jueves, 14 de abril de 2011

There once lived a woman who tried to kill her neighbour´s baby (Erasé una vez una mujer que quería matar al bebé de su vecina), de Ludmilla Petrushevskaya



La Petrushevskaya, moscovita ella, tiene una historia bastante interesante. Nacida en 1938, es hoy para los rusos una de sus escritoras contemporáneas más destacadas. Por este país no resulta (si alguien tiene que corregirme, que lo haga) muy conocida. Considerada por sus compatriotas la última de las grandes escritoras disidentes, dicen los traductores que "tras la muerte de Solzhenitsyn no es exagerado considerar a LP la autora rusa viva más conocida". Ganadora del Russian Booker Prize entre otros muchos galardones. Parece que fuera de su país está ahora recibiendo la fama que merece. El New York Times la ha denominado una "revelación". No está mal, considerando que tiene más de setenta años y lleva escribiendo más de cuarenta... Su infancia no fue nada fácil. Nacida justo antes de la guerra, fue evacuada como niña de Moscú junto a su madre que había sido abandonada por su padre, dejándola a merced de las purgas estalinistas. Varios miembros de su familia fueron eliminados. Ella acabó en una casa para niños donde la llamaban "la cerilla de Moscú" por lo delgada que estaba. Finalmente pudo volver con su madre, a compartir la habitación de 12 metros cuadrados donde vivía con otros miembros de su familia. Su primer marido murió a los 32 años y la dejó sola para criar a su hijo, que hoy dirige un periódico de negocios. Su segundo marido murió el pasado septiembre en el metro de Moscú de un ataque al corazón. 



Escribe habitualmente relatos. Y hay diversas formas de escribir relatos que destaquen entre la marea de este tipo de literatura que nos asalta en cada paseo librero. Escribanse los relatos mejor que los demás, o de una manera innovadora o totalmente personal, o todo ello.  Es una idea parecida a la que me invadía leyendo (salvando las distancias) a Angela Carter.

Los relatos de Petrushevskaya podrían pasar muchas veces por fábulas o relatos orales o cuentos tradicionales con una leve "adaptación contemporánea". Una clave fundamental nos la da la propia autora en una entrevista con Sally Laird en este libro

Rusia es una tierra de mujeres-Homero, mujeres que cuentan sus historias oralmente, solo así, sin inventar nada. Son narradoras de historias  de talento extraordinario. Yo solo soy una "escuchadora" entre ellas.
Comenzar los relatos a la manera del cuento del folklore ("Había una vez una chica que fue asesinada y luego traída de nuevo a la vida" o "Había una vez un joven, llamado Oleg que quedó huérfano cuando murió su madre" o "Había una vez una mujer que odiaba a su vecina"). Narrar el relato en periodo temporal no definido (solo algún coche o autobús que aparece por ahí nos puede decir que estamos en el siglo XX y no en el XII o XV). La ausencia de nombres propios para sus protagonistas ("la madre", "el hombre", "el marido de la mujer que amaba") hacen que tengamos tendencia a ver las historias como de universal aplicación. 

Esta es en realidad una recopilación de relatos seleccionados por sus traductores de diversos volúmenes y agrupados en cuatro partes "Canciones de los eslavos del este", "Alegorías", "Réquiems" y "Cuentos de hadas". (Por cierto, traduzco directamente del volumen inglés, supongo que en el español se respetarán los títulos originales). Muchas veces los cuantos tiene un tono tenebroso, cuando no francamente inquietante (El subtitulo de "Scary Fairy Tales" o "Cuentos de hadas espantosos" no está nada fuera de lugar. Pero no siempre es asi, en algunos ("Amor mio") se nos relata un amor sorprendente (un hombre lleva siempre encima una fotografía de la mujer a la que ama, pero solo de su mitad inferior, sus piernas, el borde de su vestido y su bolso, y sueña con que su esposa muera para poder reunirse con su auténtico amor). Los relatos de hadas se retuercen a veces hacia lo siniestro, a veces hacia lo abiertamente desagradable. No se busque por aquí princesas con sapos y besos. Busquese un relato que cuenta como un dia llega un extraño a la puerta de una casa y dice que se ha declarado en el pueblo una epidemia que si se contrae mata en tres días a quien la padece. El principal síntoma es la aparición de ampollas y se piensa que los ratones actuan como transmisores.El ha sobrevivido y se ofrece como recadero para que todas las familias del bloque se queden encerradas y él les traerá las provisiones de la tienda. Asi se atrinchera la familia protagonista, Padre, madre, hija pequeña, Dos abuelos y el gato. Esta historia ("Higiene") es opresiva, sorprendente... como la he disfrutado. Otra es la historia de un padre que tiene que volver a toda prisa a su casa porque se ha enterado de que su hijo ha sido enrolado a la fuerza en el ejército y se lo llevan al día siguiente. El esta de viaje, pero pierde el avión. Solo llega justo para verlo en la masa de muchachos que se van al ejército. Al verlo, consigue tocar la manga de su hijo... y cae muerto. Es "Una nueva alma". Magnifico. La fantasía está siempre presente en mayor o menor medida en sus relatos. O "El milagro", otra pequeña obra maestra. Siempre, sea alegre o triste, o pavoroso o iluminador, cada relato acaba, como suelen los buenos relatos, en lágrimas.





¿Quereis un ejemplo?. En inglés, lo siento. Os lo da el New Yorker: aqui.

Su brevedad puede en ocasiones sorprender. Los primeros cuatro relatos tienen alrededor de 4 páginas (entre ellos está el que da titulo al volumen, aunque en realidad se titula "Venganza"). El primero d estos relatos me dio una impresión falsa que enseguida deseché ("Esto es una especie de Edgar Allan Poe ruso") y es que Petrushevskaya nos recuerda a muchos de los grandes escritores de relatos (en un delirio un critico dice que "en ella se recrean los mejores relatos de Chekov, Gogol, Dostoievski o Turgeniev". Ahí es nada. Para este crítico de L.A. Times se ve que Chekov y Dostoievski se parecían mucho). Pero bueno, es que es cierto que en cuanto se habla de un autor poco conocido, hay que ponerle a la gente a que magníficos escritores se parece, para echarles un anzuelo a los lectores que luego pueden quedarse sorprendidos o abiertamente cabreados (desde luego, a mi no me recuerda nada a Dostoievski). Pero si que es cierto que lo que recuerda es simplemente la emoción que producen los realtos bien escritos, aunque es cierto que algunos escritores podrían asomarse por aquí: Gogol, Angela Carter o Poe son mis apuestas, pero se que son criticables y que algunos relatos no se parecen en nada a ninguno de estos.)

Este volumen publicado en 2009 en Estados Unidos, llegó a ser un New York Times Books Review Bestseller en diciembre de ese año y le valió el World Fantsy Award. Por cierto, también ha escrito poesía, teatro... Y guiones para obras de animación. Una de ellas "Tale of tales" es la más famosa. Algún critico la considera una de las más hermosas películas de animación realizadas. Basadas en las memorias infantiles de la autora. Dirigido por Yuri Norstein en 1979.



Ah, y también escribe y traduce canciones y canta dichas canciones, fundamentalmente en Moscú, donde vive, junto a su hija Natasha, de 29 años, cantante profesional de jazz.  Ultimamente dice que su ilusión es ser conocida como la Susan Boyle Rusa: "Susan Boyle es mi inspiración, me hace llorar. La veo en YouTube cada noche. Su historia es un auténtico cuento de hadas".  Es ta carrera de cabaret ha hecho que deje un poco de lado su faceta de escritora y está poniendo nervioso a más de un de los representantes del establishment ruso. Es completita, vamos. Es conocida desde su juventud por los rusos como la señora anti-banalidad.



“I’m 24 years older than Susan Boyle but I don’t think it’s too late for me. I do not feel like a ‘great writer’. I don’t answer to that description. I just want people to cry, to laugh, to listen. Writing seems to take away all the drama. Singing brings it back.”



La edición española... bueno, a ver que opináis de la portada...




Merece mucho la pena su lectura en mi opinión. Espero que os guste.









11 comentarios:

  1. Qué interesante parece este libro. A ver si lo encuentro por alguna biblioteca. No sé si alguna vez había oído hablar de la autora, tiene un nombre tan normalito en ruso.
    Yo prefiero la portada española, la verdad. El diseño de la de penguin, que inauguró el capitán corelli y continuó el incidente del perro, creo que ya se agotó hace tiempo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Espero qeu te guste si lo encuentras.
    Se que te gustan los rusos. Uno a cero para la española.

    ResponderEliminar
  3. Una señora muy interesante, desde luego. A mí también me motiva más la portada española, por lo friki, aunque en cuanto a colorido es mucho más atractiva la inglesa. Menudo personaje, me ha hecho reír muchísimo lo de que quiere ser la Susan Boyle rusa.

    ResponderEliminar
  4. Tengo la edición de Atalanta de la que pones la foto, que es reciente reciente, aunque sin leer (y ya son ....). A ver si ahora me animo.
    Resulta curioso que el título español se corresponda con el inglés y no con el original ruso: "Dos reinos" (como uno de los cuentos).
    Yo la conocí por un relato que tiene publicado en una antología sobre la caída del muro: "1989 (10 relatos para atravesar los muros)". En esa antología está también Heinrich Boll y Jiri Kratochvil. Su relato se llama "el muro blanco" y está escrito como una fábula infantil.
    Yo también voto por la portada española.

    ResponderEliminar
  5. Ya van tres a cero. Bueno, en realidad cuatro a cero. Pensaba que iba a ser el único suficientemente "raro" para que me gustara esa portada. Una vez leído aun gusta más porque ese ambiente como de un sueño/pesadilla de las mascaras de gas y el retrato de Lenin, le cuadra bien.
    Ya contarás cuando lo leas que te parece.

    ResponderEliminar
  6. Y por cierto, el título es ese imagino que porque al ser una recopilación especialmente seleccionadalo han elegido los traductores y selectores de los realtos. De hecho el tñitulo no es ni siquiera el de un realto. Ese relato se llama "Revenge" y comienza "Había una vez una mujer que odiaba a su vecina". Pero la modificación les ha salido bien. Alos anglosajones les ha gustado mucho.
    Y de paso, "Two kingdoms" (Dos reinos) es el cuento menos figurativo, uno de los menos "especiales" y me ha gustado menos (aunque me recordaba un poco a un cuento de Flannery O´Connor cuyo título se me escapa ahora mismo....

    ResponderEliminar
  7. Como escritora no la puedo valorar, aún, pero como animadora es genial, que desparpajo a la hora de coger el micro, ya quisiera para mi esa vitalidad a su edad y con una copita de vodka (no más) me apunto incluso a su punto excéntrico.

    Yo también voto por la portada transgresora española.

    ResponderEliminar
  8. Oscar, hace unos días que le había echado el ojo a este libro quizás porque pertenece al estimable catálogo de Atalanta, pero su precio me había parecido exagerado (lo de siempre en estas latitudes). Ante tu presentación, creo que no me queda más remedio que hacerme con el. La imagen de esta señora ya me parece de por sí encantadora. Gracias por traérnosla.

    ResponderEliminar
  9. A ver que os parece, Algun relato es un poco mas flojo, pero en general me parecen muy buenos.
    En español cuesta tres veces lo que cuesta en ingles. Pero no he tenido en la mano la calidad de la edicion española para comparar bien.

    ResponderEliminar
  10. El sábado pasado fui a por el libro a mi librería habitual, pero no lo tenían, ¡maldición! Con las ganas que tenía de echarle ya el diente, y eso que según anuncias no es barato. No, si al final no nos dan opción: o lo pillas en inglés o lo pirateas. Está claro que los editores españoles aún o se han dado cuenta de lo que está pasando con los libros.

    ResponderEliminar
  11. Si, de esta editorial es difícil pillar algunos títulos una vez han pasado (y eso que es de 2011). Yo una vez estuve tratando de localizar un Turgueniev no muy antiguo y no hubo manera. Espero que lo encuentres en cualquier caso, porque el libro merece la pena (al pasar por aqui a responderte y recordarlo me ha apetecido mucho volverlo a ojear).
    Eso si que fuera de aqui es excepcional (me refiero a que un libro tan reciente sea tan difícil de encontrar).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar