viernes, 13 de enero de 2012

The Secret Life of Bletchley Park, de Sinclair McKay











De la infinidad de sub-historias interesantes que podríamos arañar a los abominables seis años de la Segunda Guerra Mundial una de las que me atrae desde hace tiempo es la del uso de la criptografía en la Segunda Guerra Mundial. Y es inevitable si se habla de la Criptografía en la SGM mencionar por un lado un objeto (la máquina Enigma), por otro a un hombre (Alan Turing) y por otro un lugar (Bletchley Park).


Este libro, escrito por un periodista del Sunday Times resulta simplemente fascinante. Si uno separa la "propaganda patriótica" del resto, el libro aporta una cantidad de datos digna de consideración y puede ser punto de partida para muchos otras indagaciones posteriores. Dado que aquí no voy a hacer ningún análisis de calidad literaria, trataré de hacer una breve introducción a la historia de Bletchley Park. 


Entrada Principal de Bletchley Park

Bletchley Park es el nombre de una antigua mansión victoriana, convertida en centro neurálgico de la inteligencia militar inglesa durante la segunda mundial. Concretamente el centro dedicado al desarrollo y ejercicio de la criptografía y la decodificación de los mensajes interceptados a los ejércitos de los países del "eje", especialmente a los alemanes que con diferencia, tenían entonces el sistema de encriptación de la información más seguro. Ubicada en Buckinghamshire, a escasos 80 km de Londres (y convenientemente cerca y bien comunicada por tren con los centros neurálgicos de Oxford y Cambridge, de donde provenían la mayoría de los científicos que allí trabajaron), se extendió progresivamente a base de una serie de barracones que se erigieron progresivamente, cada uno destinado a una parte del análisis de la información (ejército del aire, armada, guerra en el pacífico...). Allí se ubicó la GC&CS (Government Code and Cypher School) como principal encargada de la vital tarea.


Trabajando en la decodificación

Dicen los expertos (siempre hay expertos para todo, Dios mío) que el logro de romper el código de la máquina Enigma (que Hitler consideraba absolutamente imposible de romper) sirvió para acortar la guerra en unos dos años y que salvó decenas de miles de vidas. Gracias al equipo de inteligencia militar de élite (el grupo ULTRA), se consiguió, por ejemplo, hundir cientos de U-boats alemanes en la batalla del Atlántico a la vez que se salvaban los cargueros que desde América traían provisiones a gran Bretaña. Pero en Bletchley Park, los criptoanalistas descifraron no solo el mítico código de esta máquina, sino el de varias otras que supusieron intentos de lograr una comunicación "indescifrable", por ejemplo la máquina Lorenz (un derivado de la Enigma) o las comunicaciones del ejército japones. En esta mansión trabajaban equipos militares y civiles. Los que trabajaban al más alto nivel eran elegidos por sus capacidades matemáticas y linguísticas, mientras que los que hacían el grueso del trabajo de análisis de los mensajes trabajaba en la inopia, la mayoría no sabía para que servía exactamente aquel proceso extraño que se hacía con los textos que se les pasaban. 


Dos de las supervivientes de las miles de personas que alli trabajaron
con la BOMBE Machine, diseñada por Turing y clave para la ruptura
del código Enigma
Jean Valentine, una de las WREN  de Bletchley Park,
con el uniforme del cuerpo. En la vida actual dirige visitas
a Bletchley Park. En la foto de más arriba 
está a la derecha.

La archifamosa máquina ENIGMA
La máquina conocida como Enigma era muy similar por fuera a una máquina de escribir, igual de portátil, pero con un auténtico demonio dentro. Su utilidad era la de codificar un texto por el simple método de convertir cada letra del texto en otra letra para que posteriormente dicho texto transformado fuera transmitido por radio o cable. Tenía un teclado como el de una máquina de escribir (se ve en la fotografía) y un juego de letras encima de estas. Cada vez que el encargado de la codificación pulsaba una tecla, a través de una serie de circuitos eléctricos esta encendía otra letra correspondiente que era la que se ponía en el mensaje a transmitir. Pero el tema es que por medio de una serie de claves estas combinaciones se aumentaban a números increíbles. Las ruedas plateadas insertadas en una ranura que se ven en la parte superior cambiaban con cada giro el destino final de cada letra. Y las claves con que se usaban las ruedas se cambiaban todos los días.

En realidad la Enigma era muy antigua, estaba en uso desde 1923 e inicialmente era usada por los bancos para transmitir mensajes seguros de uno a otro. De hecho, en 1926 el gobierno británico compró una y tras ser estudiada por el Foreign Office, en uno de esos patinazos que  ocurren de vez en cuando, consideró que la máquina no podría tener utilidad en el campo de batalla. Una vez que la marina alemana compró el sistema cerró su desarrollo y venta, aumentó su complejidad añadiendo otro panel que aumentaba las combinaciones a cifras de muchos millones y procuró que nadie accediera a una de ellas. 

Varios fueron los factores que contribuyeron a conseguir que se descifraran sus códigos. El modelo mas antiguo que tenían los ingleses junto a otro, también anticuado, usado por los italianos en la guerra civil española, fue "roto" con relativa facilidad. Pero había que saber que hacer con el modelo actual usado por los alemanes. Fue de vital importancia la ayuda de los matemáticos polacos, que habían reconstruido una copia de la máquina y sabían como se organizaba el esquema de cableado de la misma. Pero finalmente solo el genio de los matemáticos, criptógrafos, lingüistas, transcriptores y todo tipo de personal que trabajaba en Bletchley Park (en total varios miles de personas) trabajando a todo trapo logró generar los medios para poder acceder al sentido de los cables telegráficos alemanes. 

Entre los criptógrafos se contaban los mejores matemáticos de las Universidades de Cambridge y Oxford (alumnos o profesores), que eran en muchos casos reclutados (con el mayor secretismo) en la misma Universidad. 

Una de las cuestiones mas curiosas es que inicialmente yo pensaba estar leyendo un libro que nada tenía que ver con la literatura inglesa y resulta que la cantidad de personajes relacionados de manera directa o indirecta con dicha literatura es sorprendente. Desde el "archifamoso espía", Ian Fleming que antes de dedicarse a dar vida a James Bond ya aparecía regularmente por Bletchley Park, hasta Oliver Strachey, padre de Julia Strachey (y hermano de Lytton) que fue responsable directo de desencriptar los mensajes alemanes relacionados (entre otros) con los transportes de la muerte de los trenes hacia los campos de concentración (horarios de los trenes, número de judíos que contenían...). También por aquí estaba un alto responsable, llamado "Dilly" Knox, que era el tío de la escritora Penelope Fitzgerald. Antes de aparecer por allí trabajaba en el British Museum traduciendo un raro pergamino egipcio. El futuro novelista Angus Wilson trabajó como "codebreaker" en Bletchley. Y aun se podrían multiplicar más los ejemplos. Las matemáticas se daban la mano con la literatura.

Mención aparte merece el personaje de Alan Turing, un personaje de lo más interesante, con una vida digna de estudio. Conocido por ser un antisocial completo (algunos piensan que era un caso borderline de síndrome de Asperger) y un matemático genial, fue uno de los que con sus investigaciones en las máquinas para realizar los cálculos masivos y precisos para desencriptar los mensajes de la "Enigma" contribuyeron de manera decisiva a dirigir el mundo hacia el universo computerizado del que hoy disfrutamos. La máquina creada por Turing fue denominada "Bombe" (basado en el nombre "Bomba" que los polacos dieron a una previa que sirvió como fundamento). Con varias mejoras sucesivas, fue replicada a cientos y repartida entre varios puntos alrededor de Londres (para evitar que se perdieran todas en un solo bombardeo) y eran las responsables de analizar miles de comunicaciones interceptadas a diario entre componentes del ejército alemán. Eran manipuladas habitualmente por mujers del ejército, las famosas WRENs (por Women´s Royal Naval Service). Además el matemático colaboró en el desarrollo de sistema de transmisión encriptada de voz y datos.  Turing trabajó tras la guerra en la creación de uno de los primeros ordenadores de programa almacenado (el ACE). Además se le considera uno de los padres de la inteligencia artificial y su artículo "Computing machine and Inteligency" se considera clave en dicho desarrollo.

¿Que como fue pagado?. Pasen y vean. Vergonzosamente, como homosexual conocido y reconocido, Turing fue condenado en 1952 por la misma ley de 1885 por la que se había condenado a Oscar Wilde, por indecencia pública. Se le obligó a someterse a las "terapias para curar la homosexualidad" de la época y finalmente, al no poder soportar la situación y los tratamientos psiquiátricos a los que se vio sometido, se suicidó. Solo muuuuchos años después, Gordon Brown, como Primer Ministro británico pidió publicamente perdón (año 2009 y tras petición por una plataforma popular) por la forma en que fue tratado Turing por el hecho de ser homosexual (añadamos que agravado por el papel que había desempeñado para salvar  a todos sus compatriotas del yugo alemán aun era más sangrante la ingratitud que recibió).


Alan Turing
Una operadora controlando la "Bombe" decodificadora.
Las "teleprinters" eran mujeres encargadas de transmitir los
mensajes decodificados a los puestos exteriores a Bletchley.
Eran apodadas las "teleprincesas" por su extenuante trabajo.


Como muchos sabreis, se hizo una película basada en este tema, titulada (en un derroche de originalidad) "Enigma". La verdad es que en mi opinión es un pestiño sentimentaloide, por decirlo suavemente (y que me perdonen Kate Winslet y Tom Stoppard por la parte que les toca, pero no he visto elenco de actores más malo en bastante tiempo (recomiendo especialmente no perderse el aspecto de los matemáticos de Blechley Park, directamente sacado de "El profesor chiflado" o como quieren "camuflar" a Kate Winslet como empollona con un crucifijo de oro y unas gafas de pasta compradas en el chino de la esquina). No obstante, a quien le interese el tema o lea el libro, la película le sirve como fuente de información visual. Ver funcionando la máquina Enigma y sus ruedas y sistema eléctrico, ver algo parecido a Bletchley Park (se rodó en otra mansión similar) y la cantidad de gente que en ella trabajaban (aun resulta increíble que siguiera siendo desconocida para los alemanes durante la guerra), ver los salones y material con que trabajaban y hasta los uniformes de la WRENs (fotografiados en el libro) es muy interesante.

También he visto por la red la amenaza de que se va a hacer una película basada en la vida de Alan Turing, protagonizada (My God!) por Leonardo DiCaprio. Espero que sea un Hoax.




Fragmentos muy interesantes dedicados a como la relación entre el personal militar americano y británico  en Bletchley reflejaba las relaciones entre los dirigentes y los ejércitos de ambas naciones. La sospecha que cada vez creció más entre los americanos (y aun hoy no está completamente aclarada) de que en Bletchley Park se interceptó y conoció antes de que ocurriera el bombardeo de Pearl Harbor y de que por orden directa de Churchill no se informó de dicho ataque a los americanos para obligarlos de manera directa a entrar en la guerra respondiendo al ataque japonés, o como los americanos habían desarrollado su propia máquina ("Purple") par decodificar las transmisiones japonesas, como también los americanos construyeron bajo supervisión de Turing sus propias "Bombes" decodificadoras, (las dos primeras llamadas "Adam" y "Eve", tenían nombres para todo), etc. El libro da para mucho.

Hasta donde he podido averiguar, el libro no se ha traducido al español. Una pena. Por cierto, he de reconocer que no me ha hecho mucha gracia enterarme de que la mansión de Bletchley Park estuvo a punto de ser vendida y que hoy en día se usa como museo y para celebrar en ella incluso bodas. Supongo que es el signo de los tiempos.

En español: no traducida. 
En inglés: Sinclair McKay. The Secret Life of Bletchley Park (The WWII codebreaking centre and the men and women who worked there). Edit: Arum Press. 2010. 336 pp. 

8 comentarios:

  1. En efecto, yo vi la película y me pareció un pestiño, pero me interesó mucho el entorno y todo lo relacionado con el proceso de desciframiento. ¡Tiene narices que en Bletchley Park celebren ahora bodas!

    ResponderEliminar
  2. Hace tiempo que vi en la tele un documental sobre Enigma centrado en el proceso de descodificación. Y también creo haber leído algo sobre una novela basada en lo mismo. Me resulta fascinante el ingenio, la inteligencia y el tesón de sus descifradores, y me recuerdan las hazañas interpretativas de Champollion o las de los lingüistas que sentaron las bases para la interpretación de la escritura cuneiforme o la de los jeroglíficos mayas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. @ Elena: si, yo la recordaba mala, pero al volvería a ver fue aun peor. Y el guión en parte es obra nada menos que de Tom Stoppard. Además ha tenido que haber toda una campaña llamada "Saving Bletchley Park" para evitar que fuera vendido al mejor postero, apadrinada pro Stephen Fry

    http://savingbletchleypark.org/

    ResponderEliminar
  4. @ Ricardo: Si, ha habido una racha (coincidiendo con la película) de documentales que explicaban la historia de la máquina. En cuanto a la novela, muy probablemente es "Enigma" de Robert Harris, que es en la que está basada la mencionada película. Curiosamente, de los supervivientes de Bletchley Park que entrevista el autor, muchos son admiradores de la novela (que la verdad, pinta tan mal como su transformación al celuloide), sobre todo por lo mismo, porque capta bien el ambiente de trabajo de la mansión y sus aledaños.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Pues en español hay un trabajo excelente sobre Enigma(que devoré hace tiempo y al que acabo de comprobar que siguen añadiendo aún capítulos) , la serie de artículos que Román Ceano ha escrito para kriptopolis:

    http://www.kriptopolis.org/la-maquina-enigma

    Algunos capítulos, un tanto técnicos, pueden hacerse un poco cuesta arriba, pero merece la pena el esfuerzo.
    La película que comentas la empecé a ver pero no pude seguir más allá del minuto 20, era una tontería detrás de otra.
    Lo de Gordon Brown pidiendo perdón (como lo del Papa "restituyendo el honor" a Galileo unos años antes) es de esas cosas que ves y te hace cuestionarte si realmente el ser humano es un ser inteligente.

    ResponderEliminar
  6. Si, este tipo de explicaciones o disculpas, además evidentemente dadas sin la más mínima sinceridad o comprensión del daño realizado, se tornan un insulto y una afrenta. Si encima es el lince de Gorodon Brown quien las emite, pues bueno....

    Muy interesante la página que pones. Hes estado viendo una buena parte y está magnificamente estructurada. Una fuente de datos muy interesante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. De acuerdo en todo. La historia de Enigma es ciertamente fascinante. La mejor mezcla de hecho histórico interesante, entorno más grande que la vida y criptografía loca, que ni en los mejores relatos de Poe.

    Sí, es una lástima que con tan gran material se hiciera aquella pastelada con Kate Winstlet.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  8. Cuántas cosas aprendo viniendo por aquí!! Aunque vi la película de Enigma, hace tiempo, y guardo vago recuerdo de ella, porque no me cautivó, no recordaba el nombre de la casa de operaciones del espionaje británico. Ha sido una delicia leerlo...
    Qué curioso la cercanía de muchos de los escritores y escritoras que leemos con la existencia de Bletchley Park!!
    El libro en inglés, no me atrevo, tengo mucho que leer en inglés y no lo hago últimamente.
    Una entrada estupenda!!

    ResponderEliminar