viernes, 26 de agosto de 2011

Saints and Strangers, de Angela Carter



Do You believe in Fairies?
(Overture and Incidental Music to Midsummer Night´s dream)

Lizzie Borden took an axe
And gave her father forty whacks,
When she saw what she had done,
She gave her mother forty-one.

(Lizzie Borden cogió un hacha
y le dio a su padre cuarenta hachazos,
cuando vio lo que había hecho,
le dio a su madre cuarenta y uno)

Ultimamente me voy encontrando con los casos más curiosos del mundillo criminal, y siempre de la manera más insospechada. Tras conocer al amigo Lord Lucan, ahora me encuentro en el primer relato de esta recopilación con la buena de Lizzie.

Lizzie Borden


Con la historia de Lizzie Borden, una figura muy conocida dentro del folklore criminal de los Estados Unidos, se abre este libro. A ella va dedicada la primera historia ("The Fall River axe murders") de este libro. Lizzie, que vivió en Massachusetts en la segunda mitad del siglo XIX, fue considerada sospechosa del asesinatos a hachazos de su padre y de su madrastra. Su padre, Andrew Jackson Borden, era un rico comerciante del pueblo de Fall River, murió tras recibir "solo" once hachazos en la cabeza mientras dormía una siesta. Para que te fíes. La puerta principal estaba cerrada el día del crimen, dentro de la casa se hallaban solo Lizzie, su padre y madrastra y la criada. Además la casa estaba fortificada por haber su padre sufrido robos previos. A Lizzie se la juzgó en 1892, convertida en un ídolo de masas, la gente la vitoreaba al entrar al juicio, coreaba su nombre... Aunque absuelta, siempre siguió siendo iluminada por los focos como la principal sospechosa (Durante todo el juicio y posteriormente circulaba la Rhyme que arriba he puesto) y muchos datos parecían implicarla, como el hecho de que dos días después del asesinato, la criada afirma que la vio quemando un vestido que estaba manchado, según Lizzie afirmaba, de pintura. Al igual que con Lucan el caso es de lo más interesante y nuca se resolvió a  ciencia cierta. Casi todo el mundo pensaba que fue Lizzie la asesina, pero otros opinaban que en realidad  la culpable fue la única criada de la casa. Respecto de Lizzie unos dicen que fue por puro despecho hacia su madre (en realidad era su madrastra, a la que Lizzie y su hermana Emma, ambas solteronas empedernidas, odiaban "a muerte"...) o su padre (que aunque la quería mucho, era muy restrictivo y cortó cualquier tipo de relación de sus hijas) y una hipótesis mucho más interesante valora la posibilidad de que Lizzie sufriera una epilepsia del lóbulo temporal, pues era sabido que presentaba episodio de desconexión del medio con conducta errática, que puede aparecer asociada a estos cuadros (Las antes llamadas "fugas epilépticas" se producían bajo este estado). Nunca se juzgo a nadie más tras absolver a Lizzie. Ella murió treinta y cinco años después, sin soltar prenda. Aquí tenéis su historia más detallada.

Con la historia de Lizzie (concretamente con los últimos días antes del asesinato) teje su trama Angela Carter. Como siempre con Carter, relatos tan bien delimitados que se pueden casi o tocar. El calor pegajoso de un verano de Nueva Inglaterra toma su propia textura:

Nadie podría llamar adorable a un verano de Nueva Inglaterra, los habitantes de Nueva Inglaterra nunca han hecho buenas migas con él. Más que el calor, es la humedad lo que lo hace dificilmente tolerable. El clima se pega como una febrícula que no puedes sacudirte de encima.

El calor y la falta de conservación adecuada de los alimentos hacen que el riesgo de intoxicación por estar la comida en mal estado sea considerable ("En aquellos días, en cualquier caso, tomabas tu vida en tus manos cada vez que cogías el cuchillo y el tenedor")

Angela Carter con Grace Paley en 1982
Además de este relato tenemos otros como el que para mi es el mejor de todos, "Peter and the Wolf" (Pedro y el lobo"). Angela Carter en estado puro. La Angela Carter de "The Bloody Chamber"). La interpretación de Carter se basa (no revelo nada vital) en que el lobo es, en realidad una mujer, una niña criada por los lobos, como un Mowgli cualquiera, pero que en vez de mantener sus rasgos personales, físicos y sobre todo sociales predominantemente humanos como el niño de Kipling, se convierte realmente en una mas de la manada. El final del relato me parece simplemente excepcional. Carter tiene un sentido del ritmo del relato, de su equilibrio que salen fuera de lo que solemos encontrar. Por eso es tan difícil de imitar.

También "The cabinet of Edgar Allan Poe", para mi más flojo (para muchos críticos uno de los mejores, que le vamos a hacer), relata la primera infancia de Poe, sus recuerdos infantiles, especialmente su relación con su madre y el recuerdo de esta, que falleció teniendo él tres años. Una especia de viaje de metaficción al interior de la mente del esritor, que recuerda los eventos más relevantes de su vida.

"Overture and incidental music for `A Midsummer´s night dream´"centrado en la historia de Puck enamorado del hermafrodita dorado, pretegido de Titania. Este relato que se centra en el estado de los personajes del drama de Shakespeare momentos antes de que se levante el telón para iniciar la obra,  tiene un pasaje que me ha encantado, dedicado a distinguir entre "A Wood"  y "A Forest", términos que suelen ser traducidos en castellano ambos como "bosque", pero que he aprendido, pueden ser extremadamente diferentes desde el punto físico y simbólico ("That forest is haunted, this wood is enchanted."). Este es otro de los relatos más hermosos de la recopilación, una especie de transcipción de la música de Mendelssohn  a través del tamiz del paisaje de los bosques británicos. Bueno, más que a Mendelssohn, a mi me recuerda la obra del mismo título de Benjamin Britten (Pieza adorable, como todo Britten).

  

"The Kiss", un muy breve relato ambientado en Samarcanda, donde la esposa de Tamerlán espera pacientemente el retorno del conquistador de una campaña, queriendo construir una mezquita en su honor, pero para acabar a tiempo el último arco, el arquitecto exige a cambio un beso de la hermosa reina. "Our Lady of the massacre" cuenta la aventura de una mujer inglesa de vida disoluta (una prostituta si soy menos eufemístico) que llega al caontinente americano, que aun está en proceso de colonización y es adoptada por una tribu india. "Black Venus" nos presenta a Jeanne Duval, una de las amantes de Charles Baudelaire.

------------------

Reltos con la temática más diversa, más extraña, más onírica a veces. Relatos de una clidad despareja, pero que en sus momentos de más intensidad rayan muy alto. Carter devuelve lo que recibió multiplicado. Escribe sus relatos siguiendo la técnica de los cuentos tradicionales que tanto la inspiraron. Realmente  fue además de una gran escritora, una escritora de gran inteligencia. No me cabe duda. Como anillo al dedo le iba el hecho de que la disciplina que enseñaba en la Universidad fuera "Escritura Creativa".
No obstante, en ocasiones he de reconocer que leer los relatos de un libro completo de Carter "del tirón" en inglés, resulta un poco "struggling", una batalla. Acabo extenuado tras algunos de sus volúmenes. Encantando, satisfecho, pero con contractura muscular en cuello y mandíbulas, en brazos y manos, por la tensión padecida. Entre otras cosas, por eso la recomiendo.

8 comentarios:

  1. De angela Carter sólo he leído hasta el momento Heroes and Villains y aunque su estilo me parece único, el argumento me desagradó bastante y a ratos la lectura me costaba por el tipo de lenguaje,complejo, vaya.Eso sí es innegable el mundo que describe tan peculiar y su estilo.A veces sería interesante meterse dentro de las cabezas de según que creadores:tienen que tener el ccerebro diferente al resto de los mortales, no sé , digo yo...

    ResponderEliminar
  2. Si, coincido contigo en lo complejo del lenguaje, y sobre todo en su ingles nativo es el tema al que me refiero en el ultimo párrafo. Si en un relato no tomas bien el hilo desde el principio, puedes encontarte perdido y algunos de ellos me ha costado un autentico esfuerzo acabarlos. Mucho mas en este que en "The bloody chamber", que me pareció mejor libro que este, todo hay que decirlo.

    No me vería capaz de leer por gusto tres libros seguidos de la Carter, pero a pequeñas dosis es siempre un ejercicio interesante para mi.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Con lo que me gusta el folklore criminal decimonónico, con lo convencida que estoy de la culpabilidad de Lizzie, y lo poco que me defiendo en inglés complejo...

    ResponderEliminar
  4. Pues hasta donde llegaron mis averiguaciones no está traducido, y eso que minotauro años atrás creo que tradujo varios de la Carter. Yo de Lizzie no había oido hablar hasta ahora la verdad, pero al empezar a ver como describía Carter el día antes del asesinato pensé que tenía que basarse en algo real o al menos en una leyenda popular. A partir de ahi empecé a buscar....

    ResponderEliminar
  5. Pues con una pequeña variación de escritura ("y" en lugar de "ie") era el nombre de un grupo de rock que escuchaba allá por los 80: Lizzy Borden.
    Cuánto talento en esa foto.

    ResponderEliminar
  6. Vaya que si, que tienen talento sumado. No he logrado encontrar si hay opinión escrita de Paely acerca de la obra de Carter, pero en sentido contrario hay mucho. Carter se deshacía en halagos para la obra de Paley que comentaba en el blog hace poco.

    Lo de Lizzie/Lzzy tiene además un añadido curioso. Lizzie o Lizzy es, como sabeís un diminutivo familiar de Elizabeth y siempre se usa como tal. Pero no en este caso. El padre de Lizzie era tan especial y rarito que la bautizó directamente con el diminuto. Ese era su nombre propio real. Como si a uno lo bautizan Paco Pepe o algo asi....

    ResponderEliminar
  7. Bueno, pues como curiosidad también, el Lizzy del grupo de rock era el nombre del cantante, hombre con nombre (artístico) femenino (salvo que sea algún tipo de apodo que se me escapa).
    Yo sé de alguien (niño aún) que han inscrito en el registro con Paco como nombre de pila.

    ResponderEliminar
  8. Si, y en la omnisapiente wikipedia veo que le pusieron el nombre al grupo en honor a nuestra querida (presunta) asesina.

    ResponderEliminar