jueves, 2 de junio de 2011

Máquinas de escribir

Hace poco, hablaba Elena en su blog acerca de  los lugares y los medios a través de los cuales los escritores daban rienda suelta a su vicio.

Que si pluma, que si lápiz, que si máquina de escribir u ordenador. En cualquier caso, las máquinas  de escribir son ya (querámoslo o no) cosa del pasado. Un recuerdo anhelado, no se si realmente superado (al estilo de las cámaras de fotos analógicas) pero que han quedado atrás en la competición. Este invento de mecánica tan simple ha sido el ejecutor de la fuente de placer para muchos de los que adoramos la letra impresa. Así que ¿que menos se puede hacer en agradecimiento que recordar a algunos de los escritores que han posado junto a sus máquinas de escribir, igual que hace poco recogíamos a los que posaban con sus gatos o sus perros?.

La venta en subasta de la máquina de escribir de Cormac McCarthy por más de 250.000 $ es buena prueba del fetichismo que nos desencadena a los lectores este órgano protésico con el que se valen en el mundo muchos de estos autores.

Por ello, al encontrar en el suplemento de un periódico on-line una colección de fotos de escritores con sus artilugios, no me he resistido a poner algunas:


Agatha Christie

Carson McCullers 1961

William Faulkner, Hollywood, años 40

George Bernard Shaw, 1929

Helen Gurley Brown

Ernst Hemingway

John Cheever, 1979

Margaret Drabble

Martin Amis

Patricia Highsmith, 1979

Philip Roth

Tenesse Williams

Claro que si nos aburrimos se le pueden buscar otras utilidades a las viejas máquinas  deescribir, como crear con ellas una orquesta:



Sin olvidar la famosa pieza de Leroy Anderson: "The typewriter" (siempre incluida en los discos de música clásica para niños):






13 comentarios:

  1. Curiosa idea la de la Boston Typewriter Orchestra. En cuanto a la pieza de Leroy Anderson, me pregunto por cuánto tiempo van a entender los niños de qué va la cosa: la mayoría ahora ya no tiene mucha de idea de qué es eso de una máquina de escribir (como mucho, les parece un ordenador grande y sin pantalla). Dentro de diez años más, lo del ruidito del teclado y el timbre de final de línea les sonará a todos rarísimo.
    Ah, y gracias por el enlace!

    ResponderEliminar
  2. Un placer.

    Lo acabo de comprobar. Mi hija de cinco años no sabe lo que es una maquina de escribir, solo sabe imitar el gesto de apretar las teclas, no se si por haberlo visto en algún sitio o por imitación del teclado del ordenador....

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante post. Soy de las pocas personas que han hecho "mecanografía" y me encanta el ruido de las máquinas de escribir. Durante un tiempo estuve reacia a escribir en ordenadores. Ahora, inevitable no hacerlo.
    Me ha gustado mucho ver a distintos escritores que conozco y leo, frente a su máquina de escribir.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  4. Curiosa colección de autores al pie de la máquina. En mi facebook tengo diferentes fotos de dramaturgos escribiendo, sobre todo de mis idolatrados Jardiel y Mihura. Me alegra haber encontrado aquí estos nuevos hallazgos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Diego

    Me alegro de que te guste. Compartimos idolatría por ambos autores. Aunque mis conocimientos teatrales no son ni siquiera rudimentarios, no dejo de aspirar a mejorarlos si alguien puede hacer carrera de mi.

    Un saludo y bienvenido.

    ResponderEliminar
  6. Con tu permiso, te he "robado" un par de fotos para mi facebook. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Encantado. Muchas las tomé de un artículo del diariio "The Guardian" donde había algunas más. Si logro re-localizarlo te lo posteo aqui por si te gusta alguna más.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Óscar. Debe ser éste el enlace: http://www.guardian.co.uk/books/gallery/2011/may/11/authors-typewriters-in-pictures

    ResponderEliminar
  9. Óscar, por si deseas conocer mi blog:
    www.dfsandez.blogspot.com

    Un saludo.-

    ResponderEliminar
  10. Encantado Diego. Ahora mismo me paseo por allí, que ando desvelado...
    Nos vemos también alli.
    Un saludo

    ResponderEliminar