miércoles, 31 de agosto de 2011

A voice from old New York, de Louis Auchicloss



Auchincloss está comenzando a ser rescatado por la editorial Libros del Asteroide, que por ahora ha traducido dos de sus obras mas famosas, "El rector de Justin" (la mejor según casi todos los críticos) y "La educación de Oscar Fairfax". Ha caído en mis manos y bajo mis ojos este volumen autobiográfico y la verdad, lo he devorado en dos ratos. 

Auchincloss es un personaje excepcional en varios aspectos. Asociado desde siempre y para siempre a la ciudad de Nueva York, en la que se ambientan la inmensa mayoría de sus obras y en la que vivió desde su nacimiento hasta su muerte. Procedía de una familia neoyorquina de larga evolución (presumía de que ya sus ocho bisabuelos habían nacido en la ciudad) y eso le diferencia de otros escritores que son la primera generación neoyorquina y americana de padres emigrados desde otros países (Grace Paley, C. Ozick). Además otra diferencia esencial es que fue, desde que nació hasta que murió, un ricachón (y esto le diferencia de los de origen más humilde como DeLillo). Su padre, reputado abogado (el mismo Louis trabajó en la abogacía hasta su jubilación, además de mantener un sorprendente ritmo de escritura). Por eso, leer estas memorias (cortas memorias) supone asistir al desarrollo de la vida diaria de la alta sociedad neoyorquina a partir de los años 20 o 30 del siglo pasado (nació en 1917 y falleció en 2010). Creció en su "Brownstone" familiar de la calle 49 (luego se mudaría a Park Avenue), asistiendo a los mejores colegios de la ciudad (amen de ir por las tardes a una escuela militar y clases de baile) y posteriormente a la universidad de Yale. Creció formando parte del "Upper Crust" de la sociedad de la ciudad y fue miembro habitual de reuniones a las que asistían los Rockefeller, Los Vanderbilt (estos últimos familia lejana suya). También era familiar de Jackie Bouvier (la futura Jackie Kennedy-Onassis, cuya madre era Janet Auchincloss), siendo curioso el relato de la única vez en su vida en que mantuvieron una conversación, siendo ella muy joven aun, contándole a Louis que estaba convencida que en un futuro sería una mujer sin la más mínima relevancia pública.

De hecho, al leer el libro, uno tiene la sensación de estar leyendo el relato de una vida desconectada de su entorno, es "su vida", sin gran relación con los que le rodean, a pesar de que menciona por supuesto a sus padres, compañeros de colegio, amigos, etc, da la sensación de que este realto va "aparte" del mundo, en un camino paralelo, desde el que Auchincloss se asoma ocasionalmente al fluir de la vía principal.

En los años 20 y 30 existia indudablemente, aunque fuera difiícil de definir, una estructura social llamada "Sociedad" que se veía a si misma justo como eso. Estas personas residían en el East Side de Manhattan (nunca en el Oeste, salvo por debajo de la calle 59). Sus miembros (si esta es la palabra, que no parece completamente correcta) eran mayormente protestantes de origen anglosajón (Hay que notar que los católicos y los judíos no practicantes no siempre eran excluidos, si la riqueza era suficiente). Los hombres trabajaban probablemente en negocios, finanzas o abogacía/judicatura, a veces en medicina, rara vez en la Iglesia y casi nunca en política.
Pero ¿tan rico era?: según el, no mucho, pero "no tenían problemas", hablando de los recursos de su padre:

Para mantener a su esposa e hijos, podía contar , en el años 1931, con los siguiente s recursos: un modesto aunque amplio brownstone en Manhattan, una casa en Long Island para los fines de semana y veranos, una villa alquilada en Bar Harbor, Maine, para el mes de Julio; cuatro doncellas, dos niñeras, una pareja que mantenía la casa de Long Island, un chófer y cuatro coches, varios clubs sociales y colegios privados para los niños.

El brownstone debía efectivamente ser amplio, porque sus habitaciones y las de su hermana estaban en la cuarta planta del mismo. Pero como "a todo hay quien gane", estaba envidioso de una compañero al que llevaban al colegio en una limusina roja Rolls-Royce, cosa que le llevó a a pedir a su madre que comprar una. Lo cual ella no hizo. De hecho su madre le criticaba la  preocupación por el dinero y el gusto y admiración por la riqueza que tenía desde niño, lo cual el mismo cuenta sin problema. Además su madre siempre trató de apagar sus expectativas literarias. Cualquier vida dedicada a alguna rama de las artes era una vida malgastada. En el libro habla básicamente de su infancia y su juventud, su educación, su servicio en la marina en la segunda guerra mundial. 




En ciertos momentos al leerle me parece estar reviviendo las fiestas que narra Edith Wharton en "La Edad de la Inocencia". De hecho Auchincloss fue especialista entre otros  en la obra de Wharton y Henry James, acerca de los cuales enseñó en la Universidad y publicó diversos trabajos. Escritor infatigable y lector infatigable.

Tampoco mantuvo una gran relación con ninguno de los escritores contemporáneos neoyorquinos en particular  o americanos en general. Lo justifica en parte diciendo que las costumbres por esa época de escritores como Norman Mailer (al que trató un poco) incluían mucho trasnochar, mucho consumo de alcohol y a la larga no mucho intercambio significativo de conversaciones del mínimo interés. De hecho cuesta trabajo imaginar una conversación entre Auchincloss y Mailer. No hay que olvidar que aunque reputado escritor, siempre vivió en gran medida de su trabajo como abogado. Incluso relata como había una conocida dama de la Sociedad que se hacía de oro organizando reuniones de escritores en Manhattan para que estos charlaran entre si. 





Pensando un poco en este volumen, creo que Auchincloss corría un peligro con este tipo de libro, el de tratar de justificarse y restar importancia a su posición y a la importancia de la riqueza en su vida. Afortunadamente no lo ha hecho así. Para el es tan natural tener dinero como no tenerlo. Es natural heredarlo u obtenerlo mediante un buen matrimonio y aumentarlo. Nunca le he leído nada que haga pensar que se consideraba mejor persona por poseer el dinero, aunque evidentemente le facilitó bastante las cosa. Gracias a ello tenemos acceso (tanto en sus memorias como en sus novelas y relatos) a una parte con más "glamour" de la sociedad de una de las épocas doradas de Nueva York. Aunque sea por eso, ya merece la pena su lectura. Breves, sencillas y entretenidas memorias. 

En 1965 fue nombrado miembro de la miembro de la Academia Estadounidense de las Artes y de las Letras. En 2005 le fue concedida la medalla nacional de las artes(os ahorraré la fea foto de la entrega que le muestra junto a George y Barbara Bush). En el año 2000, la New York Landmarks Conservancy, una organización sin animo de lucro que se dedica a cuidar y rescatar los edificios históricos de la ciudad de NY, le nombró "Living Landmark" (algo así como "Punto destacado viviente") de la ciudad.  Murió de un infarto cerebral a los 92 años.

Solo he encontrado este video en el que se le puede ver hablando. No es el primero que habla (ese es el director de "L.A. Confidential"), hay que avanzar el video hasta la segunda entrevista, sobre el minuto 24 del mismo. De hecho la entrevista le pregunta muchas cosas sobre su vida que discute en este libro. Y de hecho dice que coincide con los críticos en que su mejor libro es "El rector de Justin" (que se basa en sus experiencias en el colegio Groton, de NY).


NOTA: Después de tratar de poner varias veces el video incrustado como hago con Youtube, este video (de Google vídeos) no he logrado incrustarlo, se borra cada vez que publico el post.
Asi que os lo dejo en forma de LINK: AQUI.


11 comentarios:

  1. Dices que sescubres muchos autores gracias a los blogs que lees pero nunca me acuerdo de decirte que lo mismo nos pasa a tus lectores.
    Puesto que está en Asteroide , será fácil encontrarlo. Lo tendré en cuenta para un futuro.
    En cuanto a lo de que no se sentía superior por tener más dinero creo q es un rasgo de los que ya han nacido en familias de dinero y esa estupidezz de mirar por encima del hombro es de los nuevos ricos. Pura ignorancia.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de devolver algo de lo recibido... Gracias.

    En el Asteroide ya hay dos, y los dos buenos, pero "El rector de Justin" es el más famoso. Puede ser bueno para probar. Yo lo tengo comprado en inglés y pendiente de leer, probablemente muy pronto.

    Respecto del no sentirse superior, supongo que haber nacido y crecido con dinero hace que se vea como algo más natural. Y creo que es sincero, porque no tiene problema en otras ocasiones en contar aspectos menos honrosos de su vida.

    Ya he resuelto el problema del video, que creo que no se veía.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Magnifico Post Oscar, antes de las vacaciones puede leer ambos libros y me parecieron estupendos, la editorial del Asteroide se está convirtiendo en una de mis favoritas, aunque sus precios son algo excesivos. Primero leí "El rector de Justin" y me pareció tan buena que inmediatamente me compré "la educación de Oscar Fairfax" que aún me resultó mejor.

    Dos cosas sobre lo que comentas de su biografía (aunque podrían ser muchas más), por una parte gracias por hablarme de Jackie. ahora le ponga cara a uno de los personajes de la segunda novela, aunque en ella su álter ego hace de mentor (le debió "marcar" no haberla calado) y a mi también me extraña no encontrar ninguna referencia suya en otros autores contemporáneos, él si las da sobre H. James o M Proust, por ejemplo, cuando su producción literaria fue muy extensa. Sinceramente lo descubrí buscando joyas de esta editorial.

    ResponderEliminar
  4. Si, de hecho el hermanastro de Jackie Kennedy, llamado James Auchincloss ha estado en la cárcel por su relación con pornografía infantil.

    Mira: >>>> http://www.chicagonow.com/the-life-and-times-of-a-young-republican/2011/03/jackie-kennedys-half-brother-james-auchincloss-jailed-again-on-child-pornography-probation-violation/

    Tengo pendiente la lectura de los libros que tu ya has leído. Los comentaremos por aquí.

    He buscado referencias asu obra en otros autores contemporaneos y no la he encontrado. El habla de Proust, James, Wharton, Joyce y poco más. De hecho defiende la idea de que si el escritor es bueno, el relacionarse con otros escritores no modifica nada de nada su escritura.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Coincido con Aprendiz en que Libros del Asteroide, aunque un pelín cara, publica libros de altísima calidad. A "El rector..." y "La educación..." les tengo echado el ojo desde hace tiempo. En cuanto salga de mi fase judaica y entre en la high society neoyorquina, me lanzo a por ellos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Si, el Asteroide ha apostado muy fuerte. Robertson Davis, Stegner, Auchincloss, Mitford... Y muchos que no conozco pero que al ojearlos en la librería me apetecen mucho.

    ResponderEliminar
  7. Pues yo tengo los dos libros del Asteroide... Pardiez, cuándo voy a poder leer todo lo que quiero leer. Tus crónicas hacen más atractivos aún los libros a los que te refieres. Un saludo. Sonia.

    ResponderEliminar
  8. Menudo descubrimiento!! Había visto por ahí "El rector de Justin" y me había cautivado por su portada. Voy a tener que anotar la editorial, porque veo que la voy a visitar en web, a menudo.
    No conocía nada de Auchincloss, y me ha encantando leer la entrada. Me gusta saber que tuvo "trato" (desde los libros) con Edith Wharton y con Henry James.
    El libro tiene que estar muy bien...últimamente me gusta saber más sobre NY. Soy bastante analfabeta...sólo sé de ella, lo que la nombran en películas.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Henry James y Wharton eran sus dos grandes pasiones. De hecho en más de una entrevista, cuando le quieren alabar en exceso, le comparan con Henry James, una especie de heredero de ese genio. A eso suele responder él muy airado que "nadie puede compararse a James". De hecho coincido en que no se parecen en nada, nada...

    El Nueva York de la obra de Auchincloss es un Nueva York casi onírico, durante su infancia y primera juventud, en la quinta avenida lo que bordeaba Central Park eran segun sus palabras los Castillos a la Francesa y los Palazzos a la italiana que los Rockefeller, Vanderbilt, etc se construían allí y que luego fueron vendidos por sus herederos para sacar un buen dinero haciendo apartamentos, los que se venden hoy a precio de Palazzo.
    Es una ciudad apasionante en muchos aspectos y el literario no es el menos apasionante. de ellos..

    Es una de las varias ciudades que me cautivan sin remedio.
    Espero que la visites pronto y te guste.

    ResponderEliminar
  10. No doy a basto con todas tus propuestas Oscar. Llevas un ritmo de lectura endiablado. Tan solo queda aprender. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Me alegro mucho de leerte Carlos. La verdad es que este mes de agosto me estoy sorprendiendo hasta a mi del ritmo que he cogido. Y que a no dudarlo, perecerá en septiembre, o al menos se reducirá mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar