jueves, 22 de diciembre de 2011

Cheerful weather for the wedding (Precioso día para la boda), de Julia Strachey








Lei acerca de este libro en el blog de Cristina (vaya por delante mi agradecimiento). La verdad es que me atraía por varios motivos.

Por lo breve que es (lo cual lo hace bueno para cualquier periodo de "puente" entre otras dos lecturas con más cuerpo), que el tema me parecía muy interesante, que aunque la autora era una completa desconocida para mi su tío si que me parece un personaje muy interesante y también, como refiere Cristina, la portada del libro (la verdad es que he recibido del tirón tres libros de Persephone y son extraordinarios en cuanto a su acabado y presentación).



Julia Strachey
La autora tuvo un contacto tangencial pero frecuente con el grupo de Bloomsbury: sobrina de Lytton Strachey, buena amiga de Dora Carrington, su obra fue publicada por los Woolf y además también fue muy amiga de la esposa de  Bertrand Russell, Alys Pearsall Smith (no siempre se recuerda que Russell también solía participar en las reuniones a través de Lady Ottoline Morrell, aunque no fuera parte del "núcleo duro" del grupo).

Para mi el libro ha resultado un placer parcialmente inesperado. Aunque soy consciente de ser tremendamente cursi, diría que el libro me ha resultado "delicioso". Breve e intenso. En realidad en muchos aspectos evoca una obra teatral, con ese entrar y salir de personajes en los salones de la casa en los que se están haciendo los preparativos para el día de la boda de Dolly. La lectura del libro en inglés (en español lo publica la Editorial Periférica) es un gustazo porque el lenguaje es ágil y muy bonito, los personajes están magníficamente definidos y los pasajes que reflejan el mundo interior de los dos personajes principales me han parecido extraordinarios. Fue publicado por primera vez por Virginia y Leonard Woolf y admirado entre muchos otros escritores por la propia Virginia. A mi personalmente me ha recordado algunos de los relatos de la Woolf (la visión que Dolly tiene de la sala de estar a través del reflejo en un espejo deteriorado, con el mercurio ennegrecido y puntos negros dispersos por su dorso, mirando el reflejo inverso de la habitación y de si misma me hacía evocar un fragmento de mi relato preferido de Woolf, "Kew Gardens" que siempre llevaré entre mis recuerdos literarios preferidos). Por momentos los preparativos del día de Dolly y su madre recuerdan los preparativos del día de Clarissa Dalloway, no se si serán cosas mías. Detalles como la botella de Ron, la Tortuga o el sombrero de paja a la luz del atardecer, lo hacen memorable.

La historia es esa, tan simple, la mañana de la boda de Dolly y como todo se prepara en casa, entre su madre histérica y alejada de sus hijas, la hermana y la amiga de Dolly, los niños que están en la casa y los distintos personajes que acuden al evento, todo el ranking de sirvientas (parlour-maid, lady´s-maid, serving-maid...). Entre todos estos personajes se empiezan a tejer lineas de tensión que pueden acabar de cualquier manera. Sobre todo porque pronto deducimos que quizá Dolly no se va a casar con el hombre adecuado. ¿O si?.

El lenguaje descriptivo (a veces hiper-descriptivo) es tan interesante que Strachey puede llegar a cualquiera de los dos extremos en el uso del mismo. Puede llegar a una descripción tan prolija que puede resultar casi ridícula (y no lo hace solo por la calidad del párrafo), como la descripción de como Joseph echa sal a una chuleta:

Joseph raised his head, tossed back his locks again, and, throwing out his arm with a lordly gesture, seized the silver salt-potand swept it through the air to his plate, where, with very free-hand gesturing, he swung showers of salt  out of the little perforated silver lighthouse down upon his cutlets, with wide rotating swoops some two feet in diameter.

O bien por el otro extremo, puede hacer una descripción tan precisa que nos parece tener un cuadro con la escena delante de los ojos:

Coda puffs of wind from the partly opened window fidgeted all the flower-heads about, and kept up an irritating squeak, squeak, and sharp banging of the loose window-hasp against the framework. That was unpleasant to the occupants of the room, undoubtedly; but what must have been delicious to them was the fresh, sweet, springlike scent of the narcissi which went wafting round on the air upon each new puff of breeze from the windows. 


Retrato de Strachey por Dora Carrington


Un placer de libro para mi, la verdad. Un libro inglés, inglés, inglés. Una pena que la autora se dedicara tan poco a escribir (prácticamente dos novelas de las que la que se encuentra es esta). Leería con gusto algo más escrito por ella.


7 comentarios:

  1. Se me ha colgado blogger justo cuando te escribía y no se si te ha llegado mi primer comentario... Pues eso, decía que le tengo muchas ganas a los libros de Persephone, y querría "meterles mano", pero mi lista de la compra pendiente incluye bastantes del New York Review of Books que van antes. Pero este suena muy interesante!

    ResponderEliminar
  2. Si, de los de New York R of books también he pedido dos. El catalogo es excelente.

    ResponderEliminar
  3. No conocía la faceta escritora de la sobrina del señor Strachey, pero es cierto que por lo que comentas parece tener un estilo muy afín al imaginario "bloomsbouriano" en general y a Virginia Woolf en particular. No me extraña que ella y Leonard la publicaran con aquella imprenta suya con la que tanto bregaron.

    Tengo que investigar esas editoriales que comentan. No leo mucho en inglés, pero cuando la ocasión lo merece hay que lanzarse.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  4. Son ambas muy interesantes y totalmente diferentes. Persephone se dedica a publicar obras de autores ingleses ("mostly women", mayormente mujeres, segun ellos mismos confiesan). Sus libros están muy bien acabados, con un papel estupendo, guardas interiores con grabados muy bonitos, marcapáginas a juego... Pero sobre todo, la seleccion de títulos de autores ingleses es muy interesante. Yo tenía "The Wise Vigins" de Leonard Woolf y "Misss Pettigrew lives for a day" de Winnifred Watson y he pedido este y dos de Marghanita Laski ("Little Boy Lost" y "The Victorian Chaise Longe".

    Su página: http://www.persephonebooks.co.uk/

    La New York Review of books es la editorial de la revista del misma nombre. Autores no solo americanos sino internacionales, con sorpresas magníficas:

    Aqui tienes agunos de los títulos: http://en.wikipedia.org/wiki/New_York_Review_Books

    Acabo de recibir "Memories of the Future", de Sigizmund Krzhizhanovsky (a ver quien pronuncia el apellido), al que le tengo unas ganas....

    Hace dos años mas o menos, Alfaguara tradujo y publicó tres volúmenes magníficos de la NYRB, conservando incluso el mismo diseño característico de la edición americana ("El caso Tulayev" de Victor Serge, "Animal acorralado" de Geoffrey Household y "Siete hombres", de Max Beerbohm). Los tres magníficos.

    ResponderEliminar
  5. En Persephone me he olvidado (aunque muchos de los que pasan por aquí ya los conocen) de decir que se dedican a libros especialmente de autores que han dejado de ser publicados (como esta obra) o han caído en un olvido (muchas veces) injusto.

    ResponderEliminar
  6. Leí la reseña de Cristina, y parecía que no le había gustado mucho. Tendré que leerlo para forjarme una propia opinión. Virginia W. tenía buena opinión del libro y sí encima, puede llevarnos a sus relatos y libros, suena bastante bien. En mi caso, lo leería en español. Intentaré dar con él.
    El cuadro pintado por Dora, me encanta!!!
    Gracias!!

    ResponderEliminar
  7. Efectivamente, a Cristina parece que la obra la dejo un poco fría. Yo creo que la entiendo al leer la crítica. No le ha gustado lo que esperaba, pero tampoco la odia abiertamente. A mi me ha pasado hace poco con una iba de una autora que me encanta. Leí una de sus novelas que a Cristina le encantó y a mi me resultó un poco ladrillo para mi (desagradable) sorpresa. Pero lo comentaba con los amigos diciendo "no me ha gustado como los otros, pero no es tan malo, quizá no he conectado con el..." como si tratara de justificar a la autora. . Quizá también es que cada libro puede tener su momento.

    ResponderEliminar