viernes, 14 de mayo de 2010

Entonteciendo a los lectores americanos (traducido de Harold Bloom)





Muchos conoceis ya a Harold Bloom, el archifamoso crítico literario, controvertido y discutido a veces, pero extremadamente interesante siempre (o casi siempre, su libro sobre "El canon del cuento" no ha cumplido las expectativas que en él puse, pero una absoluta excepción para mi en su obre). Pues bien, hay varios ensayos suyos que son muy famosos y solo he encontrado en inglés, asi que me entretengo en traducirlos, a ver que os parece el contenido.
Este, publicado en septiembre de 2003 se titula "Entonteciendo a los lectores americanos" ("Dumbing down american readers"). Habla Bloom:

La decisión de otorgar el premio anual de la Fundación Nacional del Libro por "contribución distinguida" a Stephen King es extraordinaria, otro descenso en el proceso de entontecer nuestra vida cultural. He descrito a King en el pasado como un escritor de horrores baratos, pero puede que incluso esto sea demasiado amable. No comparte nada con Edgar Allan Poe. Lo que él es, es un escritor inmensamente inadecuado bajo un criterio frase-a-frase, párrafo-a-párrafo o libro-a-libro. La industria de publicaciones se ha inclinado terriblemente bajo al otorgar a King un premio vitalicio que previamente ha ido a parar a novelistas como Saul Bellow o Philip Roth o al dramaturgo Arthur Miller. Entregando el premio a King no reconocen nada más que el valor comercial de sus libros, que se venden por millones, pero hacen por la humanidad poco más que mantener el mundo de las publicaciones a flote. Si este va a ser el criterio en el futuro, puede que el próximo año el comité entregue el premio a la "contribución distinguida" a Danielle Steel y seguramente el premio Nobel de literatura irá a parar a J.K.Rowling.
Lo que está ocurriendo es parte de una fenómeno acerca del que escribí hace algunos años, cuando se me pidió que comentara la obra de Rowling. Fui a la librería de la Universidad de Yale y compré y leí una copia de "Harry Potter y la piedra filosofal". Sufrí mucho durante el proceso. La escritura era horrorosa, el libro era terrible. Según leía, me di cuenta de que cada vez que un personaje iba a dar un paseo, la autora escribía en su lugar que el personaje "iba a estirar las piernas". Comencé hacer marcas en el dorso de un sobre cada vez que la frase se repetía. Paré solo después de haber marcado el sobre varias docenas de veces. No me lo podía creer. La mente de Rowling estaba tan controlada por clichés y metáforas muertas que no tenía ningún otro estilo de escritura.
Pero cuando escribí esto en un periódico fui acusado. Se me dijo que los niños nunca leerían solo a J.K. rowling, y se me preguntó si no era mejor, después de todo, que el que no leyeran nada en absoluto? Si Rowling era lo que les hacía coger un libro, ¿no era esto algo bueno?.
No lo es. "Harry Potter" no conducirá a nuestros niños a "Los cuentos de asi fué" de Kipling, o al "Libro de la Selva". No les levará a "Los trece relojes" de Thurber o al "Viento entre los sauces" de Kenneth Grahame o a la "Alicia" de Lewis Carroll.
Mas tarde lei una fastuosa y enamorada revisión de Harry Potter por el mismo Stephen King. Escribió algo del estilo de "si estos chicos está leyendo Harry Potter a la edad de 11 ó 12, cuando se hagan mayores, leerán a Stephen King". Y era bastante acertado. No estaba siendo irónico. Cuando lees Harry Potter estás, de hecho, entrenado para leer a Stephen King.
Nuestra sociedad y nuestra cultura y nuestra literatura están siendo entontecidas, y las causas son muy complejas. Tengo 73 años. A lo largo de toda una vida de enseñanza del ingles, he visto al estudio de la literatura degradado. Queda muy poco auténtico estudio de las humanidades. Mi asistente de investigación vino a mi hace dos años diciéndome que había estado en un seminario en que el profesor dedicó dos horas a explicar que Walt Whitman era un racista. Esto no es ni siquiera una buena tontería. Es insufrible.
Empecé como conferenciante acerca de los poetas románticos. En los años 50 y principio de los 60 se entendía que los grandes poetas románticos ingleses eran Percy Bysshe Shelley, William Wordsworth, Lord Byron, John Keats, William Blake, Samuel Taylor Coleridge. Pero hoy son Felicia Hemans, Charlotte Smith, Mary Tighe, Laetitia Landon y otros que simplemente no puedo escribir. Un dramturgo de cuarto nivel como Aphra Behn está siendo enseñado en lugar de Shakespeare en muchos curriculums a lo largo del país.
Recientemente hablé en el funeral de mi antiguo amigo de Yale, Thomas M. Green, posiblemente el profesor más distinguido de literatura del renacimiento de su generación. Dije: "temo que algo de gran valor ha acabado para siempre".
Hoy hay cuatro novelistas americanos vivos que conozco, que están aun trabajando y que merecen nuestra alabanza. Thomas Pynchon aun está escribiendo. Mi amigo Philip Roth, que ahora comparte su "contribución distinguida" con Stephen King, es un gran comediante y encontrará, no lo duden, algo divertido que decir acerca de ello. Está Cormac McCarthy, cuya novela "Meridiano de sangre" es digna del Moby Dick de Herman Melville, y Don DeLillo cuyo "Underworld" es un gran libro.
En cambio, el premio de este año va a parar a King. Es un error tremendo.

6 comentarios:

  1. Por regla general suelo coincidir con las opiniones de Bloom, pero tildar de autora de cuarta a mi admirada Aphra Behn, eso sí que no se lo perdono.
    http://yovivoenella.blogspot.com/2009/03/aphra-behn-pioneras-iii_27.html
    Está claro que sustituir a Shakespeare por Behn es una aberración, pero tildar a la Behn de dramaturga de cuarta fila es pasarse. Virginia Woolf, que de literatura también abía algo, revindicó la obra y figura de Behn.
    Por lo demás, completamente de acuerdo con Bloom y la deriva de la literatura actual (de la literatura y de los lectores).
    Hay un documental sobre literatura y best sellers que emitió este año la TV:
    http://wwwstatic.megavideo.com/ep_gr.swf?v=FOMUOYBY&u=0&confirmed=1
    Casi al final hay unas declaraciones del presidente del Fondo Nacinal para las Artes estadounidense que son demoledoras y están en la línea de lo que Bloom dice. Compara los bet seller de su época de estudiante (Capote, Eudora Welty, Updike) con los actuales. Deja la situación bastante definida.

    ResponderEliminar
  2. Pues no es tanta la gente que conoce a Aphra Behn (yo la conocí e indagué sobre ella precisamente a través de la cita de Virginia Woolf que mencionas en el post de tu blog). En general comparto mucho las opiniones de Bloom y me gusta su estilo chulesco (y por cierto recientemente he oido su voz en un curso sobre Shakespeare y es sorprendentemente cálida y envolvente para su aspecto físico). Pero el problema de Bloom es ese, el de las filas. Para él solo hay primera y cuarta fila. O estás en la primera o te vas a la última del tirón, nada de medias tintas y creo que para casi ninguno de nosotros es asi en general. Es por ello... que cuando comencé a forzar a mi hija a la lectura (por ahora es menos voluntaria dicha tarea de lo que me gustaría y habiendo yo ya leído esto, comenzó con los tres primeros volúmenes de Harry Potter. No me cabe la menor duda de que compara a Harry Potter con Alice in Wonderland, Peter Pan o la Isla del Tesoro puede ser herético, pero "para gustos , colores". Mi hija leerá (espero) y adorará como yo esas tres obras (Alice, Peter y la Isla, no las 3 de Potter), pero tampoco hay que erigirse en Torquemadas de nadie...

    De todas formas los críticos que se dedican a hacer este tipo de "clasificaciones" o "rankings" de libros y autores en general creo que deben ir un poco de "sobrados" para ser divertidos, si no serán solo listines telefónicos. Y en eso de provocar picores Bloom destaca. Yo siempre le agradeceré haberme descubierto años atrás a Cormac McCarthy y su inacabable devoción por Philip Roth, mención aparte del tema Shakespeariano.

    Voy a ver el documenta ahora mismo...

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. No he leído nada de Harry Potter, la verdad, desconozco su calidad. Pero muy bueno tendría que ser para aguantar la comparación con el cruel Peter Pan, con la oscura Alicia o los "divertidos" piratas.
    Ya que mencionas a Alicia, y teniendo en cuenta que lees en inglés, me atrevo a recomendarte una edición que hará que haya un antes y un después con respecto a ella. Es la edición crítica que hizo Martin Gardner. Hay una edición primera y otra posterior ampliada y corregida. En Inglaterra cuesta sobre 10-12 euros. La edición española (que se corresponde con la primera, no con la ampliada) es de Akal y cuesta la broma de cincuenta y algo euros. Con las notas (muchísimas) de Gardner, la oscura Alicia se convierte en un libro luminoso.

    ResponderEliminar
  4. No, no, nada, a estas alturas no vayas a leer nada de Harry Potter. Te daría una indigestión mental. Fijo. No es que aguante comparación alguna es que si alguien los compara en serio, me tiro a su yugular.

    La edición de Gardner de Alice marcó para mi un auténtico antes y después. La vi años atrás (en español) por primera vez en un viaje a Sevilla y tuve que empeñar hasta el carnet de identidad para pagarla (Dios mío, que dineral para la época y un estudiante). La lei dos veces seguidas y otras dos depués. Luego en mi primer viaje de "fanático libresco" a Londres, uno de los 16 libros que compré el primer día en la librería Foyles fue este, que iba buscando y efectivamente me sorprendió por ser mucho más barato, claro en presentación infinitamente más modesta, pero por otro lado mucho más manejable y muy resultona en calidad y presentación, concretamente esta >> http://www.amazon.co.uk/Annotated-Alice-Definitive-Adventures-Looking-Glass/dp/0140289291

    Muchísimas gracias por la recomendación. Posiblemente Alicia sea mi libro favorito de todos los tiempos.Cualquiera que lea esto, qeu siga la recomendación de La Mujer Quijote, por favor.

    PS: También coincido completamente en lodel "Cruel" Peter. Hay que ver que engañados tuvo Disney a varias generaciones. Hace poco leía el original de la "Sirenita" de Andersen y es tremendo leer el dolor horrible que le genera la separación de su cola en dos piernas. Duele de leerlo, y luego lo ve uno en el cine con Robbie Williams cantando de fondo y un cangrejo tocando los bongos y no parece que sea la misma historia, claro.

    ResponderEliminar
  5. Llego a este blog por casualidad, vía Twitter, ¡y me encuentro nada menos que con Bloom! Gracias por traducirlo, siempre es interesante leer a este crítico sabio y provocador. Sí que hay algo de lo que dice La mujer Quijote: Bloom tiene cierta inercia categorizadora algo irritante pero es que él sólo da lo mejor de sí cuando se mide con los grandes, ya sea Shakespeare o el narrador Yahvista del Antiguo Testamento. Por otro lado, tiene toda la razón en denunciar la servidumbre de los premios a consideraciones mercantiles. Es un descenso brutal de la exigencia que Bloom tiene como principio.

    Paso a seguir tu blog. Si quieres echarle un ojo al mío:

    http://espitolas.blogspot.com.es/

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alvaro:

      Bienvenido y gracias por el comentario. Bloom tiene (al menos ) dos características muy marcadas que pueden ser fácilmente irritantes: su afán extremo de categorización, que a veces hace que entre tanta paja sea difícil ver el sentido de lo que nos quiere decir y además suele ser bastante expresivo y terminante al emitir su opinión. Tanto que quien no la comparte se puede sentir molesto. Pero claro, tiene elementos de juicio para tener esas opiniones y siempre, escuchándole podemos aprender mucho. Ahora estoy leyendo dos volúmenes de poesía en ingles seleccionados y prologados por el. Oirle comentar poesía es un autentico placer.

      Voy para tu blog ahora mismo.

      Un saludo.

      Eliminar