lunes, 27 de junio de 2011

The Silent Gondoliers (Los gondoleros silenciosos), de William Goldman






La reseña de este librito será breve, como el libro mismo. Pero que buen sabor de boca me ha dejado este relato.... ¿Relato?, ¿Cuento?. Yo lo que se es que al leerlo lo que se me venía a la cabeza era que lo que me apetecía era contárselo a mi hija., porque en muchos momentos es un magnífico cuento que podría perfectamente formar parte de la tradición oral italiana. Nos narra, en esencia, dos cosas. La vida de Luigi, un gondolero de Venecia es el eje central. Su vida, su amor (desengañado por el fracaso). Pero sobre todo nos relata la causa por la que los gondoleros, una vez conocidos como los mejores cantantes del mundo, ahora se niegan a cantar y permanencen solo como silenciosos transportistas de amantes y familias de turistas, habitualmente con aspecto bastante ridículo (doy fe, lo vi con mis ojos). Este origen casi mítico del silencio pertinaz de los gondoleros es narrado exactamente como un cuento transmitido por la tradición oral. tiene de todo, amor, despecho, héroe valiente con un sueño que cumplir, heroína guapísima (que lo abandona a la primera de cambio, todo hay que decirlo), un camino de iniciación (un viaje iniciático del héroe) y un clímax o desenlace magnífico. Todo en 120 páginas (menos si quitamos las  que son puramente ilustraciones). Y no se puede contar nada más. Sería dejar deshilachada una historia que es mejor descubrir por uno mismo. A estas páginas se asoman los italianos más arquetípicos: Laura Lorenzini, John the Bastard (ahi es nada), Porki XII (si, de la famosa familia de los Porki que por una tara genética a los 30 años dejan de ser capaces de conducir su góndola), The Great Sorrento, The Queen of Corsica, incluso el mismísimo Enrico Caruso. También algunos lugares muy evocadores:  obviamente los canales (el Gran Canal es la principal avenida de Europa para el autor), los hoteles Venecianos al borde de los canales, la taberna casi secreta de los gondoleros, pero sobre todo veremos The Church of Souls of Those Who Died for the Sea (La Iglesia de las Almas de Aquellos que Murieron por el Mar).




Hablando de ilustraciones. Un valora añadido de este volumen (afortunadamente el volumen español las conserva) son las ilustraciones realizadas por Paul Giovanopulos, un griego que hace muchos años emigró a Nueva York y tiene sus ilustraciones expuestas por medio mundo. A mi las de este libro me han gustado mucho. Se integran perfectamente con el relato. Hacen agradable el volumen a la vista y recuerdan a las de los libros de cuentos tradicionales ilustrados. 








De manera idéntica a lo que hizo con su volumen más famoso ("La princesa prometida"), Goldman se vale de un alter ego, un falso intermediario, llamado S. Morgestern, un autor imaginado por él, que sería el narrador original del relato, actuando el propio Goldman como un mero transmisor del mismo. El que quiera saber algo más acerca de La Princesa Prometida puede leer lo que Pablo opinó  de esta obra. Aqui, en los gondoleros, Goldamn se permite el lujo de hacer lo que quiere, inventar un nuevo trasunto de un cuento relatado entre los gondoleros y que Morgestern ha investigado para llegar a descubrir el origen de la leyenda. Por cierto, por una vez Venecia es una ciudad hermosa, romántica, tranquila... Y no esa ciudad opresiva, propensa a los crímenes y conductas desviadas que muchos otros autores han descrito (Mc Ewan con "The comfort of the Strangers" , Du Maurier con "Don´t look now" o Highsmith con "El talento de Mr Ripley" el mismísimo James con "Las alas de la paloma" por ejemplo).

De verdad, de verdad, que estoy deseando empezar a contárselo a mi hija, a ver como lo recibe...


William Goldman / S. Morgenstern


La edición española. En "Ático de los libros"

6 comentarios:

  1. Agradezco mucho esta recomendación Oscar porque ando buscando lecturas no muy extensas sobre Venecia para llenar las vacaciones en esa ciudad y, de paso, escribir alguna cosa al respecto.
    Conocía al autor por su emblemática obra que no he leído (pero que me espera en la biblioteca de casa), aunque sí he visto su estimable adaptación cinematográfica. El comentario del blog al que nos remites, te deja con unas enormes ganas de leerla por fin.
    Me encantan los libros con (buenas) ilustraciones y lo cierto es que estas me atraen y me recuerdan a un excelente ilustrador catalán cuyo nombre no recuerdo ahora mismo.
    Es cierto lo que dices respecto a Venecia como ciudad literaria opresiva y malsana o en todo caso misteriosa, quizás como contrapunto a esa ciudad romántica que siempre se ha vendido. De todas maneras a mí me atraen más ese tipo de historias, como las de Dafne du Maurier, Robert Aickmann o nuestro Jose María Latorre (sin obviar la más recurrente de todas, "Muerte en Venecia").
    Saludos Oscar.

    ResponderEliminar
  2. Soy una gran fan de Goldman porque "La Princesa Prometida" es uno de aquellos cuentos ácidos y dulces que todos mis amigos odian y que por algún motivo (en realidad muchos motivos, pero son, en ocasiones, algo pedantes y filológicos)... a mi me encanta. Así que gracias por esta reseña, parece un libro superinteresante, lo investigaré!

    ResponderEliminar
  3. Carlos: Espero que te guste, yo me lo he pasado muy bien con él. Por cierto, no se si lo conoces, pero si quieres una lectura no muy extensa sobre el lado "opresivo" de Venecia, no dejes de echarle un vistazo a "El placer del viajero" de Ian McEwan ( http://www.anagrama-ed.es/titulo/CM_262 ). A mi me encantó. Fue lo primero que le lei y mes orprendio mucho (tanto que me hice seguidor incansable de McEwan. Ademas te aseguro que opresivo lo es... Yo lo lei sin saber nada de lo que iba y me sorprendió mucho. Muchas veces me han dado ganas de escribir sobre esa tendencia de algunos escritores (muchos en realidad) a escribir cosas tétricas en relación a los personajes que pasan por sus caslles). Y sin querer parecer pesado me permito recomendarte uno de los libros que mas me han gustado sobre Venecia. "La ciudad de los Angeles Caidos", de John Berendt (sabedor de tu cinefilia no puedo dejar de decirte que es también el autor de "Medianoche en el Jardin del bien y el mal", de la que sacó Eastwood su maravilloso film). Es en realidad un libro de ensayo sobre muchos aspectos de la historia de la ciudad, desde los incendios del teatro de la Fenice a las familias de sopladores de vidrio de la ciudad o los muchos escritores que por allí han pasado. Me pareció una delicia y pensé entonces que sería un buen compañero para un viaje a esa ciudad.

    Nit: Aunque esta obra (entre otras cosas por ser muy breve) tiene menos "mordiente" o acidez que "La Princesa", veo difícil que no le guste a cualquiera que le haya gustado la otra obra de Goldman. El estilo narrativo es parecido y la compleja relación del escritor contigo como lector (ese hecho de que parece que te cuenta algo que presupone tu ya sabes algo de que va, como si te conociera de antes) es similar. Igualmente espero que te guste.

    ResponderEliminar
  4. He tardado poco Oscar y ya me he agenciado el de Goldman. Pero ahora vas y me recomiendas otro que parece interesarme (en este caso me refiero al de Berendt). Lo buscaré para echarle un vistazo, porque andaba buscando algún tipo de guía que se saliera del uso y lo único que he encontrado es una titulada "Venecia insólita y secreta" que parece tener buena pinta.
    Tu enorme cajón de sastre parece no tener fin (bueno ya lo he comprobado en el blog del Niño Vampiro), pero en todo caso siempre agradezco tantos buenos descubrimientos y traídos de manera tan especial. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Si, Carlos: Yo he comprado los relatos de Buzzati y estoy esperando "El secreto del bosque viejo". Estos intercambios son de lo más nteresante que tiene esto de los blogs (Dios mío, blogs, que "palabro").

    Aqui hay algo acerca del de Berendt

    http://www.arteshoy.com/lit20061005-1.html

    http://www.papelenblanco.com/ensayo/la-ciudad-de-los-angeles-caidos-john-berendt

    ResponderEliminar
  6. Este libro se lo vi a un amigo hace unos días mientras tomábamos un refresco, aunque me pareció bien no le presté la atención adecuada, quizás por estar en inglés, pero después de leer tu post procuraré incluirlo en la lista a llevar de vacaciones, seguro que reforzará la imagen divertidada de caraduras con mucho arte, aunque de corazón roto, que siempre he tenido de ellos; junto con "La Princesa Prometida" pensando no solo en introducir algo corto y ameno entre los capítulos de "Los Buddenbrook" que es el primero de la lista, entonces o nunca, sino además pensando en libros atractivos para compartir (espero, por preferencias) con mis hijas.

    ResponderEliminar