martes, 30 de noviembre de 2010

Haroun and the sea of Stories (Haroun y el mar de historias), de Salman Rushdie




Coincidencias y más coincidencias. Estaba pensando un poco que releerme para tener algún cuento nuevo que ofertar a mi hija pequeña, dudando entre volver a los Grimm o releerme a Perrault, aun marcado por las versiones de Angela Carter de "La bella y la bestia", cuando me puse a ojear y hojear la revista Time. Esta tiene una (interesante) sección llamada diez preguntas y la semana pasada estaba dedicada a Salman Rushdie. Se lo dedicaban porque acaba de publicar un libro llamado Luka and the Fire of Life, que Rushdie ha escrito para su segundo hijo. En la primera pregunta lo comparan on otro libro, escrito hace años, para su primer hijo y que es el que nos ocupa hoy, Haroun and the sea of Stories.

Por cierto, que en inglés podéis ver las diez preguntas que le hacen a Rushdie en este link:





Una de las preguntas que más me han llamado la atención es: ¿Que es peor, tener una fatwa lanzada contra ti o que te pregunten constantemente como se vive con una fatwa lanzada contra ti? Se rie y dice que son parecidos. Bueno, que no, que es peor la fatwa, claro, pero que es llamtivo como este hecho hizo que mucha gente le viera solo como una historia en las noticias en vez de como alguien que llevaba antes mucho tiempo escribiendo libros y que luego ha seguido haciéndolo. Le preguntan que si pudiera volver atrás, si haría las cosas de otra manera con respecto a los Versículos satánicos. Y dice que no (concretamente que "nope" en inglés). A la pregunta "Está usted escribiendo sus memorias. ¿Es más difícil o más fácil escribir unas memorias que la ficción?. Dice Rushdie que es más fácil porque conoces la historia. Y más difícil porque estás tratando con gente viva. Por ello cuestiones de lo que es apropiado y el buen gusto te salen al encuentro". Por cierto, la ptosis palpebral de este caballero está cada vez peor. Ya le operaron los párpados, pero se le caen como persianas....

Bueno, vamos a lo que vamos. En la entrevista Rushdie dice que escribió este libro dirigido a un tipo de público más juvenil y no solo a los adultos. Que es lo interesante de este tipo de libros. Que un lector joven puede leerlo y obtener de él un tipo de placer y un adulto extraer del mismo libro otro placer distinto. Pero ¿Es esto realmente así?. Indudablemente es asi con obras fundamentales como "Alicia en el país de las maravillas" o "El libro de la selva", pero ¿y con Haroun?

Recordé que meses atrás en uno de mis arrebatos compré el libro de Haroun y decidí rebuscarlo y leerlo. Recién terminado estoy un poco dividido. No puedo negar que la obra me ha decepcionado parcialmente. Estaba predispuesto a que me gustara, pero este no es el Rushdie de otras obras, no es el mismo autor de "Vergüenza", y entiendo que asi debe ser, porque esta obra ya hemos comentado que va dirigida a otro tipo de lector. Pero es que he de reconocer que la historia no ha conseguido cautivarme en ningún momento. De manera aislada, los componente s funcionan bien. Una historia sacada casi como con calco de los relatos de las Mil y Uno Noches. Con una trama atractiva: Haroun es el hijo de Raschid, un narrador en el sentido tradicional, un cuentacuentos que conoce todas las fuentes de la tradición oral y se dedica a contar innumerables historias. Vive de ello. Pero un día, por un problema inesperado, Raschid pierde subitamente la capacidad para contar cuentos, solo es capaz de abrir la boca y... no decir nada. De manera casual, Haroun descubre que su padre obtenía la inspiración para narrar sus historias bebiendo el agua de las Historias, que fluye de un grifo invisible colocado por un genio del agua. Es entonces cuando Haroun emprende su viaje heroico de iniciación al país donde se halla el Mar de las Historias. Hasta ahi vamos bien. A veces las descripciones son magníficas, muy evocadoras: "Miró al agua y vio que estaba compuesta de mil mil mil y una corrientes diferentes, cada una de un color distinto, ondeando dentro y fuera una de otra, como una tapicería líquida, de pasmosa complejidad; e Iff explicó que esas eran las corrientes de la historia, que cada hilo coloreado representaba y contenía un único cuento. Diferentes partes del océano contenían diferentes tipos de historias, y como todas las historias que se hubieran contado siempre y muchas que estaban en proceso aun de ser inventadas estaban allí, el océano de las corrientes de las historias era en realidad la mayor biblioteca del universo. y debido a que aqui se mantenían las historias en su forma líquida, conservaban la capacidad para cambiar, para convertirse en nuevas versiones de si mismas, para unirse a otras historias y asi convertirse en otras diferentes; por lo que a diferencia de una biblioteca de libros, el Oceano de las corrientes de las historias era mucho más como una almacén de cuentos inverosímiles. No estaban muertos, sino vivos. " También es innegable la ocasional capacidad humorística de Rushdie, "La pobre princesa Batcheat, ¿que mal ha hecho ella nunca, excepto cantar tan mal que casi nos rompió los tímpanos, y su cara tampoco es una pintura al óleo". "Cuando una barca de plata en forma de cisne se aproximó. En ella iba una joven con largos, largos cabellos, llevando una diadema de oro y cantando, por favor perdonadme, la canción de sonido mas horroroso que nunca haya oído. Además sus dientes, su nariz..... - No necesitas seguir, dijo el portavoz, esa es claramente la princesa Batcheat". Pero... hablaba antes de historias que me fascinan y probablemente me fascinaran hasta el fin de mis días. "Alicia" o "El libro de la selva" son los ejemplos más fáciles y rapidos. Nada similar se encontrará en "Haroun" a mi parecer. Es una Coca-cola sin gas, una cerveza sin presión. Desde lejos, cuando un tiene sed, parece agua en el oasis, pero cuando uno la bebe, es sólo un pobre sucedáneo.

Pero aunque las partes funcionan bien, el todo no se aúna de manera limpia. No llego a convencerme de la historia, no puedo (por más que intento) dejarme llevar. Hay veces que me hallo aburrido por largos discursos (ejemplo la entrevista con el Guerrero del reino oscuro Chup, Mudra y su sombra. Otra veces me encuentro sacando extraños símiles de otras obras (evidentemente porque son obras que recrean también el viaje iniciático de un joven héroe): "¿No es esta reunión en que se insta a Haroun a reunir su grupo de compañeros y partir a la peligrosa misión de salvar el mar de historias una penosa imitación del Concilio de Elrond en "El señor de los anillo"? Y ya de paso "¿No son los Jardineros Flotantes otra mala copia de los Ents o pastores de Árboles de la misma obra?". Posiblemente solo son interpretaciones malignas de una mente ociosa. Ociosa porque no se entretiene.

Finalmente he ido a la wishlist de la página donde compro los libros por Internet y he eliminado de allí "Luka and the Fire of Life". Lo siento, esto no rebaja a Rushdie a mis ojos, pero no puedo verlo como un autor de historias para niños.

¿Alguno de vosotros la ha leido? si es así ¿quiere opinar?. ¿He sido demasiado severo?... Siempre me queda una cierta comezón cuando pongo mal un libro de un autor que me gusta. Porque luego uno bucea por los mares de Internet y las alabanzas para el libro son muchas. Pero claro, ya sabemos que este tipo de comentarios no siempre son mínimamente objetivos.

Por cierto, a mi hija tampoco le gustó cuando le conté mi versión resumida. Pero eso, claro, estaba mediado por mi visión del libro probablemente.



8 comentarios:

  1. Siento no poder opinar en este caso respecto a Rushdie, porque no he leído ninguno de los libros que citas. Pero sí creo firmemente que los buenos libros infantiles son los que tienen diversos niveles de lectura, es decir, que gustan tanto a adultos como a niños, porque las historias que explican tienen algo para cada tipo de lector. Ese al menos es el criterio que guió simepre mi compra de libros para mis hijos: tenían que ser una lectura que me atrajese a mí también, porque eso garantizaba que la historia tenía la suficiente densidad y el suficiente encanto como para que les gustase a ellos. Y me refiero incluso a cosas como álbumes ilustrados, cuando eran muy pequeños. He pasado momentos maravillosos con alguno de ellos. ¿Conoces los de Tony Ross?

    ResponderEliminar
  2. Lo siento, ese tipo de literatura nunca me ha atraído, cuando pequeño leía los tebeos del Capitán Trueno o Tintin, luego pasé por Los cinco y más tarde leía o releía, a escondidas claro, Las mil y una noches con la esperanza de descubrir los secretos de los mayores, en una edición especial, que mi madre seguramente nunca leyó y que cuando ya creía poseer todos los secretos del mundo adulto (siempre he sido algo cándido) pasó a convertirse en mi caja fuerte, entre sus pág. guardaba mis pocos ahorros, aquí si demostraba ser algo más listo, era el sitio más seguro de mi casa.

    Es difícil hacer una critica negativa para alguien apasionado de la lectura, siempre piensas que eres tu el que no ha tenido la suficiente sensibilidad, en lo complicado que es ir acumulando palabras que al final dan sentido a una historia, se nota con el desgano que has escrito esta entrada después de la fluidez, incluso pasión con que nos hablabas en las anteriores, pero todos agradecemos un punto de vista ecuánime, lejos de los interesados que nos Llevan a comprar libros que al final, digamos, no están a la altura de lo esperado.

    A Rushdie lo conocí por sus famosos "versos", pero no estuvieron a la altura, al menos entonces no descubrí su supuesta transgresión, ni me pareció nada especial su manera de escribir por muy polémica que fuera, será que los cristianos de nuestra época estamos acostumbrados a los vapuleos en público de nuestros símbolos y este libro me pareció una niñería comparado con Blasco Ibáñez, poco antes leí "La araña negra".

    A mis hijas tampoco se han interesado mucho, sobre todo si yo se los recomendaba, comenzaron con "Barco de vapor" pasando su inclinación fantástica a Harry Potter y luego por las sagas Crepúsculo o Moccia.

    ResponderEliminar
  3. Eso es lo que buscaba cuando lei Haroun, y lo que no encontré. Un libro que me gustara a mi también. Si no ¿como podría transmitirle con pasión esa historia a mi hija?. He sido incapaz. Prefiero pensar que Rushdie y yo hemos compartido culpa.

    Elena, no conozco NADA de Tony Ross. Te ruego encarecidamente que me recomiendes algo.

    ResponderEliminar
  4. @ Aprendiz. Bienvenido. Es curioso, porque los versículos satánicos los lei hace mucho tiempo y tampoco me cautivaron. No estaba mal, pero dejaron poca huella. Mucho más me gustó "Verguenza". Pero realmente es sorprendente la trayectoria del gran libro de Rushdie "Midnight Children", que ganó el Premio Booker (uno de los pocos de que me fio) en 1981 y cuando se celebraban los primeros 25 años del Booker se eligió el mejor libro de todos los que lo habían ganado, y volvió a salir el de Rushdie (El "Booker de los Bookers". Y cuando a los 40 años del Booker se volvió a seleccionar el mejor de todos... si, si, de nuevo Midnight Children. Lo tengo aqui para leerlo, pero e un poco tocho y la edición de letra algo pequeña, asi que le estoy dando vueltas desde hace mas de un año. Quiero pensar que Rushdie sabe hablar a los adultos mucho mejor que a los niños. Ya veermos cuando me decida a leer un libro tan "publicitado".
    Tras reposar el libro de Haroun dos días al acabarlo, creo que no me ha dejado nada. Probablemente dentro de cuatro meses no recordaré más que el concepto del mar de Historias...

    Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  5. Oscar, Tony Ross es uno de los ilustradores infantiles más premiados de los últimos años. En ocasiones ha ilustrado historias de otros, pero a menudo el texto también es suyo. Te dejo el link a la página de sus editores ingleses: http://www.andersenpress.co.uk/index.php?option=com_content&view=article&id=32553
    A mí me gustan sus libros porque tienen una gran frescura, un tipo de dibujo nada relamido ni ñoño (¿es necesario que diga que detesto los libros de Disney?) y un punto gamberro que me encanta a mí tanto como a mis hijos. Muchas de sus obras se encuentran también en español.

    ResponderEliminar
  6. Estos dibujos me suenan mucho. Los debo haber visto cuando visito librerías en los viajes para buscar libros para las niñas. Me lo apunto y voy a buscar alguno. Eso del punto gamberro me va, aunque las mías de eso ya van sobradas...

    ResponderEliminar
  7. No cualquier escritor está preparado para la literatura infantil y demostrado está que muchos autores consagrados se han estampado en este terreno. Comparto la opinión de Elena sobre los diferentes tipos de lectura y no debemos olvidar nunca que los niños no son adultos pequeñitos, cosa que olvidan algunos autores (en cine y literatura).
    En España para mí la mejor autora de literatura infantil es la premiada Ana Mª Matute y sus prodigiosos libros llenos de imaginación.
    No sé cual es la edad de tu hija, pero yo me divertí mucho con las historias (y dibujos) de Anthony Browne y con un libro de cuentos divertido y también gamberro: El rey atolondrado y otros cuentos estrafalarios de Terry Jones (sí, sí, el gamberro de los Monty Python). Hay muchas buenas historias infantiles entre demasiada basurilla.

    ResponderEliminar
  8. El rey atolondrado me viene al pelo. Mañana me lo agencio y me salva unas pocas de noches con la peque...
    Gracias.

    ResponderEliminar