domingo, 26 de septiembre de 2010

Virginia Woolf´s Nose (La nariz de Virginia Woolf), de Hermione Lee



Esta es una magnífica recopilación de cuatro ensayos sobre la Biografía como género y algunos de los problemas que tiene que afrontar el biógrafo en su trabajo. He de reconocer que en un plano teórico la recopilación de hechos y experiencias vitales sobre un personaje (sea famoso o anónimo) me parece uno de los géneros mas difíciles e interesantes a los que uno se pueda aproximar. Y sin embargo, caramba, uno se acerca a los quioscos de prensa y se encuentra con colecciones inacabables de biografías. Pero solo hay que dar un vistazo para percibir dos cosas. En muchas ocasiones el autor de dicha biografía no aparece en el libro, ni siquiera se molestan en hacerlo constar. En segundo lugar, las biografías son siempre de prácticamente los mismos personajes (Napoleón, Julio Cesar, Gandhi, Alejandro Magno, Churchill, Marie Curie por meter a una mujer...), seleccionadas sin gracia (por lo monótono, no porque los personajes citados no merezcan la biografía).

Por eso resulta tan sorprendente cuando uno logra encontrar una auténtica biografía. Y es que realmente considero muy difícil ponerse a escribir sobre alguien. Y esta dificultad deriva de varios factores. Quizá el más acuciante sea lo difícil que resulta a veces no caer en el panegírico, en el elogio si no fácil, si al menos continuo. Además, ¿que es lo que debemos incluir y qué no?, lo que para nosotros resulta menos interesante ¿será en cambio vital para comprender la evolución del personaje?

Aplicando el arte de la biografía a uno de los campos que más me interesan, la literatura (no os quepa duda de que la vida de los literatos en más jugosa e interesante que la de los médicos), añadimos otro problema: la idea de que lo que el escritor relata en sus obras recoge sus ideas o sus experiencias vitales de manera fiable.

Finalmente hay que quedarse con la idea de que la biografía siempre incluye un porcentaje de deducción, interpretación o elucubración que son más o menos abundantes y fiables según las fuentes disponibles y la profesionalidad del biógrafo y de lo que realmente se sabe acerca de la vida del personaje (ya hablamos de los sorprendentemente poco que se sabe de la vida de Shakespeare en otra entrada). Ni que decir tiene que si se trata de unas memorias o autobiografía, los hechos aun pueden verse mas cribados/interpretados (en parte es lógica la interpretación de hechos vitales, políticos, etc por parte de quien escribe las memorias, claro está). Así, he llegado a reconciliarme con algún libro con el que me peleé tiempo atrás. Prototipo: “Vidas escritas” de Javier Marías. Cuando leí esta recopilación de anécdotas acerca de la vida y personalidad de diversos escritores, entre los que se contaban muchos de mis preferidos, acabé en cierta medida entre el placer y el enfado. Javier Marías reconoce abiertamente (lo cual le agradezco) que en los hechos que refiere hay parte que es cierta y parte que no. No obstante (y esto también se lo agradezco)al final del libro adjunta una bibliografia para ampliar el conocimiento del personaje y dilucidar la veracidad de los hechos. Este juego de verdadero/falso me ponía años atrás de muy mala leche y aunque hoy no es que me vuelva totalmente loco, lo entiendo y acepto mucho mejor. A fin de cuentas lo que hacen muchos biógrafos oficiales, no se diferencia mucho de esto (y ellos no lo reconocen por adelantado).

Por todo esto soy muy aficionado a los libros que hablan acerca de la teoría de la biografía, aunque como insinuaba antes, esta me parece una discusión inacabable. Cada cual interpreta lo que puede o debe incluir o no a su manera.

Centrándonos en esta autora, puedo decir que Hermione Lee es una reputada biógrafa, autora de la que probablemente es la mejor biografía actual de Virginia Woolf (que no es esta obra, claro está), además de la de Willa Cather. Además es conocida por ser editora de multitud de volúmenes de la propia Woolf, de Kipling, Eudora Welthy, Willa Cather, Penelope Fitzgerald.... Es presidenta del Wolfson college de Oxford y profesora Goldsmith de literatura inglesa en la Universidad de Oxford. Por lo menos antecedentes tien. Pero además es que escribe bien.

El primer ensayo del volumens se titula "El corazón de Shelley y las langostas de Pepys". Se centra en la modificación de la lectura de la vida de Percy Bysshe Shelley que se desarrolló a raíz de su muerte, la leyenda de esta y su reinterpretación. En resumen: Shelley murió ahogado tras hundirse su barco en el que viajaba con otros compañeros. Cuando días después se localizó el cadáver, las leyes de cuarentena obligaron a enterrarlos inmediatamente en la playa. Solo días después, con un permiso especial, se les pudo desenterrar, solo para inmediatamente quemarlos en una pira en la misma playa. Cuando estaba consumido todo el cuerpo, uno de los amigos de Shelley (Trelawny, que siguió dedicándose a relatar este día el resto de su vida), descubrió que el corazón estaba en la caja torácica sin haber sido consumido por el fuego. Lo extrajo y lo pasó a otro de los amigos, que lo conservó. Solo tras varias disputas consintió este en entregarlo a la viuda (Mary Shelley), que lo envolvió en seda, lo introdujo en un volumen de una obra del poeta y lo conservó hasta su muerte, en que el corazón fue enterrado. Fuerte ¿eh?. Para escribir tres temporadas de una telenovela. Pues aun hay más. En la playa también estaba el amigo de Shelley, Lord Byron, que quería llevarse a casa el cráneo del pobre difunto, pero no pudo porque estaba partido (afortunadamente, pues previamente Byron ya había usado otro cráneo como copa para beber vino). La posesión del corazón dio lugar a disputas postmortem, pero sobre todo el relato de su cremación fue progresivamente adornado hasta llegar a hacer en muchas biografías tan importante como la vida del poeta. El perfecto colofón a la vida de un romántico maldito. Por cierto, que esta no es la única parte del cuerpo que influye en la biografía postmortem de un personaje, Lee cita las historias del cerebro de Einstein, que viajó en un frasco por América tras su autopsia, el pene de Napoleón, el entierro en dos partes (cuerpo en la abadía de Westminster, corazón en su pueblo) de Thomas Hardy y todas son increibles.

El segundo ensayo, para mi el mejor, que da título al libro "La nariz de Virginia Woolf", explora como una película (en este caso la oscarizada "Las horas" y la novela de Michael Cunningham en que se basa) puede cambiar la percepción de la vida y en este caso sobre todo de la muerte de la autora. Muchas personas pueden creer que lo que ven como escena de suicidio de Virginia Woolf en la película es real. Bueno, es indudablemente cierto que se suicidó ahogandose en el río Ouse. No lo vamos a discutir. Pero Lee se enfada por el suicidio "bonito" (en un plácido río, sumergiéndose poco a poco cual Ofelia) en un primaveral día, mientras cnatan los pájaros. Más allá de eso, se puede tener la idea de que Woolf escribía como lo hace Nicole Kidman (y su ridícula nariz) en la película. Las frases de "La señora Dalloway" brotan de su mente como la espuma, mientras que la realidad es que tardó en parir la obra tres largos años de múltiples revisiones. Vemos una mujer malhumorada, amargada, maleducada con los sirvientes, con una hermana medio tonta, pero todo eso por muy lejano de la realidad que quede, persistirá en la memoria de los millones de personas que al vieron. Por cierto que el análisis de la novela que hace Lee me parece extraordinario.

El tercer ensayo nos habla de "Los desmayos de Jane Austen" igualmente tratando el hecho de un desmayo de Jane Austen, sufrido en el momento en que le comunican que toda la familia va a abandonar la casa en que se crió para ir a vivir a Bath. Bien, este simple desmayo ha sido reinterpretado largamente por los biógrafos para demostrar las ideas más peregrinas (cuando en realidad nada sabemos del motivo exacto del mismo, aunque "podamos suponerlo"). Que mostraba su frustración ante la imposición de sus padres, que mostraba el shock de abandonar su querida campiña para ir a una ciudad que (en verdad) aborrecía. Montones d e tinta han corrido acera de ello. Asimismo se reseña como toda la imagen de Austen que nos llegó esta filtrada y seleccionada por su familia, que tras la muerte de la novelista, se encargó de atar todos los cabos y modificar o eliminar de un plumazo todos los hechos de la vida de Jane que no le aprecian bien.

El cuarto y último "Como acaba todo" explora también la obsesión del biógrafo en particular y el público en general acerca de como se ha desarrollado el momento de la muerte de un personaje. En toda biografía se precisa un cierre, que (salvo que el objeto de la misma este vivo) es su muerte. Pues bien, es en estas muertes cuando mas libremente parece corre la fantasía del biógrafo, como si se necesitara una muerte acorde a la vida del personaje o que actuar como colofón del mismo. La obsesión por las "últimas palabras" del personaje (¿como resumir en los segundos previos a tu muerte todo tu pensamiento, además procurando ser ingenioso y breve? No hay problema, alguien vendrá tras de i que se inventará las palabras que dijiste o retocará dichas palabras o toda la escena de la muerte. El caso de la muerte de Chejov es un magnífico ejemplo. En otros casos simplemente se deja correr la imaginación. Hace referencia Lee a la biografía de Dickens por Ackroyd, que imagina a todos y cada uno de los personajes de sus obras le rodean en su lecho de muerte, observándole, o bien empiezan las elucubraciones: ¿Que pasaría por su mente en el momento de la muerte? ¿Se acrodaría de la mano de tal persona? ¿ del verdor de tal camino?

En fin, una obra muy interesante. Voy a buscar mas cosas de Hermione Lee.

4 comentarios:

  1. Para muestra un botón
    http://www.elpais.com/articulo/cine/Nicole/Kidman/revive/drama/Virginia/Woolf/elpepuculcin/20021206elpepicin_1/Tes

    ResponderEliminar
  2. Me gusta esta obra, me la apunto y además quedo a la espera de que salga la Biografía de Penelope Fitzgerald que está preparando.

    ResponderEliminar
  3. Pues si te interesa, después he descubierto que casi por el mismo precio te puedes comprar otra obra de Hermione Lee, titulada "Body Parts" que en realidad es una versión ampliada de esta. Contiene todos los ensayos de "Virginia Woolf´s Nose" y además muchos más: uno precisamente sobre Penelope Fitzgerald ("A quiet ghost"), Coetzee, Mr and Ms Eliot, Elizabeth Bowen, Eudora Welty y muchos más.

    Lo estoy leyendo ahora precisamente

    Es este:

    http://www.amazon.co.uk/Body-Parts-Life-Writing-Hermione-Lee/dp/1844137465

    Seguro que te gusta.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Muchíiiiiisimas gracias! estoy haciendo el pedido en amazon. Con el vínculo he podido tener un anticipo, pero me lo pido. Gracias de nuevo

    ResponderEliminar