertidas siempre, pero en general gastadísimas ya). Ahora mismo estoy leyendo "Air", una obra de aventuras surrealistas ambientada en el mundo de la aviación, con ecos de Pynchon y Delillo.

    Cuando el público general descubra el potencial de este medio podremos al fin salir del guetto. ¡Pero mientras nos divertiremos leyendo grandes historias!

    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues por fin he entrado en la senda del conocimiento, hermano ;-)
      LA verdad es que es muy prometedor.
      En mi ciudad hya una librería especializada en cómic, en pleno centro, a la que nun havía prestado atención hasta que necesité buscar un ejemplar d eMaus, pero que da lugar a descubrimientos sorprendentes.

      Mmmmm... ¿"Air"? ¿Autor?

      Saludos.

      Eliminar
  12. La lectura que nos sugieres podría contribuir a disipar mis prejuicios contra el comic como género, ya que, hasta ahora, tal y como apuntan algunos otros comentaristas, mi visión del comic ha sido la de una forma de literatura rudimentaria, juvenil, basada en la exageración temática y visual.

    Por cierto, la novela de Doxiadis es El tío Petros y la conjetura de Goldbach. En qué estarías pensando… No dudo que seas de Ciencias, pero seguro que no eres matemático;-)

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja. Me sonaba mejor lo de la conjura que la conjetura. Efecto de los relatos de espías de Maugham, probablemente. Ahora veré si leo otro del "trirremo" de Pitágoras. ;-)
      No soy matemático (ni de lejos), lo mío en la neurociencia. Pero las matemáticas nuna han dejado de atraerme desde que me separé de ellas (a diferencia, por ejemplo de la Química, de la que nunca llegué a fiarme mucho...)

      El cómic creo que efectivamente puede vehicular muchas tendencias y por eso he ido un poco guiado de lecturas de críticas previas de lectores conocidos. El componente visual puede llegar a anular tanto el texto que muchos se pueden leer solo teniendo rudimentos de inglés, por ejemplo. Hasta ahora y en mi corta experiencia, el dato fundamental es "conectar" con el tema y/o echar un vistazo al estilo visual y que le parezca atrayente al lector. Mis conocimientos de la técnica de la obra son nulos, así que me dejo llevar por el consejo o el corazón. Así tengo cómics acerca de la segunda guerra mundial, acerca de biografías (James Joyce...) o versiones en cómic de obras clásicas ("La metamorfosis", "Dracula").

      No obstante, aquí y ahora he de reconocer que me falta aun el paso preciso para dar el salto mental de considerarlo un género o subgénero literario equiparable a la novela por ejemplo. Aun me salta automáticamente el recelo. Pero bueno, igual de lento está siendo mi paso a la poesía y ese lo estoy disfrutando de manera increíble. Asi que por probar...

      PD: Corrijo el título en la entrada. Gracias. Me da mucho "coraje" cometer esos fallos, así que la corrección es muy bienvenida.

      Saludos.

      Eliminar
  13. Al precio de estos libros deberían de cuidar un poco más la revisión y no poner cosas como "ERORES". Los libros cada vez son más caros y cada vez tienen más errores tipográficos, faltas de ortografía y errores gramaticales. Claro que puede ser la venganza del becario.
    Dos preguntas. ¿Qué tal es la traducción? ¿Está revisada por un matemático?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale, retiro lo dicho, la que dice "erores" es francesa.
      Oscar, tienes que avisar que la viñeta tiene truco, que luego una mete la pata hasta lo más hondo por lista y pasa lo que pasa.

      Eliminar
    2. Es de sabias rectificar...
      No me di cuenta de que te referías a eso. Si, es una francesita y como tal, tiene que hablar con errores para que sepamos que es francesa. Si no, ¿como lo ibamos a saber?. Bueno, salvo que dijera "se me ha goto el caguete de la camaga fotoggafica".

      Eliminar