domingo, 20 de marzo de 2011

Hacer libros es divertido.

¿Como se hacía un libro hace cuarenta o cincuenta años? Recordad: hubo una época en que no había ordenadores ni composición de páginas en la impresora de casa. 

En este vídeo vemos todos los pasos que tenía que seguir el nacimiento de un libro, desde que un autor acaba sus páginas hasta que el libro sale para ser vendido. Es sorprendente el volumen de trabajo que generaba la impresión masiva de un libro y el volumen de trabajadores que requería. Volumen que hoy se verá recortado de manera drástica. Había una función para cada grupo de trabajadores (The ready-man es uno de mis preferidos). 

Está en inglés, pero entre la imagen y que se entiende muy bien, merece la pena ver el trabajito que se daban.



6 comentarios:

  1. Fantástico el vídeo, aunque eso de que "así se hacían antes" es un decir. Yo creo que en España se siguen haciendo así, incluso quitaría al linotipista y pondría a varios cajistas. Es la única explicación que encuentro para que en España los libros cuesten lo que cuestan, de tres a cuatro veces más que en el mundo anglosajón.

    ResponderEliminar
  2. No puedo hacer otra cosa sino asentir...

    ResponderEliminar
  3. Sin duda muy curioso e ilustrativo, Oscar, pero a mi siempre me ha atraído mucho más la parte romántica de trabajar en una librería a hacerlo en una imprenta, donde no veo nada romántico, si exceptuamos la posibilidad de llevarte el libro a casa antes que nadie. En el video todo el mundo aparece concentrado, en plan profesional, pero cuando no están las cámaras seguro que parecen autómatas, la imprenta ha universalizado (en unos países más que en otros) el acceso al libro, afortunadamente, pero este ya no es un arte como cuando se copiaban a mano.

    Seguiré viendo al autor arrancando la última hoja de su maquina de escribir o tecleando el último párrafo en el ordenador, cuando en cualquier librería estire el brazo para escoger un volumen interesante.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno Mujer Quijote lo de varios cajistas, al precio desorbitado de los libros en España me refería cuando decía que se ha universalizado en unos países más que en otros. Ayer sin ir más lejos compré tres libros: Némesis (Philip Roth), Botchan (Natsume Sōseki) y La hija del optimista (Eudora Welty) aproximadamente 200 pág. cada uno, 59,90 € para una semana de lectura y ahora se hace demagogia diciendo que nosotros leemos poco, no lo dudo, pero quien se puede permitir enamorarse de los libros. 

    Oscar, si te apetece nos podrías decir cuánto me hubiera gastado en ingles, puestos en casa y todo.

    ResponderEliminar
  5. Pues te lo digo, aprendiz, te lo digo. Mandados desde Londres a mi casa: Welty 7.6 euros, Roth (tapa dura como el tuyo) 11,8 euros y Soseki 6,48 euros. Total unos 25-26 eurillos.

    Lo siento.

    ResponderEliminar
  6. Ilustrativo video para comprobar que hay detras de esos objetos que tanto nos apasionan.Es cierto que antaño requería mucho trabajo de composición y los precios podían estar justificados, pero lo de ahora es inaudito. Por ello cada vez compro más libros de segunda mano.
    Me ha hecho gracia ver el trabajo del que compone las cajas, pues mi padre trabajaba en una imprenta y era impresionante ver la rapidez para componer los textos del revés.
    Un saludo Oscar.

    ResponderEliminar