domingo, 23 de octubre de 2011

Passing (Claroscuro), de Nella Larsen





Siempre es muy de agradecer el hecho de que nos presenten interesantes autores de los que previamente o no habíamos oído hablar, o no habíamos leído nada por no estar (o estar escasamente) traducidos a nuestro idioma. Varias son las editoriales que afortunadamente hoy en día se esfuerzan por encontrar estos autores, que en muchos casos venden en sus países cantidades ingentes de libros y por aquí pasan como fantasmas que nunca hubieran existido.

La editorial Contraseña es una de ellas. La descubrí por pura casualidad al encontrarme la traducción que habían publicado de esa maravilla que es "El asiento del conductor" y puedo dar fe de que su catálogo merece ser estudiado. Además dicho sea de paso, felicito públicamente a quien diseña sus cubiertas (Sara Morante en este caso). La gran mayoría me parecen estupendas. Al final, teniendo antes la española, he recibido la edición en inglés y las he leído casi simultáneamente.


La edición española

En este caso, la escritora Nella Larsen es presentada magníficamente en la introducción de esta edición española. Lo cual viene bién, porque para mi era, como digo, totalmente desconocida. Daré unas pinceladas que no harán justicia a dicha introducción, imprescindible para entender bien una obra que en caso contrario podría pasar por excesivamente simple.


La autora, fotografiada por Carl Van Vechten.

Antes de nada, ¿qué es "Passing"?. En este contexto hace referencia a "hacerse pasar", concretamente a la difícil labor que llevaban (y llevan aun probablemente ) ciudadanos (en este caso estadounidenses) negros que por tener unos rasgos de piel muy claros, se hacen pasar por blancos. La finalidad está bien clara, y sobre todo lo estaba antes de los años 60-70. Acceder a beneficios sociales, laborales o personales que solo los blancos podían disfrutar. Acceder a las mejores Universidades si uno tenía miras más altas, acceder a los mejores bares de copas o espectáculos teatrales si uno era más mundano. Los negros que tenían la piel clara podían pasar (como dice la protagonista de este libro) por "españoles o italianos", por conservar algunos rasgos como los ojos negros o los labios carnosos.

Nella Larsen (que cambió de Nellie a Nella y de Walker a Larson y luego Larsen) fue una escritora cuyo valor hoy en día se centra en ser pieza importante del conocido como "Harlem Renaissance" (el Renacimiento de Harlem), también llamado "New Negro Movement", que floreció en Nueva York en los años 20 y 30. La explosión del arte negro que desde las calles de Harlem llegó a producir influencias en los escritores negros de colonias africanas o caribeñas que vivían en París. Música (evidentemente Jazz, evidentemente sobre todo Duke Ellington y Fats Waller, Louis Armstrong, Ella Fitzgerald y muchos más) y escritores (Zora Neale Hurston, Carl Van Vechten, Langston Hughes y la propia Nella Larsen, tamibién entre otros) o intelectuales (especialmente W.E.B. DuBois con su magnífica recopilación de ensayos "The Souls of Black Folk") contribuyeron a respaldar la ardua tarea de que la gente viera a los negros como "personas". La vida de Larsen daría para un rato. Nació en Chicago, como Nellie Walker en 1891. Hija de madre danesa y padre negro de las Islas Vírgenes. Tras el segundo matrimonio de su madre, con un escandinavo, Nellie tomó el apellido de este, Larsen, aunque a veces lo usaba como Larson. Asistió a la Universidad de Fisk, en Nashville, una universidad tradicionalmente negra. Comenzó a trabajar como enfermera, pero abandonó dicho trabajo posteriormente. Se casó con un famoso científico (negro), que años después la abandonaría por una blanca. En el interín, viviendo en Nueva York, fue la escritora que en 1929 se llevaba a Federico García Lorca (durante su famoso viaje a Nueva York, que dio lugar a su no menos famoso libro) a las "fiestas llenas de negros". En esas fiestas a las que Lorca iba con Larsen se dedicaba a cantarle a los negros de Harlem canciones como "Las moricas de Jaén" o "No salgas, paloma, al campo" con las que parece que disfrutaban mucho (Lorca comparaba las canciones de los negros con el cante jondo). Al final de sus días, divorciada de su esposo, volvió a trabajar como enfermera y se retiró completamente del mundo literario.

Esta es la historia de dos mujeres que se conocen en Chicago en su infancia/adolescencia y luego se separan, para reencontrarse años después. Ambas tiene una piel clara y podrían "pasar" al otro lado, o como dice uno de los protagonistas, "subir", haciéndose pasar por blancas. Una, Irene,  se ha negado a ello. Ha tenido un buen matrimonio con un médico negro, vive en Nueva York, en Harlem y tiene una vida feliz con dos hijos. Solo en contadas ocasiones, cuando viaja sola a otras ciudades como su Chicago natal, se hace pasar por blanca para, por ejemplo, tomar un té en la cafetería de un hotel de donde la echarían inmediatamente si descubrieran que era negra. Allí se reencuentra con Clare (no hay que ser muy espabilado para fijarse en su nombre), que fue su amiga de infancia y un día desapareció, para reaparecer haciéndose pasar por blanca (extremadamente hermosa por cierto), casada con un marido blanco que desprecia a los negros con toda su alma (lo más común por aquel entonces) y que en resumidas cuentas ha tomado la vía del "passing". Esta vía que puede parecer la mejor, puede en muchas ocasiones ser extremadamente difícil de acarrear durante todos los días una vida. Las crisis de identidad, el miedo a ser descubiertos y en consecuencia como mínimo expulsados de la sociedad en que vivían, podía con más de uno. Y ese es uno de los puntos en que pivota esta novela. La vida de las dos mujeres se cruza por casualidad, como aquella de los dos "Extraños en un tren". Pero claro, sus vidas saldrán disparadas en direcciones completamente diferentes a las previas, un avez producido este encuentro fortuito.

Pero el passing lo practicaron no solo los negros que se hacían pasar por blancos, a veces los blancos se hacían pasar por negros, durante la segunda guerra mundial algunos judíos de piel clara y pelo rubio se hicieron pasar por arios (evidentemente para salvar su vida) o uno de los ejemplos más llamativos, que leí tiempo atrás, el de "Grey Owl" (Buho Gris), un británico blanco (Archibald Stansfeld Belaney era su nombre) que se inventó antecedentes apaches para justificar su reclamación de ser un indio nativo americano, tras lo cual vivió toda su vida como tal, se casó con una india, aprendió el lenguaje Ojibwa y pasó el resto de sus días como un hombre "de la Naturaleza". Su historia es francamente interesante.

Grey Owl

La novela es sencilla y dirigida desde el principio a analizar la situación social y personal de ambas protagonistas. Es una "novella" una novela corta y en ocasiones me da la impresión de que si la hubiera acortado aun un poco más, la hubiera concentrado en un relato largo, Larsen le habría dado aun más potencia. Pero indudablemente es buena desde el punto literario y muy buena desde el punto de vista del fenómeno a que hace referencia y que a día de hoy, en nuestro país, nos puede parecer tan ajeno como cualquier costumbre social de los indios tarahumaras. En estados Unidos, especialmente en ciertas Universidades , se considera un ineludible clásico. Y no solo por motivos literarios obviamente.

18 comentarios:

  1. Me acabas de alegrar el día. Llevo mucho tiempo esperando que alguien se decidiera a publicar en castellano a Larsen, Hurston y compañía.
    Repito, me acabas de alegrar el día (y después dices que lo mío es el exotismo).

    ResponderEliminar
  2. Cierto que Contraseña tiene un catálogo estupendo y un diseño precioso. Y "Claroscuro" ya está en la lista de próximas adquisiciones...creo que será un buen antídoto a "Criadas y señoras".

    ResponderEliminar
  3. ¿Te creerás que cuando vi que el padre era de las indias occidentales me acordé de ti?. Es curioso que no me sonara de nada esta autora con lo que buceo en la historia literaria de Nueva York. Gracias a quien sea, esto nunca se acaba. En cambio a Hurston si que la he leído y si que puedo decir que es una pena que siga siendo menos traducida que el código de Hammurabi. Me alegro de que te hayas alegrado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Pues de las Indias Occidentales hay muy muy interesantes autores, aunque ya sé que los postcolonialismos no son tu debilidad, pero creo que es porque los has probado poco, deberías darle más al exotismo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Samedimanche: si que será un interesante contraste. Curioso que menciones ese titulo, que me recuerda a "Criados y Doncellas" de Compton- Burnett que acabo de empezar a releer.

    Mujer Quijote: perseveraré, perseveraré con tu guía.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Alguien tendría que hacer una antología de grandes passings. Me vienen ahora mismo a la memoria la novela La Mancha Humana, vagamente inspirada en un caso real, o la historia, real 100%, de Iron Eyes Cody y su campaña crying Indian.
    Me has descubierto a una autora a la que no conocía en absoluto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Pues si yo voy a ser tu guía, cómprate un gps, un mapa y una brújula porque seguro que te pierdes, no se puede seguir una guía tan errática como yo.
    Compton, otra de esas autoras no muy bien tratada por el mundo editorial en este país, hay poco y caro.

    ResponderEliminar
  8. Imperdonable descuido el mío: desconocía la editorial Contraseña, y eso a pesar de mis vínculos con el gremio. Buen catálogo y excelentes cubiertas, a partir de ahora estarán en mi radar. Gracias por el descubrimiento.

    ResponderEliminar
  9. Que pena que este blog sea literario y no filosófico, pues el comentario sobre el planteamiento de la la novela daría mucho juego, no se entiende desde una perspectiva europea, como una sociedad tan avanzada en derechos individuales como la americana, ha mantenido, incluso protegido por las leyes, la discriminación racial hasta no hace muchos años.

    ResponderEliminar
  10. Si, y realmente no ha desaparecido, solo se ha transformado. Es similar a la igualdad de la mujer. Todo el mundo (casi) se confesaría no racista ante una cámara (en USA o aquí), pero la realidad a veces es otro cantar. A mi me pilló una vez en Nueva York una manifestación de protesta porque a un muchacho negro que salía de una discoteca la policía le había encajado 23 tiros cuando le vieron encararse amenazadoramente con ellos. Iba desarmado. Y las reacciones de ciertos grupúsculos americanos contra la elección de Obama...
    Pero bueno, siempre guardo la esperanza de que poco a poco entre todos podremos corregir algo de eso. Algo.

    Pero bueno, que se me va el tema literario de las manos.

    ResponderEliminar
  11. Elena, me alegro de haberte sorprendido. La selección de títulos es francamente interesante. Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. 1º. Me consuela saber que no soy el único de los que frecuentan esta biblioteca que no conocía a Nella Larsen. En realidad no conocía ni esa acepción de la palabra "passing", que me trae ahora a la memoria otro caso de identificación fraudulenta, aunque quizás no sea un "passing" más, porque aquí se da esa actitud tanto en el protagonista como en el autor. Me refiero a "Escupiré sobre vuestra tumba", de Boris Vian. Me explico, aunque seguramente ya conoces -como la mayor parte de tus lectores-, el caso: 1º, el protagonista es un negro que se hace pasar por blanco para vengar la muerte de su hermano; y 2º, Boris Vian se hizo pasar por el traductor y prologuista de un escritor afroamericano de novela negra.
    2º Qué bueno lo de Lorca en la fiesta de negros y sus "Moricas de Jaén". La escena debía de resultar tronchante.
    3º Dentro de los autores negros estadounidenses hay uno que me resulta especialmente querido, Chester Himes, que practicó un tipo de "passing" especialmente doloroso: abandonó su país y se vino a vivir y a morir donde nadie sabía que era escritor, haciéndose pasar por un jubilado más, en Gandía, a media hora de donde ahora escribo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Una duda, la historia del inglés que se convierte en indio, ¿tiene que ver con la que se contaba en la película "Un hombre llamado caballo"?
    En "Imitación a la vida" también se trataba el passing.
    Sesión doble de cine passing.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Pues Thomas Berger en ningún sitio menciona a Grey Owl entre los antecedentes de "Un hombre llamado caballo". La historia es diferente (en la novela de Berger, otros indios, los Cheyennes, toda su tribu masacrada por el general Custer, participando en matanzas de búfalos y creo que algo de relación tenía con Wyatt Earp y Calamity Jane) aunque imagino que no es en absoluto imposible que fuera una fuente de inspiración. porque las historias se tocan en muchos puntos. Creo que más bien, de manera similar a lo que más tarde trataría de hacer "Bailando con lobos", la novela de Berger trata más de ser una forma de plasmar la historia del "Buen Salvaje" que de vez en cuando se aplican los americanos para quitarse un poco el escozor de la espina del "asunto indio" (perdón, nativo-americano) a la vez que repasaba hechos y personajes fundamentales de la historia del Wild west. Pero insisto que no es imposible la influencia.

    Un saludo.

    Otro caso de "Passing" humorístico famoso en estados unidos: Un show de Eddie Murphie que se llamó "White like me" (Blanco como yo), del que solo puedo encontrar a Murphy diciendo la frase "What a silly negro" (Que negrata más tonto)
    http://www.youtube.com/watch?v=vGm5U11JTr8

    No logro encontrar el sketch entero (o mejor, si lo encuentro, pero la NBC lo ha bloqueado) y por lo visto es tronchante verlo haciendose pasar por un blanco que se mete con los negros (cuando en realidad con quien se está metiendo evidentemente es con los blancos racistas)

    ResponderEliminar
  15. Ricardo: La historia de Lorca en su viaje a Nueva York y su relación con Larsen y sus amigos negros es muy interesante. Se desarrolla más en la introducción del libro.

    De lo de Chester Himes no tenía ni idea. Aunque le he leido, de su vida no conozco casi nada. Eso si que es un passing curioso, hacerse pasar por jubilado y encima no escritor...

    Y gracias por recordarme el texto de Vian, hace tanto que lo leí que no se me había venido a la cabeza.

    ResponderEliminar
  16. Cada uno se queda con algo, a mi como Al Niño Vampiro lo de Grey Owl me ha recordado a Iron Eyes Cody, un personaje muy curioso. Las cuestiones de identidad son algo que siempre crea polémica, conocía el proceso pero no sabía que lo llamaban 'passing'.

    Interesante libro!

    Por cierto, un documental que creo que vale mucho la pena ver, es Reel Injun, sobre la imagen que Hollywood ha dado al mundo sobre los nativos americanos: http://www.youtube.com/user/documentalinhos#g/c/4590B5D9F5F07A69.

    Y para racismo activo aunque disimulado bajo montones de capas y la caña que se le puede dar: http://www.racialicious.com/

    ResponderEliminar
  17. Qué de tiempo sin poder pasar por aquí, y lo mucho que me he perdido!! Te estoy leyendo con detenimiento, porque tus entradas son muy intensas...hay que leerlas con té, y tranquilamente. Aprendo mucho, y en esta ocasión, presentas un libro que va de inmediato a ese cuaderno violeta, porque, ya hace tiempo que me fijé en el libro en las librerías y precisamente, por su portada.
    Tiene muy buena pinta, aunque suena a duro...Precisamente, mi prima es algo morena y ahora vive en inglaterra...y directamente la han preguntado de donde venía su tez oscura...que sí era negra...¡¡increíble!! (esta teniendo malas experiencias con algunos británicos).
    En fin...me voy con mi taza de té a seguir leyéndote.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  18. Hola, María:
    Bien hallada. Pues si, lo de la piel es peligroso. A mi primo, cuyos padres emigraron a Alemania, mas de una vez lo corrieron por allí por las calles al grito de "Turco, turco" por su tez morena.
    Así funciona la cabeza de cierta gente. Otros creían que era un mulato caribeño.

    ResponderEliminar