sábado, 4 de diciembre de 2010

El libro como objeto de arte







Conocí a Jonathan Safran Foer hace dos años, por medio no de un libro, sino de una pelicula. Un día, aburrido en un centro comercial, mirando películas de ocasión encontré una en que la portada me atrajo mucho. Tanto que he de reconocer que tuvo mucha culpa de que comprara la película. A veces soy asi... La película se llama "Everything is illuminated" (en España se conservó el título inglés. Al verla y depués de que me gustara mucho, indagué y resulta ue estaba basada en una novela de este escritor de 33 años. Compre y leí la novela (a esta si que le tradujeron el título "Todo está iluminado", editorial Lumen, que también me gustó bastante, sin llegar al delirio que había provocado en muchos americanos y luego lei la segunda "Extremely Loud and incredibly close" ("Tan fuerte, tan cerca", también en Lumen) que me pareció algo inferior. Por cierto, las portadas diseñadas a mano en las ediciones americanas me encantaron. Pero hoy no vamos a esto.




Tras las dos novelas, Foer publicó un libro de ensayo titulado "Eating animals" ("Comiendo animales", no traducido aun) acerca de como se trata a los animales en mataderos y que parece ser (ese no lo he leído) de los que te quitan las ganas de atacarle a un chuletón en unas pocas de semanas. Foer ha pasado segun confesaba en una entrevista, épocas en su vida en que ha sido omnívoro, vegetariano, omnívoro de nuevo, vegano. Y finalmente llegamos al libro de que trataré de hablar algo hoy. Su nombre es "Tree of codes" (El árbol de códigos).


Por las fotos veréis que no se trata de un libro muy común en cuanto a su formato. Pero es un concepto absolutamente increíble. Foer ha tomado su libro preferido "The street of Crocodiles" de un autor judío polaco desconocido para mi, llamado Bruno Schulz (tengo que estudiar más, lo se) y tomando este libro como un tapiz, como un lienzo, ha comenzado a recortarle fragmentos de cada línea, hasta que ha llegado a componer con lo que ha quedado, un libro completamente nuevo. Insisto, a-lu-ci-nan-te.

Los editores hablan del libro como un "objeto escultural". En una entrevista, Foer ensalza el componente visual de los libros, aunque reconoce que la literatura no necesita obligatoriamente un componente visual ("mis libros favoritos son todos palabras negras sobre páginas blancas"). Realmente eso es lo que ha hecho. Tallar una historia nueva recortando las páginas del libro. No es una idea nueva (no dejo de sorprenderme de que todo esté inventado), ya Tom Philips en su libro "A Humument" practicó algo parecido, pero añadiendo en vez de eliminando parte del texto. Quizá lo realmente novedoso es el aspecto tridimensional (El Árbol) del libro. Es sorprendente. El resultado es visualmente atractivo y Foer se siente orgulloso de él ("No puedo recordar un sentimiento mejor como escritor que el momento en que tomé la primera copia en mis manos"). A pesar de lo cual se queja de que sea imposible hacer una copia en tapa dura o al menos ponerle "french flaps" al libro por el montaje que lleva, que lo imposibilita.

Pregunta final de la entrevista:
"Tras todo esto, ¿se ve a si mismo como un autor o como un diseñador?¿No son frecuentemente ambas cosas lo mismo?"
"Me veo a mi mismo como alguien que hace cosas. Las definiciones no han hecho nunca nada sino restringir".

Me va a caer bien este chaval.

A día de hoy, el libro (solo disponible en inglés) está agotado en la página en que siempre compro. La fecha de publicación es día 15 de noviembre de 2010.

Cuando vuelva a estar disponible me voy a pensar el comprarmelo. En Amazon si que lo hay, vale 26 dólares, unos 19 euros. ¿Lo compraríais?


EDITO para añadir dos videos;
Uno en que habla el autor acerca de su libro, con fotos del mismo:


Otro, sin desperdicio, con las reacciones de los lectores al verlo.....




9 comentarios:

  1. Desconocía este nuevo experimento literario de Jonathan Safran Foer. Lo primero que he pensado es que un libro así debe haber sido la pesadilla del departamento de producción de su editorial. Me imagino lo complicado que debe haber sido fabricar algo así, de modo que no me extraña que el precio sea un tanto elevado. ¡Qué menos! El experimento me parece interesante, ya en sus primeros libros (debo admitir que sólo he leído "Todo está iluminado") se le veían a Foer las ganas de retorcer las formas literarias. Este nuevo paso le acerca más bien a los caligramas de Apollinaire o a algunas de las ocurrencias de Joan Brossa. Mi pregunta es ¿además de la la innovación formal (indiscutible) la obra que resulta de esta manipulación es mejor que la original? Me temo que yo sigo prefiriendo la novela tradicional, la que cuenta una historia sin más. Y si encima lo hace bien, consigue arrastrarte a su mundo y convencerte de que sus personajes son reales, entonces la prefiero mil veces a cualquier experimento formal o estilístico.

    ResponderEliminar
  2. Si, tras escribir el comentario pensé que al precio del libro de Foer hay que ponerle un suplemento y añadir el precio del libro de Schulz. Porque que sentido tiene comprar el libro de Foer si no se conoce el de Schulz. Tras meditar un rato sobre ello, tras el calentón inicial, creo que realmente el libro efectivamente solo tiene sentido como una transformacion del original y entonces, porque no ir directamente la original. ¿Será solo un adorno, solo algo para enseñar a los amigos y observar sus caras de sorpresa similar a las del video?. Porque ¿realmente valdrá la pena en algun sentido leerlo? En realidad no perdamos de vista que es una mutilación selectiva de una obra preexistente. No se, ya no tengo tan claro si lo compraría. Desde luego tengo que controlar mi impulsividad...

    ResponderEliminar
  3. Me parece más un libro para sorprender a alguien como regalo que para comprarlo como tesoro, no parece una gran obra literaria, mas bien una pieza de arte ingeniosa. 

    Hace poco me regalaron "La hemorroides de Napoleón", también hecha de recortes, no en plan arte, si no de anécdotas históricas, que al principio me chocó, nunca me lo hubiera comprado, pero cuando lo leí me alegré por lo curiosas que eran, muchas de ellas cargadas de humor. Es otro ejemplo de libros para regalar a un apasionado de la lectura por quien no lo es tanto.

    ResponderEliminar
  4. El diseño del libro ha sido hecho por el estudio de Sara de Bondt (http://www.saradebondt.com), cuya pagina muestra algunas cosas muy curiosas. Me gusta mucho el papel de envolver.

    Repasando y repasando opiniones, Foer nunca habla de este libro como Obra literaria. Solo como obra de arte. Como una especie de cuadro velado, solo apreciable por los que aman los libros y el arte simultaneamente.

    Por cierto, coincido con Elena en que Foer está (ya desde la primera novela) muy preocupado (quiza demasiado) en alcanzar los límites de lo que la escritura le permite.

    Es más, lo que se me ocurre viendo la disposición del libro y el volumen de páginas es ¿cuanta gente lo leeerá realmente desde el principio al final, sin caer en dejarlo bien visible en la biblioteca o el salón para que los invitados le pregunte por él?.

    ResponderEliminar
  5. Oscar yo también he visto este "objeto" como obra de arte más allá de comprobar si verdaderamente sale un libro con un mínimo valor literario. No puedo entenderlo como obra literaria y sí como experimento divertido para sorprender. Gracias por presentárnoslo.
    P.D. He estado recorriendo tu blog y me gusta porque está realizado por una persona apasionada por los libros. Pasa directamente a mis preferidos. Seguro que encontraremos muchos puntos de contacto.

    ResponderEliminar
  6. Hola Carlos, me alegro de que te guste el blog, porque como sabes paseo por el tuyo y tu pronostico de los puntos en común ya te confirmo por adelantado que se ha cumplido. Y se cumplirá más veces, seguro.

    ResponderEliminar
  7. A mí hay tres artistas que me han sorprendido con el uso del libro como obra plástica. Uno es un clásico muy conocido, Giuseppe Arcimboldo:
    http://yovivoenella.blogspot.com/2008/09/giuseppe-arcimboldo_13.html

    Otro es André Martins de Barros, que hasta cierto punto podríamos calificar de plagiador de Arcimboldo:
    http://yovivoenella.blogspot.com/2008/09/andre-martins-de-barros.html

    Y el tercero es el escultor Brian Dettmer:
    http://yovivoenella.blogspot.com/2008/09/brian-dettmer_04.html

    Por si tienes interés en estudiar, te dejo dos enlaces a obras de Schulz, la mencionada "La calle de los cocodrilos"
    http://yovivoenella.blogspot.com/2009/09/bruno-schulz-calle-de-los-cocodrilos.html

    y "Los pájaros"
    http://yovivoenella.blogspot.com/2009/09/bruno-schulz-calle-de-los-cocodrilos.html

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Oye, vaya fondo de armario que tienes en tu blog!
    Impresioanantes.
    El de Bruno Schulz lo voy a buscar, me ha picado la curiosisdad.
    Lo de Brian Dettmer es simplemente impresionanate. No se si realmente seran libros tras pasar por sus manos (daría para una charla, si pierden su propiedad libresca...), pero me encantaría tener alguno de ellos en mi biblioteca.

    Por favor, mira el link a "los pájaros", que me dejas con la intriga de verlo y se te ha repetido el link de la entrada de Schulz.

    Gracias, y de nuevo: estupendos...

    ResponderEliminar
  9. Perdón por el enlace, éste es el bueno:

    http://yovivoenella.blogspot.com/2009/12/bruno-schulz-los-pajaros.html

    Gracias por lo del fondo de armario, hago lo que puedo, aunque muchas veces creo que es demasiado clásico, hay poquísimas sorpresas, demasiado académico.
    Saludos

    ResponderEliminar