miércoles, 25 de enero de 2012

Virginia Woolf, de John Lehmann











Aprovechando que justo hoy (25 de enero) se cumplen ciento treinta años del nacimiento de Virginia Woolf y dentro de  mi compromiso de lectura de Bloomsbury había explicado que pretendía repasar las lecturas de que dispongo de y acerca de Virginia Woolf y todo el círculo en el sentido más amplio que me sea posible. Y comienzo nada menos que con un libro que ya había leído antes y no me había gustado. 

Realmente fue el primer libro que me vino a la mano (estaba convencido de haberlo regalado porque no me gustó) y decidí ver si me sacaba la espinita. Para que vamos a andarnos con rodeos. No ha sido así. Solo dos palabras acerca de él.

¿Quien es Lehman?. Bien, Lehman entra dentro de la categoría de poeta, escritor de ensayos y sobre todo es recordado como editor. Conoció al matrimonio Woolf cuando en 1930 entró a ser la mano derecha de Leonard Woolf en lo referente a la editorial que con gran éxito (más éxito intelectual que económico, todo hay que decirlo) llevaba adelante con Virginia, la Hogarth Press. Comenta Lehmann que Leonard había tenido problemas con muchos colaboradores previamente, debido en parte a que les exigía muchas tareas que no eran propias de su trabajo (cargar y descargar fardos de papel o de libros, hacer compras de papel, traer encargos...) y en parte porque parece que a medida que Leonard iba conociendo a sus nuevos compañeros, su caracter se iba agriando y su lengua se iba afilando. Todos se iban a otras editoriales o fundaban la suya propia. Eso hizo Lehmann en 1938 junto a su hermana, fundando la editorial John Lehmann Limited. En 1954 fundó el London Magazine.

Virginia Woolf y el autor. John Lehmann en Rodnell, 1931.
Fotografiados por Leonard Woolf.


¿Y porqué me parece un mal libro?. Pues porque es una mala biografía. Me explico. Lehmann trata la vida de Virginia de la manera más superficial posible. Y si hablamos del análisis de su obra sale aun peor parado. Solo se ampara en una serie de datos (las casas donde vivió, las fechas en las que publicó sus libros, cuando tuvo sus "crisis nerviosas" (de las que me gustaría hablar en otro momento tranquilamente)) ... pero luego no queda nada, nada de  nada. Virginia no está ahi. No es fácil aprehender nada de la mujer ni de la escritora (ni de el entorno intelectual en que se movió). Incluso se permite dejar caer ciertos coletazos que parecen más de revista del corazón que de un editor y poeta de ese (dicen por ahi) calibre. El libro parece de esos que se le encargan al autor de manera casi casual: "Oye, ¿tu no conociste a Virginia Woolf?, ¿Porque no nos redactas unas cuantas páginas sobre ella y las vendemos aprovechando vuestra relación?".

Por ejemplo, este párrafo me parece tremendamente mal expresado, aunque tenga su fundamente. Pero ese "nunca" que usa lo invalida;

"Virginia nunca superó el resentimiento que le causó la circunstancia de que ella, por ser mujer, tuviera que estudiar en casa y de una manera más bien restringida, mientras que su hermano Thoby. como hombre, pudiese disfrutar de todas las ventajas de una costosa educación en Cambridge".

Es el mismo error que algunos de los que leen "Una habitación propia" cometen a veces. Es evidente la sublevación de Virginia ante el severo agravio comparativo de las mujeres con respecto a los hombres en general o de ella y Vanessa con respecto a sus hermanos en particular. Pero desde luego no fue un "resentimiento que nunca pudiera superar". Si así hubiera sido nunca habríamos tenido esa joya de ensayo. Transformar esa mala experiencia en el desarrollo de una vida intelectual como la que ella llevó a cabo demuestra que estas afirmaciones son, cuando menos, excesivamente apresuradas.

Encuentra Lehmann por ejemplo mucho más interés en explicar de qué mujeres se fue enamorando Virginia a lo largo de su vida que en explicar la relación que ella y sus hermanos tuvieron con un personaje tan interesante como fue su padre, Sir Leslie Stephen.

Asimismo, Lehman pasa sin respirar sobre la controversia que le llevó a él mismo a una ruptura en gran medida definitiva con Leonard Woolf: él quiso que Leonard le dejara completamente al cargo de la editorial para gestionara de manera profesional, algo a lo que Leonard siempre se había resistido porque decía que la editorial tenía su punto más feuerte en su independencia. Y así era, claro.

Lytton Strachey con Rosamond y John Lehmann
(Ham Spray House, Wiltshire)


Quizá lo más interesante del libro es la colección de fotografías que trae y que cubren muchos de los momentos vitales de Virginia. Hay quien opina que la superficialidad de las opiniones de Lehman deriva de que al haberlos conocido, no quiso entrar en nada que fuera íntimo. Difícil de entender cuando no tiene  recato en hablar por ejemplo de la relación lésbica con Vita Sackville-West (lo cual me parece muy bien por otra parte, es evidente que no hay porqué obviar esta relación ni ninguna otra).

No obstante, diré una cosa a su favor: estoy bastante de acuerdo con la valoración "global" que Lehman hace de cada una de sus obras aunque sea terriblemente superficial y estereotipada. Cuales son las obras que merecen más la pena y cuales son las que no solo no aportan nada sino que pueden llegar a enturbiar el tremendo impacto de otras previas ("Tres Guineas" es una pésima sucesora para "Una habitación propia").

Así que, dichos en pocas palabras: esta es una mala opción para quien quiera acercarse a la biografía de Virginia Woolf. Breve y fácil de leer, pero nada atractiva y ni siquiera amena. Hablaremos de opciones mucho más interesantes.


Español: John Lehmann.- Virginia Woolf, entre la vida y el arte. Editorial Salvat (colección grandes mujeres) 1995. 181 pp.
Inglés: John Lehmann.- Virginia Woolf. Ed Thames & Hudson, 1999. 128 pp


22 comentarios:

  1. Siempre son muy de agradecer estas entradas en las que un bloguero de fiar te desaconseja un libro. No sólo te ahorra la decepción y el tiempo y dinero que uno habría, quizás, invertido en esa lectura, sino que también se aprende mucho de ellas. Y aunque seguramente tienen razón los que aseguran que uno aprende también de los libros malos, lo cierto es que éstos, en manos inexpertas, pueden tener efectos perjudiciales, verbigracia, quitarle al lector las ganas de leer a Woolf. De ahí la importancia de reseñas como la tuya. Al pan, pan...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, siempre que leo un libro mlo o semi malo me planteo si decir algo de él para no haceros perder el tiempo. Y que conste que casi nunca lo hago. Tengo por ahí un montón de indeseables del año pasado...
      Pero esto era diferente, voy a hablar de más de diez biografías de Virginia Woolf y hay que dejar claro cuales aportan algo y cuales no, cuales son amenas y cuales no. A priori está claro cuales son las dos imprescindibles, pero hay varias otras que merecen mucho la pena. Y como hoy por ser aniversario tan señalado me apetecía poner algo de Virginia, con la que convivo estas semanas como si estuviera en mi casa...
      Pero estoy de acuerdo contigo. A veces prevenir de un libro malo es tan útil o casi como descubrir uno bueno.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Después de leer tu crítica, parece que es más recomendable optar por las obras de la hermana novelista de Lehmann, Rosamund. "Dusty Answer" es mi favorita, tiene un punto sentimental y quizá un tanto trasnochado, pero mucho encanto.

    ResponderEliminar
  3. Pues de Rosamund Lehman no he leído nada. Voy a investigar el que recomiendas. Si sigo ampliando el círculo no acabo nunca, pero la verdad es que estoy lanzado. Me encanta esta gente. Por cierto, ya tengo cuatro de los cinco volúmenes de la autobiografía de Leonard Woolf. Esa si que va a caer pronto. Gracias otra vez.
    saludos.

    ResponderEliminar
  4. Por lo que cuentas parece más una biografía encargada por el Hola... y por cierto, opino como el Niño Vampiro, leer sobre como un libro no os ha gustado es igual de útil que leer lo contrario, sobre todo si se hace bien (es decir, sin 'bashing' innecesario).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sinceramente y sin ironía, podría perfectamente haber sido encargada por el "Hola". Asi que te doy completamente la razón. Pero ahora estoy con otros mucho más gratificantes.
      Por cierto, el término "bashing" es uno al que tengo mucho cariño, lo uso mucho porque es muy expresivo.
      un saludo.

      Eliminar
  5. ¡Hola!Parece que algunos escritores aprovechan estas biografías para deslizar sutilmente (o no) su veneno. Por ejemplo leí una sobre Cortázar que se vendía como a favor pero resultaba muy en contra, un fiasco para los amantes de Julio (me incluyo). ¿Leíste el libro de Jana Dunn, Vanessa Bell Virginia Woolf? Es mas lúcido que el de Lehmann, aunque se basa en la relación de las hermanas.
    Hermoso blog.
    Analía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Analía:

      Si, precisamente Lytton Strachey que fue uno de los grandes refundadores del género biográfico se quejaba siempre de que mientas que para publicar una novela había (generalmente) una cierta criba en los autores, en el campo de la biografía el libro se le podía dar a escribir "cualquiera", a alguien sin conocimiento alguno que se limitaba a recopilar una serie de anécdotas o, aun peor, como dices a alguien qeu aprovechara para vengarse de todo aquello que no fue capaz de decir a la cara.
      El libro de Jane Dunn no lo he leído, pero lo acabo de descubrir gracias a ti. Voy a echar un vistazo en amazon a ver que tal. Tengo por ahí una novela llamada "Vanessa & Virginia" de una tal Susan Sellers, que me regalaron y que tengo aparcada porque no tiene muy buena pinta. Dentro del tremendo monton de libros de Bloomsbury que tengo acumulado.

      De nuevo bienvenida y gracias por opinar.

      Eliminar
    2. Por cierto, se me olvidaba. También admiro tremendamente a Cortázar. He comprado una nueva edición de sus relatos completos a ver si me lanzo a releerlos.

      Eliminar
    3. Sabes que, llegué a tu blog buscando reseñas de El gran Meaulnes, libro que leí hace tiempo y al que le tengo gran cariño. Era uno de los favoritos de Virginia. Y bueno, me quedé porque Strange Library es un lugar exquisito. ¿Tenés pendiente Dalloway? Y ¿viste la película Las Horas o ¿leíste el libro? Es un tríangulo que engarza perfecto.
      ¡Gracias por la bienvenida! ¡Que disfrutes mucho de Julio! Y de la vida, por supuesto.

      Eliminar
    4. Ah, Virginia tiene además otra cosa extraordinaria. Fue parienta de la gran fotógrafa Julia Margaret Cameron, en el libro de Lehmann hay algunos retratos hechos por ella.
      Gracias nuevamente.
      Analía.

      Eliminar
    5. Correcto completamente. Y sus fotografías son apasionantes. De hecho, otra de mis (abundantes como verás) lecturas pendientes es la única obra de teatro que Virginia escribió en su vida y que está basada en la biografía de Julia Margaret Cameron.
      Algunas de las fotos de Julia Stephen, la madre de Virginia tienen una sorprendente cualidad hipnótica.
      Saludos.

      Eliminar
    6. Con lo de "El Gran Meaulness" si que me has sorprendido. A mi, como has visto me gustó mucho la obra y se que en el mundo anglosajón le tienen más devoción aun que los franceses. Pero no sabía que Virginia lo tenía entre sus admirados. No me sorprende por otra parte.
      La señora Dalloway es una de las relecturas pendientes para este año, que quiero leer todo Virginia Woolf (hace mucho que la leí en muchos de sus libros). De hecho, Dalloway además de mi preferida, es la única que ya he leído más de una vez. Pero esta será la primera vez que la lea (por fin) en inglés.
      La novela y la película de "Las horas" me gustaron mucho aunque le pongo muchos peros a Nicole Kidman como Virginia (y su nariz, claro). Acabo de volver a ver la versión cinematográfica de "La Señora Dalloway" protagonizada por Vanessa Redgrave. Es una maravilla. Si no la has visto, te la recomiendo.

      Hace poco me he encontrado que venden la edición facsimil de "Las Horas" de Virginia Woolf, el manuscrito original a partir del cual luego reconstruyó "La señora Dalloway". Un poco caro, pero estoy tentado.

      Saludos.

      Eliminar
    7. ¿Las Horas de Virgina? No entiendo, porque la película se basa en La señora Dalloway, tres mujeres, una escribe la historia(si, es mi candidata a peor actriz siempre pero al menos por ese entonces podía fruncir el ceño)otra la lee, la tercera es casi como la Sra Dalloway. ¿Decís el libreto de la película? Sino uno de mis libros favoritos, Las Olas.
      ¿Leiste esa belleza? Pero Las Horas, por V W no lo conozco.A Redgrave la vi, excelente.
      El gran Meaulnes lo compré porque era su libro favorito en la adolescencia. También Al Faro y sus diarios son cautivadores. Saludos. Analía.

      Eliminar
    8. Si, libro y película se basan en "La señora Dalloway". Pero es que precisamente el título de la novela de Michael Cunningham lo tomó del título original que Virginia tenía pensado dar a "La señora Dalloway". Siempre pensó en llamarlo "Las horas" (sabes que se desarrolla a lo largo de las horas de un mismo día) y solo a última hora lo cambió a "La señora Dallloway". En el Museo Británico se encuentra el manuscrito original de la obra de Virginia Woolf titulada así (The Hours) y ahora he descubierto que lo publican. Mira:
      http://www.amazon.com/Virginia-Hours-British-Manuscript-Dalloway_/dp/1935625012/ref=sr_1_5?ie=UTF8&qid=1327897920&sr=8-5

      Un saludo.

      Eliminar
  6. No conocía ni a Lehmann ni esta biografía (que, después de lo que nos has contado, no leeré). Cuando he leído el apellido me sonaba por su hermana Rosamond, me sumo a la recomendación de Elena, y aprovecharé para que adelante puestos en la lista de espera Invitation to the Waltz. Cuando rodaron Expiación, la asesora histórica recomendó a los actores que leyeran Invitation... para entender un poco más a la juventud adinerada de la época.
    Yo descubrí a Virginia a través de una especie de biografía que combina fragmentos de sus diarios y cartas, Dardos de papel. Quizá puedo decir que de ella me atrae más su mundo, sus relaciones, sus ensayos que su literatura, que he leído muy poca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues tras leeros es evidente que voy a tener que conocer más en profundidad la obra de Rosamond Lehman. He estado ojeando The Book Depository y la red y el volumen que recomiendas (Invitation to the Waltz" me suena mucho y no se de que (desde luego no lo he leido), pero debe haber surgido quizá en alguna lectura paralela. Así que me han apetecido y puestos a elegir he colocado en la cesta los dos que recomendáis. Estoy en fase de expansión lectora. Espero que no se me corte de golpe y me quede con treinta volúmenes sin leer....
      Muchas gracias.

      Eliminar
    2. Hoy voy respondiendo a trozos, estoy fragmentado. El mundo de todo Bloomsbury (mientras más leo, menos tiendo a focalizar solo en Virginia) es realmente atractivo. Y para los que somos fanáticos de lo más "british" aun más. Lo tienen todo: ingenio, sarcasmo, literatura, casas de campo, amistad, pasión por el arte. En proximos posts comentaré libros de otros temas relacionados (arte, edificios...) verás que interesantes resultan (los libros me refiero, los post espero que también).
      Virginia Woolf es el prototipo de escritora en la que si entras a su obra por la puerta equivocada te puedes llevar un chasco colosal. Pero sus mejores novelas están entre lo mejor que se ha escrito en Gran Bretaña en mi opinión. Y dada la competencia que ha tenido en la "Sceptred Island" no es poco.

      Un salduo.

      Eliminar
  7. Los de la editorial Salvat deberían colocar una faja en el libro con tu reseña. Ahorraría mucho tiempo a los lectores. Qué bueno que en los blogs no puedan censurar nada las editoriales ni la prensa ni ningún anunciante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Ricardo y además leyendo el siguiente libro con el que estoy acerca del tema he descubierto de donde venía la enemistad John Lehman/Leonard Woolf. Y mientras más medito el libro y ahora leo otros escritos en condiciones, menos me gusta este....

      Eliminar
  8. Tengo este libro en casa...lo leí por encima ya que esta más cubierto de imágenes-fotos, que de texto. Cierto...no pensé que fuera una buena biografía, pero disfruté mucho de las fotos, de ir viendo a Virginia en los distintos momentos de su vida, fotografiada de mil maneras, incluso disfrazada.
    De Lehman no sabía nada...le había visto en fotos y poco más.
    El libro en sí me gusta...no esperaba en él una buena biografía. Sabía lo que compraba.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Si, María. Efectivamente, la selección de fotos es buena. Fue el primer volumen (el que yo compré al menos) de una colección de biografías dedicadas a mujeres. Yo no sabía lo que compraba. Por aquel entonces no había leído a Quentin Bell y al leer a Lehman, la verdad me llevé un chasco porque habiendo leído a Woolf me resultaba increíble mucho de lo que allí encontraba.
    Saludos.

    ResponderEliminar