sábado, 14 de agosto de 2010

El Dr. Fischer de Ginebra (o la Fiesta de la Bomba), de Graham Greene




Hace mucho que Graham Greene comenzó a cruzarse en mi vida. Y he de reconocer que no se trató de un flechazo precisamente . Mi padre tenía entre sus libros "El tercer hombre" (que me sonaba por entonces, sobre los 14 años, que estaba ligado a una película en blanco y negro que yo no había visto). Lo leí, me pareció una novelita poco llamativa y lo dejé. Algunos años después le tocó a "El cónsul honorario", que me aburrió aun más si cabe y tuvo la culpa de que Greene quedara relegado al escritor de los "aburridos británicos" (que eran pocos en mi biblioteca, dad mi reconocida debilidad por los escritores de las islas británicas en general y los ingleses en particular. Pero después a los 18 todo cambió. En rápida sucesión leí "Brighton Rock", "El americano impasible" y "El poder y la gloria" y se hizo la luz. Desde entonces he descubierto que Greene no es solo un "escritor de espías" (que también lo es, echad un vistazo al "Libro de cabecera del espía") sino un autor prolífico capaz de escribir sobre los temas más variados. Quizá la última sorpresa es una recopilación de cuentos llamada "¿Puede prestarnos a su marido? y otras comedias de la vida sexual", que compré en un puesto callejero y devoré alli mismo, sentado en un banco mientras esperaba para una cita posterior. Pero ¿que es esto?. Alguien tan serio ¿escribiendo un cuento acerca de dos homosexuales que le roban el marido a una recien casada en su viaje de novios? Y encima lo hace muy bien....

No colocaría yo "El Dr Fischer de Ginebra" entre lo más alto de la producción de este autor, pero es una amena lectura para un rato que puede generara una velada de interesante reflexión. Es una corta novela acerca de la avaricia ("Greed" es la palabra inglesa, que me parece que suena magníficamente cuando uno la usa para describir a un avaro. El Dr. Fischer es un multimillonario que gusta de hacer fiestas "especiales" entre un círculo muy íntimo. Todos los asistentes son también inmensamente ricos y tiene que someterse a una serie de normas impuestas por el anfitrión. Este tiene siempre como objetivo hasta que punto puede llegar la codicia de los invitados, hasta que punto soportarán las ordenes, la humillación y la mofa, con tal de obtener el premio que se entrega al final de cada una de las archifamosas fiestas del doctor. La última fiesta tendrá un toque muy especial. ¿Os atrae el concepto del juego de la ruleta rusa?. Pues os gustará asistir a la fiesta de despedida de Fischer.

Escrito en un estilo muy sencillo, que me recuerda a ciertas novelas alemanas del final del siglo XIX. A veces me tengo que pellizcar para recordar que la acción se desarrolla en 1970 en vez de cien años antes. El protagonista real es a mi parecer el Dr Fischer, aunque la historia nos encamina reiteradamente hacia su yerno. Un hombre (Fischer) que afirma que los demás pueden odiarle, pero no despreciarle. Él es el único con capacidad para despreciarse a si mismo. Otros personajes, especialmente los femeninos, resultan fríos, poco trabajados, como si estuvieran paseando por allí.

Mención aparte podríamos hacer de las memorias (escribió varias, puedo recomendar personalmente "Una especie de vida") y biografías de Greene, que nos narran sus años como espía del servicio secreto británico, la influencia de su fe católica en su vida y obra, su experiencia como guionista de cine, una vida interesante sin duda y una obra merecedora de una tranquila lectura.

1 comentario:

  1. Me alegro de haberme contagiado algo de tu pasión por esta autora, después de mi tropiezo con "Memento mori", su pésima traducción me defraudó totalmente, me aventuré con "La plenitud de la señorita Brodie" cambiando mi opinión de forma radical, la traducción de Impedimenta si estaba a la altura, por lo que pude entender mejor tu entusiasmo, este fin de semana, pese al poco tiempo me he tenido para leer, me he adentrado en "Las señoritas de escasos medios" su última obra publicada en España. Aunque no he llegado al desarrollo de la novela, si me he divertido con la presentación de las protagonistas y sus "locuras" para poder sobrevivir en la época de postguerra, unas con sus chiquilladas y otras con sus ingenios, pero todas con mucha candidez. Tampoco será la última obra suya que lea.

    ResponderEliminar