sábado, 10 de abril de 2010

Nocturnos, de Kazuo Ishiguro



La verdad: tengo la impresión de que Ishiguro tiene a la crítica un poco despistada. En general el tono de las críticas de su obra es elogioso, pero siempre se nota un cierto recelo (cuando no una abierta aversión, si bien esta es poco frecuente). La idea es que aun le queda algo por demostrar antes de ser miembro de pleno derecho de la "elite" (sea esta la que se quiera) para más de uno.

Quizá lo que despista en parte a la crítica es la falta de una completa definición en estilo, temas, como si Ishiguro estuviera tanteando (ya sea tanteándonos a nosotros y nuestros gustos, ya sea tanteando sus propias posibilidades).

De sus seis novelas, las dos primeras hacen honor estilístico a su país natal (japonés, nacido en Nagasaki en 1954) y sosn muy "japonesas": "Pálida luz en las colinas" y "Un artista del mundo flotante" (no me digáis que hasta el título no suena a tradición japonesa). De repente el caballero sorprende con una obra (la que le dio a conocer a casi todo el mundo, tan inglesa que todos pensamos "¿Como?, ¿que esto lo ha escrito un japonés?. Anda ya." (ya entonces nos vamos a la wikipedia y vemos que a los 6 años se fue a vivir a Surrey (Gran Bretaña) y pasa allíel resto de su vida, viviendo ahora de hecho en Londres y confesando que su relación con Japón es escasa y remota). Esta obra es "Lo que queda del día", inmediatamente unida en nuestra menta a las caras de Anthony Hopkins y Emma Thompson que protagonizaron su adaptación cinematográfica. Luego una obra que podríamos denominar "centroeuropea" (y magnífica) "Los inconsolables". Después una obra difícil de clasificar, "Cuando fuimos huérfanos" y finalmente una novela tipo thriller maravillosa "Nunca me abandones". En España todo está publicado (también en bolsillo) en Anagrama.

Incluido en un grupo de escritores ingleses más o menos coetáneos que incluyen (agarraos): Julian Barnes, Salman Rushdie, Martin Amis y super-Ian McEwan.

En realidad la literatura al parecer siempre fue la segunda forma preferida de ganarse la vida para Ishiguro. La primera era el ser una estrella del rock, tocar la guitarra y el piano y componer canciones. Mandó maquetas musicales a múltiples productores y fue rechazado otras tantas veces ("Horroroso", "Ni lo intentes"). Ya era fácil ver lo que pensaba el autor acerca de la música leyendo acerca del pianista protagonista de "Los Inconsolables". Y ahora llega este volumen, "Nocturnos: Cinco historias de música y noche", cinco relatos cortos (su primer volumen de relatos) cuyos protagonistas tienen relación en todos los casos con la música, y relación entre sí en todos los casos porque son personas que están atravesando el umbral que separa la edad madura de sus vidas y la edad avanzada. Están empezando a quemar los últimos cartuchos. Cada uno trata de saltar o enmendar lo que han hecho de sus vidas hasta este momento. Cada cual a su manera. Y además, como en cualquier buena composición musical, las distintas partes se intersectan entre si, se mezclan y se contaminan. El título hace referencia a la pieza musical conocida como "Nocturno", cuyo origen inspirativo es la noche. Estos protagonistas están acercándose al inicio de su anochecer vital y tiene que reflexionar sobre lo que han hecho en el día que ahora acaba (toda su vida anterior).

No puedo decir que se lo que más me ha gustado de Ishiguro (de hecho por orden sería al menos el cuarto), pero lo recomendaría sin dudar a muchos de mis amigos.

A diferencia de los restantes componentes del grupo en que se le ha incluido, Ishiguro ha publicado muy pocas obras (6 novelas y esta colección de cuentos) y tarda 4 o 5 años en cada una. De hecho en una entrevista le leí que "dado su ritmo de escritura" le quedaban unas 4 o 5 novelas por publicar en su vida. Y no se estresa. Algo raro tiene en su carácter, mezcla de calma japonesa y flema británica.

Y una curiosidad de regalo. En 2007 coescribió un álbum con la maravillosa (a mi me lo parece) cantante de jazz Stacey Kent ("Breakfast in the morning tram") que podríais poner de fondo. Aunque desde luego no es lo mejor de Stacey Kent, no deja de ser curioso.

3 comentarios:

  1. Si que has estado prolífico, quien iba a decir qu el responsable de Lo que queda del dia(sabes que no es santo de mi devoción) es un japo...
    Leeremos este Nocturnos por venir bien recomendado; el de Steinbeck si lo he metido ya en un pedido que estaba haciendo a casa del libro, intuyo que me va a gustar.
    Por cierto sobre la invasión de Noruega, de la que habla el libro, hay una historia real muy curiosa que no se si sabes: los primeros alemanes que entraron allí fueros varios escuadrones de tropas de élite que saltaron en paracaidas y tenian la misión de tomar varios edificios claves. Tenian que saltar en varios puntos de Oslo y verse a una hora concreta en un punto determinado, pues el avión de uno de ellos se desvió tanto que cayeron muy lejos del punto de reunión, tanto que la única manera que tenian para llegar a su hora era cogiendo un tranvia que les cruzó todo Oslo, mientras que los civiles del tranvía, pensando que los soldados formaban parte de algun teatrillo y lejos de pensar que su pais estaba siendo invadido les indicaban la manera mas corta de llegar a su destino...

    ResponderEliminar
  2. por cierto, un dia investigaré por qué tu blog me llama tt

    ResponderEliminar
  3. Pues si, dentro de poco abriré el blog a algunos amigos, para que os metáis todos conmigo.

    PS: no tengo ni idea de porque te llama tt. Curioso....

    ResponderEliminar