sábado, 1 de mayo de 2010

Nunca me abandones, de Kazuo Ishiguro



Pues he releido esta obra de Ishiguro (que vuelve a asomar por aquí), esta vez en inglés. Y si la primera vez me gustó mucho, esta vez me ha fascinado, sinceramente. Una novela construida en base a casi exclusivamente tres personajes, tres amigos criados en un colegio muy especial. No querría dar ningún detalle que estropee el desarrollo de la magnífica trama de esta sorprendente novela. Los tres muchachos, que se crían juntos (entre otros muchos) en un colegio rural privado en una zona de Gran Bretaña (Hailsham es el estupendo nombre de esa institución, cuya ubicación nunca llegamos a conocer). Sin embargo, pronto empiezan a aparecer detalles extraños acerca de los niños: todos ellos crecen sin contacto con familiar alguno, en un gran grupo de muchachos en su misma situación, que pueblan el colegio (pronto descubrimos que hay muchos de estos colegios por todo el país). Nunca mencionan a ningún conocido. No tienen apellido completo (son Kathy H., Tommy D. ...). Los profesores del centro son conocidos como "Los guardianes", aunque son amables en todo momento con los niños y es evidente que no pueden ausentarse fuera de los límites de las instituciones del colegio. Ya desde el principio Kathy (la narradora de toda la historia) comienza a hablar de dos grupos de niños una vez que estos crecen, Unos son los "cuidadores", otros los "donantes". Poco a poco iremos descubriendo la trama de una historia cruel. Tanto más cruel cuanto que nos parecerá (a mi me lo parece) perfectamente factible. La novela ha sido definida a veces como algo cercano a la ciencia ficción, pero me duele pensar que aunque no es algo que pase hoy día, en algún periodo histórico cercano habría sido altamente probable (no se, quizá me paso de pesimista).

El estilo es magistral. Los sentimientos de los niños. La forma en que van descubriendo la realidad que les rodea y la hipótesis a que se aferran al final de la obra (en su primera edad adulta) son magistralmente desvelados. Solo hay una cosa en el estilo de Ishiguro que me cansa un poco. El abuso de la anticipación parcial para crear una cierta expectación. "Poco podía yo imaginar que este iba a ser el origen de terrible situación poco después..." sería algo parecido a lo que repite insistentemente la obra. Este recurso, repetido hasta la saciedad acaba por hartar un poco. No obstante insisto en que la obra es cautivadora, se lee de un tirón y además el final me parece uno de los mejor elaborados de las novelas que he leído últimamente.

Si el otro día decía que Nocturnos no era la mejor obra de Ishiguro, para mi esta lo es. tras la relectura supera incluso a "Lo que queda del día". Esta si que la recomendaría con el corazón. Una obra maestra en mi opinión. Ishiguro es un gran escritor.

Por cierto, ya está rodada la película, pendiente a día de hoy de estreno. No creo que me guste. Nunca me gustan cuando se basan en novelas que me gustan tanto...

No hay comentarios:

Publicar un comentario