sábado, 25 de febrero de 2012

I Capture the Castle (El Castillo Soñado), de Dodie Smith






Dodie estaba sentada en la terraza. Ya nadie se acordaba de cuando se la llamaba por su auténtico nombre, Dorothy Gladys. Observaba como el bueno de Alec se estiraba para tratar de aumentar su color broncíneo al sol de la playa de Malibú. "No me gusta California. Es algo visceral. No lo puedo remediar. O mejor dicho, no puedo parar de recordar mi país, mi campo, mi casa. Homesickness, que bonita palabra. Estos americanos no la usan tanto como nosotros. O no se lo creen tanto. ¿Que demonios hago aquí, en la tierra del sol?. Quiero volver a Londres." 

"Es tontería que le des más vueltas. Aun no puedes. No al menos hasta que pase el asunto de Alec." Objetor de conciencia. La única forma de evitar el alistamiento era huir a Estados Unidos. Eran los cuarenta, claro. Ni siquiera las visitas de ese otro "escritor exiliado", su amigo Christopher Isherwood la consolaba ya.

"Solo puedo refugiarme en mis perros. Mis Dálmatas. ¿Quien sabe? Algún día podría escribir una novela sobre estas maravillosas bestias. Una novela... ¿para niños?. Desde luego ya he tenido unos pocos de ellos. De dálmatas me refiero, no de niños. Pero si pudiera, tendría más de cien". Se sonrió y pensó "Ciento Uno sería una cifra redonda. Ciento Un Dálmatas. Sería un título curioso. Y el protagonista se llamaría desde luego como mi mejor amigo, mi Pongo. Se lo debo." Se colocó las gafas de sol y se recogió el pelo, un poco agobiada por el tema.

"Pero vamos al tema. La idea que ayer estuve discutiendo con Alec no deja de darme vueltas. En realidad no terminé de contarle que es ya algo que viene de lejos. Desde aquella ocasión en 1934 en que paseando con el coche por el campo de Suffolk descubrí por casualidad ese camino que llevaba a un castillo en ruinas. Desde entonces no me he podido quitar de la cabeza la idea de que sería estupendo saber quien podría vivir hoy en día en ese edificio medio devastado. No dejo de darle vueltas. A Bee in My Bonnet". Sorbió dos cortos tragos de su zumo de naranja. "Ya entonces empecé el parto de la familia Mortmain: James, Topaz, Rose y sobre todos ellos, Cassandra. Creo que en cuanto llegue a ese sitio de Pennsylvania que nombró Alec, ese tal Doylestown, me tendré que poner manos a la obra. Tengo que quitarme de encima este peso y este pesar." 


Alec y Dodie con los perros.




La Blue Plaque en su residencia.


-------------------------------


Bueno, lo he dramatizado un poco (y mal) para cambiar la forma habitual de introducción acerca de autores quizá menos conocidos. Pero así fue. Esa desesperación por el suelo patrio, por el te, la lluvia, la hierba y Oxford Street fueron la causa principal del nacimiento de una de las novelas mas interesantes que he leído últimamente. A la autora le costó años escribirla y al menos dos años más de revisiones el acabar de pulirla, gracias a lo cual nos entregó una obra que se lee sin esfuerzo alguno.

Dodie vivó una larga vida que concluyó en 1990. Es conocido el lío en que metió a Julian Barnes al nombrarle su albacea literario Y el lío más grande que tuvo fue recuperar los derechos para hacer la película de esta novela precisamente. Habían sido adquiridos por Walt Disney casi al mismo tiempo que los de su otra novela más famosa ("101 Dálmatas" - "The hundred and one dalmatians"). Mientras que esta última fue convertida en película con gran éxito, la segunda vivió en el letargo (en cuanto a sus derechos cinematográficos se refiere) hasta casi cincuenta años después, tras la muerte de la autora. Por cierto, el personaje de Cruella DeVil se le ocurrió a Dodie tras oír el comentario de un amigo respecto de sus perros: "Estos perros servirían para hacer un hermoso abrigo de pieles."




Centrándonos en este libro, al ir conociendo a los personajes me iba quedando prendado de todos y cada uno de ellos. La primera, la narradora omnisciente que lo refleja todo en las páginas de su diario, Cassandra Mortmain. Diecisiete años. Vive con sus dos hermanos, Rose y Thomas. Su padre, James Mortmain fue un escritor muy famoso con el único libro que publicó años atrás (un “one-hit-wonder”) llamado “Jacob´s Ladder”. Después le dio un síndrome de Bartleby a lo bestia y nunca más volvió a escribir nada. Pero es que no solo se retiró de la escritura, se retiró de la vida misma. En su época de fama, con su dinero en el bolsillo, paseando un día por el campo inglés con su esposa y sus tres hijos, descubrió un castillo semiruinoso al que se había adosado una casa horrorosa. Caen enamorados de la casa, consiguen un alquiler durante cuarenta años de casa y castillo y se van a vivir allí. Pero claro, eso fue tiempo atrás, más de diez años. En el momento actual James vive sin prácticamente contacto con sus hijos que se lo cruzan de vez en cuando por el castillo, con su nueva esposa, llamada Topaz y un muchacho, Stephen, que hace las tareas de la casa. Llevan muchos años arruinados, sin casi nada que comer, viviendo de vender los muebles y pocos bienes que les quedan. Viven más allá del famoso "umbral de la pobreza" y de hecho hace tiempo que no pagan la renta del castillo. 

Todo esto se voltea de arriba abajo cuando aparecen los nuevos dueños de la hacienda a la que pertenece el castillo (y por tanto dueños del castillo), dos ricos y apuestos herederos americanos. La extrema revolución que la introducción de estos dos personajes en todos los aspectos de la vida de los Mortmain está muy lejos d esus mentes en el momento en que su coche queda atascado en el barro de la entrada del Castillo. Como se mezcla gente que solo puede ducharse con agua caliente una vez a la semana, que tiene que sobrevivir con té como único alimento con otr cuya frase preferida es "We must go shopping next week, my dear."

Imposible no recordar al conocer a Cassandra a aquella otra maravillosa adolescente, Merrycat y a aquel otro castillo. La historia es muy diferente, como también lo son en realidad Cassandra y Merricat, pero uno tiene la impresión de que se habrían entendido bien entre ellas en caso de haberse conocido.  Pero hay mucho más. Hay un descarado aire "a la Austen", con hermanas pobres y hermanos ricos que hacen bailes de sociedad y juegan el juego amoroso a su manera, oscilando entre el campo y las casas señoriales inglesas. De hecho las hermanas Bennet son mencionadas más de una vez en la novela. También triángulos amorosos extraños entre dos mujeres y un hombre que me traían a la memoria lo mejor del trio de "Never Let Me Go". Muchas sensaciones y todas placenteras. 

Pero aun caben muchas más cosas en estas cuatrocientas páginas: promesas hechas a una cabeza de piedra del diablo por un grupo de adolescentes exaltados, un muñeco o maniquí de alta costura que habla hasta por los codos, un estudio muy interesante acerca de que es el lujo y acerca de la diferencia entre estar arrebatadoramente enamorado de alguien con dinero y solamente aceptar a alguien por dinero. Y hasta acabamos desarrollando una curiosa teoría acerca de la literatura "moderna". ¿Se puede pedir más?




La obra es una de esas que se vende (en el Reino Unido se vende muchísimo desde el mismo momento en que se publicó) como obra para adolescentes/jóvenes. Craso error, como pasa en el noventa y ocho por ciento de casos de obras así encasilladas. No porque no sea buena para adolescentes (que si lo es. claro) sino porque esta novela no tiene límite de edad. De hecho en España la editorial Salamandra lo publica en la misma colección que las novelas de Harry Potter con un dibujo de portada poco afortunado en mi opinión. Como, por cierto, también es poco afortunada la elección del título en nuestro idioma. Difícil de cuadrar con el espíritu de la obra. 

La frase con que se abre el libro ("I write this sitting in the kitchen sink." / "Escribo esto sentada en el fregadero de la cocina") es una de las frases de inicio emblemáticas del siglo XX para los ingleses. Nos da una buena idea de la situación familiar. Si escribe allí sentada es porque es el único sitio de la casa que tiene en ese momento del día algo de luz natural. El lujo de la luz eléctrica se fue mucho tiempo atrás. O mejor dicho, se fue la capacidad de costearlo.  

La película de "I capture the castle" se estrenó en 2003. Confesaré que siguiendo la tradición en que me empecino con respecto a novelas que me han gustado mucho, me he negado a verla, incluso después de tenerla aquí encima. El cartel no puede ser más cutre. Y me temo lo peor. Asi que si alguien la ha visto, que opine. El trailer tampoco parece muy prometedor.




Y no soy el único que piensa así. Christopher Isherwood, amigo d ela autora, fue uno de los primeros en leerla. En una carta de a Dodie decía:

"Decir que no podía dejara es difícilmente original, pero totalmente cierto. Tu tremenda fuerza es el detalle. Es como una pieza realmente bien tallada. Mientras más la miras, más cosas ves... Pienso que será un libro que será vivido por mucha gente, porque puedes vivir en él, como Dickens."
Y ya como remate diré que cuando le preguntaron a J.K. Rowling mientras presentaba uno de sus Harry Potter cuales fueron las lecturas de su juventud que más le influyeron, citó "I Capture de Castle" como una de las mas importantes. También Joanna Trollope lo tenía como lectura preferida suya y de sus hijas. Y no solo ingleses, sino también algún americano como Armistead Maupin lo apreciaron. 

Me pongo el último de esa fila de admiradores. En resumen, esta novela ha sido un magnífico placer.

En Inglés: I Capture the castle. Dodie Smith. Vintage Books. 2004. 408 pps.
En español: El castillo soñado. Dodie Smith. Edit Salamandra 2005. 384 pps.

22 comentarios:

  1. ... justo tengo la película en lista para ser visionada. No se si es muy mala o es de esas tranquilas y "understated", así que no puedo ofrecerte referencia alguna. Pero mencionando a Merrycat y a Austen como referencias del "aire" de la novela, pues me has convencido y directo la añado a mi lista de la compra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer lo intenté con la película haciendo un "sobrevuelo" por encima, pasando sobre escenas aisladas. No soy opinión fiable por varios motivos: estaba predispuesto contra la película y además como digo siempre la compara con el libro y está condenada a salir perdiendo.
      Dicho esto: no me gusta, aunque las escenas parecen bastante fieles a la novela. Los personajes simplemente no son como yo los imaginaba. Se que esto no tiene ni pies ni cabeza tratándose de una película que es una manifestación artística totalmente diferente al libro, pero no lo puedo evitar.
      Ya nos contarás tu opinión de ambas.

      Eliminar
  2. I Capture the Castle es genial. Y la adaptación es bastante buena. Ya sabes que nosotros somos todo lo contrario que tú y en cuanto leemos un libro con adaptación allá que vamos a verla. Es curioso.

    Tengo ganas desde hace tiempo de leer la novela de Shirley Jackson que mencionas... Algún año, algún año.

    (No viene al caso aquí pero es que resulta que me equivoqué y aún no hemos comenzado con Call the Midwife: antes estaba programada The Hour, (curiosamente con Romola Garai, que también aparece en la película de I Capture...) y so far so good, pero estoy que no veo el momento de empezar a ver Call the Midwife...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La novela de Shirley Jackson es una maravilla. A mi me gustó muchísimo. Ya vendrá tiempo para mas lectura.
      Mientras que la causa de no leer sea la que tienes ahora, o te pueds quejar.

      De "Call The midwife" ya he visto 4 capítulos. A mi me parece magnífica. Ya me contarás.

      Eliminar
  3. Otra que sin duda debe ir a la lista de lecturas pendientes. ¿Veo en ella ecos también de Shirley Jackson? Suena muy atractiva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me ha gustado tanto que incluso he pedido "101 Dálmatas" por curiosidad acerca de la novela en que se baso la película.
      La similitud con Shirley Jackson es llamativa en aspectos de su vida y enla obra la semejanza de hermans adolescentes mas o menos marginadas, castillos, etc me traía a la memoria a esa autora.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Desconocía todo este asunto, así que voy a hacerme con una copia de este "castillo" en breve, ya que tan bien pinta. Yo admito que si me dejo llevar por el cine y me gusta ver las adaptaciones de todos los libros que me gustan, por malas que sean. Es una forma de extender mi fetichismo con ciertas obras, supongo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, yo reconozco que es un problema mío. Si veo antes la película no hay problema. Pero si he leído la novela (solo si me ha gustado mucho, si no me da igual) estoy todo el rato cabreado pensando "que no, que David no es así","que mal lo han trasladado a la pantalla" y cosas similares, lo cual no me deja disfrutar la película . Así con películas incluso con tan buena pinta como "Never let me go" o "Disgrace" me he negado siempre a verlas. Pero insisto, tengo claro que el raro soy yo.

      Eliminar
  6. Me sonroja mi ignorancia (fíjate que yo pensaba que los 101 dálmatas pertenecían a Disney) , pero si son la mitad de interesantes de lo que lo es tu artículo valdrá la pena la lectura. Tomo, pues, buena nota de los dos, y en cuanto termine mi plan Dickens me pongo a ellos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para tu más absoluta tranquilidad, Ricardo, te diré que hasta que descubrí este libro por casualidad (ya sabes, eso de que una portada nos llama la atención, veo un nombre anglosajón y un título que no me suena de nada, me pongo a pasara páginas...) tampoco yo pensaba que los 101 Dálmatas estuvieran escritos por una novelista reconocida (Ya solo me queda descubrir que los "Aristogatos" los escribió Faulkner...
      Pues a me llevas ventaja con el plan Dickens. Yo tengo hecho dicho plan y buscados los libros, pero está más parado que las obras del Palacio de Congresos de mi ciudad...
      Saludos.

      Eliminar
  7. Lei la novela cuando era adolescente y si bien me gustó ahí quedó. Años más tarde y ya más adulta la releí y su lectura me dejó maravillada. Es una fantástica "autobiografía" de una muchcacha muy especial. Genial el inicio que citas y las comparaciones, por lo que recuerdo,entre las Brontë.

    Pues a mi la peli me gustó, sobré todo el precioso castillo. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Vale, al final me vais a convencer para que vea la película. Parece que los que la habéis visto pensáis bien de ella de manera unánime.
    Hay que ver como cambian ciertas novelas según con que edad o en que momento se lean...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Uuf! Has hablado de una de mis novelas favoritas, con la que no puedo ser objetiva. Me gusta prácticamente todo de ella y al leerla, sentí que vivía en aquel castillo con Cassandra y su familia, intentando hacer cuentas para llegar a fin de mes y escribiendo en el fregadero de la cocina. Además, es la lectura que llevé a mi primer viaje a Londres (ya sabes cuantos puntos sube).
    En la solapa explicaba que Dodie Smith era la autora de 101 dálmatas y entendí de golpe por qué ésta es una de mis películas favoritas de Disney, dejando atrás a algunas muy típicas. Lo cierto es que las segundas partes que han hecho tanto de la versión animada como de la de imagén real inventaron historias y ninguna de ellas continuó con la adaptación de la segunda parte que escribió Smith. En fin...
    Y la película me gustó mucho pero, claro, ya sé cómo eres con las adaptaciones de los libros que te han gustado mucho. En parte lo entiendo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, no se porque no usaron esa segunda parte que escribió Smith ("The starlight barking") como base para la continuación de las películas, vistas las buenas críticas que había tenido la segunda novela de Smith y visto el éxito que tuvo la primera película en el cine.
      Cosas del cine, imagino.
      Me alegro de saber que te gustaba tanto. Para mi ha sido todo un descubrimiento. De esos que nos animan a seguir buscando otros similares.

      Eliminar
  10. Me encanta como comienza esta entrada, y cómo vas presentando a la autora, sin casí darnos cuenta...y de pronto, nos introducimos en ese castillo tan representativo y simbólico.
    En mi caso, he de decir que vi la película y me gustó. El libro más...y estoy contigo en eso de que muchas obras las encasillan en editoriales para adolescentes (tengo la de Salamandra con el dibujo de portada tan poco acertado)...creo que su círculo de lectura es más amplio.
    He disfrutado como una enana con esta entrada...y me doy cuenta de que necesito una relectura de este libro,...espero que de este año no se escape...

    ResponderEliminar
  11. Solo unas breves palabras para agradecerte esta reseña, Óscar. Gracias a ti he leído la traducción española de Siruela (que me parece muy buena, pues en ningún momento suena a traducción). En efecto, no es una novela para adolescentes, sino para cualquiera que tenga un poco de sensibilidad; es sencilla, íntima, nada sensiblera, inesperada en sus giros argumentales, que dependen de los sentimientos de sus protagonistas, inteligente en sus reflexiones, deliciosa, en fin: todo un regalo. Si no hubiera sido por tu reseña la portada del libro me hubiera resultado disuasoria, pero es que por aquí tenemos muy poco de eso. La literatura para jóvenes se ha empeñado en lo light: aligerada de vocabulario y de pensamiento no la puede leer un adulto sin sonrojo. Envejecen a toda prisa. "El castillo soñado" sin embargo hace medio siglo que lo publicarom, pero parece que lo escribieron ayer,
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Ricardo por volver por aquí solo a compartir tu opinión. Me alegro mucho de que te haya gustado tanto la obra. A mi ha sido sinceramente una de las que más me ha emocionado de las que he leído últimamente. Es hermosa en su lenguaje, interesante en su historia y los personajes son sorprendentes. todos ellos. Lo leí en un ejemplar de tapa blanda en inglés y me gustó tanto que me busqué de segunda mano una edición de los años 50 en tapa dura (en inglés está descatalogado en hardcover) y me estoy pensando darle una segunda vuelta.
      No te quepa duda que la portada además de engañosa es disuasoria. Yo nunca lo habría sacado de la estantería .
      Hay otra obra que creo que si te cae por las manos te gustaría casi igual, porque el ambiente es similar, aunque la historia y desenlace son muy diferentes. La menciono en el post, es "We have always lived in the Castle" (Siempre hemos vivido en el castillo), de Shirley Jackson. Más allá de la coincidencia del título, la obra es una maravilla.
      La comenté aqui
      http://strange-library.blogspot.com.es/2010/07/siempre-hemos-vivido-en-el-castillo-de.html

      De nuevo, gracias a ti.

      Eliminar
  12. ¡Hola! Yo también soy una gran fan de este libro. Lo leí por primera vez cuando tenía unos 14 años y me encantó, y ahora que tengo 21 sigue siendo de mis preferidos. Lo he leído mil veces en español, y estando de erasmus en Inglaterra encontré una versión bastante antigua en la biblioteca de mi universidad y volví a devorarlo. Estudio traducción y este año (el último) me toca hacer el trabajo de fin de carrera, por lo que he pensado en hacer un estudio sobre la traducción de este magnífico libro. ¿Sabéis si hay alguna otra traducción oficial, aunque sea antigua, aparte de la de Salamandra? Para mí sería muy interesante poder compararlas entre ellas y a la vez con el original.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Nora. Cada vez que veo vuestros comentarios me dan unas ganas locas de releer este libro.
      Me consta que hay una edicion mas antigua en español pero, sintiendolo mucho, no puedo darte muchos mas datos. Un amigo de cuya memoria me fio mas que nada, al leer la entrada me dijo que el tenia una edicion de los años 60 en algun lugar, en español. Le parecia recordar que de una editorial sudamericana, pero sin estar seguro. Le puse a localizarmela pero no logro encontrarla (si vieras su biblioteca lo entenderias).
      Yo la lei en ingles en la edicion cuya portada pongo. Es una edicion paperback. Como con todos los libros que me gustan tanto, al leerla me empeñe en tener una edicion en tapa dura para guardar y releer. En abebooks consegui una magnifica edicion hardcover inglesa de 1950 que me encanta.
      No te preocupes que si me localizan esa edicion te aviso sin falta (la de mi amigo)
      Un saludo

      Eliminar
    2. Hola Oscar. Muchas gracias por tu respuesta! Y perdona por haberla visto tan tarde... La verdad es que se me olvidó, y como no conseguía encontrar ninguna otra edición (hasta he enviado emails a Salamandra para preguntarles, recibiendo a cambio una respuesta negativa) decidí cambiar de tema. Sin embargo, a día de hoy, sigo sin encontrar otro libro por el que decidirme para hacer el trabajo de fin de grado, y este no se me va de la cabeza (aún sabiendo que no va a poder ser...). Muchas gracias también por intentar encontrar el libro de tu amigo!! La verdad es que, si de verdad era de una editorial sudamericana, no me habría servido, pues las traducciones que debo comparar tienen que ser en español de España :-( Pero, como ya te he dicho, mil gracias de todas formas! :-)

      Eliminar