viernes, 16 de diciembre de 2011

The Floating Admiral (El Almirante Flotante), por Miembros del "Detection Club"













"In crime fiction noir is the new black (Simon Brett)"
De las muchas formas en que se puede parir una novela, esta es una de las que podríamos llamar (estilo "papuchi") rara, rara, rara. Escribir una novela entre catorce personas no es una idea totalmente nueva, pero si sorprendente en este caso por varios motivos. 


Empezaremos explicando en que consiste, como se compone y cual es la finalidad de ese grupúsculo llamado "The Detection Club": Este club (también llamado "London Detection Club") es un club donde se reúnen (física o virtualmente) los escritores de novelas policiacas más importantes de Gran Bretaña.  Fue creado en los años 30 y persiste aun hoy en día. Según leo en "The Guardian", el origen fue de lo más curioso. Varios de los escritores más conocidos entonces en este género pensaron en crear una especie de "Reglas de Fair Play" de la novela policiaca. Básicamente, cualquiera que escribiera una novela de este tipo tenía que ser justo con el lector y siempre, siempre, darle a este una serie de "pistas" que le permitieran poder resolver el caso. Se ve que no parecía justo que todo fuera resuelto con un tío del protagonista llegado de Zimbabwe en el último capítulo que tenía un fetiche maldito, que había embrujado al mayordomo. Sus miembros escribieron varias novelas conjuntas (a razón de un capítulo por parte de cada miembro), la más famosa de las cuales es esta. Cada uno de los escritores tiene que "cargar" con lo que hayan escrito los anteriores en los capítulos previos y continuar la historia. Evidentemente, como dice Simon Brett en la introducción, el que mejor lo tiene es aquel al que le toca escribir el primer capítulo, que tiene toda la libertad del mundo. El segundo tiene que atenerse a lo que ha introducido el primero y ampliarlo en lo que crea conveniente para desarrollar la trama. El décimo octavo tiene diecisiete capítulos previos que cuadrar. Y el peor parado es el que cierra el libro, el que tiene que atarlo todo para que quede redondo. desde fuera parece un poco estresante.





Estas son las reglas que todos rubricaron como "justas":

- La solución de los misterios o enigmas debe ser necesaria para resolver el conflicto central.
- El detective debe usar su ingenio y su habilidad para resolver el enigma en un contexto concordante con la historia.
- La solución del problema debe ser sólo encubierta por el escritor.
- Circunstancias improbables o inusuales, super-criminales, venenos desconocidos, entradas o pasadizos secretos, coincidencias y casualidades afortunadas no deben ser usadas en la novela policial clásica.
- Finalmente, la justicia debe ir de la mano del detective y debe aplicarse al final de la historia sobre el verdadero criminal.


Es curioso porque se me ocurre más de una y más de dos de las novelas más famosas de sus más conocidos miembros que no se atiene a estas normas, especialmente la última, pero bueno. De sus miembros más famosos, los tres que encabezan este libro son los que le dieron más renombre y esplendor: Agatha Christie (presidenta del club desde 1957 a 1976, año en que falleció), G.K. Chesterton (entre 1930 y 1936) y Dorothy L. Sayers (presidenta desde 1949 a 1957). Pero también fueron miembros otros conocidos escritores del género como Ronald Knox, Julian Symons o E.C. Bentley. De hecho el Club aun perdura hoy día, su actual presidente es Simon Brett (que prologa el ejemplar que yo tengo).


G.K. Chesterton, el genio.

Agatha Christie, la "Gran Dama"

Dorothy L. Sayers, la creadora del mítico Lord Peter Wimsey


La novela es (como no podía ser de otra manera) un estereotipo de ficción detectivesca. Un cadáver (el del mencionado Almirante) aparece dentro de una barca flotando en un río al amanecer, acuchillado en el pecho. Inmediatamente aparece el detective de turno dispuesto a hacer uso y abuso de su acerada inteligencia y capacidad deductiva. No se puede decir que esta sea una novela redonda. No podría serlo nunca. ¿Alguien creía que si?. Pero... Resulta divertido ver las diferencias que surgen entre los diferentes estilos de los diferentes autores. Así encontramos un capítulo llamado "El inspector Rudge empieza a formar una teoría" (escrito por John Rhode), pero el siguiente escritor (Milward Kennedy) no parece estar muy de acuerdo y titula el siguiente capítulo "Rudge se lo piensa mejor" y cambia lo que le da la gana. Así que no deja de ser muy entretenido ver sus idas y venidas, aunque, como digo, el resultado sea todo menos homogéneo. Algunos capítulos son francamente aburridos (un capítulo dedicado a la subida y bajada del nivel de un río en relación a las mareas, la luna, la estación, etc, me hará tener pesadillas con el río que pasa frente a mi casa durante varas semanas con toda probabilidad. En resumen, me quedo con la obra individual de cualquiera de sus autores antes que con este batiburrillo, pero insisto en que solo es un "experimento" y como tal me lo tomo.



En España hay varias ediciones, creo que ninguna muy reciente. Entre ellas la primera que yo lei de esta obra hace años, en la famosa colección "El club del Misterio" (Magnífica colección por cierto).







11 comentarios:

  1. Tiene gracia esto de los escritores múltiples. La principal consecuencia de un proyecto así, aparte de la variedad de estilos, es que ni siquiera sus autores (a excepción del último) saben cómo va a terminar la historia, lo cual en sí no tiene por qué ser una desventaja. Decía Gide que "un aventura literaria cuyo final se conoce de antemano se convierte en un viaje en autobús". Yo no sé si al de los hermanos Goncourt lo consideraba aventura o lo segundo, pero es el único caso de escritores que han compartido papel y pluma en una novela que me viene ahora a la memoria y cuya compenetración era tan extraordinaria que parece de novela.

    ResponderEliminar
  2. Muy entretenida la entrada, igual que la gestación a tantas manos de la novela. Inevitable que sea una novela desigual, claro. Sobre todo si hay algunos que hacen caso omiso de lo escrito anteriormente y hacen un capítulo en que "Rudge se lo piensa mejor", ¡ja, ja!
    Yo también recuerdo haber leído varios títulos de la colección "El Club del misterio", pero mi preferida sigue siendo la mítica "El séptimo círculo". En ella había joyas que luego no he vuelto a encontrar.

    ResponderEliminar
  3. ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION
    OSCAR

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...




    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE FLOR DE PASCUA ENEMIGOS PUBLICOS HÁLITO DESAYUNO CON DIAMANTES TIFÓN PULP FICTION, ESTALLIDO MAMMA MIA, TOQUE DE CANELA ,STAR WARS,

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
  4. Tengo que hacerme con este volumen, porque aunque la calidad no sea pareja a la de las obras en solitario de los implicados -que término más apropiado, por cierto-, sin duda es una auténtica pieza de coleccionismo para los fiebres de esta forma novelesca y estos autores en concreto.

    ¡Estos experimentos son realmente curiosos! Creo que yo me perdería si tuviera que continuar la historia de otro. O quizás me sentiría demasiado encorsetado, no sé. Ninguna de las dos opciones es positiva, desde luego.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Divertido sin más supongo. Como Elena yo también creo que lo mejor es ir poniendo trabas a las anteriores propuestas.
    Pienso que escribir a cuatro manos o más es muy complicado en ficción, aunque la novela detectivesca es la que más se presta al experimento porque se puede regular perfectamente (ahí están las normativas y convenciones del género). Ya los traje una vez, pero no está de más recordar, para añadir a los propuestos por Ricardo, el nombre de Emile Erckmann y Alexandre Chatrian, pues creo que fueron una pareja de escritores modélica.
    Un saludo Oscar.

    ResponderEliminar
  6. Ricardo: La verdad es que si, a mi me recuerda un poco a ese juego en que en un corro de niños uno empieza a contar una historia y cuando quiere la corta bruscamente para que la continúe el siguiente del grupo. Es un ejercicio curioso y creo sinceramente que se ven muy ayudados por el formato propio de la novela de detectives. En cualquier otro género esto sería extremadamente dificultoso.

    ResponderEliminar
  7. Elena: "El séptimo círculo"... eso es. Hace tiempo que quería acordarme de el nombre de esa colección para buscar en Internet algunos de sus títulos de los que solo recordaba el argumento. Me lo acabas de facilitar mucho, gracias.
    Otra colección similar al "Club del Misterio" en formato "revista" pero de otro campo era la "Biblioteca del Terror" de la que aun compro ejemplares en alguna feria del libro. Entonces no se publicaba a Ambrose Bierce o W.H.Hodgson salvo en esta colección.

    ResponderEliminar
  8. Wolfwille: No encontrarás otro experimento como este. He leído en varios sitios que escribieron más obras, pero no he podido encontrar publicada ninguna. Sin embargo esta se republica periódicamente en Gran Bretaña.

    ResponderEliminar
  9. Carlos: Si, divertido y curioso. Desde luego no pasará a la historia de la literatura, pero es un ejercicio muy curioso de colaboración entre varios autores de los que no se ven muchos. Entretenimientos...

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  10. Oscar, hablando del Séptimo Círculo (¿aún se encuentran ejemplares por ahí?, yo guardo los míos como oro en paño) te recomiendo, si no la conoces, una novela que aúna de manera ejemplar elementos policiacos, de humor y de acción: "Corra cuando diga ya" de Hillary Waugh.

    ResponderEliminar
  11. Estoy haciendo una busqueda en segunda mano a ver si localizo algunos títulos.
    He encontrado un listado de los publicados:
    http://www.sedice.com/modules.php?name=Forums&file=viewtopic&t=19021

    A ver si hay suerte. Me trae muy buenos recuerdos.
    Gracias.
    PD: Ya me has picado con el de Hillary Waugh (de hecho he mirado en The Book Depository pero todas sus obras estan descatalogadas). Como la encuentre la voy a disfrutar....

    ResponderEliminar