domingo, 19 de septiembre de 2010

Noah´s Compass, de Anne Tyler




¿Creéis que se puede aprender algo simplemente de leer acerca de las experiencias más o menos banales de un momento de la vida de una persona absolutamente normal, en un mundo normal en que no hay finales en que todo se resuelve maravillosamente en diez páginas?. Yo si. Sin duda.

Esta es la segunda novela que leo de Anne Tyler, pero la primera que leí (El Turista Accidental) me gustó tanto que ya tengo compradas otras tres para leerlas tranquilamente, incluida la que le valió el premio Pulitzer ("Breathing Lessons" o "Ejercicios respiratorios" en nuestro idioma). Sinceramente fue un descubrimiento magnífico. Una especie de Paul Auster femenino (y este matiz de género actúa como modificante significativo), que a veces recuerda a Roth (Philip, claro) aunque mucho más cortés, menos agresiva y sobre todo menos ácida.

Nos cuenta la historia de Liam, un profesor de escuela secundaria de sesenta años que se encuentra abruptamente abocado a un drástico cambio en su vida, cuando es despedido de su trabajo y decide mudarse a una casa más pequeña (vive divorciado de su segunda mujer, con tres hijas que se relacionan muy poco con él). La misma noche en que llega a su casa, se acuesta a dormir y a la mañana siguiente despierta en el hospital. Al parecer ha sido asaltado y golpeado por la noche, pero él no recuerda nada de nada. Todo está blanco. Tiene una laguna de memoria. Esta incapacidad para recordar como fue golpeado, como fue mordido y como fue llevado al hospital, comienza a obsesionarle de manera continua, solo piensa en estudiar su memoria y de alguna manera arrastrar a la superficie dichos recuerdos. Acude a un neurólogo (y este es uno de mis pasajes favoritos, me lo he pasado bomba leyendo la visita a la consulta del especialista) y allí descubre a la acompañante de una paciente afecto de una demencia, que acompaña a este para ser su "disco duro externo" su memoria accesoria. Como el paciente demenciado no recuerda los nombres, las citas, etc, su acompañante (una mujer) tiene que adelantarse y suplir sus fallos de memoria. Es un "recordador" profesional. Y Liam se obsesiona por conseguir su propio recordador. El resto lo leeis. Bueno, cuando lo traduzcan al español.

Los laberintos de la memoria, las relaciones que establecemos a lo largo de la vida. La necesidad de "personas-bastón" para salir adelante en muchos eventos vitales son el eje en que pivota la memoria. Liam solo acaba de salir de su obsesión con su falta de recuerdo cuando acaba olvidando que no lo recordaba. Cuando deja de pensar en ello y tratar de recordar lo que todos sabemos que no podrá recordar (y el neurólogo más aun).

Un estilo sencillo pero muy ameno nos va desvelando poco a poco la vida de los personajes, sobre todo el protagonista al que todos los demás actúan como claque. Su vida personal, sus matrimonios, las relaciones con sus hijas (las antiguas y las actuales), se van esparciendo sobre la mesa hasta que llegamos a conocer al personaje casi como a un conviviente habitual nuestro. Si, creo que la comparación con Auster y Roth es (para mi, claro está) adecuada. Me gusta mucho la Tyler, la verdad (más "El turista accidental", pero también mucho este otro libro). En castellano hay traducidos muchos volúmenes de su obra, así que si os interesa, podéis probar a ver que tal.


Saludos.

1 comentario:

  1. Pues resulta que ya está traducida por si os interesa. La acabo de ver. Se titula "La brújula de Noé" y está en editorial Mondadori.

    ResponderEliminar