miércoles, 14 de marzo de 2012

Contested Will (Shakespeare: una vida y una obra controvertidas), de James Shapiro














La aparición de la película de Roland Emmerich, "Anonymous" es una excusa tan buena como cualquier otra para volver a traer a colación un tema tan viejo y del que tanto se ha abusado en muchas ocasiones como es "¿Quien escribió las obras de Shakespeare?".




1. - LA PELÍCULA DE EMMERICH

En realidad el tema es casi tan antiguo como el propio Shakespeare. Viendo la película de Emmerich, que me atraía porque este tema me entretiene mucho (Shakespeare me apasiona, el tema de su "autoría" solo me entretiene) y porque además la localización y música parecían estupendas. Superada mi repulsa inicial contra un director cuyas películas incluyen "Soldado Universal", "Independence Day", "Godzilla" o "2012", me siento y empiezo a ver las imágenes pasar. Primero, ¿quien es este individuo que hace del XVII Earl de Oxford? Su cara me suena mucho. Investigo y es nada menos que "Spike" de "Notting Hill". Y sin embargo, su actuación, junto a la de la inconmensurable Vanessa Redgrave (aunque quizá un poco sobreactuada en esta ocasión), es uno de los grandes alicientes. El resto de actores son en general pésimos, incluida Joely Richardson, hija de Vanessa Redgrave que hace el mismo papel que su madre (Isabel I) pero en su juventud.


La película "Anonymous" ha vuelto
a echar la rueda a girar.


Pero sigo investigando y en una entrevista veo que Emmerich despotrica contra todos los que han hablado mal de su película, quejándose de que la han puesto a parir y han reducido la cantidad de gente que va al cine a verla (además de hablar de lo mucho que a él le ha influenciado Spielberg). Y sus quejas van contra dos focos: el Shakespeare Birthplace Trust y el propio James Shapiro y la obra que aquí comento. A Shapiro lo critica como "is kind of your typical New York intellectual" (una especie de típico intelectual neoyorquino). Lo que eso tenga que significar para provocar un análisis sesgado de su película aun está por aclarar.  Así que yo aprovecho, me voy y rescato el libro del montón de "pendientes que algún día serán leídos" y del tirón me la trago entera. Por cierto que esta obra sobre Shakespeare la compre (sentimentalismo al canto) en la librería "Shakespeare and Co" de Paris este verano, en parte por la cuestión romántica de la asociación de nombres librería-libro y en parte porque llevaba dando vueltas en mi wishlist varios meses.

Si uno busca, efectivamente, no es difícil encontrar la opinión de Sahpiro sobre la película, en el New York Times ("Hollywood deshonra al Bardo") o en The Guardian ("¿Shakespeare un fraude?. Anonymous es ridícula"). Así que las espadas están en todo lo alto.

En realidad no hay más que ser medianamente crítico para darse cuenta de que la película es un tremendo fiasco. Hace tiempo que aprendí a recordar que debo desconfiar de las películas en las que todos los personajes malvados aparecen retratados como jorobados. Entiendo que me toman por tonto. En lo único en que triunfa la película es en hacer aparecer a William Shakespeare ya no como un iletrado (lo cual no era), sino simplemente como un bufón imbécil (y ya de paso también a Ben Jonson, a Christopher Marlowe y a la mismísima Isabel I. Todos tontos menos el Earl of Oxford). Es repulsivo ver como sale Shakespeare a saludar al escenario tras el triunfo de Enrique V y no sabe ni hablar. Solo balbucea. Y en ocasiones consigue que resulte indignante la forma en que maltrata de manera gratuita la imagen del Bardo. Y ya de paso le convierte en el asesino de Christopher Marlowe. Hay gran distancia entre discutir la autoría de las obras y denigrar al poeta.   Donde se podría haber hecho una defensa elegante de una teoría alternativa (cada cual que la crea o no según le plazca), solo se llega a la farsa. Evidentemente Emmerich no era director para estos temas (aunque se empeñe en todos lados en decir que "él se ha convencido de que Shakespeare no escribió una sola palabra", como si a mucha gente eso le pareciera un docta opinión).  Pero bueno, lo dejo ahí y cada cual que juzgue cuando la vea.





2 . - UNA HISTORIA REAL (INTERLUDIO A MODO DE EJEMPLO)

Corría el año 1794. El grabador Samuel Ireland, cuya obsesión de los últimos años había sido encontrar algún documento que contuviera la firma y algunos datos acerca de la vida de Shakespeare, estaba a punto de llevarse la alegría de su vida. Su hijo, William-Henry Ireland, había conocido a un caballero de gran fortuna que vivía en el campo y tenía una extensa colección de documentos, muchos del periodo isabelino. Cuando William-Henry le contó a su anfitrión (que prefería mantenerse en el anonimato y ser conocido como "Mr H.") la pasión de su padre, este le animó a revolver entre sus papeles, que podría depararle más de una sorpresa. Asi lo hizo y para su sorpresa encontró una hipoteca, firmada en 1610 en "The Globe by the Thames" por el mismísimo William Shakespeare.  Cuado su padre lo recibió no cabía en si de gozo. Poco después, entre los mismos papeles se encontró una copia manuscrita de "El rey Lear" y una carta firmada de manera inconfundible por la mismísima Reina Isabel I, que iba dirigida a Shakespeare, al que agradecía sus "Pretty Verses".

Carta escrita por William Shakespeare al Earl de
Southampton (propiedad de Ireland)

Por estas fechas, la revolución creada en la sociedad literaria londinense era tremenda. Nada menos que James Boswell, el biógrafo de Johnson pidió el privilegio de poder ver y tocar los documentos. Cuando lo hizo afirmó  "Que feliz soy de haber vivido hasta el día del descubrimiento de este glorioso tesoro. Ahora moriré en paz". De hecho murió tres meses después. El Principe de Gales (futuro Jorge IV) invitó a los Ireland a enseñarle en persona los documentos en Carleton House. Los Ireland comenzaron a cobrar entradas por exhibir los documentos. Su fama era desmedida.

Esta viñeta conservada en el museo británico sugiere que toda
la familia Ireland participaba en las falsificaciones.


Pobre Boswell. No vivió para saber que todo era un fraude. William-Henry lo había hecho todo. Y algunos de los documentos de manera bastante grosera. Incluso se había permitido "descubrir" una tragedia desconocida previamente, escrita por el mismo Shakespeare, titulada "Vortigern" y una breve autobiografía escrita por el Bardo.


Vortigern, atribuido por los Ireland a WS.


Bien, pues hasta no hace mucho tiempo aun había gente que afirmaba que los documentos de los Ireland "tenían que ser verdaderos".

3 . - EL LIBRO DE SHAPIRO

El ejemplo anterior es uno de los muchos que se encuentran en el libro acerca de las más peregrinas teorías, falsificaciones, deducciones peregrinas, etc, que se han generado en torno a la vida y obra de WS. Desde ordenes pseudorreligiosas que rezaban en altares a William Shakespeare hasta autores que escribían obras entrando en contacto con el más allá a través de Mediums que les ponían en contacto con Shakespeare, Bacon u Oxford.

No deja de sorprender que este tema haya movido tanta, tantísima tinta a lo largo de los siglos (si, si, siglos) habiendo en realidad tan pocas cosas sustancialmente objetivables al respecto. Shapiro es un auténtico "Shakespeariano de pro" que de entrada nos reconoce abiertamente que su lugar está al lado de los tradicionalistas que dicen que las obras de Shakespeare las escribio... pues eso, Shakespeare en persona. De hecho cuando comenzó a escribir este libro tuvo que aguantar las críticas de sus colegas ("¿Te vas a dedicar a repasar eso?, No merece la pena"). No obstante, en el lado contrario hay una ingente cantidad de personas, algunas sorprendentemente famosas e ilustradas, que opinana que es una barbaridad pensar que el bueno de William fuera capaz de parir tal "derroche de hermosura".

Como dice Shapiro, "no se me ocurren muchas otras cosas  que puedan reunir a Henry James y Malcolm X, Sigmund Freud y Charlie Chaplin, Helen Keller y Orson Welles o Mark Twain y Sir Derek Jacobi". El porcentaje de personajes famosos, muchos intelectualmente destacados, que está han estado absolutamente seguros de que William Shakespeare era como mínimo un farsante (como máximo un sinvergüenza) es sorprendente. Como hemos visto en el ejemplo anterior, la cantidad de libros, descubrimientos, falsificaciones, acusaciones, etc que vuelan alrededor de las cabezas de los que estudian la obra del Bardo desde el siglo XVII también lo son.

Francis Bacon: político, abogado, escritor y filósofo.
Y candidato a ganador de "escriba usted su propio Shakespeare".


Evidentemente no voy a entretenerme en narrar los fundamentos de cada teoría (para eso está el libro y sería tedioso), pero si contar algunas cosas de ellas. El libro habla exclusivamente de tres teorías, dejando atrás todas las que simplemente son imposibles respecto de la autoría de las obras (Christopher Marlowe, Ben Jonson, John Dee...): la teoría baconiana (Francisco Bacon escribió las obras, teoría iniciada por Delia Bacon), la oxfordiana (Edward de Vere, XVII Earl of Oxford, teoría iniciada por Looney, cuyo apellido le dio más de un dolor de cabeza por su rima fácil con Loony, es decir "chiflado") y la del propio William Shakespeare, claro está. La primera fue defendida a capa y espada por Mark Twain y Hellen Keller entre otros. La segunda por Sigmund Freud y hoy día por Sir Derek Jacobi.

Edward de Vere, XVII Earl of Oxford.

En realidad la película no es más que la materialización de una de las varias teorías satélite que surgieron alrededor de las teorías "oxfordianas". La más retorcida, increíble e implausible de todas. Conocida habitualmente como "Prince Tudor theory, part II", es una variante de la teoría del príncipe Tudor "descubierta" por Percy Allen en 1933. Y aquí advierto que introduzco un spoiler de la película. La teoría dice (ni más ni menos) que el autentico Shakespeare era Edward de Vere, XVII Earl of Oxford (la teoría de Looney), pero que además De Vere e Isabel I habían sido amantes y habían tenido un hijo secreto, el Earl de Southampton. Pero aun es peor, ya que en realidad De Vere, además de amante de Isabel I era su hijo. La reina vírgen lo habría concebido a los catorce años. Southampton era a la vez su hijo y su nieto.  Y ademas no era el único hijo de Isabel: también eran hijos suyos el Earl de Essex (al que la reina mandó ejecutar por traición), Mary Sydney y el que fuera hijo y sucesor de su consejero, Robert Cecil. Duele la cabeza solo de pensarlo.


Ilustración de Joon Mo Kang

Shapiro se dedica desde hace muchísimos años a la enseñanza en la Universidad de Columbia (Nueva York). A la enseñanza sobre todo de su pasión desde hace veinticinco años: William Shakespeare. No hemos de olvidar que la locura de  los americanos con el bardo de Avon no tiene mucho que envidiar a la de sus orgullosos "dueños oficiales" británicos. La mayor colección del mundo de los "First Folio" de Shakespeare no está en Londres, sino en Washington.

"Shakespeare niño cuidado por la Naturaleza y las pasiones" de G. Romney 1799.
Es evidente la similitud con una adoración de los Reyes Magos.
Comienza la deificación del poeta.

Un libro ameno, a veces un poco farragoso por la cantidad de detalles que nos da de cada teoría y que logra convencer de lo que quiere su autor: Shakespeare fue Shakespeare. Luego que cada cual piense lo que quiera. Pero sobre todo, sea cual sea su conclusión, que lea a Shakespeare.

En este vídeo el autor habla del libro y de Shakespeare:



En inglés: James Shapiro. Contested Will (Who wrote Shakespeare?). Edt Faber and Faber. 2010. 367 pps.
En español: James Shapiro. Shakespeare, una vida y una obra controvertidas. Edit Gredos. 2012. 416 pps.



23 comentarios:

  1. Una excelentísima entrada que consigue convencerme un poco más de la absoluta chorrada de teorías que en torno al Bardo son y han sido.

    ¡Que maldita casualidad que estas teorías surgieran -milagrosamente- en el periodo de mayor reivindicación de la obra del poeta! (por los románticos y otros). Que extraño me parece, oyes, que en las décadas inmediatamente posteriores a su muerte nadie, repito, NADIE dudara de que Shakeaspeare fuera un autor (si hasta hay panegíricos y textos de Johnson y Marlowe refiriendose a Shakespeare como escritor, y no como actor), pero hete tu aquí que de repente se eleva a Guillermo a la categoría de mejor escritor de la historia. Nada, nada, que igual de repentinamente hay que tirarlo del pedestal como sea. Una vez muertos todos los testigos, lo único que queda es la calumnia, los datos poco fiables o la simple y llana gilipollez.

    Jamás acabaré de entender como una teoría surgida hace tantos siglos (y por tanto totalmente rancia): "Shakespeare no escribió sus obras porque era un paleto iletrado", siga teniendo adesiones tan enstusiastas. ¿O sea que una persona del pueblo, de clase baja y sin estudios, no puede escribir alta literatura? Que se lo digan a los cientos de escritores en las mismas circunstancias que han entregado tantas y tantas obras maestras, a lo largo de esos mismos siglos que esta peña ha desperdiciado escribiendo tonterías.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente. Una de las cosas curiosas es que cuando Shakespeare se retiró a vivir a Stratford Upon Avon, que ya era famoso, a nadie le dio por ir a entrevistarlo acercad e su vida, ni a él ni a sus hijos (que vivieron hasta bien e entrado el siglo XVII ni a su nieta, ni a sus vecinos. Pero entonces empieza el proceso de "Deificación" del poeta y todo el mundo quiere saber cosas sobre él. Pero es tarde. Todos los que le conocieron han muerto. Y "donde no lo se, me lo invento". No he puesto las teorías más peregrinas, algunas francamente increíbles, no ya por no poder creernoslas (que también) sino porque no se como pudieron seré defendidas durante decenios por montones de gente.
      Un ejemplo: Isabel I, la Reina Virgen, era en realidad un hombre. Isabel se murió a los 8 años y su institutriz, ante el miedos e tener que decírselo al rey, la sustituyó por su amigo varón de juegos, que creció disfrazado de reina hasta que murió con 70 años. Bueno, pues la gente tan convencida, oye.

      Está claro que entre otras cosas hay gente que no esta conforme y tiene que disentir, Muchas de las teorías son simplemente insostenibles, pero nada, que como Shakespeare no dejó nada escrito, era tonto, iletrado, avaricioso y no sabía ni firmar....

      Eliminar
    2. La indignación me lleva a copiar y pegar mi perorata de arriba y emplastarla en mi blog XD Gracias por traer a colación un tema tan candente y darme argumentos para la actualización de hoy :)

      Eliminar
    3. Un auténtico placer, te lo garantizo. Vuestras aportaciones son lo más interesante de escribir estas entradas.
      Desde luego que el tema es candente.
      Habría que ver si suben las ventas de libros de Shakespeare con este revival de la polémica.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Ja, ja! Me ha encantado tu teoría de que hay que desconfiar de las películas en que todos los malos son jorobados. ¡Cuánta razón tienes! Respecto a Shakespeare, qué te voy a decir, yo también encuentro ridículas todas esas teorías, he hecho algún post al respecto incluso. Pero no puedo evitar encontrar enternecedores a algunos de sus valedores, tan equivocados y tan tozudos, los pobres. Desde luego, no iré a ver Anonymous, eso está claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Derek Jacobi, junto a Jeremy Irons y dos actores más, fundaron una campaña en una página de internet para recoger firmas virtuales para apoyar la "corrección del error de Shakespeare" y declarar autor de sus obras a Oxford (que por cierto, murió diez años antes de que se compusieran muchas de las obras de Shakespeare). Tuvieron más de 600.000 visitas en dos meses.
      Pero en tres años han recogido menos de 2.000 firmas. A ese paso...
      Enternecedor, pero deberían replantearse lo fundado de sus ideas.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Me repatean todas las especulaciones (ahí se quedan) acerca de los grandes de la literatura y de todas las artes en general. Nunca me he detenido a dedicarles el más mínimo tiempo porque me parecen tesis de pataleta o de resaltar y destraccar al precio que sea.
    Además a Shakespeare ni tocarlo! y lo que tú dices: que lo lean y si ni se les ponen los pelos de punta con algunos de los Sonnets o con The Tempest, Romeo and Juliet, Henry V, etc , que se lo hagan mirar.
    La película nunca llamó mi atención pero ahora, desde luego, sé que no la veré ni loca.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente. Lo único bueno de esto es que cada vez que se remueve la porquería, aumentan las ventas de la obra de Shakespeare (Dios mío que pedazo de sección Shakespeare tienen en la Foyles). Al menos sirve para algo. Marketing Viral.

      De la película lo único es ver las imágenes cinemáticas del Londres isabelino. Son muy chulas las imágenes de la torre de Londres tal como era, o del río Támesis y sus puentes o del Teatro del Globo. Todo lo demás bazofia.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Yo soy otra que no veré la película. ¡Qué manía hay en buscarle tres pies al gato! Como tu dices porque no acudieron sus opositores a su hogar para apoyar sus tesis entrevistando a sus familiares.¡ La mejor excusa para disfrutar del bardo! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te quepa duda, Pilar de que tendrás mejores películas que ver. Mientras mas voy rumiando la película, peor sabor de boca me deja, la verdad. Al principio solo me reía, ahora empieza a cabrearme un poco. parece que sean siempre los defensores de la teoría "tradicional" los que tienen que demostrarlo todo: que Shakespeare existió, que no era tonto, que sabía escribir, que a pesar de su corta formación oficial tenía una capacidad poética excepcional.. Los otros solo van soltando teorías sin pararse a pensar que también ellos tendrían que demostrar en algún momento lo que dicen. O haciendo caso omiso de datos como falta de coherencia de fechas o ausencia de la más mínima base histórica en lo que dicen. En base a buscar códigos ocultos en sus libros o hablando con el más allá.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Hay una especie de conspiranoia literaria muy divertida en torno a la identidad de "Shakespeare" que Bill Bryson desmontó con erudición y sentido común en su famoso ensayo. Uno de los últimos premios nacionales a guiones cinematográficos es una adaptación libre de una obra teatral de Chema Cardeña que gira sobre la hipótesis de que Shakespeare era en realidad Marlowe. El autor del guión es el director valenciano Vicente Monsonís, y, si finalmente el proyecto sigue adelante, estoy convencido que el resultado será una película mucho más digna que la de Emmerich.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el libro de Bryson me lo pasé muy bien (como con todos los de Bryson, por otra parte). Pequeñito ameno y concreto. La hipótesis de los "colegas" (es decir, de que Shakespeare era en realidad cualquier otro dramaturgo) estuvo en boga poco tiempo. Tanto Marlowe como Ben Jonson fueron los principales (aunque no únicos candidatos). Dice la tradición que Marlowe no muró en la fecha conocida (1593, 30 de Mayo, asesinado), sino que en realidad fue una farsa y era otro el muerto. Que en realidad Marlowe se retiró del mundo y dedicó el resto de su vida a a escribir obras bajo el nombre de William Shakespeare. Solo se les olvida el detallito de decirnos porqué alguein iba a hacer algo similar, cuando era un escritor de reputación muy importante o que pasó entonces con el auténtico William Shakespeare.
      Emmerich lo resuelve pronto: Shakespeare se cargó a cuchilladas a Marlowe cuando este trató de chantajerale para sacar dinero a cambio de no decir a nadie quien le daba los manuscritos. Todo esto después de poner a Marlowe de traidor y Judas, que vende por dinero a Ben jonson, el cual es entrevistado en la Torre de Londres en una escena que recuerda, como dice Shapiro, a una cárcel estalinista.
      El delirio, vamos.

      Por cierto, que para acabar de terminarlo, cuando en 2002 en el Poets Corner de la abadía de Westminster se le dedicó una vidriera conmemorativa a Marlowe las fechas inscritas en ella eran: "1564- ?1593". ¿A que viene esa interrogación?, si se sabe perfectamente que día apareció asesinado. Y claro, los Marlowianos tan contentos.

      http://marlowesghost.com/find_out_more

      Saludos.

      Eliminar
  6. No sabía mucho sobre esta controversia. Me recuerda un poco a las teorías sobre la identidad de Jack el destripador, después de tantos años sólo se puede apostar por los que eran sospechosos en aquel entonces o por gente famosa, ya que no se puede investigar a todos los desconocidos que poblaban Londres en la época victoriana. Así surgen complicadas teorías como la del duque de Clarence (aunque sea desmentida por el diario de la Corte) o la de que era el pintor Walter Sickert.
    El agravante por lo que cuentas es a Shakespeare mientras estuvo vivo y aun mucho tiempo después nadie le discutió la autoría. No creo que vea la película, prefiero ver alguna obra de Shakespeare como “Hamlet” en Estudio 1. También he visto últimamente una versión de “Noche de Reyes” del 96 con Ben Kingsley que no está mal.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Maribel. En cierta medida se parecen. Lo que ocurre es que el caso del destripador es algo más "deportivo", mas "por entretenimiento" en general. Estos defensores acérrimos son más "profesionales" (en el sentido negativo de la acepción). Se insultan, acusan, menosprecias, tachan de tonto al que "no tiene capacidad de ver lo falso de la actitud en que está posicionado", elaboran teorías complicadas (e imposibles de corroborar) que se tiran a la cara, etc.
      Una pena.
      Esta disputa tiene pinta de que no acabará nunca.
      Pero bueno, yo igual que tu, me dedico a leer y ver la obra del poeta. Esa "Noche de Reyes" no la conozco. Ahora tengo para ver una adaptación moderna de "Coriolano" dirigida e interpretada por Ralph Fiennes que no se por donde saldrá....

      Eliminar
  7. Oscar,lo primero felicitarte de nuevo por una entrada tan instructiva y a la vez amena.
    De Shakespeare, pues estoy con todos vosotros: dejarlo en paz y disfrutar de sus obras. Es evidente que las intrigas atraen más y que un escritor de vida común es poco interesante y claro, si se desconocen datos hay que empezar a trabajar la mente y hacer valer cualquier teoría. Esto, como ficción puede tener su atractivo, pero de aquí a convertir suposiciones en datos, pues mire usted noooooo.
    Yo sí que voy a ver la película de Emmerich (aunque todas las suyas me parecen bazofia), porque me intriga ver el despiece palomitero de la cultura (bueno es un prejuicio, pero es que director se lo ha ganado a pulso).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, el diablo busca entretenimiento para las cabezas ociosas. Hay que ver lo bien que les viene a algunos que el conocimiento de la vida de Shakespeare sea limitado, aunque se quejen de eso precisamente. Si no, no se acerca de que iban a poder especular...

      Es que ni en "Donde Estás, Corazón?" se inventan intrigas como las que más de uno se ha sacado de la manga. además se reviven periódicamente. Una vez rebatidas, tiempo después, reviven.

      No he comentado que incluso se llevó a juicio a Shakespeare en una campaña mediática instada por los defensores de la teoría oxfordiana que pidieron "jueces justos" y denunciaron a "Shakespeare por haber usurpado las obras de otro hombre". Se reunieron tres jueces en Estados Unidos y tras escuchar a las partes, dictaron sentencia a favor de la teoría Shakespeariana, en contra de Oxford. De nuevo se hizo el juicio en Inglaterra y el resultado fue el mismo. Todos los periódicos se hicieron eco del caso.

      Pues aun asi, ahi siguen, dale que te pego.
      Saludos.

      Eliminar
  8. ¡Qué bien documentado estás, Oscar! Yo no sé si a algunos les molesta tanto que alguien escriba tan bien como Shakespeare y entonces se tienen que inventar toda clase de historias. Está claro que no veré esta película que tan elocuentemente "des-recomiendas", jaja!

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Curioso, como apuntas, que Shapiro se meta en esos berenjenales. Escribir un libro para refutar lo que considera teorías absurdas quizá servirá para desacreditarlas, pero también les da cuerda y acaban ganando más adeptos.
    Lo mejor, para salir de dudas, sería preguntárselo al propio Shakespeare, que desde hace mucho tiempo vive en Brasil, con identidad falsa, dándose la vida padre gracias a los derechos de autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, si, anda por allí con su amigo Elvis, hartándose de reír de todas las paridas que se escriben acerca de él al cabo del año.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Lo de las teorías de conspiración de Shakespeare me marea, que lío para ver quien es el más listo de todos! (a menor escala, me recuerda mis años de universidad teniendo de profesoras Rosa Navarro y sus "teorías" sobre El Lazarillo... que machaque)

    Lo que encuentro más curioso es que como su obra es tan genial y fantástica, solo un escolar rico puede haberla escrito... en este caso, que pena de educación si también es capaz de escribir algo tan chorras como "My affection hath an unknown bottom, like the Bay of Portugal" (cita real de As you Like it). Shakespeare fue un escritor claramente genial (y si lees a Bloom "el único") e inventivo, pero no perfecto y ciertamente con momentos de cheese auténticos. A mi nunca me puede cuadrar con un supererudito, pero que se yo XP

    Y por cierto, difiero con lo del jorobado!! Que hay del gran Igor??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te advierto que reverencio a Bloom y todas las noches le dedico mis oraciones. ;-)
      Fuera de broma. Tengo dos entradas a medio escribir acerca de Bloom, una un puro panegírico y otro acerca de un libro prologado y comentado por él que acabo de leer.
      A ver si me da tiempo. Y una de las muchas cosas que debo a Bloom es amar a Shakespeare como lo adoro. Me reconozco fan totalmente parcial de ambos, que le vamos a hacer.

      Respecto de las jorobas, totalmente de acuerdo con respecto a Igor/"Aigor". Pero si ponen jorobadas también a su madre su prima, su lechero y su gato.... es que piensan que no sabemos distinguir los buenos de los malos.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. No me extraña que te lo haya contagiado su amor por Shakespeare, es su mejor abanderado!

      Bloom bien se merece alguna que otra oración ;-), sobre todo por su facilidad de expresión en temas de crítica y por su infatigable buen gusto en literatura. Sólo que me gusta meterme con él un poco porque, en el fondo, su "Canon" bien podría ser un libro sobre Shakespeare XD

      Eliminar
  11. Sinceramente, no podría reunir firmas en favor de uno u otro como autor de las obras de Shakespeare, porque como ser humano me es imposible saber con certeza quien escribió efectivamente las obras, pero creo que la duda es bastante razonable dado que Shakespeare dejó bastante documentación escrita (su herencia, registros legales) y parecen redactados por alguien que, hoy en día, tendría dificultad para escribir la lista del supermercado.
    Desde los candidatos, tampoco De Vere figura porque era rico y educado, sino porque el conocimiento de las costumbres de personajes de otros países que aparecen en las obras atribuidas a Shakespeare sólo las podía conocer alguien que hubiera viajado a esas tierras y coinciden con los lugares que De Vere visitó durante sus viajes y por situaciones de su biografía que coinciden con los temas tratados en las obras de Shakespeare.
    Mas allá de esto no entiendo como la gente se apasiona tanto como para tomar partido radicalmente en un asunto tan incierto como este; confieso que mi opinión es que el candidato más probable es De Vere, pero no pondría mis manos al fuego por ello, pero creo que películas como la de Emmerich sirven para que uno se plantee interrogantes e investigue; me parece ridículo que la gente le pida al cine fidelidad histórica cuando su finalidad es otra; aparte de "JFK" no conozco muchas películas que hagan siquiera un intento por escudriñar hechos historiográficos y la mayoría, desde "Corazón Valiente" hasta "El Patriota" son una distorsión completa de hechos y personajes históricos.

    ResponderEliminar