miércoles, 24 de agosto de 2011

A Month in the Country, de J.L Carr


By nature, we are creatures of hope,  always ready to be deceived again,
caught by the marvel  that might be wrapped un the grubbiest brown paper parcel.
(Por naturaleza somos criaturas de esperanza, siempre preparados para volver a ser engañados,
atrapados por la maravilla que podría  haber envuelta en el más mugriento paquete de paepl marrón)


Mi monte Everest de "Pendientes" crece tan fuera de control que incluso se subdivide para vencer. Empieza a haber pequeños montones desgajados del tronco principal que toman entidad propia. El montón de "libros conocidos únicamente gracias a la recomendación de lectores de otros blogs" es uno de los destacados.

La frenética actividad de visita de otros blogs de amantes de la lectura en general y de la lectura de libros en inglés en particular genera una pila de la que hay que sacar también de vez en cuando  a algun rehén, antes de que se desmande. Asi que agradecer la recomendación de este libro a Cristina (gracias a la cual lo compré) y a Nit (gracias a la cual me acordé de que lo había comprado) es de rigor. Más aun cuando me parece un libro tan bueno y tan... recomendable. Asi que me sumaré a la recomendación de ambas. 

J.L. Carr


La historia, breve y sencilla es la de un joven (Tom Birkin) que en 1920, recién acabada la Primera Guerra Mundial, consigue un trabajo como restaurador de un fresco en una iglesia de un  pueblo llamado Oxgodby (a ver, un lingüista que me aclare el origen del nombre, ¿De Ox-God-By?, bueno, me dejo de delirios). Subido en su andamiaje se dedica todos los días a redescubrir la pintura que siglos atrás fue tapada, encalada.  Por debajo del andamio pasan sucesivamente toda una serie de personajes. Moon, otro trabajador contratado, esta vez como su antítesis, bajo tierra (buscando la tumba de un antecesor de la benefactora que pone el dinero). Las personalidades opuestas de ambos (uno arriba, otro abajo; uno cumplidor y emocionado por su trabajo, otro que no tiene problema en solo aparentar que "hace algo", para luego poder dedicarse a otros fines) es en mi opinión una importante clave de la obra. Evidentemente el proceso de depuración, de "renacimiento" a una vida completamente nueva, que nunca será la misma, pero que es la que tiene por delante, es el trasfondo último. Pero es que está muy bien narrado...

I mean here, Oxgodby, the friends you´ve made, this marvellous summer, the splendid job you´ve done. I mean the lot. You can only have this piece of cake once, you can´t keep on munching away at it.
(Me refiero a este lugar, Oxgodby, los amigos que has hecho, este maravilloso verano, el espléndido trabajo que has realizado. Me refiero al paquete completo. Solo puedes tener este pastel una vez, no puedes continuar mordisqueándolo.) 





Quizá una de las cosas que hacen que una lectura cree poso como algo memorable sea a veces que nos traiga recuerdos de otras lecturas con las que disfutamos peviamente. En este caso hay dos novelas que se me venían a la cabeza con frecuencia. Una es la historia de "El Barón Rampante" de Italo Calvino, la historia de un niño que un día decidió subirse a los árboles para hacer allí arriba el resto de su vida, no bajando de ellos ni siquiera por la visita del mismísimo Napoleón. Pero por otro lado también me venía a la memoria "El Paciente Inglés", de Michael Ondaatje. Me refiero a la maravillosa novela, no a la muy buena película. La asociación puede que venga traida por la imagen "Guerra - Murales en una Iglesia", no se... O por el proceso de depuración que durante su estancia en mitad del Campo (sea Yorkshire, sea la Toscana) tiene los personajes de ambas. Hay que ponerse en paz con uno hoy mismo, que para mañana puede ser tarde.

Muy buen libro. Por cierto, quien vea la película basada en él, comprobará que Colin Firth aprendió a tartamudear mucho antes de llegar al "Discurso del Rey".


7 comentarios:

  1. Escribí sobre la película casi al tiempo que Cristina hacia la reseña de su libro. Ambas sin saberlo.
    Desde entonces tengo la intención de leerlo. Espero que algún día me anime...porque la película me gustó muchísimo.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Tengo la película aun a medio ver, pero solo te puedo decir que hasta donde llevo es completamente literal, a veces texto por texto, con el libro. Muy BBC-Style.
    Y es tan fino que se lee casi del tirón.
    Saludos.

    PD: Firth y Branagh (siempre he de mirar como se escribe su apellido) estan muy bien elegidos para sus papeles.

    ResponderEliminar
  3. http://atwinnifred.blogspot.com/2009/10/perdiendo-el-tiempo.html

    Te dejo aquí lo que me pedías. Como verás es del 2009.Luego he visto comentarios por los blogs y debo ser la única que opina negativamente. Ahora me voy a leer esta última entrada tuya , que tiene muy buena pinta.

    ResponderEliminar
  4. Yo he conseguido ya bajarme la película (¡muchiiiiisimas gracias por el tip!), pero como tu, me he quedado a medio verla.

    Me ha gustado lo que comentas del contraste Birkin-Moon, no me lo había planteado, pero es curioso que leyendo nuestras tres entradas, los tres nos fijamos en cositas distintas... lo de el Barón Rampante me parece ahora clarísimo, pero ni se me había pasado por la cabeza.

    Me ha gustado leer que te gustó.

    PS: Ox-God-by, ¿"adiós al buey" por lo de la similitud fonética de bye-by? XD porque lo de "Por el buey de Dios" es como....

    ResponderEliminar
  5. Miss Winnifred: voy a leerte ahora mismo. Lo de ser la unica con opinión negativa debes verlo, evidentemente como algo positivo. Me pasa con más de un libro que gusta a todos o casi todos.

    Nit: Si, lo de Oxgodby es un delirio mio. Pero lo he buscado, no creas, no he encontrado localidad llamada así, pero si una llamada Osgodby, pero está en Lincolnshire. De hecho, la foto de la iglesia que pongo es la de Osgodby, que se adapta a la perfección a la descripción de la del libro (Torre baja, rechoncha, tejado a dos aguas mas inclinado en la nave y menos inclinado en la parte anexa...). Creo que el nombre del pueblo debe ser de su invención, porque en toda entrada que aparece va únicamente asociado a esta novela.

    La verdad es que me ha gustado mucho. Voy a ver que otras coas ha escrito Carr
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Tú también contribuyes,Óscar, a incrementar mi orografía literaria pendiente; y, a veces, incluso, de una manera insospechada, me brindas regalos oportunísimos, como la fotografía de esa iglesia de Osgodby, que va a ser la imagen de una ermita de un páramo del norte de Alemania en el que ando perdido en medio de una ficción que me traigo entre manos.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias, Ricardo. Lo que estoy descubriendo por estos mundos del blog no deja de sorprenderme.
    Si necesitas fotos de iglesias antiguas inglesas, la saque de aqui, donde las tienes en cantidades como para acabar echando a correr cada vez que veas un sacerdote por la calle.
    http://www.wparkinson.com/Churches/

    Un saludo.

    ResponderEliminar