sábado, 26 de noviembre de 2011

The Acts of King Arthur and his Noble Knights (Los hechos del Rey Arturo y sus Nobles Caballeros), de John Steinbeck















Este libro ha sido muy especial para mi desde la primera vez que lo leí. Y lo es por diversos motivos. La literatura artúrica ha sido para mi un tema recurrente a los largo de mi vida desde la adolescencia. Steinbeck es uno de los mejores escritores con los que nunca me he cruzado y además uno de los más leales a si mismos.

Y esta obra es un canto de cisne de ese gran escritor a un amor de toda su vida. Ese rufián de nueve años, ese John, puso las zarpas un día sobre la versión de Caxton de "La Morte D´Arthur" de Thomas Malory y su vida cambió. Primero decidió (como tantos otros) que de profesión iba a ser caballero de la Tabla Redonda. Descubrió además que ese libro estaba escrito en un inglés antiguo, fascinante, que adoptó como su propio idioma secreto y le provocó un irrefrenable amor por su idioma que perduró el resto de su vida. Tan es así que la última obra en que trabajó en su vida Steinbeck, con la que cerró su ciclo creativo fue este intento de adaptación al inglés actual de la obra que supuso el gran amor literario de su infancia.



A los nueve años ocupé un sitial en la cofradía de los caballeros del rey Arturo, con tanto orgullo y dignidad como el que más. En esos días harto escaseaban los escuderos aguerridos y de noble corazón que portaran escudo y espada, ciñeran arnés y socorrieran a los caballeros heridos. Entonces acaeció que los deberes escuderiles recayeron en mi hermana de seis años, cuya gentil bravura era incomparable. A veces ocurre, para tristeza y lamentación, que quien sirve con fidelidad no es reconocido como fiel servidor, y así permanecieron en la sombra los trabajos escuderiles de mi bella y leal hermana. Por lo tanto, en el día de hoy hago las enmiendas que están a mi alcance, y la nombro caballero y le rindo mi homenaje. Y a partir de esta hora llámesela Sir Marie Steinbeck de Valle Salinas. Dios le dé gloria sin mengua. John Steinbeck de Monterrey, Caballero

No transcribo este texto inglés original completo en el inglés medieval en el que Steinbeck lo escribió, pero para quien estudie o lea ese idioma merece mucho la pena: "When of IX wyntre age I toke siege with kinge Arthus felyship emonge knyghtes most orgulus and worshyppful as ony on lyve..."

Bebiendo de la misma fuente (La Morte D´Arthur) de la que tomaron vida la maravillosa Excalibur, la película de John Boorman, o Camelot la también magnífica novela (por desgracia marginada muchas veces como "infantil") de T. H. White se levanta esta obra colosal. La finalidad de Steinbeck fue siempre la de transcribir a un inglés contemporáneo la obra de Malory (e indirectamente las fuentes de las que aquella bebía), siempre de manera totalmente respetuosa con el sentido original de la misma. Un homenaje a la obra y autor que durante decenas de años fueron insuperables en su admiración (solo fue uperada por la aparición de la versión original de Malory en el manuscrito Winchester,

Durante mucho tiempo quise verter a la lengua moderna las historias del rey Arturo y los caballeros de la Tabla Redonda. Esas historias perduran hasta en aquellos que no las leyeron. Y es posible que hoy día nos impacienten las viejas palabras y los solemnes ritmos de Malory. No todos comparten mi inicial y persistente fascinación por esas cosas. Quise verterlas a la lengua llana de hoy para mis jóvenes hijos, y para otros hijos no tan jóvenes, verter el significado de esas historias tal como fueron escritas, sin excluir ni añadir nada, quizá para competir con las distorsiones del cine y la historia, que constituyen la única fuente accesible para esos muchachos y para otros que se impacientan con la escritura de Malory y con el uso de palabras arcaicas. Si puedo hacerlo, y a la vez preservar la maravilla y la magia, me daré por contento y satisfecho. No tengo la menor intención de reescribir a Malory, ni de reducirlo, transmutarlo, atenuarlo o sentimentalizarlo. Creo que las historias tienen la suficiente grandeza como para sobrevivir a mi intromisión, que en el mejor de los casos hará el texto más accesible para mayor número de lectores, y en el peor de los casos no puede perjudicar a Malory en exceso


El último sueño de Arturo, de Edward Burne-Jones

La verdad es que las cuatro páginas del prefacio de la obra no tienen el mínimo desperdicio. Desde que se inician con "Hay muchas personas que olvidan, cuando crecen, lo mucho que les costó aprender a leer. Quizá se trate del mayor esfuerzo emprendido por un ser humano, y debe afrontarlo cuando es niño", hasta que se cierra es, todo él, una demostración de amor al mito artúrico, a la obra de Malory y al idioma inglés.

Finalmente, tras escribir un total de siete capítulos, Steinbeck se rindió ante el colosal empeño que suponía su intento, posiblemente defraudado ante la incapacidad que tuvo que reconocer de dar una cohesión suficiente al corpus que estaba pariendo. Además sus editores trataron por todos los medios de hacerle ver que esta obra era solo algo que podríamos llamar, con todo merecimiento, "quijotesco", que nadie leería un tratado inmenso de este tipo. Pero la verdad es que desde entonces la obra ha sido adorada por generaciones sucesivas. Yo se que no puedo ser objetivo, porque la asociación de Steinbeck + Arturo es como jugo de adormidera para mi, pero bueno.... Los capítulos no tienen desperdicio: "Merlín", "El caballero de las dos espadas", "La boda del rey Arturo", "La muerte de Merlín", "Morgan le Fey", "Gawain, Ewain y Marhalt", "El noble cuento de Sir Lancelot del Lago". Por estas paginas se pasean personajes que siempre me fascinarán. Aparte de los principales protagonistas, otros magníficos como el Rey Pellinore, los hermanos Balin y Balan, Morded (o Mordret o Mordrez según quien lo escriba), Sir Kay y Sir Hector, el Rey Lot de Orkney, el Rey Uther Pendragon (eso si que es un buen nombre)...


El castillo de Caerleon, ciudad vital en la leyenda artúrica. 


Y ¿porque el Arturo de Steinbeck-Malory es tan bueno en mi opinión?. No es fácil responder a esta pregunta. Para empezar evoluciona con el lector. Donde el niño puede ver solo gestas heroicas, caballeros armados y damas fieles y hermosas, el adolescente puede ver la evolución del amor gentil y el adulto la política feudal y de los reyes cristianos, su afán de conquista y poder, su sumisión ir a la fe. Y todos pueden ver una leyenda que, como dice Steinbeck, subyace en la mente de incluso aquellos que nunca se han parado a leer nada del mito artúrico. Este Arturo es un gran guerrero, pero a la vez puede ser un gran cobarde, un auténtico desalmado que como un Herodes cualquiera, cuando sabe de labios de Merlín acerca de la profecía que dice que su hijo incestuoso (Mordred), nacido en el May Day (el 1 de Mayo) será el responsable de su muerte y el fin de su reino, no duda en reclamar a todos los niños de su reino nacidos en esa fecha y condenarlos a muerte montándolos en un barco que abandona a la deriva. Es humano. Y como es humano, sangra. Los combates son reales, los caballeros mueren de formas despiadadas, sufren amputaciones, sangran, gritan de dolor... son creíbles, en resumen. Pero la atmósfera es tal que nos parece igual de creíble que los caballeros puedan cabalgar sobre el aliento de un dragón, que una dama lance una profecía a un caballero que dice que si toma la espada que ella porta, un día matará con ella a la persona que más ama o que un druida puede hechizar a un caballero y hacerlo caer instantáneamente dormido.


Restos del Castillo de Tintagel.

Además, mucho antes de que Marion Zimmer Bradley viniera a contarnos el mito desde el punto de vista de las mujeres co-protagonistas del mismo en la también estupenda "Las nieblas de Avalon" (muy buena adaptación en la serie de la cadena TNT), ya Steinbeck dio muchísima más predominancia al papel de las mujeres en sus relatos. Ellas eran las que manejaban en realidad la trama a través de la cual se movían los guerreros. La dama del lago, la gran Dama Lyle de Avalon y por supuesto Ginebra y Fata Morgana. Dicen que esto se debe en parte (como se lee en el fragmento que he puesto arriba)  a que en su infancia nadie entendió su labor caballeresca tan bien como su hermana menor, su fiel escudera.

Como puente inicial (si uno sigue interesado) hacia la lectura posterior de textos tradicionales de Monmouth, Eschenbach, Chretien de Troyes o los Mabinogion (todos ellos afortunadamente traducidos a nuestro idioma), el tándem Steinbeck - Malory es un pedestal estupendo.


Sir John Steinbeck de Salinas Valley


En español la obra está publicada por Edhasa.

13 comentarios:

  1. Como filólogo y estudioso del corpus literario sobre el rey Arturo puedo declarar sin remordimientos mi opinión de que "La Morte D´Artur" es un ladrillo cuyo sentido de la aventura se resume en cuanto tardaremos en quedarnos fritos durante su lectura.

    Pero al fin y al cabo esa es la tónica de las crónicas medievales, a veces tan frías como un informe médico. Nada de esto, por supuesto, ocurre en el magnífico libro de Steinbeck, que es apasionante desde ese mismo prólogo que citas. Una pena que nunca se diera fin a tan magna obra, pero lo que ha sobrevivido es lo suficientemente genial como para darnos alegrias mil.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Wolfville:

    La verdad es que tengo que darte la razón en gran parte. La finalidad de las crónicas es más informativa que literaria. Igual ocurre con las sagas. Hace poco traté de releer "La alucinación de Gylfi", un librito enano que en su día me gustó bastante y ahora me ha provocado más aburrimiento que la programación de TVE. Una enumeración de nombres escandinavos y datos interesantes de mitología nórdica que contados del tirón son insufribles.

    Coincido en que es una pena que Steinbeck no avanzara un poco más. Me hubiera encantado ver como narraba la batalla de Salisbury.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Es cierto que a veces el tema y las ideas son muchos más atractivas que el desarrollo de estas historias, que a menudo son tediosas enumeraciones y recuentos de encuentros y duelos que no nos conmueven lo más mínimo. Sí existen, no obstante, algunas obras del ciclo artúrico que nos sorprenden no sólo por su profundidad sino también por su lograda estructura y ritmo, es decir, modernidad. Una de esas lecturas es Sir Gawain y el caballero verde, que es fascinante de principio a fin.
    El libro de Steinbeck, otra lectura pendiente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo con respecto a Sir Gawain. De hecho acabo de releerlo antes de este y tengo pendiente redactar la entrada del blog. Un imprescindible cuyo simbolismo es difícil de igualar. Pronto compartimos opinión sobre el.

    ResponderEliminar
  5. Como explica Steinbeck en su prólogo, el mito artúrico es fascinante y perdura incluso en aquellas personas que no han leído sobre el tema. Acercarse a los textos originales de Malory o Chrétien de Troyes puede ser complicado, como indica Wolfville y por ello una manera idónea es comenzar por conocer la historia de manos de un narrador de calidad probada y ciertamente apasionado por el tema (por cierto, el texto de Malory ha sido trasladado al castellano por el gran Francisco Torres Oliver y eso es garantía de calidad y seguro dinamismo en el texto, aunque no lo haya leído).
    Gracias Oscar por recordarnos la vigencia de un libro tan excelente.

    ResponderEliminar
  6. Tu apasionado artículo me trae a la memoria "Merlín y familia",del gran Álvaro Cunqueiro, y otro fruto excelente de la mitología artúrica - acaso no muy conocido para los que no estén familiarizados con la literatura gallega-: "Amor de Artur", de X. L. Méndez Ferrín, en la editorial Impedimenta. Todo un regalo.

    ResponderEliminar
  7. Pues "Merlín y familia" fue (gracias a su artúrico título) el primer Cunqueiro que lei. Y me encantó y luego he seguido siéndole fiel. El otro volumen no lo conozco, pero lo investigaré sin duda.

    ResponderEliminar
  8. Pues la Biblioteca de la Universidad de Oviedo es la propietaria del único ejemplar que se conoce de una rareza en la literatura artúrica: "el baladro del mago Merlin con sus profecías" que es una reelaboración de la historia de Merlín a partir de diversas obras previas, algunas desaparecidas y escrita en castellano. Es de finales del XV. Hay varias ediciones disponibles en las librerías (incluso una facsimil editada por Cajastur, aunque ésta se encuentra mejor en las librerías de segunda mano ya que originalmente no era para la venta sino para regalo institucional) y alguna en internet.

    ResponderEliminar
  9. El caso es que "El baladro" estuve buscandolo un tiempo porque me sonaba, pero la referencia no era buena, sabía que era una publicación "no oficial". Entre eso y que me pilló en época menos activa artúrica lo dejé pasar. Voy a investigar.

    ResponderEliminar
  10. Conozco algo del corpus (también soy filóloga, es algo inevitable), leí, hace ya tiempo, la entretenidísima "Sir Gawain" y alguno de los de Mallory, pero desconozco más de lo que me pensaba!XD Bueno, en cierta manera, una parte de lo que sé se lo debo a los Monty Python... y desde luego dejan huella!
    Investigaré el libro que recomiendas!

    ResponderEliminar
  11. Pues no te creas, que la película de los Monty Python y el Sagrado Grial tiene mucha más miga de la que puede parecer. De hecho en más de un curso académico inglés que he escuchado acerca del ciclo artúrico hacen referencia a ella y a las referencias humorísticas pero exactas que el Monty Python historiador oxoniense (Michael Palin) enteró por ahí y por el Spamalot. Es muy interesante.

    ResponderEliminar
  12. Si? No sabía que Palin era historiador, pero teniendo en cuenta lo que meten en la Vida de Brian no me debería extrañar que hubieran hecho lo mismo en The Holy Grail. Pero uno tiende a quedarse con cosas como "fechez la vache!" y el mago Tim y se olvida que alguien que consiguió colar Flying Circus en la tele, tenía que ser inteligente a la fuerza!

    ResponderEliminar
  13. Perdona, Nit, este comentario se había quedado pillado (no se porque) en el spam. Si, Palin hizo la carrera de Historia en la Universidad de Oxford, y se le nota. Además el bueno de Palin aparece citado curiosamente en varios documentales de época artúrica que he visto. Tiene un documental cuyo guión escribió (y no he logrado encontrar) acerca de Arturo para la BBC. El que si le he visto es uno muy bueno en varios capítulos acerca de Hemingway.
    Eric Idle estudio literatura en Cambridge y Graham Chapman empezó y abandonó estudios de Medicina en Cambridge.
    Saludos.

    ResponderEliminar