lunes, 11 de abril de 2011

"El otro lugar", sus librerías y alguna diversión literaria más.





Cuando estuve por vez primera en Cambridge hace varios años, me hizo mucha gracia que la guía que nos introducía a las maravillas de la ciudad, se negaba a pronunciar el nombre de Oxford. La rivalidad entre ambas ciudades le llevaba a referirse a ella como "el otro lugar" ("se rumorea que una vez, en el otro lugar, un estudiante consiguió ser seleccionado para un college por medio de un soborno que hizo su padre"). Al menos otras dos ocasiones en la ciudad encontré la misma costumbre, que se me quedó marcada. Pues allí he estado, en "el otro lugar". 

Como siempre, dos palabras acerca de sus librerías, que se resumen en: Blackwell y las demás.

Blackwell es uno de esos sueños hechos realidad de un bibliófilo. Como las grandes de Dublin o Londres. Cuatro plantas inmensas de libros. Fundada en 1879. Encuentras (casi) todo lo que buscas, puedes deambular horas (lo hemos hecho) por ella, buscando cosas concretas o ala sorpresa que caiga. Todos los temas posibles, una inundación de libros.






Y no os perdais la última ampliación (1966), la Norrington Room, el sótano que se mete debajo del adyacente Trinity College y que parece casi de ciencia ficción. Corta la respiración:



Pues aun así, hace poco leía una crítica de un residente en Oxford que decía que era una atracción para turistas y que allí buscabas un libro y estaba... o no,  pedías los libros y te los traían... o no. Pero bueno, si solo la Norrington Room tiene más de 160.000 volúmenes. Los hay más viciosos que yo. 

No se si habrá muchas como esta por vuestras tierras, pero por aquí... bueno, vamos a otra, que me pongo malo (la sección de literatura infantil sola es casi tan grande como la librería más grande de por aquí). 

Waterstones, bueno, como cualquier otra Waterstones, cuatro plantas también, pero en comparación con Blackwell, claro... Solo pongo la foto. 



Y una pequeña decepción, la librería de la OUP (Oxford University Press) que solo tiene libros publicados por ellos, pero que no resulta especialmente acogedora (a pesar de su bonito exterior) y debe ser muy interesante desde punto de vista técnico, pero menos desde punto de vista "general"/literario. Imagino que simplemente no es la clase de librería que buscábamos.




Hace poco, Carlos hablaba precisamente de algunos de los sitios y escritores sobre los que yo me encontraba leyendo en ese momento, para preparar un poco la visita. 

De manera similar a Londres o Dublín (creo que solo un poco menos en Nueva York) he encontrado una infinidad de escritores asociados a la ciudad de manera más o menos directa. Por mencionar solo algunos, unos estudiaron allí (Oscar Wilde, Barbara Pym, Philip Larkin, Kennet Grahamme, T.E. Lawrence "de Arabia", Iris Murdoch, Iain Pears, Philip Pullman, Dorothy L. Sayers), otros fueron profesores alli (JRR Tolkien, CS Lewis, Charles Dodgson a.k.a Lewis Carroll), otros vivieron allí (A.S. Byatt)... pero bueno, basta. No entro en la lista de novelas cuya acción se ubica en la ciudad de Oxford (entre las que siempre aparece All Souls, de Javier Marías, la tenían a la entrada de la librería en un montón destacado). 

Una brevísima lista de los que estudiaron por allí, con los Colleges (solo algunos, son 38) por los que pasaron:

Aldous Huxley, Hilaire Belloc  (Balliol College.)
William Golding, Michael Palin (Brasenose)
Auden, Lewis Carroll, Albert Einstein, William Gladstone, Auberon Waugh, Sir Christopher Wren (Christ  Church)
Isaiah Berlin, Vikram Seth (Corpus Chriisti)
JRR Tolkien, Martin Amis,Alan Bennet, Richarx Burton, Philip Pullman (Exeter)
John Donne, Thomas Hobbes, Evelyn Waugh, Jonathan Swift (Hertford)
T.E. Lawrence "de Arabia" (Jesus)
John Le Carre (Lincoln)
C.S. Lewis, Martha Lane fox, Oscar Wilde (Magdalen)
T.S. Elliot, Joh Wycliffe (Merton)
Cardenal Newman, Sir Walter Raleigh, Cecil Rhodes (Oriel)
Samuel Johnson (Pembroke)
Rowan Atkinson (Queen´s)
Penelope Lively, Iris Murdoch, Zoe Heller, Helen Fielding (St Anne´s)
Jeanette Winterson, Joseph Heller, A.A. Milne (St Catherine´s)
Barbara Pym (St Hilda´s)
Kingsley Amis, Robert Graves, Philip Larkin (St John´s)
Stephen Hawking, Percy Bysse Shelley, V.S. Naipaul (University)
Sir Thomas Beecham, (Wadham)
Thomas de Quincey (Worcester)

-----------------------------

Pero si a alguna figura literaria se encuentra uno paseando por Oxford es a Alicia Liddell. No olvidemos que Alicia era la hija del Dean del Christ Church College, donde Carroll estudió y luego siguió como Lecturer. Dentro de la tienda de regalos del Christ Church hay todo tipo de "merchandising" relacionado con ella: libros, marcapáginas, lápices, tazas con dibujos del gato de Chesire a las que si le echamos una bebida caliente les desaparece todo el dibujo excepto la sonrisa del gato...



Y enfrente del College está Alice's Shop. La gracia de la tienda es que aquí solía Alice Liddell (que vivía como Dodgson, justo enfrente) comprar sus caramelos preferidos (sus Barley sugar candy) antes de irse de paseo con  Charles Dodgson (Lewis Carroll).  De hecho en "A través del espejo",  Alicia visita la tienda y es allí atendida por una oveja que está tejiendo y atendiendo el comercio ("The old sheep shop"). No había que tener mucha vista para poner allí una tienda dedicada a vender recuerdos de esta figura literaria (¿Quien puede resistirse a Alicia, el gato, el dodo, el Sombrerero o la liebre?). Allí encontrareis desde latas de caramelos que recuerdan aquellos que compraba Alicia, paquetes de té con la forma del sombrero del sombrerero loca ("Mad Hatter Tea"), muñecos, lápices, imanes, tazas, servilletas y colecciones de porcelana a precios nada módicos...

Tenniel usó la tienda de la calle St Aldates como modelo:


Tenía aproximadamente este aspecto exterior (a la izquierda de la foto, justo enfrente,a la derecha, está Christ Church College):



Y hoy es así:




Por otro lado, otro punto literario frecuentado y conocido de la ciudad es... un Pub. The Eagle and the child (The Bird and the Baby, como lo conocían los Inklings), que lleva ese nombre en recuerdo del rapto de Ganímedes por Zeus metamorfoseado en águila, es el lugar de encuentro donde se reunían los Inklings, el grupo de literatos y profesores de los Colleges de Oxford, encabezados por J.R.R. Tolkien y C.S. Lewis, todos los jueves. No me extiendo mucho más acerca de los Inklings porque la siguiente entrada (o la posterior) ira dedicada exclusivamente a este grupo. Os dejo alguna foto del rincón dedicado a la sociedad literaria, el rincón donde primero fueron leídas obras como "El señor de los anillos" o "las crónicas de Narnia" y que se trató de inmortalizar en la conocida escena de "Tierras de penumbra":



Ahí van las fotos (por cierto, el pub tiene muchísimo encanto, como casi todos los que he visitado):






Bueno, no me extiendo más, solo un rápido esbozo explicativo de porque cualquier amante de la literatura en general y de la británica en particular, o alguien que quiera visitar un sistema educativo envidiable (muy, muy envidiable) debería visitar Oxford).

20 comentarios:

  1. Excelente entrada de nuevo Oscar y van...Eres un auténtico guía literario de las ciudades y haces que se sienta el calor de los rincones que visitas.
    La lista de alumnos impresiona. Verdaderamente un paraíso literario y cultural sobre un escenario inmejorable.

    ResponderEliminar
  2. Estupendas las fotos. ¡Qué envidia! Me ha encantado lo de la tienda de Alice, una visita que parece casi tan imprescindible como la de las librerías. Por cierto, la de la OUP es preciosa. Entiendo que el contenido no te atraiga tanto, porque su catálogo va más hacia los libros académicos, pero tienen algunas cosas excelentes, como sus famosos "Companions" a casi todos los temas y autores.

    ResponderEliminar
  3. Ya decía yo que tanto tiempo de silencio tenía que tener una buena justificación. Yo, aunque por deformación profesional soy más de Cambridge, no dejo de envidiar todo ese ambiente que cuentas.

    ResponderEliminar
  4. Carlos: Muchas gracias por el comentario. La verdad es que el viaje ha estado fenomenal y la climatología ha acompañado mucho. Lo mejor es que las librerías estaban siempre abarrotadas de gente (está claro que apra tener esa oferta hay que tener una demanda equiparable). Y los Pubs eran preciosos, no solo The Eagle & The Child, acogedores, suelo de madera, chimenea (apagada, of course) y una gente en general extremadamente amable.

    Elena: igualmente gracias. La tienda de Alicia es muy curiosa. Tengo dos fotos del interior (las dos que pude hacer antes de que me dijeran que no se podía), que luego trataré de poner. La OUP tenía al menos dos cosas que me interesaron, las "Very Short Introductions", libros muy breves por grandes especialistas sobre temas históricos, políticos, filosóficos, religiosos... y la colección de cientos de libros clásicos en la versión de la OUP, que estaban todos a un 3 x 2 con magnífico precio. Pero estábamos aun un poco saturados de la Blackwell.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Mujer Quijote:
    Pues no te voy a decir que no. Hace años cuando estuve en Cambridge, le pregunté a un compañero que conocía Oxford que cual le gustaba más. Me dijo que Oxford era más "Señorial" y es verdad. Pero con el compañero con el que he ido ahora (que estuvo en Cambridge también a la vez que yo) comentamos que Cambridge tiene más "encanto" que Oxford. Es difícil de explicar, pero son como dos amores....

    ResponderEliminar
  6. Argh, qué envidia. Yo tengo muchas ganas de visitar Oxford. Manuel sí que ha estado y cuando quiere hacerme rabiar me habla de las bondades de ese Blackwell's ;)

    Curiosísimo todo lo de Alicia también.

    ResponderEliminar
  7. Pues alguna de las cosas que cayeron en la Blackwell se deben a ti. La Provincial Lady, por ejemplo....

    ResponderEliminar
  8. Bueno, yo no lo decía por el encanto, lo decía porque Cambridge es la científica, mi mundo profesional, mientras que Oxford es la humanísitica. Como no conozco ninguna de las dos, lo del encanto, el señorío y esas cosas lo aprecio por lo que contáis de ellas (espero un día poder experimentarlo yo).

    ResponderEliminar
  9. Si, si es por lo científico en Cambridge llevan a todos lo turistas a un Manzano en la puerta del Trinity, donde enseñaba Newton y les dicen que en ese llamado manzano de Newton le cayo la manzana q le llevo a describir la ley de la gravedad. Se hinchan de hacerse fotos. Bueno, fuera de bromas cualquiera de ambas te va a gustar seguro.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Óscar, un post encantador y deliciosamente british. Estuve justo hace un año en Oxford y me encantó. Hice el mismo recorrido que tú por las librerías. ¿Pudiste visitar la Bodleian y su tienda-librería?

    ResponderEliminar
  11. De la Bodleian solo pudimos pisar la "Divinity Room" donde se enseñaba teología. Para lo demás (incluida la Radcliffe Camera, la magnífica sala de lectura), había que esperar a un grupo organizado y no nos daba tiempo, asi que nos quedamos con las ganas y nos fuimos a ver el Ashmolean Museum. De los Colleges visitamos por dentro el Magdalen y Christ Church. Por fuera casi todos...

    Y los Starbucks... Y para traer recuerdos para mis hijas "Ye olde sweet shoppe" un paraíso para las caries dentales. Caramelos, dulces y golosinas a montones.

    ResponderEliminar
  12. En mayo me iré a Inglaterra otra vez y tenía ganas de volver a pasar por Oxford, en la que no llegué a pasar ni medio día pero de la que ví bastante. De los colleges, vimos el Brasenose por dentro y recuerdo con cariño el retrato de William Golding que hay en el comedor. Pero lo que no dio tiempo de ninguna manera fue de visitar ninguna librería... con lo que nos has explicado me he convencido de que hay que volver.

    También tengo muchas ganas de visitar Cambridge, en realidad de visitar cada palmo de tierra inglesa y escocesa.

    ResponderEliminar
  13. Nunca me han caído bien los ingleses, quizás demasiada flema (snob o hooligan), pese a lo que me atraen sus libros o admire sus aportaciones científica a lo largo de la historia. En Londres estuve hace unos años y no me dejó una huella especial, a diferencia de otras capitales europeas (Paris, Roma, Estambul, Lisboa...) tal vez deberia repetir, mi mujer estuvo hace poco, volvió enamorada y tu siempre comentas excelencias. 

    Oxford resulta una excepción, un amigo me ha relatado infinidad de veces el viaje tan entrañable que realizó en tren desde Londres con su mujer y los niños. Hace unos meses también vi un reportaje de " ....por el mundo" en el que una española, que formaba parte de la directiva de una de las múltiples editoriales que allí tienen su sede, te mostraba una ciudad pequeña, pero encantadora, un matrimonio español que daba clases y vivía a la afueras, te mostraba un paseo por un parque interminable bañado por el río que atraviesa la ciudad, pero sin dudas donde te enamoras es en la multitud de películas en las que te muestran el ambiente estudiantil (aunque yo también hubiera estudiado antes en Cambridge que allí) entre edificios tan imponentes y como no del pique competitivo de las regatas, a mi que tanto me atrae participar en competiciones deportivas.

    Contemplaré seriamente ir este verano con mi familia, ahora que mi hija mayor comienza su andadura universitaria, con la esperanza de que se motive aún más.

    ResponderEliminar
  14. Little Emily: no dudes de que Cambridge también satisfará tus expectativas. Además tienes yambién un puente de los suspiros como el de Oxford... y El King College de Cambridge es simplemente espectacular. Me sumo a tu deseo de visitas anglo-escocesas (y añado las irlandesas).

    Aprendiz: Pues resulta que no eres el primero que viene defraudado de Londres. Creo que influye mucho el clima (¿recuerdo mal si creo que a ti te hizo muy mal tiempo?). Otro amigo (creo que no eras tu) solo recuerda que lo sacaron corriendo del British Museum por una amenaza de bomba y que en la calle caían chuzos de punta. En realidad yo dire que la primera vez estuve en Londres menos de 24 horas y además dio la puñetera casualidad de que era el día del entierro de la Reina Madre y estaba todo cerrado, el tráfico cortado y todo muy raro. No pude ver el B Museum, ni la Torre de Londres ni la National Gallery ni na de na. Me gusto poco la ciudad, la verdad. Solo recuerdo que me emocionó ver por primera vez Trafalgar Square y su tremenda bandada/desbandada de palomas (la última vez que estuve habían puesto un cetrero con un halcón para espantarlas) y ver volas los Spitfire y los Avro Lancaster (me encantaban esos aviones) por el cielo de Londres en homenaje a la Reina Madre. Pero a día de hoy, Londres es mi ciudad favorita de todo el mundo (y hay decenas que me gustan mucho), nunca me canso de volver. Me encanta su gente, su cultura, su ambiente. Tienes indudablemente que repetir y en verano probablemente el tiempo te acompañe.Oxford o Cambridge maravillosos y en tren te puedes mover a muchos sitios interesantes. Solo he tenido dos días, pero me habría encantado irme en tren a menos de cien Km de Oxford que está Stratford-upon-Avon, a ver el precioso pueblo natal de Guillermito Shk.

    Lo malo es que le guste a tus nenas y se quieran quedar a estudiar. Tu verás si se lo puedes pagar....

    ResponderEliminar
  15. El tiempo estuvo bien, de hecho recuerdo haber dormido poquísimo ( lo aproveché al máximo), aparte de los prejuicios, fue por trabajo y al menos durante el día todo era un poco encorsetado, la parte cultural estuvo limitada a la Nacional Gallery donde los cuadros más cotizados eran de pintores españoles, me quedé con ganas de ir al British

    Permitírmelo, permitírmelo..., mejor que no se motiven hasta ese punto.

    ResponderEliminar
  16. Para quien lea ingles, copio-pego aquí la critica a la que hacía referencia en el post. No deja de tener su gracia:


    Mike - 2 Mar 2010
    Blackwells Books, Oxford OX1 3BQ Is as bad as the rest of the Blackwells retail empire. From Bissets in Aberdeen, to Blacklock' Farries in Dumfries and Blackwells in Oxford their service is abysmal. Their motto should be "no we don't have it, we may get it sometime in the next millenium; or we may not". We used to have a little bookshop in Wantage, where they promised anything in print by 09-00 the next day. And they never ever failed!Blackwells is hopeless, books arrive, or not, Blackwells never tell you if they are ordered; in, or out, of print, being shipped, on back order, or arrived. Staff are of the classic "not in here" mentality and will contentedly sit mashing away at a keyboard when there is is a queue of ten clients waiting for service two metres away and his colleague is having a nervous breakdown through overwork. (Witness the history section in last October.) Ringing bells for customer service is like something out of the 19 Century...I expected to be greeted by name and for my order to be ready to collect...Blackwells have my payment details for God's sake, I have a Blackwells loyalty card and I expect to be treated, at least, as well as I am at Homebase. Long may Amazon flourish. As a tourist attraction Blackwells may be incomparable but as an academic bookshop it has slipped from the mediocr to the utterly dreadful MJ Bottomley

    ResponderEliminar
  17. Tengo pendiente desde hace años un viaje a Oxford (sigh).
    De nuevo, vuelvo a felicitarte por tu blog. A ver si un día tengo más tiempo y leo las entradas detenidamente porque merecen la pena :-)
    Saludos,
    Noemí.

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias, Noemí.
    Espero que puedas darte el gustazo pronto de ese viaje...

    ResponderEliminar
  19. Me he pasado de nuevo por esta entrada porque me gustó mucho en su día y ahora que me voy....
    Tendré que resistirme a la tentación de Blackwell's porque de ahí me voy a Edimburgo en avión y no quiero sobrecargarme de peso.
    Yo tb hago el viaje de Londres a Oxford en tren y espero que un día entero allí me de para ver bastantes cosas porque vamos con muuuuchas ganas. Saludos

    ResponderEliminar
  20. Que lo disfrutes, te encantará. No dejes de visitar la tienda de Alicia que es muy curiosa (abre con horario un poco raro, de 11 a 5 o algo así) y meterte en algún College, Yo estuve en Christ Church (el de Lewis Carroll) y MAgdalen (CS Lewis y Tolkien). Y si pasas por un pub, "The Eagle and the Child".
    Seguro que te encantará.

    ResponderEliminar