viernes, 7 de enero de 2011

Leaves of grass (Hojas de hierba), de Walt Whitman






“A mi juicio, el mejor gobierno es el que deja a la gente en paz” (Walt Whitman)

Mas de una vez ya he confesado mi limitada capacidad para percibir en su integridad el lenguaje poético. Y no porque no lo intente (aunque no lo he intentado con toda la frecuencia o intensidad que hubiera debido), sino porque creo que como tantas otras cosas, para alcanzar dicha percepción de una manera lo suficientemente completa, lo suficientemente fresca e intensa, hay que partir de una disposición genética. De verdad que lo pienso. Es indudable que como todo, a esta predisposición, hay que darle de comer, pero bueno. Pero los poetas que he llegado a leer despacio, a los que he llegado a sintonizar adecuadamente, vienen conmigo desde hace tiempo. Whitman no fue de los primeros, pero si de los que siempre me han parecido más atractivos. Encontré por casualidad esta edición integra y bilingüe de la obra y pensé releerla y hacer una entrada. No era fácil una traducción adecuada al castellano, pero Ingberg sale airoso. El punto de comparación es la traducción que (publicada en Lumen) realizó Borges de algunos poemas seleccionados.



Whitman publicó su primera recopilación de doce poemas en 1855 y eligió para ella el (perenne) título de “Hojas de hierba”. Años después sumó otros nuevos poemas y reordenó un nuevo libro, al que llamó “Hojas de hierba”. Años después lo volvió a hacer y así hasta nueve veces publicó Whitman un libro que era a la vez el mismo y diferente, siempre con el mismo nombre. La última versión (1892) se suele llamar (con esa manía a veces un poco absurda de ponerle un nombre a absolutamente todo) “From the deathbeb” (la del lecho de muerte). Estuvo toda su vida reescribiendo el mismo libro. Sumando y quitando poemas, organizándolos en diversas partes, estructurandolos de diversa manera. Poco antes de morir escribió a un amigo: "L. of G. at last complete—after 33 y'rs of hackling at it, all times & moods of my life, fair weather & foul, all parts of the land, and peace & war, young & old" ("Leaves of Grass, al fin completo, tras 33 años de rastrillarlo, todas las épocas y humores de mi vida, buen tiempo o malo, todas las partes de la tierra, y paz y guerra, joven y viejo".) Finalmente fueron 383 poemas en 14 secciones ". Y publicó este anuncio en el New York Herald:

"Walt Whitman wishes respectfully to notify the public that the book Leaves of Grass, which he has been working on at great intervals and partially issued for the past thirty-five or forty years, is now completed, so to call it, and he would like this new 1892 edition to absolutely supersede all previous ones. Faulty as it is, he decides it as by far his special and entire self-chosen poetic utterance."

"Walt Whitman desea respetuosamente notificar al público que el libro "Hojas de Hierba, en el que ha estado trabajando a grandes intervalos y publicado parcialmente en los últimos 35 o 40 años, está ahora completo, por así decirlo, y le gustaría que esta nueva edición de 1892 reemplazara completamente todas las previas. Por defectuoso que sea, lo elige como su especial y completa expresión poética hasta ahora".

Uno de los objetivos de este post es recomendar esta edición integra de “Hojas de hierba”, editada por Losada. Tiene la ventaja de ser una edición bilingüe, lo cual, por poco inglés que sepa uno, siempre es interesante en cuanto a la poesía se refiere. Comparar a página enfrentada los textos en ambas lenguas, siempre es un placer. Whitman fue el primer poeta que experimentó realmente con el Verso Libre, llevándolo hasta sus últimas consecuencias. Con su poesía sencilla (muchas veces) pero cargada de un vocabulario sorprendente en inglés, nos explica como se desarrolla la comunión entre hombre y naturaleza., tanto que a veces llega a parecer un escritor animista. Las relaciones del hombre con su propio cuerpo, el acto sexual, las relaciones de camaradería entre los hombres (tan intensamente explicadas que para muchos fueron prueba de sus tendencias homosexuales, lo cual, por cierto nunca se demostró, no se si aun hoy en día a alguien le importaría esto mucho). Esta poesía no era poesía. No era poesía al uso. Sencilla, directa, natural… se me ocurren muchos calificativos. Encontrareis muchas versiones de la obra y según contengan la colección integra o no y sea o no bilingüe, podréis encontrar que oscila entre menos de 200 páginas y las más de 1000 que tiene esta edición. Magnífica edición, insisto.

Cuando se lee hoy día esta obra, difícilmente podremos reprimir la sonrisa al pensar que en su época fue criticada y perseguida como si de un monstruo inmoral se tratara. El motivo: la manera en que Whitman se recrea en el uso de los sentidos. Se consideraba que la forma en que se refiere a las sensaciones del entorno y del propio cuerpo era absolutamente intolerable (“Creo en la carne y en los apetitos, ver, tocar… ¡cuantos milagros!. Y cada parte de mi ser es un milagro.”). Nada de simbolismos o alegorías como era la tónica en los poemas de sus contemporáneos. El mundo visible, audible, palpable y olfateable que nos rodea. La cadena que se inicia en los así llamados “Trascendentalistas” (Emerson, Thoreau) y llega a WW me fascina desde hace varios años. De hecho se ubica el origen de “Hojas de hierba” en un ensayo de Emerson titulado “El Poeta”. En él, Emerson se queja amargamente de que no puede ver a su alrededor al poeta de su nación. A un auténtico poeta americano con capacidad para cantar las delicias de su país. Las delicias y también las miserias. Uno que pudiera cantar al nuevo país con nueva voz (Hay que tener en cuanta que cuando Whitman nace en 1819, la constitución americana tiene solo una generación de antigüedad). Afortunadamente ese ensayo cayó en manos de Whitman y este se consideró capacitado para dar justa respuesta a Emerson. Sabía que arrancaba una empresa personal, pero que esta podía tener una significación nacional. Este poeta, con solo cinco años de colegio en toda su vida como única formación oficial, pero que había desarrollado trabajos como editor, impresor y periodista que le dieron la amplitud de conocimientos precisa, inició la auténtica poesía americana.


Pero el hecho de considerar a Whitman un hereje con respecto al entorno poético del que se desgaja (no olvidemos, mitad del siglo XIX) no es solo (como si fuera poco) por hablar más o menos abiertamente del sexo (hetero u homosexual), nombrar partes del cuerpo innombrables por esa época, etc, sino que todo era “raro”. Quien había oído hablar de un poeta que no ponía su nombre en la portada de su libro y presentaba una foto en mangas de camisa (en mangas de camisa ¡Dios mío!), como presentación en dicho libro y en esa época.

Si os interesa el autor y la obra, no dejéis de visitar el “Walt Whitman Archive”, interesantísimo, donde entre muchas otras cosas, se puede ver como fue cambiando la obra en cada edición y se pueden encontrar no solo fotografías, sino un archivo MP3 con la que se cree que es la única grabación de la voz de WW, en una grabación en cilindro de cera del autor leyendo parte de su poema “America”. Y no menos interesante son las fotografías del "Blue Book", el libro azul, la copia de la edición de "Hojas de hierba" de 1860, que perteneció al propio Whitman y tiene cientos de anotaciones personales, adiciones, supresiones...






Las anécdotas sobre su vida son incabables: trabajó en un periódico (El Brooklyn Eagle) que abandonó a los dos años por sus reconocidas tendencias proesclavistas. Durante el famoso viaje de Oscar Wilde por Estados Unidos, se conocieron personalmente y posteriormente Wilde presumía de haberle saludado con un beso en la boca (¿hablaba poéticamente?. Con Oscar Wilde quien sabe). Durante la guerra civil trabajo como ayudante de enfermerá asisitiendo a los soldados heridos, en su dolor y más de una ve en su lecho de muerte. En 1865 trabajaba como funcionario del gobierno y aun diez años después de la primera publicación de su obra, su jefe descubrió una copia de la obra sobre su mesa, la leyó y le pareció tan "condenable" que despidió a Whitman en el acto.


Copio textualmente de la introducción de esta edición:

"Emerson, que había estudiado en Harvard el pensamiento de la India, encontró en la primera edición de "Hojas de hierba" una curiosa mezcla de la Bhagavad-Gita y el Herald Neoyorquino".

"Hojas de hierba presenta un vastísimo vocabulario inglés, de amplio espectro (del arcaismo o la palabra con larga tradición poética al nuevo término científico y el vulgar o el coloquial), enriquecido además con nombres aborígenes y vocablos franceses, italianos, castellanos, sin olvidar algunos préstamos de lenguas antiguas como el sánscrito o el griego...", "No son pocos los neologismos, en especial bajo forma de palabras compuestas..."

¿Quereis algún ejemplo? ¿Alguno de los más conocidos?¿Os habéis preguntado (muchos quizá lo sepáis, claro) de donde venía el título de la película “El club de los poetas muertos”?. Sigan leyendo:


NO TE DETENGAS

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
"Emito mis alaridos por los techos de este mundo",
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros "poetas muertos",
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los "poetas vivos".
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas ...

(Traducción de L. Wolfson)


Por cierto, también en esta película se mencionaba el poema “¡Oh Capitán, mi capitán!”

Pero si se trata de poner ejemplos, los famosos son infinitos (El "Canto de mi mismo" o "Song of Myself" sería el paradigma). La obra ha sido citada en tantas películas americanas, libros, discursos, que muchas veces no se sabe la procedencia de estas citas. Prefiero poner aquí también uno de mis fragmentos preferidos de dicho canto (el 6).


CANTO DE MI MISMO
(SONG OF MYSELF)

1

Yo me celebro y yo me canto,
Y todo cuanto es mío también es tuyo,
Porque no hay un átomo de mi cuerpo que no te pertenezca.

Indolente y ocioso convido a mi alma,
Me dejo estar y miro un tallo de hierba de verano.

Mi lengua, cada átomo de mi sangre, hechos con esta tierra, con este aire,
Nacido aquí, de padres de cuyos padres nacieron aquí, lo mismo que sus padres,
Yo ahora, a los treinta y siete años de mi edad y con salud perfecta, comienzo,
Y espero no cesar hasta mi muerte.

Me aparto de las escuelas y de las sectas, las dejo atrás; me sirvieron, no las olvido;
Soy puerto para el bien y para el mal, hablo sin cuidarme de riesgos,
Naturaleza sin freno con elemental energía.


CANTO DE MI MISMO
(SONG OF MYSELF)

6

Un niño me preguntó: ¿Qué es la hierba?, trayéndola a manos llenas,
¿Cómo podría contestarle? Yo tampoco lo sé.

Sospecho que es la bandera de mi carácter tejida con esperanzada tela verde.

O el pañuelo de Dios,
Una prenda fragante dejada caer a propósito,
Con el nombre del dueño en alguna punta, para que lo veamos y lo notemos y nos preguntemos, ¿de quién?

O sospecho que la hierba misma es un niño, el recién nacido de la tierra.

O un jeroglífico uniforme,
Que significa: crezco por igual en las regiones vastas y en las estrechas,
Crezco por igual entre los negros y los blancos,
Canadiense, piel roja, senador, inmigrante, a todos me entrego y a todos los recibo.

Y ahora se me figura que es la cabellera suelta y hermosa de las tumbas.

Te usaré con ternura, hierba curva.
Acaso hayas brotado del pecho de los jóvenes,
Acaso, si estuvieran aquí, yo los amaría,
Acaso hayas brotado de los ancianos, o de niños arrancados del regazo de la madre,
Y ahora eres el regazo de la madre.

Esta hierba es demasiado oscura para haber brotado de los cabellos blancos de las madres ancianas,
Más oscura que las descoloridas barbas de los ancianos,
Demasiado oscura para haber brotado de sus pálidos paladares.

¡Ah! Percibo al fin otras tantas lenguas que hablan,
Y comprendo que no han nacido en vano de esos paladares y de esas bocas.

Querría traducir las insinuaciones sobre los muchachos y las muchachas muertas,
Y las insinuaciones sobre los ancianos y las madres y de los niños arrebatados de sus regazos.

¿Qué piensas que ha sido de los jóvenes y de los ancianos?
¿Qué piensas que ha sido de las mujeres y de los niños?

Están sanos y buenos en algún lado,
El retoño más débil prueba que no existe la muerte,
Y que si alguna vez existió lo hizo para impulsar la vida, y no espera que lo destruya el fin,
Y no ha cesado en el momento que surgió la vida.

Todo progresa y se dilata, nada se viene abajo,
Y morir es algo distinto de lo que muchos supusieron, y de mejor augurio.

WALT WHITMAN
(Traducción de Jorge Luis Borges)


Y por cierto, en inglés, al haber caducado los derechos de autor, toda la obra de Whitman se distribuye legal y gratuitamente a través del proyecto Gutenberg. Concretamente aquí, por si lo queréis consultar, se puede descargar en diversos formatos "Leaves of Grass".

El objeto de los poemas de Whitman fue fundamentalmente América, pero no debemos limitar nuestra visión. Iba mucho más allá. La naturaleza, la democracia, la fraternidad, la autoconfianza Emersoniana. Todo ello y mucho más lo encontrareis paseando por esta joya.

15 comentarios:

  1. Interesantísima entrada. Conozco lo justo de Walt Whitman y no precisamente por falta de ganas de conocer más (lo que he leído suyo me ha encantado). A ver si un día de estos...

    ResponderEliminar
  2. Excelente entrada, como de costumbre. De Leaves of Grass yo hasta hoy sólo había leído la selección, bastante amplia, de Penguin Popular Poetry, pero a lo mejor un día me animo y leo el libro completo.
    Estoy de acuerdo con todo lo que dices, salvo lo del principio sobre la predisposición genética. Yo creo que la poesía es especialmente propensa a sufrir el gran mal de la literatura, a saber, el excesivo respeto, casi religioso, con el que nos dicen que tenemos que tratarla. Los primeros culpables de ello son los mismos poetas, que sacralizan de manera obscena su propia obra. La poesía no es más que eso, una obra, un producto del trabajo humano, en cuya construcción participan las formas y modos establecidos, la tradición, la técnica y la imaginación, y como obra que es está sujeta a modas y gustos. Yo no me considero un gran lector de poesía, pero desde que me acerco a ella sin mis antiguas inhibiciones la disfruto mucho más. Creo que de esta manera, reivindicando el derecho del lector a confesar que se aburre con determinada gran obra poética, podemos llegar a apreciarla mucho más.
    Bueno, disculpa que me haya desviado del tema para soltar mi parrafada.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. No solo no te disculpo, sio que te agradezco mucho el comentario. Creo que llevas además gran parte de razón. Tengo un puñado de poetas, algunos más fáciles, algunos más difíciles a los que soy fiel, y cada año encuentro alguno más, tratando de paliar mi desconocimiento. Pero efectivamente a veces se nos puede imponer la imagen del poeta bohemio que mira despectivamente al que no comprende su arte. Si eso además se encuentra con desconocimiento como el mío, la mezcla puede echarle a uno para atrás. Pero intento reptidamente disfrutar la poesía y he de reconocer curiosamente que desde que aprendí a leer en inglés, aun me interesa más, evitado poesía muy simbolista, cuyo resultado a veces me cuesta mucho captar. Es una forma de ir accediendo a vocabulario inglés más o menos rápida (un poema al dia no hace daño). Hace años no sería muy factible que yo volviera de un viaje como vine del último con dos libros de Emily Dickinson, uno de Robert Frost, uno de J. Ashbery y otro de Auden.....

    Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  4. Completísima entrada de nuevo Oscar. Yo también ando cojo de poesía más allá de nuestros clásicos y mucho debido a los grandes cantautores, por lo que te agradezco este ratito de placer bien traído. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Bueno Oscar no estamos en el Siglo de Oro donde la poesía estaba valorada por encima de las demás composiciones y un defectillo para parecer más humano tampoco esta tan mal, aunque seguro que es menor de lo que tu proclamas y con un poco de empeño lo resuelves pronto, ahora me ciño a la sección de poemas que has realizado. 

    Si en lecturas de calidad estoy fuera de vuestro bagaje, en cuestión de poesía llevo pañales, ojalá te hubiera conocido en 7 de EGB cuando un profesor algo zafio se empeñó en que memorizáramos de forma fría, sin el cariño requerido, sin entendimiento, las poesías de ese curso, cuando para colmo descubrir que mi inteligencia seguía un camino en solitario, pues mi memoria y la concentración necesaria para sentir la poesía quedaban rezagadas, algo que en aquel momento me marcó un poco la seguridad que tenía en mi mismo, nada grave, ahora sé que se debe a la dislexia, pero hizo que perdiera el interés por ella. De hecho cuando leí, no hace mucho, "La novela de Genji"  no me pareció tan buena obra, como para que la titularan "la mejor obra oriental de todos los tiempos" o algo parecido, comparada en resonancia con el Quijote, pero quizás se deba a que no valoré adecuadamente todos los poemas que contiene.

    Corroboro que la encuadernación de esta edición en si misma es magnifica, pero ver enfrentados los textos en ingles y español produce un magnetismo tan fuerte que consigue superar las reticencias que puedas tener sobre la poesía o sobre el ingles, al menos en mi caso.

    ResponderEliminar
  6. Coincido con el niño vampiro en lo de la predisposición genética (no existe) y con aprendiz en lo de la escuela. Yo crecí imaginando que, tales eran los ejemplos que nos daban en la escuela, la poesía era algo muy lírico lleno de pajarillos, amor cursi y rimas más cursis todavía. Odiaba la poesía lírica. Con los años descubrí otra poesía, con verso libre, sin pajarillos, que contaban historias muy diferentes a las que me habían enseñado. Ahora, sin llegar a ser una gran lectora de poesía (como dices, unos poemas al día no hacen daño) sí al menos me considero un poco lectora de poesía (incluso me gustan ya los líricos, sobre todo los ingleses). Entre mis compras pueden encontrarse ya a autores como Dickinson, Plath o Poe (su poesía, no sus relatos), que hace años sería impensable. Curiosamente, mi compra más reciente ha sido una poeta romántica, Gertrudis Gómez de Avellaneda. A mí si me gustan los simbolistas, sobre todo esa mezcla simbolista-acmeista-etc., que se dio a principios del XX en Rusia (Ajmátova, Tsvetaieva, Blok, Mandelstam, Maiakovski) y en general la poesía de las vanguardias de la primera mitad del XX. Rara que es una.

    ResponderEliminar
  7. @ Carlos: yo también inicialmente conocí a muchos poetas por el cine o la música (e.e. cummings por "Hannah y sus hermanas", Auden por "Cuatro bodas y un funeral", "Machado" a través de Serrat). Dios los cría y ellos se juntan.

    @ Aprendiz: si, volvemos altormento de memorizar los poemas (Espronceda , sus cien cañones y demás). Flaco favor nos hicieron, las cosas como son. Hoy en cambio.... ni eso. Mi hija de once para doce años no ha leido en sus libros de texto ni una poesía. La verdad es que está absolutamente abandonada (me parece) la poesía en la educaciión. Antes, a través de Barrio Sésamo al menos, todos los niños conocíamos a Gloria Fuertes y su curiosa voz. Hoy en "Hannah Montana" y los "Jonas Brothers" no sale eso. El tema del Genji siempre me ha dado la impresión de que si difícil puede a veces resultar apreciar la poesía, hacerlo en una traducción "no comprobable" (la ventaja de leerla con el original inglés al lado) aun dificulta más su comprensión. En el caso del Genji, además hay que cambiar de idioma, de clima cultural y de época histórica...

    @ Mujer Quijote: el otro día comentábamos que a Ajmatova también llegué a través de la música, a Maiakovski lo conozco solo de nombre, pero a los demás rusos los pongo en la lista. Muchos se "mezclaron" con mis adorados: Shostakovich, Prokofiev, Rachmaninov, etc. Seguro que me tienen que gustar. Ajmatova de hecho me gusta. Respecto de Dickinson o Plath no puedo sino alabarte el gusto, y mucho. La poesía de Poe también me gusta mucho, la descubría hace años, pero ¿no te gustan sus relatos?, creo que son similares en gran medida....

    ResponderEliminar
  8. Por cierto, que de Poe también tuve noticia como poeta a través de la música... que horror me da recordar aquella adaptación de "Annabel Lee" por Radio Futura. Pero bueno, me hizo leer el poema.

    ResponderEliminar
  9. Sí, claro que me gustan los relatos de Poe, el paréntesis era para resaltar su faceta de poeta, hay mucha gente que no la conoce, y me expresé mal.
    Por cierto, ahora es posible tener todo Poe en casa en sólo dos volúmenes, uno de relatos y otro de poesía.

    ResponderEliminar
  10. Y si a alguien le interesa Poe en inglés, puedo recomendar un magnífico (y aceptablemente económico) volumen de Everyman que contiene todos los cuentos y toda la poesía en un solo libro.

    ResponderEliminar
  11. Un buen texto literario nunca agota sus recursos, siempre puede ser actualizado, siempre se descubre algo nuevo.

    ResponderEliminar
  12. Totalmente de acuerdo. Además, dada mi innata incapacidad para ecordar más o menos textualmente los poemas, siempre tengo mis libros de poesía a mano para releerlos al azar y siempre me sorprenden. "Hojas de hierba" lleva encima de mi mesa cercad e un año y cada dos por tres se pone ante mi vista y me obliga a revisitarlo .

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  13. Perdona me podrias decir el título en inglès del "no te detengas", me gustaria leer el original

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Es "Do not let".
      Aquí tienes la versión en inglés y español
      http://liviadeandres.wordpress.com/2013/11/01/walt-whitman-do-not-let-no-te-detengas/

      Eliminar
  14. Qué bueno tu interés por la poesía de Whitman, a quien D.H. Lawrence, si no me equivoco, como "el poeta del yo". Por eso mismo resulta improbable que el poema "Do not let" o "No te detengas" (aparentemente versión de Leandro Wolfson) sea de su autoría, ya que estaría dirigido a una segunda persona, al "tú". Si realizas una búsqueda en los enlaces que pusiste del Proyecto Gutenberg, o en el mismo Archivo Walt Whitman, verás que no aparecen. Se ha dicho (en Internet) que proviene de la película, pero en el guión tampoco aparecen esos versos o frases. Saludos.

    ResponderEliminar