domingo, 11 de septiembre de 2011

Curriculum Vitae (A Volume of Autobiography), de Muriel Spark


Si es que van provocando, claro. Si algo había que no le apetecía a Muriel Spark era hablar en público de la historia de su vida. Y mucho menos que otros hablaran de ella. Y menos aun que esos "otros" fueran gente que casi exclusivamente habían dejado un borrón negro y un aroma de resentimiento en dicha vida (aunque ella sea reacia a decirlo explicitamente). 

Así que cuando su antiguo amante y colaborador literario Derek Stanford decidió que se tenía que vengar de ella por haberle ridiculizado e inmortalizado como el "pisseur de copie" Hector Bartlett, el ridículo escritorzuelo que aparece la magnífica "A far cry from Kensington", no pudo hallar mejor forma de hacerlo que escribiendo una biografía de Spark "a su manera". Dijo Spark:

"His later memory, untutored and unsupported by anything so trivial as evidence or documents, now ran wild. I give Derek Stanford full marks for bright colours. Some of his inventions are truly exotic." 
Así que para deshacer el entuerto se vio obligada a publicar este volumen, que es también un libro de recuerdos "a su manera". Spark promete desde el principio que solo va a hablar de aquello de lo que tiene un recuerdo claro además de documentos demostrativos y/o testigos. Por ello nada mejor como título que "Curriculum Vitae". Es un volumen destinado a corregir todas las injusticias que ella afirma que se han cometido al juzgarla a través del libro de Stanford. Injusticias que derivan de "mentiras voluntarias, rencorosas y envidiosas". Las memorias se centran solo en sus primeros treinta y nueve años de vida. Sus inicios como escritora. Eso lo hace un libro especialmente interesante en varios aspectos. Para los que admiramos a Spark y la reconocemos como una escritora especialmente resuelta, ingeniosa e independiente, esta es la fuente para entender como fueron sus primeros años, su infancia, su juventud, matrimonio e inicio de su carrera literaria. Concluyen justo cuando almuerza con su editor para celebrar el éxito de la primera novela que había escrito ("The comforters") que acababa de publicarse.


Princes Street, Edimburgo, 1900


Bien pronto queda claro que va a cumplir su promesa. Solo recuerdos propios y claros. Nada de aquello de comenzar las memorias con "Yo nací, siendo muy chiquitito por aquel entonces...". Pasa directamente al primer título: Bread (Pan): los recuerdos de la panadería en su Edimburgo natal cuando era niña, los olores de la misma, la harina, los tipos de pan, cual era mejor para llevarse el bocadillo al trabajo o al colegio. Segundo: Butter (mantequilla): igualmente, la ropa de la dueña de la mantequería en que se compraba la mantequilla, como esta cortaba un taco de mantequilla (bien normal, bien con sal, que era más barata) con unas palas mojadas y formaba un bonito paquete de papel encerado con la misma. Tercero: Tea, la forma de hacer el mejor "pot" de té, que conocía cualquier escolar (niño o niña), las diferencias entre el "Low Tea" y el "High Tea"

El te de las cinco es algo que "tomas". Si es a las seis, "comes" el te. El té a las seis y media es el High Tea,  una comida completa, parecida al desayuno. Puedes tomar arenques ahumados, abadejo ahumado, jamón, huevos, o salchichas en el High Tea. Esta comida no se acompaña de patatas. Pero una buena tetera, con pan, mantequilla y mermelada siempre forma parte del mismo.

De ahí pasamos a los recuerdos de  las relaciones entre Scots (escoceses) e ingleses. No olvidemos que su madre era inglesa y su padre escocés de origen judío.

The "English" in the Edinburgh of my childhood were considered to be superficial and hypocritical. And over-dressed. My mother, who was english, used to come and fetch me from school. It was my daily dread that she should open her mouth and thus betray her suspects origins. "Foreigners" were fairly tolerated but "The English" were something quite different. 
(Los ingleses en el Edimburgo de mi infancia eran considerados superficiales e hipócritas. Y excesivamente vestidos. Mi madre, que era inglesa, solía venir a recogerme de la escuela. Mi terror diario era que pudiera abrirla boca y traicionar sus sospechosos orígenes. "Los extranjeros" eran bastante bien tolerados, pero "Los ingleses" eran algo bastante diferente.) 

Y asi siguen los recuerdos: Los tipos de  moneda (Guinea, Pound, schilling, farthing...). Los tipos de vestidos. Las fiestas a las que iban. Recuerdos de las bromas entre sus padres.


Su formación en el colegio. Este es uno de los capítulos más emocionantes. Si la narración de su formación en la James Gillespie´s High School for Girls y su descripción de la labor formativa de Miss Christina Kay no son una inigualable descrpción del amor a una educación bien llevada y bien recibida, entonces es que yo no he leído nada. Miss Christina Kay ("that character in search of an author") fue inmortalizada obviamente como Miss Jean Brodie en la inigualable novela de Spark muchos años después, cuando, siguiendo lo que sería su principal pasión, convirtió uno de sus recuerdos o experiencias vitales en la base de una novela. Estuvo doce años recibiendo su educación en dicho colegio, donde dio sus primeros pasos como poeta (recordemos que solo mucho más tarde, para su sorpresa, se convirtió en novelista. Ella siempre pensó que la poesía sería su dedicación principal).

Miss Christina Kay en el centro, Muriel Camberg (luego Spark) en la tercera fila,
segunda por la derecha, a su izquierda, Frances, su mejor amiga.

Sus primeros trabajos: profesora en una escuela de secretariado por lo que era pagada con clases gratuitas de taquigrafía, su trabajo de oficina en una tienda de ropa de mujer en Princes Street en Edimburgo:

Passing through the glamorous departments on my way to Mr Small´s room, I would overhear the most affected and absurd scraps of conversation between the clients and the saleswoman that I have ever heard in my life. Airs of condescension on the part of the client and flattery on the side of the saleswomen were rife. I thought often that I would like to write  an amusing book called The Department Store . I never did, but perhaps I might.
(al pasar por los glamorosos departamentos en mi camino a la habitación de Mr Small, alcanzaba a oír los fragmentos más absurdos y afectados de conversación entre las clientes y las vendedoras. Aires de condescendencia por parte de las clientes y adulación por parte de las vendedoras eran lo corriente. Con frecuencia pensé que debería escribir un libro llamado The Department Sore. Nunca lo hice, pero quizá debería.)


Y, uno de los más estrepitosos sucesos de la primera mitad de su vida: su matrimonio con Sidney Oswald Spark, conocido habitualmente entonces como S.O.S., un hombre trece años mayor que ella (ella tenía 19 entonces) que acababa de aceptar un trabajo como profesor en lo que hoy es Zimbabwe (entonces Southern Rhodesia):

My father was particularly uneasy. I don´t know why I married this man rather than any of the younger boyfriends who took me to dances. I will probably never know. It was a disastrous choice.Unbeknown to us, the poor man had mental problems, not obvious at the time.
(Mi padre estaba particularmente incómodo. No se porqué me case con este hombre en lugar de cualquiera de los novios más jóvenes que me llevaban a los bailes. Probablemente nunca lo sabré. Fue una decisión desastrosa. Sin que lo supiésemos, el pobre hombre padecía problemas mentales que entonces no eran aparentes.)

Mas claro es difícil exponerlo. Atraída por la aventura, por  la promesa de poder dedicarse exclusivamente a escribir sin tener que ocuparse de las labores domésticas, con un hombre al que nunca amó en realidad, se fue a otro continente y comenzó una de las peores épocas de su vida. Desplazarte al corazón del África mas radicalmente racista, sonde los Afrikaners (y en menor medida los ingleses) trataban a los negros mucho peor que a sus bestias de carga, contando como única compañía con un marido al que prácticamente no conoces para, una vez allí, descubrir que padece una inestabilidad mental que le lleva  a sufrir brotes de violencia (Muriel nunca especifica hasta donde llegó dicha violencia) y quedar embarazada recibiendo como consejo por parte de tu marido el de que abortes... no es my estimulante.


Muriel con su hijo, Robin.



Uno de los desencadenantes que precipitó el abandono del hogar por parte de Muriel y posterior divorcio fue un terrible suceso que se convirtió en la base para su conocido relato "Bang, bang, you´re dead". Cuando era muy niña, Muriel tenía una amiga llamada Nita McEwen de la que todo el mundo resaltaba lo parecida que era físicamente a la propia Muriel. Ambas regordetas, pelirrojas con el mismo corte de pelo y altura. No había vez que estuvieran juntas que no se lo hicieran notar. Al crecer se perdieron la pista y se fueron a reencontrar en Rhodesia, donde Nita también había ido con su marido. También allí se remarcó por los presentes lo mucho que seguían pareciéndose. Una noche se oyó un disparo, silencio, otro disparo. Nita había sido asesinada por su marido, que luego se suicidó. Esto, unido a los brotes violentos de Sidney (que tenía una pistola que Muriel había escondido), la convencieron de que tenía que levantar el vuelo. Estaban en guerra y costó mucho trabajo irse de nuevo a su patria (tuvo que dejar a su hijo allí, al cuidado de unas monjas, para reclamarlo después), pero lo logró.





La vuelta a casa:
Tras escapar de África y de su marido (que poco después recalaba en un centro psiquiátrico), de lo que no pudo escapar fue de la guerra que se encontraba en Europa en pleno apogeo. En lugar de volver con su familia a Edimburgo, decide trasladarse a Londres para buscar trabajo y para conocer la ciudad asediada por los bombardeos. La primera noche que estuvo alli conoció en vivo y en directo el primer bombardeo.  Allí se alojó en el Club Helena, fundado por una hija de la Reina Victoria, la princesa Helena, "para mujeres de buena familia y escasos recursos que deben desarrollar un trabajo en Londres". Este club fue, claro está, la base para el "May of Teck Club" de su novela "Las señoritas de escasos recursos" ("The girls of slender means").

Y un episodio tremendamente curioso (y desconocido previamente para mi): cuando llega a Londres y tiene que buscar un trabajo, acude a la entrevista con su curriculum y un libro (sacado de la biblioteca) de Ivy Compton-Burnett. La funcionaria que la recibe con un tarjetero de ofertas de empleo ve el libro, lo gira, se declara admiradora de Compton-Burnett y saca de su cajón una tarjeta "especial" con la pregunta "Imagino que está buscando un trabajo interesante ¿no?". Lo que se le ofreció (y ella aceptó y desarrolló) fue un trabajo para el Foreign Office, trabajaba en el servicio de "Black Propaganda". Un servicio especial que creaba falsas noticias que se introducían subliminalmente en los noticieros en alemán que se emitían hacia los ciudadanos y soldaos de Hitler, con el fin de desanimarlos.

Sus inicios como escritora:
Spark tuvo un florecer tardío como escritora de relatos y novelas, que fue gracias a lo que empezó a comer decentemente. Antes siempre fue (y ella se consideró toda su vida) poeta. Su trabajo como directora de la Poetry Society nos revela el flujo de influencias, sobornos, envidias, etc que se movía a través de dicha sociedad con autores que querían ser publicados con honores en la revista de la sociedad y se tomaban bastante a mal no serlo.
Más tarde llegará el periodo que compartió con Derek Stanford ("Pisseur de copie" para los amigos) que sobrellevaba bastante mal el ascenso laboral de Muriel, mientras él se estancaba y quedaba atrás. Spark rebate muchos de los falsos hechos que Stanford vierte en la biografía que escribe de ella: que su abuela era gitana, que estaba enamorada de T.S Eliot,  que él en persona conoció a Miss Christina Kay (que murió antes de que Muriel y él se conocieran) y hasta que Muriel fue amamantada hasta los dos años.


Derek Stanford


Uno de los aspectos mas interesante de este volumen es el servirnos como información del origen de muchos de los personajes, lugares y situaciones que derivaron en las novelas de Spark. Que profesora fue Miss Brodie, que residencia fue tal Club, que experiencia personal originó las alucinaciones del personaje de "The comforters", etc. Una magnífica fuente de información de primera mano.

En general es a ratos más un libro de recuerdos de una época que de una persona concreta. Spark renuncia a entrar en ningún recuerdo particularmente íntimo. Por cuestión puramente temporal queda fuera del libro todo su desarrollo posterior como escritora, sus amistades con Waugh, Graham Greene y mucho más adelante, Penelope Jardine, a la que dejó toda su fortuna al fallecer, sin dejar una sola pound a su hijo, con el que llevaba años sin cruzar palabra, su "reeducación" al catolicismo... Como me hubiera gustado que lo escribiera también. Pero para eso habrá que recurrir a la biografía (también tachada de injusta por ella y por Jardine) de Stannard. Dificilmente esa biografía será tan amena como esta, en mi opinión, asi que tendré que leerla, que para eso la compré.


24 comentarios:

  1. Cómo he disfrutado leyendo esta entrada!! Su vida, a pesar de que ella no quisiera escribirla, es increíble. Me gusta mucho como intercalas en la entrada fragmentos del libro y de las conclusiones que tienes del libro. Y también como aparecen sus libros a lo largo de sus experiencias...sin ir más lejos: May of Teck. (A pesar de que no me haya cautivado como pensaba)
    Por cierto, veo que no le haces "feos" a esa otra biografía que ella vió como injusta...Seguramente habrá cosas que ella no le habría gustado que se supieran.
    Este libro va directo a esa lista interminable.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Si, el problema de la biografía de Stannard es, por un lado que ya nos advirtió Pablo que se mete en profundidad al describir los argumentos de sus novelas para relacionarlas con su vida (cosa que Spark no hace en este libro en lo más mínimo, discute lugares, personajes o situaciones, nunca los argumentos). Y como me faltan aun varias por leer, no quiero tener que ir saltandome trozos. Por otro lado, Spark trató por todos los medios de que no se publicara por considerarla injusta. No se exactamente cuales son los puntos de fricción. Una vez muerta, Jardine sigue diciendo lo mismo. Que no es una biografía justa. No obstante, no se hasta que punto es cierto que es injusta y hasta que otro punto llega el deseo de Spark de mantener cierta imagen en algunos aspectos (la furibunda lucha con su hijo, etc) de esta mujer que se describió a si misma como "Lucrecia Borgia con pantalones".
    Asi que la única solución será leerla, peor tendrá que esperar por el tema de los argumentos.

    Muchas gracias por la opinión y un saludo.

    ResponderEliminar
  3. ¡qué casualidad! Esta me la traje de Edimburgo, de una de segunda mano que desde ya te recomiendo: Mc Naughtan's. Te daré la dirección porque a mí me resultó un tanto difícil encontrarla pero mereció mucho la pena. En esta era en la que te comentaba que tenían muchos Penguin classics de esos a los que no te puedes resistir.
    No quiero leer a fondo este post tuyo hasta que no haya leído el libro.Luego entraré y te comentaré. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Ya estás tardando en darme la dirección. El libro es magnífico, te gustará mucho y además la primera parte te cuenta mucho sobre la vida en Edimburgo del principio del siglo XX. Muy bueno.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Mc NAUGHTAN's BOOKS :

    3A & 4A Haddington Place (Leith) Edinburgh EH7 4AE.
    telephone 0131-5565897

    Espero poder hacer pronto un post sobre las librerías de allí y ya contaré por qué me costó tanto encontrarla.
    Está todo muy ordenado , hay un silencio magnífico, tiene muy buenas ediciones y no es nada cara ¿Se puede pedir más? Pués sí, que las guías la sitúen bien en los planos, no crees? Saludos

    ResponderEliminar
  6. No dudes que la visitaré en cuanto ponga pie en tierra de los Scots.

    He estado mirando la pagina web y la pinta es magnífica. Es correcto el mapa? > http://www.mcnaughtansbookshop.com/map.htm

    ResponderEliminar
  7. Te he enviado un correo para poder extenderme un poco más.saludos

    ResponderEliminar
  8. Corro yo también a informarme en la web de esa librería que comenta Miss Winnifred. En cuanto a la autobiografía de Muriel Spark, suena interesantísima. En general, he observado que las autobiografías de escritores famosos suelen alcanzar sus mejores momentos al principio, durante la infancia y la juventud del narrador, de donde suele proceder el material de sus ficciones, el momento en que se han construido como personas y como escritores. Luego, languidecen y se convierten en un mero recitado de "conocí a tal, publiqué cual y me dieron tal otro premio". A mí al menos me ha dado esta impresión con varias autobiografías, por ejemplo la de Simone de Beauvoir (primer volumen estupendo, segundo no está mal, tercero francamente regular y cuarto un aburrimiento) o la de Bertrand Russell. Spark ha tenido el buen gusto de limitarse a las partes interesantes.

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que si, que hablando casi nada de su trabajo como escritora, hablando basicamente de su preparación infantil y juvenil para ser una futura escritora, el libro me ha resultado muy interesante. Siendo sincero, incluso más de lo que esperaba, porque aunque adoro a Muriel Spark y es uno de mis mejores descubrimientos de los últimos años, el lio que hay con sus biografías me tenía un poco mosca. Pero además el libro es muy ameno, se lee del tirón. No se como será la biografía de Mary Shelley que publicó Spark, pero al ver como trata su propia vida, me han dado ganas de buscarla. Llevas razón, quizá si hubiera empezado a hablar del mundillo literario hubiera tenido que rendir pleitesía a mucha más gente, cuando las partes más emocionantes de su vida parecen ser estas. Las épocas en África o en el Foreign Office son apasionanates.

    ResponderEliminar
  10. Pues yo que no soy dada a biografías, autobiografías ni memorias, adquirí la semana pasada por 3 euros en segunda mano la "Autobiografía de Alice B. Toklas", que no escribió Alice B. Toklas sino su jefa y pareja Gertrude Stein, y más que nada porque hay poco de biografía y mucho de historia de la cultura en el París de entreguerras. Tengo que pensarme si la de Spark va a entrar en la lista de perdonadas (de momento compuesta sólo por la de Samuel Jonhson de Boswell, la de C. Bronte de la Gaskell, la de Byron de Elisabeth Bowen y la que menciono arriba), ya veré.

    ResponderEliminar
  11. Corrijo, la de Byron es de Edna O'Brien, no de la Bowen, que no sé donde tengo la cabeza.

    ResponderEliminar
  12. Yo las biografías las veo como un subgénero más de la ficción, sea el auto o heterobiografía. De las que mencionas, suscribo el amor por todas. La única que no conozco y prometo tratar de resolverlo, tanto por el biografiado como por la biógrafa, es la de Byron.

    No obstante algunas memorias estarán siempre entre mis libros favoritos (Rommel, Albert Speer y por supuesto las Memorias de Ultratumba de Chateaubriand, que eso si que es poner contexto histórico en cuatro volúmenes). También algunas biografías, pero menos (La de Nabokov por Boyd, Henry James por Edel o las maravillosas biografías escritas por Richard Ellman, tanto la de Oscar Wilde como la de James Joyce.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Ja, ja, ya decía yo, si es que vamos como locos.
    Estaba buscando en The Book Depository y no me salía "na de na". voy a ver ahora...

    ResponderEliminar
  14. Es "Byron Enamorado"?. Imagino que si. Byron y los Romanticos ingleses son otra perdicion más para mi.

    ResponderEliminar
  15. Sí, es esa. Me da la sensación que hay demasiados autores y épocas que son una perdición para ti, así es imposible no pecar.

    ResponderEliminar
  16. Si, desde luego no me restrinjo a epocas o personajes (En realidad he hablado solo de literatura, pero también pasé una época de biografías científicas). Si no, me aburro enseguida. A veces me tragó unos rollos dignos de mención (aun recuerdo una bioggrafía de Virginia Woolf con pavor, menos mal que vino Hermione Lee a resolver esa deuda). Por ese lío de lecturas puse ese nombre al blog.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  17. Yo tengo en casa el "Byron enamorado " de Edna O'Brien pero aún no lo he leído, eso sí , si queréis leer algo muy bueno de esa autora irlandesa os recomiendo "In the Forest". Excelente. De momento sólo para los que leáis en inglés. No hay traducción al castellano (que yo sepa).
    También tengo debilidad por los románticos. Saludos

    ResponderEliminar
  18. Veo que estamos todos igual de enfermos...enfermos de amor por el libro en sí.
    La biografía de Mary Shelley de la Spark lleva tiempo en la montaña de "pendientes" pero acaba de protagonizar una escapada...y la de la propia Muriel pasa a la lista de "por si la traducen"...qué stréssss...

    ResponderEliminar
  19. Miss Winnifred: Tomo nota de ese volumen de O´Brien. Otro para la lista. He estado ojeando en amazon y parece prometedor, y si lo recomiendas, habrá que hacerle sitio.

    Samedimanche: Hoy mismo acabo de comenzar a leer la biografía de Mary Shelley. En inglés me aparece descatalogada y la he pillado en Español. Tengo curiosidad por ver como trata Spark su vida y sobre todo ciertos puntos de la misma. Ya la comentamos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Curiosísimo todo. Me ha encantado la entrada, Muriel Spark siempre da mucho juego.

    No tengo este libro, peroo qué crees que debería leer primero (cuando acabe mi larga y lenta trayectoria por su obra) este o la biografía de Martin Stannard (autorizado por Spark, menos mal)?

    Lo que desconocía era la génesis del libro. Mira que tengo su libro conjunto sobre Emily Brontë, pero no sabía ni que habían sido amantes ni que habían acabado tan mal ni que Spark lo había retratado en A Far Cry from Kensington, uno de mis primeros libros de Spark y uno de mis preferidos también.

    ResponderEliminar
  21. Oye, ¿cuál es la biografía horrible de Virginia Woolf? Lo digo para - si no la tengo ya - evitarla.

    Y ya que te gusta Hermione Lee, ?has leído su gran Virginia Woolf's Nose: Essays on Biography? Es buenísimo (yo lo comenté en mi blog hace tiempo: http://93bcn.blogspot.com/2008/10/virginia-woolfs-nose-de-hermione-lee.html)

    ResponderEliminar
  22. Pues mira, Cristina, primero creo que este libro a ti te va a encantar, no solo por lo que te gusta Spark sino por el tipo de diarios que he leido en tu blog que te gustan. Segundo, te garantizo que no hace falta (si no quieres) esperar a acabar todas las novelas de Spark para leerlo. Y eso es debido a la gran ventaja sobre la de Stannard: no cuenta absolutamente nada de sus novelas o relatos, nada de la trama, nada que haya que saltarse o que fastidie la lectura posterior de cualquier novela o relato. Nada de ir contando trozos de la novela, como decía Pablo de la de Stannard, que es el motivo por el que la tengo ahí, aparcada, esa si, para cuando acabe las novelas. Esta se puede leer antes. Se escribió antes y es muy ligera, mucho, llena de detalles amenos (no he contado ni la décima parte de las interesantes aventuras de esta señorita). Y se lee del tirón, suave como una de sus novelas. Luego vendrá la de Stannard que es "para nota". De hecho, tras escribir esta obra y prometer un nuevo volumen de autobiografía que nunca llegó, comisionó a Stannard (biógrafo de Waugh) para su biografía. Pero yo creía haber leído que no acabaron muy de acuerdo y que no la aprobó definitivamente, tras estar corrigiendola (Spark) hasta las ultimas semanas de su vida, y que Jardine protestó mucho luego. Debo haberme equivocado.

    Respecto de Derek Stanford, acabaron mal, muy mal, Spark (no siempre objetiva) no deja de repetir que el toleró muy mal el éxito creciente de ella (lo cual parece verdad y se refleja perfectamente en el personaje de "A far cry...", y solo dice que tras abandonarle tuvo que recibir tratamiento psiquiátrico (él) y que acabó prometido a otra mujer, no teniendo noticias de él hasta que publicó la biografía de Spark. De hecho le acusa de haber robado y vendido dos cuadernos manuscritos de su "Juvenilia", sus primeros poemas. No hace mención de como acabó ella de harta de él, pero debió ser bastante.

    De Virginia Woolf fue que compré dos biografías en una colección de quiosco, una que pensaba que no me iba a interesar y me encantó (La de Mary Wollstonecraft por Claire Tomalin) y otra que crei me iba a encantar y me aburrióoooo (la de Woolf, creo que por un tal John Lehman, la regalé, su única ventaja es que era muy corta). Me quedo con Quentin Bell y Hermione Lee.

    De "Virginia Woolf´s Nose", si que lo leí y me encantó, lo comenté también en mi blog y no sabía que tu también lo habías comentado. Voy a leerte ahora mismo. No se si sabes, como le digo a Alicia en la entrada de mi blog, que luego descubrí otro libro de Hermione Lee llamado "Body Parts", que incluye todos los ensayos del primero ("Virginia Woolf´s Nose") y muchos otros sobre "partes del cuerpo" y vidas de escritores famosos: "Mr and Ms Eliot", "Heart of Stone: JM Coetzee", "Psychic Furniture: Ellman´s Elizabeth Bowen", "Worn Paths: Eudora Welthy""A secret self: May Sinclair", "A quiet ghost: Penelope Fitzgerald".

    Si te gustó el primero, este es imperdonable....

    http://www.amazon.co.uk/Body-Parts-Life-Writing-Hermione-Lee/dp/1844137465

    Un saludo, siempre es un placer verte por aquí. (Lamento el rollo que te he echado, se que no andas sobrada de tiempo).

    ResponderEliminar
  23. Por cierto, si quieres más sobre el Affaire Derek Stanford:
    http://www.independent.co.uk/news/obituaries/derek-stanford-poet-and-critic-who-became-muriel-sparks-lover-1242501.html

    ResponderEliminar
  24. ¡Pero bueno! Y yo convencida de que Body Parts era Virginia Woolf's Nose reeditado con otro título como a veces hacen. Pues va a la wishlist ya mismo y dudo que tarde mucho en ir a la cesta. Muchas gracias por la información.

    Ahora rebusco en tus archivos para ver tu opinión del libro.

    Y de rollo nada, que todo era interesantísimo. El artículo me lo reservo para leerlo luego, pero pinta bien la cosa.

    ResponderEliminar