viernes, 17 de diciembre de 2010

The Public Image (La Imagen Pública), de Muriel Spark






Me encontraba hace un rato reflexionando acerca de los descubrimientos y redescubrimientos) literarios que he hecho en este años 2010 y dándole vueltas a la cabeza, me encuentro con que la gran mayoría son mujeres. Si solo incluyo autores que nunca antes hubiera leído o solo hubiera leído una obra suelta (y generalmente tiempo atrás), con la excepción de E.L. Doctorow, todo lo demás son féminas: Penelope Fitgerald, Helen Garner, Jane Gardam, Angela Carter, Anne Tyler, Shirley Jackson e indudablemente Muriel Spark. Todo lo demás han sido relecturas (maravillosas, claro está, no hablo de prioridad absoluta entre lo nuevo y lo conocido) de obras y autores queridos.
Bueno, Muriel spark…. ¿por donde empezar?
No se si es impresión personal o puro desconocimiento por mi parte. Me refiero al hecho de que Spark sea tan poco conocida en nuestro país. Bueno, puntualizo. Es muy conocida… en ciertos ambientes. Es adorada por los que han leído su obra y desconocida casi completamente por quien no. Su nombre no desencadena ni siquiera el “ese nombre me suena…”, “¿No fue ella la que escribió…?”. Y ni mucho menos es un nombre de autora que mucha gente haya oído aun cuando nunca la hayan leído, como podríamos encontrarnos en el caso de Faulkner sin ir más lejos.
La cosa es más fácil de entender cuando vamos al “corpus” que se le ha traducido a nuestro idioma. Me parece sorprendentemente pobre. En el ISBN de este nuestro país solo encuentro tres traducciones en los diez últimos años (al castellano): “La plenitud de la señora Brodie”,”Memento Mori” y la biografía que escribió de Mary Shelley. Luego otro puñado, todas de antes de 1995, algunas en catalán (también antiguas), todas ellas solo localizables de segunda mano. A ver, tiene 22 novelas, varias biografías, poemas, varias colecciones de relatos… ¿donde está todo eso?. Ahora entiendo porqué cuando cayo en mis manos “Memento Mori” en inglés, no sabía nada de la autora. Respuesta: Todo el que ha leído a Spark en Inglés la considera una autora fundamental del siglo XX (muchos visitan los blogs cuyos links veis en la barra lateral, que aprovecho para recomendaros). En español tenemos una imagen empobrecida de su obra.
Previamente había leído dos obras maravillosas de Spark (era lo único): "Memento Mori" y "A far cry from Kensington". Leyendo los comentarios de, entre otros, varios de los blogs referidos, me he decidido y me he comprado varios volúmenes de esta autora(bueno, muchos, vale). Para ir digiriendolos poco a poco.

Puramente al azar (no soy muy amigo de empezar las obras de los autores por un orden puramente cronológico) cogí esta la primera (y estoy acabando "The ballad of Peckham Rye"). La obra es en realidad recortada. Prácticamente tiene solo tres personajes y un desarrollo totalmente lineal. Una idea central clara. Una pregunta ¿Hasta donde estás dispuesto a sacrificar para mantener tu imagen pública?.

Algo del argumento (sin spoilers). Prácticamente solo hay tres personajes (un cuarto quizá, paralelo): Annabel Christopher , su marido Frederick y Billy, un “amigo” de Frederick. Ambos miembros de la pareja son actores, pero llega un momento en que ella empieza a recibir papeles sucesivos, inicialmente de poca entidad y posteriormente de mayor relevancia. Con estos papeles viene la fama y la Imagen Pública. La prensa la convierte en la “Tiger-Lady”. Al principio Annabel es totalmente indiferente a dicha imagen y de hecho la considera con desenfado y piensa que es algo perfectamente controlable, que llegará un momento en que puede detener el curso de este torrente y encauzarlo a su gusto. Pero ¡sorpresa! En un momento dado la sorpresa real es que algunas de las personas que la rodean no son capaces de diferenciar entre ella y su Imagen Pública. Esta comienza a ser un muro a su alrededor que ya no está tan claro que vaya a caer si ella trata de derribarlo. Uno de los personajes le dice ”¿Qué es la personalidad si no el efecto que uno tiene en los otros?”, “Solo los animales permanecen naturales”, “Yo no veo hipocresía en vivir de acuerdo a lo que el público piensa de ti.”.
Annabel solo encuentra un punto en que puede dar flujo sin restricción a su vida privada, a lo que ella piensa de si misma: su bebé.

Lógicamente el culmen de la obra no puede ser otro que la decisión de si debe desprenderse de su imagen pública o permanecer dentro de ella todo el tiempo que sea posible. Pero aquí ya no entraré. Juzgad vosotros mismos.
Es curioso que ayer, leyendo por la mitad “La balada de Peckham Rye” vi la entrada de Cristina en su blog acerca de este libro (La Balada) y la sensación que trasluce se parece a la que a mi me ha dejado el libro de que hablo en esta entrada. Es un libro que merece la pena leer, sin duda, inteligente y bien escrito, pero ¿es demasiado simple?. Desde luego daría para una buena charla entre amigos tras haberlo leido todos, pero no es una obra vital. Ni para Spark ni para mi. (mas curioso es aun que a mi "La balada de Peckham Rye" no me da exactamente esa impresión, pero ya hablaremos de eso).
Tras leerla, sol hay que sentarse un rato delante de la tele y comenzar a ver el desfile de "Imágenes Públicas" que por alli pululan y la novela ronronea en nuestra cabeza. He llegado a preguntarme hasta que punto todos (yo el primero) tenemos una imagen pública en mayo o menor medida. Yo he llegado a la conclusión de que la tengo. Algunos tienen toda una cohorte de "cuidadores profesionales de su imagen pública"...


De todas formas no es la obra adecuada para comenzar con Spark. Bueno, os torturaré con más entradas de Dame Muriel.

14 comentarios:

  1. "Ese nombre no me suena", me ha gustado tu entrada y me ha despertado curiosidad por la autora. Así que sigue escribiendo sobre ella. Voy a visitar el otro blog.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Yo sólo he seído The Girls of Slender Means(comprado en The winding Stairs/Dublín) del que en su día comenté cosas en mi blog. Me gustó mucho y tampoco entiendo como de ciertos autores tan importantes haya apenas nada en nuestro país.Busqué en castellano durante un tiempo para regalar y me costó Dios y ayuda hasta que finalmente conseguí las dos que mencionas.
    El de A Far Cry from Kensington lo compré de segunda en mi último viaje a Londres. saludos

    ResponderEliminar
  3. @Laura: gracias, La verdad es que esta tarde he hecho un "test en una reunión de amigos, todos lectores, con diferente nivel de interés en diversos campos (ficción, no ficción...). Solo uno la conocía y porque me vio el libro el otro día desayunando.
    @Prima: "The girls of Slender Means" es de lo mejor de su obra segun leo en todos lados, junto a "The Prime of Miss Jean Brodie", "The driver´s seat" o "Memento Mori". Todos están en mi lista. Si además lo compraste en The winding Stair, ¿que te puedo decir?. Cuidalo mucho.... No dejes de leer A Far Cry from Kensington. Creo que te gustará.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Yo he leído el fantástico "Los mejores años de Miss Brodie" y tengo pendiente "Memento Mori", del que dicen que no ha salido muy bien parado con la traducción. A la Spark creo que se le podría aplicar, como a varias más, aquello que Djuna Barnes dijo de sí misma "soy la escritora desconocida más famosa del mundo".
    Leí hace poco un artículo sobre la influencia de la religión en la literatura de Muriel Spark y, la verdad, hacía tiempo que no leía tantas sesudas tonterías juntas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Si, la comparación con Djuna Barnes me parece totalmente correcta. Es otra escritora conocida por una "inmensa minoría".

    ResponderEliminar
  6. Mi top three son The driver's seat, Loitering with intent y The Girls of slender means.

    La señorita Brodie, en cambio, no me parece para tanto...Pero Spark es un placer hasta en sus libros más flojos.

    Somos muchos los fans de Spark. Por si a alguien le interesan tonterías sesudas, ahí va un link a los posts de mi blog
    http://comounametafora.blogspot.com/search/label/Muriel%20Spark

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Si, la verdad es que el libro no es un imprescindible, pero como digo, no deja de estar magníficamente escrito y ser una promesa de magnificas lecturas de esta escritora. Tu Top Three será asmilado en breve. Los tengo comprados todos. Bueno en realidad tengo casi todo lo que no hay que buscar de segunda mano (incluso alguno de estos). Tengo muchas ganas de atacarle a "The driver´s seat", "The comforters", "The girls os Slender means" y una que se menciona menos, pero que caerá pronto: "The Bachelors". Además son lbros suficientemente largos para tener una estructura y desarrollo magnñifico y suficientemetne cortos para (al leerlos en inglés) no eternizarse. Hoy acabo "Peckham Rye". Estoy desenado ver cual elijo después....

    PD: He leido que comentas que la biografía contiene Spoilers, por lo que he postpuesto su lectura, aunque con "The Public Image" me daban ganas de saber si había muchos datos autobiográficos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Sí, la biografía contiene la trama de todas las novelas, pero en muchos aspectos se queda corta.

    Según los cotilleos, Muriel Spark le hizo la vida imposible a Stannard, y lo que en principio iba a ser la biografía definitiva (Stannard tuvo acceso a todas las cartas, archivos, etc) se quedó bastante censurada.

    En fin!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. He estado unos días en Berlin por motivos de trabajo, pasando algo de frío, pero compensándolo con su buena cerveza. 

    A la vuelta he podido leer tranquilamente tu blog y no me puedo resistir a hacer algún comentario sobre el tema principal de la novela. Aunque muchos han opinado sobre la calidad de la autora y de sus otros libros, nadie se ha posicionado sobre el planteamiento que hacías "¿tenemos una imagen pública?", cuestión que personalmente me interesa pues aunque pienso que todos, como tu bien dices, tenemos una, hay quien depende más de ella, como en mi caso, por mi trabajo estoy convencido que refuerza parte de la confianza o la motivación que pueda conseguir transmitir, aunque con la esperanza de no ser definitiva, sobretodo antes de que me conozcan más profundamente. En mi empresa tenemos la opción de solicitar a recursos humanos una entrevista para que te orienten sobre lo que transmites y que debes modificar para que sea más eficaz. Algo parecido a los asesores de imagen de los políticos, que orientan no solo sobre lo que deben decir, si no además como decirlo, en que circunstancias. Valga la imagen de Obama, que tu apuntas con su fotografía, en las elecciones americanas, una política cogida algo con pinzas (a mi modo de ver), pero reforzada con una imagen de deportista siempre arropado por su mujer e incluso en circunstancias de sus hijas.

    Un motivo extra para leer esta obra.

    ResponderEliminar
  10. Realmente creo que el 95% de la población tiene que mantener en su trabajo al menos una cierta "Imagen Pública". Casi todos hemos tenido en nuestro trabajo que asentir ante situaciones en las que realmente lo que querríamos es coger un picahielos y clavárselo en la órbita a la persona que tenemos delante.

    El problema se inicia probablemetne cuando esa imagen pública se hace la dueña, cuando Hyde puede con Jeckyll. Cuando, como le pasa a Annabel, tus propios familaires empeizan a no distinguir entre una y otra o incluso empiezan a pensar que no hay nada malo en intercambiar ambas. Nuestra culturizadora televisión nos da buenos ejemplos de individuos más huecos que un tonel que gana muchísimo más que los que por aqui paseamos solo a base de inventarse una imagen pública. Mientras haya gente que consuma eso....

    ResponderEliminar
  11. Podría contestaste de forma hueca, o algo en plan broma, pero tu blog me parece suficientemente serio como para no frivolizar. Mi imagen reconozco que siempre me ha preocupado, especialmente en mi trabajo, pero jamas me obsesiona, ahora, con el tiempo, me preocupa más la que presento cuando no trabajo, por todo lo contrario, quiero que mi imagen refleje que estoy relajado y ello incluye por ejemplo no afeitarme o usar ropa muy informal, siempre que las normas básicas de la educación lo permitan.

    con respecto a los personajes huecos que pululan por las televisiones no comento nada, están fuera de mi visión, han conseguido que me refugie más aún en la lectura y eso se lo agradezco. Tampoco comento, por pura indignación la imagen de personajes como Kate Moss, con una cara de Supermodelo y otra de anorexia cocainómana que tan mala influencia a sido para multitud de jovencitas, ni la de otros muchos de esa calaña....

    Feliz Navidad!!!

    ResponderEliminar
  12. Acabo de orlo: "La fama es una careta que te come la cara- El éxito es otra cosa." Lo dijo John Updike y creo que viene al pelo....

    ResponderEliminar
  13. Lo que mas me sorprendió de saprk, en el lejano 1980, fue: La Imagen Publica. Creo que la publicaba Lumen, y lamento no haberla vuelto a encontrar. Un libro exelente, al menos en la nostalgia de su recuerdo. Sin embargo, otro de sus libros Una Mujer al Volante, no me resulto tan acertado.
    Norwellcr

    ResponderEliminar
  14. Hola, NCR, bienvenido:

    Si que es dificil de encontrar. Lo estuve buscando con ganas para un regalo y no lo encontré. Si te animas a seguir alguna vez, Impedimenta acaba de publicar traducida otra de las más conocidas y mejores según los críticos: "Las señoritas de escasos recursos". Mira: http://www.impedimenta.es/ficha.php?id=62

    Saludos.

    ResponderEliminar