jueves, 1 de diciembre de 2011

Sir Gawain and the Green Knight (Sir Gawain y el caballero verde)












Este poema artúrico es uno de los más hermosos que se conservan. Escrito alrededor del año 1400 por un autor desconocido (que se suele suponer también compuso otros tres poemas recogidos en el mismo manuscrito, entre ellos uno magnífico llamado Pearl), es una muestra perfecta de lo sutil que puede ser a veces la línea que separa la posibilidad de que un texto entre en la historia o se pierda para (casi) siempre.

En realidad no tenemos nada manuscrito por el autor del mismo (esta es en realidad una copia llevada a cabo por un copista), cuyo nombre es hoy desconocido. De hecho, como digo, ni siquiera se puede afirmar a ciencia cierta que el autor de todos los poemas sea el mismo. 


El poeta de Sir Gawain escribía en un dialecto de las West Midlands del antiguo inglés. En esa mismísima época, Geoffrey Chaucer, el "padre de la literatura inglesa" escribía en la variante londinense del mismo, la que prosperó como base del inglés literario y del idioma común. Esta variante se impuso en la Corte Inglesa por varios motivos. No solo porque Chaucer era un autor como la copa de un pino, sino además por otros hechos secundarios (a veces no tanto) como que Chaucer era familia indirecta del nuevo rey (Enrique IV) y su hijo, Thomas Chaucer, en su cargo de Speaker of the English House of Commons supo hacer una buena labor para afianzar la obra de su padre como canónica. Evidentemente esto es una simplificación burda, pero si se hubiera impuesto otra variante del antiguo inglés como canónica en la historia de la literatura escrita en ese idioma, hoy puede ser que las cosas fueran diferentes. Por ello hoy aun comprendemos el texto original de la obra de Chaucer, en cambio este manuscrito sería completamente ininteligible, incluso para un inglés contemporáneo. El autor se sumó a lo que hoy se conoce como "Alliterative revival"que trataba de revivir el verso antiguo, abandonado tiempo atrás y que nunca fue rescatado. Bueno, disertaciones históricas aparte, este es un gran relato/poema en muchos aspectos. Por cierto, esta es la primera página:




La letra pequeña, angulosa y como dice Tolkien, "con frecuencia difícil de leer". Su transcripción sería algo así (estos de hecho son los primeros versos):

Sißen ße sege and ße assaut / watz sesed at Troye,
ße bor brittened and brent / to brondez and askez
ße tulk ßat ße trammes / of tresoun ßer wro t
Watz tried for his tricherie, / ße trewest on erthe,

El texto estuvo perdido durante muchos años hasta ser reencontrado en un manuscrito (que hoy se conserva en el British Museum) que fue salvado por Sir Robert Cotton (el mismo al que debemos la persistencia del manuscrito del Beowulf). Incluye cuatro poemas sin título, que han sido denominados según criterios de los estudiosos como "Sir Gawain and the Green Knight", "Pearl", "Purity" y "Patience". El dialecto en que está escrito lo hace virtualmente incomprensible hoy en día para el común de los mortales y solo un scholar como J.R.R. Tolkien se podía dedicar (durante muchos años) a obtener una traducción lo más pulida posible de la obra. Y demos gracias a Tolkien, aunque muchos de los eruditos parecen estar (cuando uno lee artículos sobre la obra), un poco mosqueados de que el autor de "El señor de los anillos" y el rescatador de este poema sean la misma persona. Y sin embargo, así fue Tolkien editó junto a Gordon la edición que fue el "Golden Standard" durante mucho tiempo (Oxford, 1952), siendo superada por la mejora posterior en la traducción, con la que que trabajó el resto de su vida y que su hijo Christopher publicó en 1973. Además, la versión en inglés contemporáneo de Tolkien sigue siendo de lectura algo más dificultosa de lo común, porque trata de preservar el verso, respetando en lo posible el metro original. En cambio en español (manejo la edición de Siruela) se ha optado por la prosificación del texto, lo cual hace su lectura mucho más fluida (es un texto muy breve). 





El argumento: A la corte de Camelot, sobre la que reina un jovenzuelo rey llamado Arturo y en las que se está celebrando las fiestas de Navidad, llega un día un caballero fuera de lo convencional. Un auténtico gigante, todo él (y su caballo) vestido de verde. Con su tamaño descomunal es capaz de manejar un hacha gigantesca y plantarse ante la reunión de caballeros y lanzarles un desafío. Reta a cualquier caballero que acepte a darle un solo golpe con el hacha que lleva en la mano. A cambio, si el gigante agesobrevive, el caballero se compromete a recibir de la mano del Caballero Verde otro golpe igual un año y un día después. Todos los caballeros se asustan ante el imponente tamaño del Caballero y Arturo, avergonzado de su corte, lo acepta. Cuando va a cumplir con el desafío, Gawain le pide que le permita sustituirlo. Así se hace y de un solo hachazo Gawain decapita al Caballero Verde. El cuerpo del gigante sigue en pie, avanza, recoge la cabeza que ha rodado por el suelo, monta a caballo y sujetando su cabeza por la cabellera, recuerda a Gawain que dentro de un año deben volver a verse para cumplir con su promesa y recibir el golpe fatal. Pasado el periodo de espera, Gawain comienza la peregrinación a su destino fatal, y como en cualquier romance caballeresco medieval, empiezan las pruebas a que se somete el heroico Gawain para convertirse a la par en hombre y en caballero.





Por el camino descubrirá entre otras cosas que ser un gran caballero no está completamente reñido con tener miedo por tu vida o no decir siempre "toda la verdad". El relato es atípico en el sentido de que a diferencia de otros textos artúricos medievales es realmente ameno, con un desarrollo progresivo que lo diferencia de los típicos "cantos" o "gestas". El contenido simbólico del mismo es inagotable. Quizá el más referido sea el simbolismo del escudo de Gawain, decorado con una estrella de cinco puntas sobre fondo de Gules. Figura de perfección matemática que en este poema sustituye al león o al águila presentes en otros retratos del caballero. El poema contiene amor, gesta, escenas de caza descritas de manera tan minuciosa que casi parece que se huele la sangre... Una pequeña joya.

Por cierto, en las islas Orkney escocesas se conserva una variante de un juego, denominado Ba´ o también conocido como Beheading Game, que se interpreta como un rito estacional en que el Año Nuevo desafía y mata al Año Viejo.

Ilustración de la leyenda
en un manuscrito del British Museum



Yo descubri la obra en realidad de manera diferente a lo que suelo, a través de una película, muchos años atrás. Un domingo por la tarde aburrido me puse delante de la TV, abandonada toda esperanza de una tarde productiva y vi que empezaba está película. El título me gustó y Sean Connery entonces (y ahora) me gustaba bastante. Así que afortunadamente la vi y me gustó mucho la historia (no tanto las mallas de Gawain y los brillos del caballero verde ni la película en si  misma). Inicialmente creí que era una historia creada para dicha película (entonces Internet era algo ni siquiera en lontananza) y tardé casi un año en saber que era un poema  "real". Lo busqué, compré. leí y aun me gustó mucho más.




Ruego no confundir la película con esta otra, que también es... espectacular.  ;-)


10 comentarios:

  1. Estos relatos medievales siguen siendo fascinantes, tantos siglos después. Muy interesantes estas entradas arturianas. Las películas también tienen buena pinta (a mí también me gusta Sean Connery...).

    ResponderEliminar
  2. Sir Gawain es lectura obligatoria en los programas de Filología Inglesa y cuando me tocó el turno con las asignaturas que cogí, pensé que me aburriría como una ostra (y teniendo ya en cuenta mi capacidad de disfrutar tostones antiguos españoles)... nada mas lejos de la realidad, la encontré ágil, super-bien escrita, entretenida y el maravilloso simbolismo al que alude te enseña como sombras de un mundo y unos rituales superinteresantes.

    Me encantan las anécdotas académicas! Me parece siempre tan curioso que señores/as tan inteligentes puedan llegar a comportarse tanto como niños.

    ResponderEliminar
  3. Aqui otro filólogo inglés al que le gustó el Gawain. Es cierto que parte de la frialdad de las crónicas artúricas desaparece en este canto, sustuida por una trama ágil y que no aburre. Y lo más importante para mi es el toque irónico que sobrevuela la historia, con un caballero alejado de la perfección y que incluso se autocuestiona a si mismo.

    Como tú dices, una joyita a descubrir.

    ResponderEliminar
  4. Acaba de salir una nueva traducción al castellano, EN VERSO ALITERADO!! Y también ilustrada. Se ha reducido la extensión, eso sí, para que todos los públicos lo puedan leer (no sólo los filólogos). El libro, os lo aseguro, es en sí una joya. Os dejo la referencia:

    SIR GAWAIN Y EL CABALLERO VERDE, Editorial Kattigara, colección joyas medievales, 2011. Traducción de Carlos Ealo. Ilustraciones de Sonia Piñeiro.

    Enlace al video del libro ("book trailer"): http://youtu.be/9OWVBTAohfc

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Parece, Óscar, que entre tus seguidores somos legión los de filología inglesa.
    Como ya comentaba en otra de tus entradas, esta obra sorprende por su ritmo, su estructura, y por lo fácil de leer y amena que le resulta al lector moderno.
    Me encantan las ilustraciones que has elegido. Y en cuanto a la escena de la película, Sean Connery, con su imponente presencia, ofrece el perfecto contrapunto a la ridícula peluca de Cenicienta-Gawain.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Estoy en zona con mala cobertura y me cuesta respondería uno a uno. Es verdad que sois mayoría los que conocéis el poema y me alegra mucho ver que a todos os parec igual de interesante.

    Aura, interesantísimo lo de la nueva edición. Y en verso aligerado! Será muy interesante comparar con la de Tolkien.

    Lo dicho. Muchas gracias a todos y cada uno por las aportaciones.

    ResponderEliminar
  7. Yo leí la versión en prosa de Siruela, edición con un epílogo muy interesatne.
    ¿No es un poco contrasentido tomarse el enorme trabajo de hacer una traducción en verso para después dejarlo en versión resumida?
    Parece Óscar, a tenor de lo que dice El niño, que las ciencias están poco representadas entre tus seguidores, pero, aunque no seamos legión, estamos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Que conste que las ciencias me interesan mucho en general. Estoy buscando un libro de Bertrand Russell, que creo que es autor que te gusta. No obstante es cierto que lo tengo un poco abandonado. Pero no desisto.

    ResponderEliminar
  9. Tan interesante como tu artículo me resulta la figura del Caballero Verde tal como aparece en la ilustración que encabeza el texto. Es muy parecida a una que vi en una edición de "Cárcel de amor", de Diego de San Pedro, donde representaba alegóricamente a los instintos sexuales desatados; y al mismo tiempo (y perdón por la tontería) me recuerda a uno de mis monstruos favoritos: el Yeti.

    ResponderEliminar
  10. Hola,
    yo también conocí esta historia por la película de Sean Connery, que vi por primera vez en el ochenta y algo con el cole. Precisamente hoy hablaba en mi Laberinto de estas sesiones de cine a las que nos llevaban :)
    ¡Todo un personaje feérico el Caballero Verde!
    Saludos,
    Noemí.

    ResponderEliminar