sábado, 15 de mayo de 2010

Guía del autoestopista galáctico, de Douglas Adams




Es curioso como algunas veces los libros tienen que venir en "su momento", y cualquier otro encuentro libro-lector, puede resultar en un desastre. Hace unos 4 años que oí hablar por primera vez de esta obra de Douglas Adams. Es la primera (y con mucha diferencia la más conocida) de una serie de novelas cómicas por asi llamarlas.
El título me llamó la atención, me la encontré varias veces en listas de libros que más habían divertido al público británico y (como tantas otras veces) piqué. Comprado y leido fue todo unas tres horas (estaba en un viaje fuera de casa, en un aeropuerto). Al llegar a casa no sé como lo puse en la estantería y no lo coloqué directamente en la trituradora de papel. Me pareció aburrido, pretencioso, sin argumento alguno. Un sufrimiento.
Años después (hace unos seis meses) me crucé con la película y (de verdad que no entiendo porqué) me dieron ganas de volverlo a leer. Aprovechando el tema del inglés lo compré y releí en su idioma original. Pero...¿que es esto?. Me pareció una obra extremadamente divertida. Me encontraba repitiéndome a mi mismo diversos pasajes. Ahora entendía a los muchos fanáticos de la obra que repetían constantemente frases. El humor inglés de la obra es peculiar a veces para nosotros, pero aquellos que disfruten con Monty Python seguramente lo disfrutarán.
La historia: sencilla. La Tierra como planeta tiene que ser demolida porque la confederación interplanetaria tiene que construir un atajo para viajar por el espacio y la tierra es un estorbo en este camino (como el que derriba una casa para hacer una autopista, vamos). Y así se hace, es destruida y solo sobrevive un terrícola (Arthur Dent), o mejor dicho dos. Dent viaja por el espacio conociendo a los personajes mas alucinantes (el presidente bicéfalo de la confederación interplanetaria Zaphod Beebelbrox, Ford Prefect, los asquerosos alienígenas Vogons, que antes de matarte te obligan a escucharles recitar sus horrorosos poemas... y sobre todo, uno de los personajes mas increíbles del mundo de la robótica: Marvin el robot depresivo). Para los ingleses sigue el tercer libro más divertido publicado según una encuesta reciente.

La película, en cuyo guión colaboró el autor poco antes de morir muy joven, es un fiel reflejo del libro. Algunos fragmentos: este, este otro, o el que a mi me parece el punto cumbre del libro. La introducción también es muy conocida (aqui en español latino).

Se que si la leéis, a más de uno os dejará frio, pero si lo hacéis alguna vez, acordaos de pasar por aqui y de contarme que os pareció.

4 comentarios:

  1. Sip, estoy de pruebas.. Work in Progress, ya sabes...

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la sugerencia. Uno de los libros con los que más me he reído en mi vida, es un libro inglés de entorno a 1890, "Tres hombres en un bote" ("Three meen in a boat"), de Jerome K. Jerome. Si no lo habéis leído, os lo recomiendo.

    ResponderEliminar
  3. La obra de Jerome es también una maravilla, coincido en que es muy divertida. Hay una obra suya en inglés, que no se si está traducida al español, pero si se te cruza no lo dudes, te gustará: "The idle thoughts of an idle fellow", (Los ociosos pensamientos de un tipo ocioso).

    Gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar