lunes, 26 de diciembre de 2011

The Moving Toyshop (La juguetería errante), de Edmund Crispin











En que momento el compositor musical Bruce Montgomery (1921-1978) decidió dedicarse a componer novelas de detectives/misterio bajo el pseudónimo de Eduard Crispin no está totalmente definido. Pero si que entre 1944 y 1951 publicó ocho estupendas novelas.

Si bien de su música no he oído nada, si que he leído alguna de sus novelas. Aprovechando que en Impedimenta ha publicado traducida al español esta obra, he aprovechado para leerla.




El final de la vida de Crispin (hay que elegir entre los dos nombres del autor, yo prefiero llamarle así) comienza una preocupante cuesta abajo a los cuarenta y tantos, bien empapada en litros y litros de alcohol etílico.

Bruce Montgomery, alias "Edmund Crispin"
La educación oxoniense de Crispin hace que Oxford esté presente en mas de una de sus obras, muy particularmente en esta, y este es un placer añadido a la lectura de la novela para los que hemos estado en esa ciudad. Los protagonistas se mueven por las calles, pubs y colleges que hemos visitado allí. Ver al protagonista moverse por High Street hacia el Magdalen Bridge aumenta la diversión para mi. Y es que ese es el principal atractivo de estas novelas, son descaradamente divertidas e imaginativas.  Buen suspense con dosis de humor inglés y un detective que, como no podía ser de otra forma, es muy peculiar (por describirlo por el lado más suave). Crispin podría ser una especie de puente entre la sagacidad de Arthur Conan Doyle y el humor de Wodehouse. Quizá no alcanza la maestría de ninguno de los dos, pero la mezcla es indudablemente interesante y genera una lectura que recompensa. Y por cierto, volviendo a la entrada acerca de "El almirante flotante", Crispin fue miembro permanente del Detection Club (hasta que renunció por el cabreo inmenso que pilló al ver que premiaban a lo que consideraba el más despreciable de los pastiches, la novela sherlockiana de Nicholas Meyer "Elemental Dr. Freud", que a mi no me pareció magistral, pero tampoco como para medidas tan extremas).


Edición española
Entre los buenos amigos de Crispin estaban ni más ni menos que dos colosos (cada cual a su manera) Kingsley Amis y Philip Larkin. El primero, dipsómano hasta más allá de lo racionalmente recomendable, pero con un humor ácido (y una lengua viperina) que a mi me encanta y el segundo, gran poeta al que va dedicado este libro y al que de broma Crispin le da un "cameo" en la obra; dice el profesor Fen al volver a su habitación:

- ¿No ha pasado nada mas? ¿ninguna visita, ninguna llamada de teléfono?
-  Un estudiante dejó un trabajo para usted. He estado leyéndolo. Se titula... - Sally frunció su atractiva frente - "La influencia de Sir Gawain en el Empedocles en el Etna de Arnold".
- ¡Por todos los santos del cielo! - gruñó Fen -. Sin duda ese debe de ser Larkin: es el buscador de correspondencias absurdas más infatigable que el mundo haya conocido.


Decía Crispin que las influencias que le llevaron a escribir y publicar su primera novela "The Case of the Gilded Fly" fueron la lectura de una novela de John Dickson Carr llamada "The Crooked Hinge" otras similares y tomando como base un inspector de ficción que trabajaba como Don en la universidad, creó a su personaje legendario, Gervase Fen, profesor de literatura e Inglés en el St. Christopher College (un College imaginario que Crispin ubica al lado del St. John College.) Este es el protagonista de "La juguetería errante" y de casi todas sus novelas. Y es que además de ser esta para más de un crítico la mejor de las novelas de Crispin es, hasta donde yo he podido apreciar, la más divertida de todas. Gervase Fen es un gigante de dos metros de altura, que se mueve a toda velocidad por la ciudad de Oxford en un coche descapotable rojo, destartalado y extremadamente ruidoso, que lleva grabado en el capó el nombre que le ha dado su dueño: Lily Christine III. Desordenado, ácido con sus amigos, no interesado en las mujeres como "otro sexo" (tampoco en los hombres) y con unas formas de deducción nada sistemáticas, nada parecidas a las de un Sherlock Holmes (y no siempre muy fáciles de seguir para el lector). 

Las similitudes y diferencias de Fen con otros detectives aficionados similares como Sherlock Holmes o Lord Peter Wimsey (el detective de Dorothy L. Sayers, protagonista de la impagable "Gaudy Night", también ambientada en Oxford) son fácilmente apreciables. de hecho en una ocasión hace un guiño a uno de sus compañeros literarios de profesión: tras leer un extraño anuncio en la prensa, Cadogan le pregunta:

"-Muy bien. ¿Y que sacamos en conclusión de todo esto?
- No lo se exactamente- dijo Fen -. Y sin embargo creo que yo debería deducir algo... Ese tipo tan listillo, Holmes, lo habría desmenuzado... era muy bueno con los anuncios por palabras de los periódicos." 
Fen por otra parte es atípico en su comportamiento: ante una situación en que van a ser sorprendidos en un cuartillo (Cadogan y él) al que han entrado sin permiso, no tiene problema en gritar (literalmente) "¡Sálvese quien pueda!" y salir corriendo trepando por un montón de cajas que tira al suelo imposibilitando la escapada de su compañero y lanzándose a través de una ventana. Cuando tras toda una aventura Cadogan escapa, Fen le está esperando en su coche, fingiendo leer el periódico y ante la recriminación por su egoísta forma de huída solo dice "Recuerda que tengo una reputación que mantener". A pesar de ser profesor de literatura e inglés, curiosamente no soporta a Jane Austen (¿sería esta la opinión de Crispin ?) y de hecho, uno de los capítulos se llama "El episodio del Janeausteniano indignado". Las referencias literarias a lo largo de la obra proliferan como las flores en mayo (Fen no tiene dificultad para citar repetidamente a multitud de autores ingleses clásicos o al mismísimo Shakespeare, o para usar como seudónimo cuando quiere esconderse el de "T.S. Eliot".

Cornmarket Street, Oxford.
Una de las varias calles transitadas por los protagonistas.
En esta aventura, el poeta Richard Cadogan, aburrido de su vida, toma una triple decisión: 1) Quiere dar más emoción a su vida, 2) Quiere dejar aparcada la poesía y escribir una novela y 3) Se va una temporada a Oxford. Y aquí empieza el lío: nada más llegar a Oxford, en plena noche, encuentra una tienda (una juguetería) con la puerta abierta, con aspecto de haber sido asaltada. Al entrar a registrarla encuentra el cadáver de una mujer asesinada, pero le golpean en la cabeza y cuando al día siguiente recupera el conocimiento y guía a la policía hasta el lugar, la juguetería ha desaparecido, en su lugar hay una tienda de ultramarinos con aspecto de llevar allí años... El resto para quien lo lea.

Una obra muy recomendable para quien disfrute con las novelas de detectives, para quien disfrute con el humor inglés o para quien quiera, simplemente, divertirse un rato. Yo me lo he pasado bomba. Y además tiene misterio y un final ingeniosamente resuelto.


20 comentarios:

  1. ¡¡Albricias!! Tengo la edición de Impedimenta en casa porque el argumento y la rareza me parecieron irresistibles, pero ahora leida tu semblanza biográfica me han entrado muchas ganas de empezarlo de una vez. Por lo poco que cuentas y quitando el elemento fantástico, Jasper Fforde parece haberse inspirado en algún elemento de esta saga.

    La editorial tiene las buenas intenciones de publicarla completa, creo. Veremos a ver.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. A Crispin lo conocí por el ensayo de PD James "Todo lo que sé de novela negra" y de entre su obra recomendaba este. Yo lo ví en "Nuestra" Blackwell's de Oxford y pensé que en Edimburgo tb la encontraría pero no fue así y me acabé trayendo The case of the guilded fly" de segunda mano.
    Me encanta la novela detectivesca:Dorothy L. Sayers, Collin Dexter, etc. Este tb tengo pensado leerlo y a pesar de q me apetece más
    en inglés, reconozco que me alegré cuando ví la edición española d Impedimenta.

    ResponderEliminar
  3. Si, parece que si. Al menos te puedo decir que "The Gilded Fly", "Holy disorders" y "Buried for pleasure" son muy buenas y dicertidas.
    Ya nos contarás que te parece.
    A mi me ha dejado un regusto muy bueno.

    ResponderEliminar
  4. Blogger desordena los comentarios (o yo). El anterior era respuesta a Wolfville.

    @Miss Winnifred: No me recuerdes la Blackwell s (que también sale citada en esta novela, asi como la Bodleian, El Magdalen, Broad Street... De hecho llama al famoso pub The Eagle and the child" con el mismo nombre que los literatos que allí iban solían darle "The Bird and the baby") que me dan escalofríos. Me iba ahora mismo.
    Comprarlo de segunda mano también tiene mucho encanto. Están publicados años atrás por Penguin en la colección de dos rayas verdes en la portada, los clásicos Penguin de años atrás, que me encantan.

    La novela policiaca también me encanta a mi y periódicamente vuelvo a ella. Precisamente ahora me voy a meter con uno de los que conozco menos, con John Dickson Carr. También adoro a D.L. Sayers, Conan Doyle y varios otros. Curiosamente me gusta menos la vertiente detectivesca de mi adorado Chesterton.
    Saludos.,

    ResponderEliminar
  5. Esa, esa de Penguin classics me la traje yo por 2 libras. Perfecto estado. En la librería había baldas y baldas de esta colección pero no te cuento más que te pones malo;)

    ResponderEliminar
  6. Pues efectivamente me pongo más malo aun. Porque esa colección me encanta y con las decenas de miles que habran vendido, casi nunca se me cruzan. A ver si este año cae alguno mas...

    Esto no se me hace en Navidades.

    ResponderEliminar
  7. Como siempre Oscar, la manera en que traes los libros los hace enormemente apetitosos. Siempre aprendiendo cosas.
    Me había fijado en este libro y ahora puedo ponerle una historia detrás. Impedimenta tiene buen material pero los precios...(maldito nivel de inglés).
    Otra asignatura pendiente: debo visitar Oxford debido a tus constantes referencias.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que coincido contigo plenamente, Carlos. Los precios de Impedimenta (y alguna otra editorial nacional más) están más allá de lo razonable. También coincido en que debes visitar Oxford. Te encantará.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Por lo que cuentas parece un personaje muy en la línea de Lucky Jim, no? O sólo me lo parece? Tiene una muy buena pinta, como todos los libros que reseñas.

    ResponderEliminar
  10. Hemos coincidido en lecturas, pues. Justo ayer la terminé y me lo he pasado mejor que bien con esta historia anacrónica digna de incluirse en el Cluedo y tan deudora, en efecto, de Dorothy L. Sayers y Wodehouse. ¡Qué gran filón por descubrir el de Crispin!
    Un abrazo y ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  11. @ Nit: Es curioso,a mi me recordó también a Lucky Jim, no se si porque ya había leído acerca de la amistad de Crispin con Amis y adoro esa novela. Parece que al final de su vida (de la de Crispin) Amis solo se portó regular con Crispin, pero bueno.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. @ CEci: es verdad que es una historia de Cluedo, con ese esquema de las habitaciones en la casa (más de una vez me tuve que releer el tema de cada personaje en cada habitación). Que alegría que también te haya divertido.
    Entre mis amigos ya lo ha comprado también más de uno. Coincido en que han sido unos ratos magníficos los que he echado con el libro.

    Un abrazo e igualmente que pases las fiestas con los que quieres y felizmente.

    ResponderEliminar
  13. Este libro me espera (en la edición española) y no veo el momento de cogerlo. De hecho, nada más comprarlo, estuve leyendolo un rato. Los ojos se me iban de un lado a otro...y el mapa que hay en su interior de Oxford, cobraba vida en mi imaginación.
    Qué bien, saber con más certeza que se trata de un libro interesante, y que merece la pena pasar un rato con él!!! Pero tendrá que ser para el 2012...

    ResponderEliminar
  14. La espera merecerá la pena, María. Cuando leas los nombres de calles y edificios, te parecerá estar allí.
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Ayer termine esta novela, me he pasado un buen rato aprovechando el paréntesis que he hecho desde mi alejamiento de la lectura, literaria, ahora estoy más inclinado a la Historia (si, en mayúsculas) es una aventura detectivesca algo atropellada, con muchas referencias literarias (como tu comentas), por lo que aún tengo dudas si es una burla a este tipo de novelas o un catálogo literario, incluso insinúa muy sutilmente que podía haber sido una novela rosa, lo cual te abre la puerta a las siguientes publicaciones de este inteligente detective.

    ResponderEliminar
  16. Hola, Aprendiz. Bienvenido como siempre. Tiene que haber tiempo para (casi) todo. Y si ahora la Historia llama a tu puerta, que no pase de largo. Yo creo que las referencias literarias forman parte de la delimitación del personaje. Un "tic" de un profesor de literatura de Oxford que refiere cada hecho de la vida diaria a una cita literaria. Y a veces para hablar mal del autor, aunque sea un mamuth literario. Algún escritor en la vida real es así, habla mal de autores que nadie suele denostar así (Nabokov es uno de ellos). Saludos.

    ResponderEliminar
  17. No conocía nada de Crispin y cuando Impedimenta anunció que lo publicaba, me quedé impresionada... ¡género policíaco y humor surrealista en la misma novela! Desde luego, tardé muy poco en acercarme a la librería.

    Supongo que por los comentarios que he visto más arriba no puedo tardar mucho en leer Lucky Jim, me tienta desde hace mucho pero finalmente siempre lo devuelvo a la estantería.

    ResponderEliminar
  18. Personalmente adoro casi todo lo que le he leído a Kingsley Amis (que dicho sea de paso, me parece bastante mejor escritor que su hijo), divertido y a veces con un toque acido (otras veces mas bien amargo). Creo que merece la pena, al menos para mi. Yo tengo aquí para leer otro de sus clasicos ("The Old Deivls").

    Saludos y Felices Fiestas.

    ResponderEliminar
  19. Yo lo he leído recientemente, y simplemente me ha encantado. Creo que es una novela muy recomendable, y como bien dices apta para un público amplio.

    ResponderEliminar
  20. Yo he empezado a buscar los dos o tres que aun no le he leído para leerlo en inglés mientras que Impedimenta sigue adelante con sus prometidas traducciones. La he recomendado a casi todos los lectores con que charlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar